lunes, 23 de enero de 2012

ESCALADA DEPORTIVA EN VADIELLO.

Paco, David y yo, disfrutando del sol invernal en las paredes de Vadiello.


Sábado por la mañana, hoy toca deportiva. Madrugamos lo justo y lo necesario y conducimos a la marchica en dirección a la Sierra de Guara. Paradica técnica en el horno de leña de Loporzano para hacernos con sus espectáculares panes de 1kg recién hechos; después cafecico calentico y charradica en el restaurante recién abierto de Sasa del Abadiado para a llegar a Vadiello a mitad de mañana que para eso estamos en invierno y no es plan de pasar frio en la pared. Hoy no hay estrés, hoy vamos a hacer deportiva, hoy toca disfrutar.


La Pared del Elefante emerge sobre las aguas del embalse bajo la sombra del Pico Fragineto.


Vadiello es un paraje espectácular de la Sierra de Guara. La geología ha sido caprichosa en este rincón de Guara y nos ofrece una oferta muy generosa a los escaladores que quieran hacerse con sus paredes. Que somos unos "clásicos" y nos gusta la aventura, pues a surcar las paredes de los Mallos de Liguerri. Que nos gusta la deportiva, podremos elegir entre las chorreras, la caliza y los desplomes de la Pared del Muerto y la Caverna; que preferimos el conglomerado y la escalada técnica y de equilibrio sobre garbancitos al más puro estilo de Monserrat, pues a cualquiera de las paredes que rodean la presa del embalse. Corregidme si me equivoco, pero creo que en Aragón no hay una escuela que concentre en un espacio tan pequeño tanta diversidad de estilos de escalada sobre dos tipos de roca tan diferentes: el conglomerado y la caliza.

Escalando a la sombra de los Mallos de Liguerri.


Nosotros iremos hoy a la Pared del Elefante, bajo la sombra de los Mallos de Liguerri, a disfrutar de las presas diminutas de esta curiosa escalada sobre conglomerado, un lugar del todo recomendable en invierno por su orientación ya que le da el sol a la pared durante casi todo el día.


El día espectácular, mientras duró el sol estuvimos de manga corta.......pero no estamos en invierno?. Risas y más risas con los colegas mientras disfrutábamos de nuestra particular danza vertical. Y para rematar, nos "apretamos" al mediodía un pedazo de bocata regado por la bota de vino de David mientras los rayos de este sol invernal nos insuflaban con la energía necesaria para recargar las pilas, desconectar de la monotonía del día a día y afrontar con las fuerzas necesarias la semana venidera. Pero qué dura es la escalada deportiva......,ja,ja,ja?.




Por fin he tenido la ocasión de escalar en Vadiello, un lugar que descubrí por primera vez hace apenas un año. Seguro que volveremos en más ocasiones a fichar por estas paredes.


martes, 17 de enero de 2012

PICO FRAGINETO-CRESTA DE LA RONERA


Sin proponermelo, parece que el 2012 ha comenzado con un monográfico de la Sierra de Guara. Tercera salida seguida a la sierra en apenas 2 semanas y esta vez a por uno de los grandes y haciendo un recorrido circular: Fragineto-Cresta de la Ronera. Joder con la Sierra de Guara, de paseos por el monte nada de nada, nos ha salido una calcetinada buena: 1.000 metros de desnivel, 3 horas de ascensión más 1h para la cresta, descenso por un valle interminable y todas estas cifras para subir una cumbre de tan solo 1.700 metros, vamos que he hecho tresmiles en el Pirineo que me han costado menos esfuerzo.
El Fragineto es una de las grandes cumbres de la Sierra de Guara y posiblemente una de las más bonitas, se encuentra separada del Tozal de Guara por el collado de Petreñales y, al igual que su hermano mayor, para llegar a su cumbre cuenta con unos accesos muy largos desde todas sus vertientes. Nosotros elegimos la cara sur, para conocer nuevos rincones de Guara, con el fin de coronar su cumbre por esta vertiente, recorrer la estética Cresta de la Ronera y hacer un recorrido circular de coche a coche.

