domingo, 26 de junio de 2011

SOLENCIO DE BASTARAS

En esta entrada voy a ser breve por que además de no tener mucho tiempo para actualizar, apenas tengo fotografías. Este sábado pasado hicimos una salida de espeleo con el C.E.A al Solencio de Bastarás (Sierra de Guara).
Esta cavidad era muy atractiva por dos cosas. En primer lugar, por que es la cavidad de mayor desarrollo subterráneo de la Sierra de Guara e incluso, antes del inicio de la exploración pirenáica, obstentó por un tiempo el record de ser la cavidad más grande de Aragón.
En segundo lugar, por se encuentra dentro de los límites de Bastarás, una finca privada dentro de los límites del Parque Natural-y por lo tanto, en zona de expecial protección medioambiental-que en los ultimos años ha cometido numerosos atentados ecológicos y que, además, hace poco decidió meter excavadoras y convertir en un pesebre el porche de la Cueva de Chaves, cavidad que estaba en curso de investigación arqueológica y que estaba considerado el yacimiento neolítico más importante de España. Por todos estos motivos, acceder a esta cavidad era muy complicado ya que los dueños eran reacios a dar cualquier tipo de permiso debido a la enorme presión a que está sometida la finca en los ultimos años tanto por los grupos ecologistas como por la D.G.A. Por lo que nos contó el encargado de la finca, hacía unos 10 años que no entraba nadie a esta cueva.

Acceso a la cavidad


El acceso a la cavidad por el interior de la finca fue impactante. Nuestro vehículos iban escoltados por dos coches, uno por delante y otro por detrás, y en los 10 minutos que duró el trayecto nunca había visto tanta fauna en tan poco tiempo (jabalís, corzos, zorros). La finca está destinada para que los ricos y gente pudiente puedan cazar y os puedo asegurar que no había visto una cosa igual en mi vida. Por supuesto, no nos dejaron acceder por el camino que pasa por delante de la Cueva de Chaves.


Topografía del Solencio de Bastarás



El Solencio de Bastarás es una cueva muy activa que se caracteriza por tener tres lagos en el primer tramo de la cavidad. Antaño, cuando se exploraba esta cavidad, se pasaban estos lagos con barca lo que hacía perder mucho tiempo. Nosotros, con materiales y técnicas modernas, decidimos pasar los lagos con neoprenos y nos plantamos en pocas horas en la sala del vivac, lugar dónde antes se pasaba la noche. Impresiona mucho ver las marcas en la pared del nivel de agua que pueden llegar a alcanzar estos lagos.
A partir de aquí, salas muy grandes y galerias muy amplias. A destacar la Sala de las Ninfas y la Galeria Bonica, especialmente esta ultima, muy concreccionada y con una cantidad ingente de espeleotemas, realmente espectacular.
Otro punto a destacar es la antiguedad del equipamiento de la cueva, muchos pozos se suben y se bajan por clavijas en mal estado de conservación, las cuerdas fijas instaladas, algunas de ellas concreccionadas, son del año la pera, y muchos anclajes están instalados en naturales.
Como no tengo apenas fotos del interior, no me voy a extender más. Por ultimo, y para amenizar la entrada, os dejo un pequeño vídeo que tomé en la Sala de las Ninfas.


video

martes, 21 de junio de 2011

GORGAS DE SAN JULIAN


Este sábado tocaba salida barranquista. En un principio nuestros objetivos estaban fijados en el Pirineo pero la meteo inestable y las temperaturas más bien fresquitas anunciadas, redirigen nuestro punto de mira a la Sierra de Guara, ya que aquí las previsiones meteorológicas estaban garantizadas. Sabemos que la semana pasada los caudales iban altos en toda la sierra debido a las ultimas lluvias, por lo que no quisimos aventurarnos en recorridos acuáticos que pudieran obligarnos a recular y tampoco queremos sufrir la masificación de los barrancos más frecuentados. Asi que, mirando, mirando, nos decantamos por la aventura y nos vamos a por las Gorgas de San Julián.Y digo aventura por que es un barranco muy poco conocido y nada frecuentado por lo que tenemos garantizada la soledad que tanto vamos buscando.
Las Gorgas de San Julian se encuentran fuera de los límites del Parque Natural, al lado de Nueno. Para llegar al punto de partida, tendremos que coger una pista que rodea el Campo de Golf que hay cerca de Nueno y dejar el coche cerca de un cartel indicador. A partir de aquí, tendremos que remontar andando, siempre fuera de sendero y al más puro "estilo jabalí", la loma que limita uno de los márgenes del cañón.

Paredes de salida del cañón, bajo la sombra del Pico Gratal, vistas desde la aproximación


Para sobrevivir a esta aproximación, es obligatorio llevar pantalones largos por que la vegetación endémica de la Sierra de Guara se caracteriza por pinchar un montón y os recuerdo que la aproximación es al más puro "estilo jabalí", asi que vosotros mismos.

