lunes, 30 de mayo de 2011

AGUJA ROJA. "SURESTE CLASICA"

Para este domingo teníamos planes muy ambiciosos de escalada por la zona de los Mallos de Riglos /Peña Rueba, pero tras una semana muy intensa, llego al finde con la reserva encendida y bastante cansado, tanto que no estoy por labor de pegarme una soba en el monte ya que el cuerpo me pide descanso y sofá. Pero como siempre, las ganas de hacer monte me pueden y al final acabamos conduciendo hacia Riglos con la intención de hacer algo tranquilito y no demasiado duro.
Kike y yo no hemos escalado ninguna vía en la cara sur de la Aguja Roja, así que redirigimos nuestros objetivos a este mallo para hacer la "Sureste Clásica".

Reseña aproximada de la vía


Si tuviese que describir esta ruta diría que es una vía rara. Consiste en dar la vuelta al mallo por la cara sur buscando los puntos más débiles de la pared. No es una vía dificil pero tampoco es una vía fácil y requiere estar acostumbrado, o cuanto menos adaptado, a la escalada riglera ya que tiene todas las características que nos podemos encontrar escalando en Riglos: diedros, chimeneas, seguros alejados, roca a ratos mediocre, panzas, travesías y grandes bolos; eso sí, todo ello en pequeñas dosis ya que estamos en los mallos pequeños.
El primer largo es un diedro atlético de roca bastante buena que con una dificultad máxima de Vº+ nos deposita en la primera reunión.

El diedro atlético del primer largo


Kike recuperando el primer largo


El segundo largo, que se puede empalmar perfectamente con el primero, es la típica chimenea riglera, fácil pero de roca mediocre y seguros alejados. Por lo menos hay paraboles, todo un lujo para ser una chimenea riglera.

Primera reunión. Detrás la chimenea del segundo largo


Como disfrutamos en las chimeneas rigleras......


......aunque nunca nos acabamos de acostumbrar.


El tercer largo es el clave. Nada más salir de la reunión hay que superar una panza de 6c pero que se puede acerar perfectamente para hacer una larga travesía hacia la cara este del mallo. Pasar del A0 al libre, en una travesía y con todo el patio bajo tus pies, con una exposición importante ya que los seguros están alejados, fue la experiencia del día que "disfrutamos" intensamente. Además, este largo intercepta otras vías de la cara este por lo que es dificil orientarse. Como referencia tenemos que ir siempre a la derecha hasta encontrar una reunión que está junto a un arbusto y que es muy fácil saltarse (yo me la salté y tuve que destrepar para montar la reunión). Una inscripción marca el camino a seguir en el siguiente largo.

De travesías en la cara sur de la Aguja Roja


En algunas reseñas veréis que se puede empalmar este largo con el anterior de la travesía. Yo no os lo recomiendo ya que tendréis que gestionar muy bien el roce de las cuerdas y os será muy complicado comunicaros con el compañero ya que habréis pasado a la otra cara del mallo. Este largo es el típico riglero, de grandes bolos y bastante disfrutón, de no más de Vº.

A por el cuarto largo!!!!!!


Los típicos bolos rigleros.


El penúltimo largo sube un canal-chimenea de roca bastante mala y que además está lleno de vegetación, tanto que en algún paso tendremos que agarrarnos a las ramas de gran arbusto para poder continuar hacia arriba. Deducimos por esto que la vía no es muy frecuentada.

Abierto de patas con todo el patio bajo mi entrepierna en la canal-chimenea del penúltimo largo


Saliendo de la sucia canal-chimena del penúltimo largo



Tras montar reunión en la gran sierga de la vía normal de la Aguja Roja, tan sólo nos resta un corto largo de IVº para coronar la cima. Desde luego, esta vía nos permite subir de una forma bastante original y por una ruta nada frecuentada hasta la cima de la Aguja Roja.

Contentos en la cima de la Aguja Roja


Aún nos sobra medio día y como se ha nublado nos vamos al Mallo Colorado para escalar, esta vez sí, una vía tranquilita con abundantes seguros y roca excelente, finalizando así otro día más en el que hemos devorado más metros de pared. Para la próxima a los Mallos Grandes, objetivo inicial que nos habíamos marcado a principios de la semana, y que mirábamos de reojo desde los Mallos Pequeños.

domingo, 22 de mayo de 2011

BARRANCO DEL FORNOCAL

Este sábado Sergio, Paco, Marta y yo hemos disfrutado como enanos haciendo barrancos en la Sierra de Guara. Qué bien nos lo hemos pasado y cuántos nos hemos divertido haciendo el payaso mientras estábamos a remojo!!!. Qué no todo va a ser darnos palizones en el monte o pasar miedo colgados de una cuerda!!!!!.
Hace un mes, cuando bajamos las Palomeras del Fornocal, ya vimos que este barranco bajaba alegre de agua asi que con una meteo garantizada para casi todo el día, nos decidimos a hacer este descenso antes de que llegue el verano y desaparezca la poca agua que le queda. Además, ninguno de los cuatro lo habíamos hecho hasta ahora, asi que otro motivo más para decidirnos por este descenso.