Pico Fragineto visto desde Vadiello.


El coche lo dejamos en la Tejeria, justo en el cruce de pistas que lleva a la Ermita de San Cosme y San Damián, a la que accederemos desde el pueblo de Aguas. Por la mañana hacía muchísimo frio, -4º cuando salimos del coche, la inversión térmica era muy fuerte y el monte estaba cubierta de una gruesa capa de escarcha que daba la impresión de que había nevado.
La senda es muy clara y está perfectamente marcada ya que comparte en su primer tramo la ruta que sube al Tozal de Guara desde esta vertiente. Primeramente subiremos hasta la ruinas de la Ermita de la Fabana para descender desde este punto al cauce del río Calcón.

Las ruinas de la Ermita de la Fabana.


Desde el cauce del río Calcón podremos ver el Fragineto y parte de nuestra ruta. Atravesaremos el pintoresco pasaje de las Gargantas de la Fabana, para entrar en el valle-barranco de los Valles, remontarlo en parte para desviarnos en la senda que sube al collado de Fragineto, coronar su cumbre, descender por la Cresta de la Ronera hasta el collado de Petreñales y descender desde su cabecera el largo barranco de los Valles hasta las Gargantas de la Fabana. Qué lejos se ve desde aquí el Fragineto y eso que sólo vemos parte de la ruta que vamos a hacer.

Vista parcial del recorrido que haremos ese día.



Fuerte inversión térmica y mucho frio en el fondo del valle.


El paraje de las Gargantas de la Fabana merece un comentario. Es un estrechamiento precioso, con las paredes del cañón muy encajadas, realmente bonito y salvaje, uno de los rincones de la Sierra de Guara que merece la pena conocer. Tened en cuenta que es el cauce de un barranco y que tendremos que transitar por el interior del mismo, hay que vadear varias veces el pequeño río que lo atraviesa y con caudal alto nos obligará a descalzarnos.

Entrada de las Gargantas de Fabana.


Nada más entrar en el nos sorprenderá la intensa karstificación que hay en estas gargantas con algunos gourgs fosilizados y abundante toba. La explicación la encontraremos más arriba, una surgencia que alimenta las aguas del tramo inferior de las gargantas y por la que mana un importante caudal de agua cargada de carbonato cálcico que ha propiciado la creación de las formas kársticas que hay en este tramo.

Gourgs fosilizados.


La surgencia de las Gargantas de Fabana.


Aguas arriba de la surgencia el cauce se vuelve seco para volver a encontrar otra vez tramos del barranco por dónde desciende el agua. Si en las gargantas no tuvimos problemas para vadear el río, en este tramo sí que tenemos que hacer algun que otro malabarismo ya que el cauce está completamente congelado y resbala muchísimo.


Tras pasar los vadeos dejamos el camino principal para coger la senda que sube en fuerte pendiente al collado de Fragineto. Desde lo alto de esta senda podemos ver el collado de Petreñales y la cabecera del interminable valle por el que bajaremos en el descenso.

El Barranco de los Valles y el Collado de Petreñales desde la senda de acceso al collado de Fragineto.



Desde el collado de Fragineto ya podemos contemplar unas preciosas vistas de Vadiello, con el Pico Borón y los Mallos de Ligüerri dominando toda la cabecera del valle del cañón del Guatizalema.

Vadiello visto desde el Collado de Fragineto.


Ya sólo nos queda subir hasta la loma cimera y remontar la fácil cresta hasta la cima. 3 horas de ascensión y 1.000 metros de desnivel para hacer esta cumbre que apenas supera los 1.700 metros de altura, casi nada, menuda pateada y lo que nos queda.

Cumbre del Pico Fragineto (1.749m).


Ni que decir tiene que las vistas desde la cumbre son excepcionales, se domina toda la Sierra de Guara, especialmente el valle del Guatizalema que discurre en este punto muy encajonado entre las cumbres del Borón y del Fragineto. Hacia al norte, los Pirineos, muy poco innivados si tenemos en cuenta que estamos a inicios del mes de enero.

El Tozal de Guara visto desde la cumbre.