Aproximación fuera de senda al más puro "estilo jabalí"


La reseña marca que en una 1h estaréis en la entrada del cañón. Echadle 30 minutos más por que los pinchos intimidan mucho y en algunos tramos tendréis que dar algun que otro rodeo que os hará perder tiempo. De todas formas, en la parte alta de la loma encontraréis trazas de senda asi como algun que otro mojón, aunque es bastante dificil seguirlos.

Cabecera de las Gorgas de San Julián desde la aproximación


La aproximación es preciosa, con unas vistas increibles de la Hoya de Huesca y siempre bajo la sombra del Pico Gratal, estamos en uno de los rincones menos conocidos y frecuentados de la Sierra de Guara.
En la cabecera del barranco, tendremos que bajar, siempre en "estilo jabalí", hasta el fondo del cauce. Una vez dentro, el primer tramo del descenso va por un "bosquecillo", alternado por algunos destrepes que pueden ser delicados con la roca mojada. Este tramo es muy feo y se hace un poco largo.

La parte más deportiva y encajonada del cañón vista desde arriba


Enseguida se encañona el descenso y comienzan los rápeles y la parte deportiva. Como os podéis imaginar, estamos completamente sólos. Normal, estamos en un sitio muy recóndito y llegar hasta aquí requiere esfuerzo físico.

Primeros rápeles


La equipación del barranco nos llama mucho la atención. Casi todos los rapeles están equipados con anclajes químicos, en la base de los mismos hay también un químico para hacer guiados y encima, y ahí es nada, hay placas en "braille" para los ciegos. ¿Cómo puede ser que un sitio tan recóndito tenga semejante equipamiento y encima esté preparado para llevar a ciegos?. Desde luego el equipador iba sobrado de presupuesto, aunque también hay que decir que los anclajes químicos carecen de mallones asi que mucho cuidado con la recuperación de las cuerdas.

Anclajes químicos-sin mallón-y placas en "braille"en las cabeceras de los rapeles


Conforme vamos bajando el barranco va ganando en interés. Los rapeles no son muy largos pero alguno es bastante estético.


Como vamos solos y no tenemos ninguna prisa aprovechamos para practicar maniobras con las cuerdas: rapelamos en doble y en simple, con el ocho, con el dinámico, bloqueamos aparatos e instalamos todos los miembros del grupo, con el fin de que todos seamos autosuficientes.

La parte más bonita del barranco está a partir del rapel más largo, de unos 20 metros. Es un rapel muy bonito y encajonado, con un canal de excavación muy sinuoso en la pared del mismo.

El rapel más largo (20 metros) y estrecho del descenso


A la vez, el cañón adquire las características típicas de los barrancos de conglomerado; es decir, estrechez-nunca extrema como en otros descensos de la Sierra de Guara- y verticalidad de las paredes.
Estrechez acusada y verticalidad de paredes en las Gorgas de San Julian



Aunque sabemos que es un barranco seco, esperábamos que con las ultimas lluvias bajase algo de agua y las pozas de recepción estuviesen limpias. Je, je,je, la verdad es que no atinamos con este punto, algunas pozas cantaban bastante, pero como llevábamos el peto de neopreno y no cubrían tampoco pasaba nada........hasta que llegamos al penúltimo rapel, con una poza larga muy profunda en la que había que nadar. Qué risas nos echamos cada vez que uno de nosotros se metía en el "pan de rana" y echábamos a nadar como si nos corriese la vida en ello.....ja,ja,ja.

A nadar en el "agua verde"!!!!!

La recompensa por nadar en el "pan de rana" nos llegó en el ultimo rapel del barranco. Sólo por este rapel merece la pena hacer este descenso. Desciende semi-volado por el techo de una gran bóveda hasta una surgencia que, esta vez sí, tiene agua limpia y cristalina. Qué sitio más guapo y que rapel más chulo!!!!!!!. Y una advertencia, la instalación de este rapel está muy mal colocada por lo que da problemas a la hora de recuperar la cuerda asi que id al loro.

Precioso rapel semi-volado en la salida de las Gorgas de San Julián.


Gran sala y oscuros en la salida del cañón, un sitio muy guapo!!!!


La gran sala nos deposita en una especia de ermita con un altar en el que nos hacemos fotos curiosas vestidos de barranquistas con los santos.