Remojón en la surgencia (el agua sale a 9º), sin duda alguna el rincón más bonito de este descenso


El acceso al barranco lo haremos desde Colungo y para ello necesitaremos dos coches, uno lo dejaremos abajo justo en el gran puente por el que cruza la carretera el cañón, y el otro en una explanada unos 7 km más arriba.
Al Fornocal le pasa con el Vero lo mismo que el Mascún con el Alcanadre. Aunque los dos cañones son dos afluentes tributarios del río principal, en realidad tienen tanta entidad que forman una subcuenca muy personalizada con sus propios afluentes, en este caso el Sarratanás o las Palomeras del Fornocal. Estamos por lo tanto, ante uno de los grandes descensos de la Sierra de Guara.

Otra toma de la surgencia, aquí sale el agua por decenas de sitios diferentes.


El Fornocal es un barranco semi-acuático que sólo lleva agua con continuidad en la temporada de lluvias, normalmente en el periodo comprendido entre los meses de abril y junio. El resto del año se seca por completo, aunque mantendrá agua estancada en las marmitas y pozas de recepción, por lo que habrá que acertar muy bien con la época en el que lo descendemos.
Nosotros nos lo encontramos con agua, aunque el caudal se encuentra en franco retroceso por lo que, a no ser que llueva, no creo que mantengan estas condiciones durante muchas semanas. Actualmente la primera parte es semi-seca, con agua en las marmitas de recepción y poco más. A partir de la surgencia, por cierto qué pasada de sitio, es una cueva con luz, el agua toma protagonismo y hace más deportivo el descenso, con numerosos toboganes, algun que otro salto-no obligado-y badinas de agua cristalina.
Entre la surgencia y los estrechos pudimos encontrar tritones en las pozas más profundas. Disfrutamos todo lo que pudimos de ese momento, por que es muy dificil encontrar tritones en su medio natural. Como sabéis es una especie protegida que se encuentra muy amenazada. ¿ Y por cierto, cómo es que este descenso no está regulado por las autoridades del parque natural si en el cauce del río hay colonias de tritones?.

Buscando tritones en el tramo intermedio del descenso.......


.....y el resultado, qué pocas veces en mi vida he podido ver a este curioso anfibio.


Tras este tramo abierto entramos en los estrechos, la parte más acuática y disfrutona del descenso. Aquí por fin nos libramos del grupo guiado que llevábamos detras durante todo el descenso echándonos el aliento en la nuca. Qué pasada, el guía llevaba un grupo de 6 franceses y los llevaba a fuego, supongo que era para no formar atascos con resto de grupos guiados que iban por detrás (nosotros entramos los primeros ese día en el barranco). Si tenemos en cuenta que el perfil de este grupo era de turistas con forma física media-baja, seguro que alguno de ellos no se podría mover al día siguiente.....y por esto debieron de pagar una pasta gansa. En fin, nosotros disfrutamos del descenso mientras que ellos iban a fuego con el guía. Dos formas diferentes de entender el barranquismo....

La gran marmita agujereada


Los estrechos del Fornocal


Tramos muy acuáticos en los estrechos del Fornocal


En definitiva un día sobresaliente y muy divertido en el que disfrutamos de uno de los mejores descensos de la Sierra de Guara. El barranco, aunque algo bajo de agua para la estación en la que estamos, se encuentra actualmente en su punto ideal. Os pongo un vídeo para que podáis ver las condiciones que encontramos.


video

lunes, 16 de mayo de 2011

ROCAS DEL MASMUT. "A LA SOMBRA DE LA SABINA"

Las Rocas del Masmut

Otro capítulo más en este blog de nuestras andanzas por el monte. La verdad es que este año no me puedo quejar, estamos al pie del cañón casi todos los fines de semana. El domingo hacemos cordada Kike, Olmo y yo para ir a escalar a Rocas del Masmut (Peñarroya de Tastavins), ese Teruel desconocido que tantos rincones maravillosos esconde. A pesar de levantarme por la mañana de la cama algo pachucho, no renegamos del ambicioso objetivo del día, una de las vías más clásicas y emblemáticas de la zona: "A la Sombra de la Sabina", un viote de 150 metros de altura de 6b de dificultad máxima pero que se resuelve fácilmente en Vº+/a0; aun así, es un vía muy mantenida en su grado por lo que tenemos asegurada la diversión.