Los Pirineos vistos desde la cima del Fragineto.


Ahora viene el plato fuerte de la excursión. Para descender vamos a hacerlo por la Cresta de la Ronera que une la cumbre del Fragineto con el Corcurezo, una cresta larga y algo aérea que no tiene ninguna dificultad y con unas vistas espectaculares de los Pirineos y toda la Sierra de Guara. Espectácular, no puedo definirlo de otra manera, la verdad es que la disfrutamos mucho.


La Cresta de la Ronera con los Pirineos como telón de fondo.


Tocamos chufa en la cumbre del Corcurezo, que domina todo el valle de Nocito ya en los dominios de la cara norte de la Sierra de Guara, y descendemos hasta el collado de Petreñales, un ancho y largo collado que separa el Fragineto del Tozal de Guara.


La cara norte del Tozal de Guara sin nieve vista desde la cumbre del Corcurezo.


Estamos en la cabecera del Barranco de los Valles, que tendremos que recorrer en un largo descenso hasta las Gargantas de la Fabana para, desde aquí, tomar de nuevo el camino de vuelta al coche.

Pico Fragineto y Cresta de la Ronera desde el Collado de Petreñales.


De todas las cumbres y recorridos que he realizado hasta ahora en la Sierra de Guara, sin duda alguna éste ha sido el más bonito y espectácular. Aunque sea una cumbre de apenas 1.700 metros de altura no menosprecies la actividad, los accesos a estas cumbres de la Sierra de Guara son muy largos y salvan fuertes desniveles que en nada tienen que envidiar a los Pirineos.

jueves, 5 de enero de 2012

PICO MATAPAÑOS.


Hoy he vuelto a plantear una nueva salida de trail running por la Sierra de Guara. Tras la experiencia de hace dos días en el Picón del Mediodía, para la sesión de hoy he elegido la cumbre del Matapaños, un pico mucho más asequible y menos técnico que me permitiese correr lo máximo posible.
La subida a esta cumbre es muy sencilla y no la voy a reseñar por que hay cantidad de información accesible que podéis encontrar en internet. El punto de partida lo he situado en la localidad de Santa Eulalia la Mayor, pueblo ubicado justo en la entrada del cañón del Guatizalema que nos lleva a la presa de Vadiello, en una pista forestal en buen estado que nos lleva hasta un cruce de caminos señalizado por un cartel que nos indica la subida a Cuello Bail.


La pista de subida desde el aparcamiento en el cruce de caminos.


El día me ha salido fresquito, y no por las temperaturas que no eran excesivamente bajas (unos 7-8º) sino por el fuerte viento que ha soplado lo que ha endurecido mucho el entrenamiento.


Los barrancos verticales de conglomerado de la zona de Vadiello.


Hasta Cuello Bail hay una pista que nos permite hacerla corriendo en su totalidad. La pista sube de forma suave pero constante. A nuestra derecha, conforme subamos, tendremos unas excepcionales vistas de la zona más occidental de Vadiello, en cuyos acantilados se ubican los barrancos más verticales de toda la Sierra de Guara y que algún día tendremos que hacerles una visita.


La pista de subida a Cuello Bail.


En Cuello Bail el viento soplaba con fuerza pero, aunque molesto, era soportable. En este punto un sendero nos desvía de la pista y nos lleva a unas bonitas neveras.


Desvío de la pista hacia las neveras.



Las neveras de Cuello Bail.



Desde este punto la senda, algo desdibujada en algunos puntos, sube en fuerte desnivel por una ladera plagada de erizones hasta alcanzar la cresta cimera del Matapaños.


La cresta cimera del Pico Matapaños.


En la cresta cimera el viento sopla con mucha fuerza, en ocasiones hay fuertes ráfagas que me desequilibran y me obligan a pararme para no caer al suelo (los erizones no son precisamente un colchón mullido). Buf, esto parece el Moncayo, qué ventolera, menos mal que el tramo de cresta era corto sino seguro que me doy la vuelta; además, me estoy quedando helado.


Autofoto en la cima.