Descenso diferente alejado de las grandes aglomeraciones y de los barrancos más frecuentados de la Sierra de Guara. Naturaleza salvaje en estado puro, pero hay que acertar con la estación y el momento en el que lo bajamos.

sábado, 4 de junio de 2011

SALTO DE ROLDAN Y DOLMEN DE BELSUE

Cima de la Peña de San Miguel (Salto de Roldán)


La meteorología tan adversa ha abortado todos los planes que tenía para este finde. "Al mal tiempo, buena cara", yo necesitaba parar o sí o sí un fin de semana para descansar asi que con la excusa del mal tiempo, me estoy dando un merecido descanso.
Sin embargo, esta mañana he madrugado un poquito con la intención de ir a la Sierra de Guara a coger manzanilla y asi de paso despejarme un poco de la semana, ya que ahora mismo está en flor y hay que darse prisa para recogerla antes de que el calor la seque. Solemos ir a Sabayes, cerca del Salto del Roldán, y claro, ya que estaba por el Salto del Roldán se me ha ocurrido subirme todo el equipo de correr para hacerme corriendo alguna ruta senderista de la zona, asi de paso entrenaremos un poco.
Estoy de relax, no quiero pegarme ninguna paliza ni hacer ninguna "machada", además cuando llego la meteo está regular y no sé cuánto tiempo tendré de tregua antes de que empieze a llover. Por estos motivos me decido a ir hasta el Dolmen de Belsué y después, si no está cayendo el "diluvio universal" anunciado, me lanzaría a por la cima de la Peña de San Miguel.

Vistas del recorrido desde la cima de la Peña San Miguel (a la izquierda se ve la pista que tendremos que recorrer y a la derecha el barranco por dónde descenderemos posteriormente).


Dejo el coche en el collado, justo debajo de la Peña de San Miguel, me cambio y pillo la pista forestal que lleva al Embalse de Belsué. Esta primera parte es suave y se disfruta mucho por que hay unas vistas espectáculares del Salto de Roldán y del Cañón del río Flumen.

Espectaculares vistas del Salto de Roldán durante toda la excursión


Tras pasar un mirador señalizado, enseguida sale una pista a la derecha que tendremos que tomar y que pronto se convierte en una senda muy marcada. A partir de aquí, comienza un descenso muy mantenido por medio de un bosque de pinos.

La sendeta descendente por medio del pinar



Qué bien se va de bajada, además el camino es muy cómodo, lo malo es que de vuelta lo tendremos que subir y algunos repechos son muy mantenidos. Tras llegar a una caseta abandonada y atravesar un barranco, salimos a una zona abierta que en ascenso continuo nos llevará al Dolmen de Belsué.
La verdad es que he llegado enseguida, claro que más de la mitad del recorrido era cuesta abajo y además iba corriendo. Esto de hacer rutas senderistas corriendo es una gozada y más si lo haces por sitios con paisajes tan bonitos. Calzarse unas zapatillas de trail, abandonando las incómodas botas de montaña, y llevar una mochila pequeña con una camelback donde llevar un cortavientos muy ligero, alguna chocolatina y poco más, te da una autonomía y ligereza a la vez que te permite hacer corriendo rutas de montaña de este tipo.

El Dolmen de Belsué


El retorno, que lo hacemos por el mismo camino, es otra cosa ya que a partir de la caseta abondanada lo haremos todo el rato cuesta arriba. Los tramos más mantenidos del bosque los tengo que hacer andando, aunque a un ritmo muy intenso. Sin duda alguna, un buen entrenamiento para acostumbrarse a llevar frecuencias cardiacas muy intensas.
Más vistas espectaculares: la Pared de Cienfuens, habitat de numerosas rapaces


Parece que el tiempo aguanta asi que me animo a subir a la Peña San Miguel. Para ello, deberemos superar una pequeña ferrata muy bien equipada. Hoy hay un grupo de franceses haciendo esta excursión, supongo que los escritos que dejó su paisano Lucien Briet a comienzos del S.XX sobre este paraje, hacen que este sitio sea muy conocido en el país galo, pero también es verdad que son unos auténticos domingueros y les cuesta superar mucho los pasos equipados con clavijas.


La ferrata de ascenso a la Peña San Miguel


Me ha costado 1h y 10min, excluyendo paradas para hacer fotos-que por cierto fueron muy numerosas-, hacer los 9km aproximados que tiene este recorrido y los 400 metros de desnivel positivo, a lo que habría que sumar el mismo desnivel pero en descenso. No está nada mal, asi que me parece que habrá que explotar en el futuro este tipo de actividades.
Las vistas de esta cima son espectáculares, sobretodo de la Peña de Aman y del cañón que forma el río Flumen al atravesar las dos peñas, denominado las "Palomeras del Flumen" y que constituye el cañón acuático de mayor dificultad de la Sierra de Guara, cuyo descenso espero poder contaros algun día, a ser posible no muy lejano.


La Peña de Aman desde la Peña San Miguel, por aquí dice la leyenda que saltó el Conde Roldán con su caballo para huir de los sarracenos.




El cañón del río Flumen tras atravesar los cortados del Salto de Roldán.


La cima tiene construcciones militares del S.XI de tiempos de la Reconquista cristiana de la Hoya de Huesca, asi que a los valores paisajísiticos y medioambientales, habría que añadir también a esta excursión la faceta cultural.


Ahora sí que ha entrado el marrón de lleno, hay que bajar pitando al coche antes de que nos alcance la lluvia. En definitiva, una bonita excursión y una interesante actividad a una hora escasa de coche desde Zaragoza.