Reseña aproximada de la vía


La vía se hace en 6 largos y como vamos en cordada de tres, nos los distribuimos en tres partes: los dos primeros para mi, los dos del medio para Olmo y los de salida para el Kike. Esta vez he tenido mucha suerte en el sorteo de largos, mis compis han sido muy generosos y me han regalado la parte inicial de la vía, donde se concentran las principales dificultades de la ruta pero también es verdad que es dónde más fácilmente se puede acerar. Cuando estamos a pie de la pared se nos sale el truño afuera al ver el primer largo de la vía: jodo con el arranque, si esto es Vº+ cómo será los sextos de la parte de arriba. ¿Se nos habrá calentado demasiado el morro con esta vía?.

-L1: Tal y como nos temíamos desde abajo, el primer largo es un diedro muy mantenido en el Vº+ y además te pilla muy frio. Y como preveía desde abajo, los aceros no tardan en llegar, sobretodo en los tramos de roca dudosa. Menos mal que el equipamiento es generoso, lo que hace se progrese con seguridad.


El diedro mantenido del primer largo


-L2
. Mientras recupero a mis compañeros desde la primera reunión no puedo dejar de mirar el desplome que tengo encima. Cuando llegan a la reunión grito eso de "tira tú que a mi me da la risa", pero no debo ser muy convincente por que me ceden el honor de liderar este largo amparándose en el sorteo de largos. Salgo de la reunión al grito de "Yes, we can" y confiando en la reseña, que dice que se supera este desplome en Vº+/Ao, por que ni de coña voy a ser capaz de sacar en libre el 6b que tengo por delante. Y desde luego en la tapia hay que llorar menos y escalar más, por que el largo me sale y mucho mejor de lo que pensaba, eso sí, acerando a saco y pretando como un tocino. Muy guapo, lástima de no tener más chicha, por que se puede liberar perfectamente.
Saliendo de la R.1. Encima mío el desplome de 6b que tengo por delante


Olmo y Kike recuperando el 2º largo


Kike en la 2ª reunión


-L3.
Ahora le toca al Olmo atarse al "cabo del miedo". La salida de la R3 en un diedro atlético de Vº de roca muy dudosa, sin duda alguna la peor parte de la vía. Menos mal que es corto y que está bien protegido pero aun así hay que escalar con cuidado.

Recuperando el tercer largo.


Olmo asegurando desde la 3ª reunión


Otra secuencia del tercer largo



-L4.
Jodo con la salida de este largo, una panza de 6a protegida desde arriba por un parabol al que no se llega desde la reunión. Otra vez a acerar y otra vez a pretar como tocinos. El resto del largo tampoco es aburrido para pretar otra vez en una placa de 6a justo antes de llegar a la reunión, pero nuestro compi resuelve perfectamente todas las dificultades. La reunión se monta en una gran sabina que da nombre a la vía.

La pretadica que hay que darse para superar la salida del 4º largo


4ª reunión en la gran sabina que da nombre a la vía

-L.5 y 6. Ahora le toca al Kike los dos largos de salida que empalmamos en un largo de 55 metros ya que la dificultad ha decrecido. Es la parte que más disfrutamos ya que escalamos mucho más relajados.

Kike empalmando los dos largos de salida.


Escalando los ultimos metros de la vía, qué ambiente!!!!!


Los tres contentos en la cima del Masmut


En el descenso mis compias se van a por otra vía que está al lado del coche: "Primeros Pasos". Yo, que me he levantado pachucho esta mañana de la cama, he tenido suficiente por hoy, asi que me quedo abajo descansando y disfrutando del espectáculo de naturaleza que tengo delante. Mientros espero a mis compis aprovecho para hacer decenas de fotografías de esta maravilla natural que tenemos en la provincia de Teruel.