Las vistas desde la cima son muy extensas pero las pude disfrutar poco ya que hacía mucho frio y se estaba muy incómodo con el viento. De hecho, no pude poner la cámara de fotos con el autodisparador para hacerme una foto de cima, ya que la tiraba el viento.

Vistas del Picón del Mediodía desde la cima, cumbre que pisé hace dos días.


A destacar las perspectivas que tenemos del Cañón de San Martín de la Val d´Onsera, justo debajo de nosotros, ya que el Matapaños domina el circo superior del barranco.


Magnífica perspectiva del Cañón de San Martín de la Val d´Onsera desde la cima.


En definitiva otra salida más, otro entrenamiento más y otro rincón nuevo que me conozco de la Sierra de Guara. Esta vez ha sido más suave y menos técnico que el día del Picón del Mediodía, pero por contra el viento ha sido muy fuerte a partir del Cuello Buil, sobretodo en la cresta cimera que apenas me dejaba avanzar. La subida, de unos 500 metros de desnivel, me ha costado una hora justa contando las paradas que he hecho para hacer fotos, no está mal teniendo en cuenta las condiciones climáticas que me he encontrado.

Por ultimo, os dejo un pequeño vídeo que he podido grabar en la cima para que veáis las condiciones que he encontrado hoy allá arriba.


video

martes, 3 de enero de 2012

PICON DEL MEDIODIA. ENTRENANDO POR LA SIERRA DE GUARA.


Hemos empezado el año 2012.........corriendo!!!!. En la Sierra de Guara están las montañas más cercanas a Zaragoza (con el permiso del Moncayo, claro) y son un excelente escenario para entrenar por recorridos de montaña muy interesantes y de indudable valor paisajístico.
Vamos a ver qué tal se nos da este año el Trail Running, de momento estas salidas me las planteo para entrenar el aeróbico y para seguir profundizando en el conocimiento de la Sierra de Guara, pero en función de la frecuencia de estas salidas y de mi evolución en los próximos meses no descarto pensar en retos mayores.



Hoy había que quemar necesariamente los excesos de comidas de estos días navideños y para ello me he planteado subir corriendo al Picón del Mediodía, una cumbre que desconocía y en la que me fijé cuando subí en el pasado mes de octubre a la Peña de Amán (Salto de Roldán). La verdad es que he salido esta mañana de Zaragoza sin preparar mucho la actividad, pensaba que el itinerario era más sencillo para correr y sobretodo más evidente.
El punto de partida lo situaremos en San Julián de Banzo, en el final de una pista contigua a la que sube al aparcamiento de San Martín de la Valdonsera. Desde este punto tenemos que coger el sendero perfectamente marcado que sube a la Peña de Amán y que en pocos minutos cruza el cauce (normalmente) seco del barranco de San Martín de la Valdonsera. Una vez crucemos el barranco ascenderemos unos metros hasta llegar a una explanada. Tenemos que fijarnos bien por que en este punto se bifurca a la derecha el sendero que sube al Picón del Mediodía.

Trazado aproximado del tramo inferior de la senda de ascenso hasta el Collado Solipata.


Aquí me he pegado la colada del día, de mi visita anterior a la Peña de Amán y por el escueto mapa topográfico que llevaba, pensaba que la bifurcación se tomaba más arriba junto a un pequeño collado. Esto me ha hecho perder tiempo, he vuelto a descender pero no lo suficiente y, al no encontrar la senda correcta, he decicido volver al collado y a través de una pequeña cresta sobre el borde superior del Barranco de la Cobeta he conseguido conectar con la senda correcta ya que el mapa me indicaba que la senda cruzaba dicho barranco por su cabecera. Esto me ha costado un rato de sufrimiento ya que los arbustos y la densa vegetación que había en esta pequeña cresta pinchaban un huevo, menos que no ha sido muy largo pero esto me ha hecho perder un buen rato.


Una vez cruzado el barranco y esta vez ya sí sobre la senda correcta, ascenderemos de forma cómoda hasta el collado de la Solipata. Desde este punto contemplaremos por primera vez en la ruta la pirámide rocosa del Picón del Mediodía.


Trazado aproximado de la ruta de ascenso bajo la pirámide rocosa del Picón del Mediodía visto desde el Collado Solipata.



Desde el Collado de la Solipata descenderemos hasta el fondo del Barranco Reguero del Águila, dejando a nuestra derecha y muy por encima la Cresta de la Cobeta. Este barranco y el paso a la parte superior de la pirámide cimera del Picón del Mediodía, son los puntos claves de la ascensión. Por lo visto, hasta no hace mucho no había sendero marcado por el barranco y atravesarlo suponía tener que sobrevivir a los espinosos y pinchudos arbustos de esta zona de Guara. Teniendo en cuenta el rato que he tenido antes y lo densa que es la vegetación en algunos tramos de este barranco, me puedo imaginar el esfuerzo que tenía que suponer antes atravesar y orientarse por este tramo.
Poco a poco iremos remotando el barranco hasta situarnos en la base de la pirámide rocosa del Picón. Un poco antes de llegar a la cabecera del barranco y por una senda poco evidente, subiremos un tramo muy empinado y con roca suelta que nos depositará en la franja rocosa del Picón. Desde aquí, hay que subir hasta una faja rocosa que atravesaremos ayudados por una soga y unas cadenas. A mi me costó un poco encontrar las cadenas, los mojones son dispersos en este tramo y la senda poco definida. Y es importante dar con este paso clave para poder subir hasta la cumbre.

Cadenas y pequeña ferrata bajo las paredes rocosas del Picón del Mediodía, paso clave de la ascensión.


Tras la cadena hay unas pequeñas y fáciles trepadas que nos depositan en la empinada pendiente cimera de la cumbre del Picón. Evidentemente, hace rato que he dejado de correr, la senda en este tramo es muy accidentada y bastante empinada, y además no me conozco la ruta de ascenso por lo que tengo que pararme en varias ocasiones para encontrar el camino correcto.

Cumbre del Picón del Mediodía (1.418m). Al fondo el Salto de Roldán y la Hoya de Huesca.


Por fin estoy en la cima en la que coincido con dos compañeros de Huesca con los que estoy hablando un rato. Las vistas desde la cima son magníficas, sobretodo del Salto de Roldán y de la cuenca del Flumén, por debajo de nosotros, una perspectiva que no había visto hasta ahora.


La cuenca del río Flumen vista desde la cima.


Preciosas vistas del Salto del Roldán desde una perspectiva poco conocida.



Mientras los chicos de Huesca inician el descenso, me acerco hasta la cumbre este, ya que estamos aquí habrá que tocar chufa, no?.

La cumbre principal del Picón del Mediodía desde la cumbre este.


Los Pirineos vistos desde la cumbre.


El descenso es entretenido y de prestar atención hasta el fondo del Barranco Reguero del Aguila. Desde aquí suave subida hasta el Collado Sopilata y descenso disfrutón hasta el coche, parando para hacer alguna foto, y esta vez por la senda correcta.




La ascensión a este pico me ha parecido cuanto menos entretenida. Me ha costado subir a la cumbre 1h30min pero hay que tener en cuenta que he perdido un buen rato en los embarques. Más o menos han sido unos 700 metros de desnivel. El descenso me ha costado casi lo mismo ya que he parado para hacer fotos. Qué gozada esto del Trail Running, las guías marcan 2h30min para subir al Picón del Mediodía, los resultados y las ventajas de subir de esta forma son más que evidentes......y a la hora de comer en Zaragoza!!!!!!!.
En esta entrada me he extendido con la descripción de la ruta de ascenso ya que me ha parecido algo compleja, mas que nada por que puede ser algo perdedora en algunos puntos. Tened en cuenta que hace poco que se ha limpiado el sendero pero creo que no sube mucha gente al Picón del Mediodía, asi que es posible que se vuelva a cerrar por la vegetación, sobretodo en primavera. Para subir corriendo a la cumbre, creo que la parte superior de la ascensión es bastante técnica y exigente, el resto se puede hacer corriendo.
Hoy ha salido un buen entrenamiento en un rincón para mi desconocido y poco divulgado de la Sierra de Guara.