Mis compis escalando la vía "Primeros Pasos"


A veces te preguntas qué es mejor, si difundir estos sitios o que queden en el anonimato. Puede parecer una acto egoísta pero una de las mejores cosas del Masmut es que aquí casi nunca te encuentras a nadie. De hecho, es el único sitio dónde he escalado en el que no hay carreteras, ni caminos, ni pueblos a pie de las paredes, tan solo un inmenso bosque mediterráneo en el que fácilmente encontraremos ardillas y cabras montesas. Masmut es un paraje en el que la simbiosis hombre-naturaleza salvaje es perfecta, y el desconocimiento de esta zona nos permite disfrutar aún de parajes como éste. Pero también creo que hay que ser justos con la provincia de Teruel, cuando hablamos de montañas en Aragón siempre pensamos en los Pirineos o como mucho en el Moncayo, cuando en realidad la provincia de Teruel atesora maravillas naturales como ésta que en nada tienen que envidiar a otras zonas de Aragón mucho más conocidas.
Si buscais aventura y naturaleza salvaje, sin duda alguna este será vuestro sitio!!!!!!!

lunes, 9 de mayo de 2011

CUEVA DEL ACEDERAL

Para nosotros la espeleología es un buen recurso para sábados como el pasado en los que la mala meteorología reinante impedía hacer actividad de cualquier tipo en el exterior. Eso sí, siempre y cuando que la cavidad elegida sea seca y no tenga cursos de agua activos en su interior pero por suerte, en la provincia de Zaragoza tenemos muchas cuevas de este tipo.


Con estas premisas, conducimos el sábado bajo unas amenazantes nubes negras en dirección a Aldehuela de Liestos, en pleno Sistema Ibérico Zaragozano. Esta localidad atesora alguna de las cavidades más interesantes de la provincia de Zaragoza, sobretodo en lo que a espeleotemas se refiere.
Nosotros hemos elegido para empezar la Cueva del Acederal, la más grande y bonita de la zona y también la más dificil. Nos tenemos que equipar y localizar la boca de la cavidad a toda pastilla, por que ha empezado a gotear y la meteo no nos va a dar muchos minutos de tregua.


El porche de entrada es bastante grande y desde aquí podemos elegir los dos ramales a recorrer. Nosotros empezamos por el de la derecha que es el de mayor desarrollo y el que tiene las salas más interesantes. Tras gatear un poco llegamos al primer pozo de -6m, en el que aprovechamos un puente de roca para instalar la cuerda.
Joder con el pasito, el pozo empieza con un agujero bastante angosto en el que cuesta sacar el cuerpo para alcanzar la vertical. Es un paso curioso, nosotros pensábamos que iba a ser la típica vertical con cuerdas y luego resulta que casi, casi es un paso de gatera. Qué risas y resoplidos nos echamos!!!!!!!.


Tras la vertical, una sencilla trepada nos lleva a otra gatera descendente bastante incómoda que nos deposita en la sala principal de la cavidad. Es un sitio muy chulo, bastante concreccionado con estalactictas y banderas aunque también tenemos que decir que nos lo esperábamos un poco más bonito. Aun asi, esta sala es de las más bonitas que hemos visitado en la provincia de Zaragoza.


Tampoco nos entretenemos mucho y, tras remontar el pozo de 6m y volver a resoplar un poco, salimos al porche de entrada para ir a por el otro ramal. En el exterior comprobamos que está cayendo una tormenta elegante, menos mal que aquí dentro estamos a resguardo. Y como está lloviendo mucho en el exterior y no es cuestión de mojarse, aprovechamos para instalar el pozo de -16m del ramal de la izquierda de la cavidad.


La cabecera la instalamos en dos naturales. Desde aquí otra vez un inicio bastante angosto en el que apenas se cabe nos permite llegar al primer fraccionamiento desde el cuál el pozo se ensancha y se convierte en una vertical bastante bonita de descender, e incluso se hace volada a partir del segundo fraccionamiento. La base del pozo es una pequeña galeria con restos abundantes de huesos de animales caidos.
Tras visitar esta sala salimos de nuevo al exterior. Fuera sigue lloviendo con ganas, tanto que nos mojamos un montón en el corto trayecto que tenemos hasta el coche. Inicialmente llevábamos idea de ir a hacer la Cueva del Romeral, pero con lo que llueve y el barrizal que tenemos formado en la pista, decidimos volver a Zaragoza, asi que se queda para otra ocasión.
En líneas generales es una cueva bonita pero que se hace corta. Las principales dificultades las encontraremos en los dos pozos que hay en la parte inicial de los dos rameles que, debido a sus estrecheces, hacen que la cueva sea de progresión incómoda y bastante trabajosa.
Por ultimo, hemos colgado este divertido vídeo en el que nos podéis ver haciendo contorsionismos en los pozos antes señalados.



video