miércoles, 26 de septiembre de 2012

VUELTA A LOS LAGOS D´AYOUS

SENDERISMO BAJO LA SOMBRA DEL MIDI D´OSSAU




Seguimos con las actividades pendientes de este verano, prometo acabar algun día. Y esta vez no voy a dar la chapa ni voy a escribir ningun ladrillo, va a ser una entrada breve. Jornada senderista de finales de agosto que nos marcamos Marta y yo en el Parque Nacional de los Pirineos Franceses, haciendo la excursión circular de los Lagos d´Ayous. Una excursión sencillita de unas 6h de duración de coche a coche que nos permitirá subir por un sitio y bajar por otro, visitando numerosos lagos y todo ello bajo la sombra de la imponente cara norte del Midi d´Ossau, considerado el "Cervino de los Pirineos" y la verdad es que visto desde esta perspectiva uno entiende el por qué.
Paisaje que parece traido de los Alpes, día tranquilo y disfrutón sin el estrés ni el esfuerzo de otras actividades, y unas vistas de escándalo son los mayores atractivos de la excursión estrella de este sector del Parque Nacional. Lo malo es que está muy masificada  en verano pero bueno, como el paisaje que nos rodea en la excursión es muy bonito, al final esto compensa todo lo demás.
Os dejo unas fotos de los lagos y paisajes que disfrutamos ese día.











domingo, 23 de septiembre de 2012

TRAVESIA DE LAS 5 PUNTAS DEL FIRÉ.


 BUCEANDO EN LA HISTORIA DE LA ESCALADA EN RIGLOS



La Travesía de las 5 Puntas del Firé nos depara una escalada diferente a las que estamos acostumbrados en Riglos. Se trata de un recorrido de carácter montañero, en el que la tapia grande es sustituida por trepadas y pequeñas escaladas con pocos seguros, alternadas por varios rápeles, todo ello en una roca más bien delicada en la que la principal dificultad será orientarnos y seguir el recorrido correcto que con la poca información que hay sobre esta vía no será nada fácil. Quique y yo teníamos en mente esta vía, sabíamos que no era una gran escalada, sobretodo por que Riglos significa siempre hacer recorridos largos sobre grandes paredes y esta ruta era todo lo contrario, pero el carácter tan clásico de la ruta y sobretodo su historia, nos animó a realizar esta travesía el sábado pasado. A nosotros se nos unió Eduardo que fue su "casi" primera vía de Riglos.


El famoso "Paso de la Vía".



UN POCO DE HISTORIA


Hablar de la Travesía de las 5 Puntas del Firé es hablar de la historia de la escalada en Riglos asi que me voy a detener unas cuantas líneas en este tema ya que en mi opinión, es el principal atractivo de esta vía. Visto desde el pueblo de Riglos el Firé es una gran monolito rocoso pero en realidad está compuesto por una serie de agujas individualizas a las que se puede acceder fácilimente desde el collado norte. En junio de 1935 el famoso pirineista francés Jean Arlaud, acompañado por Jean Grealier y Piero Ghiglione intentaron escalar la Punta No Importa (entonces no tenía nombre), que no es la más alta pero si la principal. El intento se realizó desde el collado norte quedándose a pocos metros de la cima detenidos ante un muro vertical que ofrecía un flanqueo muy aéreo (el actual "Paso de la Vía"). El pirineista francés y sus compañeros coronaron la cercana aguja que hay justo encima de este paso, no visible desde el pueblo de Riglos, y dejaron un buzón metálico, algo común en aquella época y que sirvió para dar nombre a esta aguja: la "Punta Buzón". Oficialmente, se considera esta escalada como la primera que fue realizada en Riglos.
Hasta 1942 y con la Guerra Civil de por medio, no se escala la siguiente aguja. Ernesto Mallafré, Francisco Blasi y Juan Bou se fijan como objetivo la cumbre más alta del Firé que coronan ese año, bautizándola como la Punta de los Catalanes. Más tarde la muerte de Mallafré provocó que esta cumbre fuera renombrada con este nombre y es asi como hoy en día denominamos a la punta más alta del Firé: la Mallafré.
En 1944, un escalador aragonés, Joaquín Mateo Tinao, escaló la dificil aguja que estaba sobre el actual "Paso de la Vía" y que domina la salida de la famosa chimenea de la "Galletas", la cuál adquirió a partir de entonces su nombre: Punta Mateo.
Curiosamente, aún quedaba por coronar la cumbre principal del Firé la cuál fue conquistada en 1946 por Angel Serón, Fernando Millán y Roberto Martín "Chinchín". Para ello, escalaron la Punta Mateo, ya que el actual "Paso de la Vía" suponía entonces un paso infranqueable, rapelaron la pequeña aguja y coronaron la cima principal del Firé. Estos escaladores pertenecían a la centuria "No Importa" de Falange, por lo que bautizaron de esta manera a la cima principal del Firé: Punta No Importa.
La última gran cima por conquistar del Fire fue ascendida de nuevo por Angel Serón, Fernando Millán, "Chinchín" y Agustun Fau. Para ello subieron por la canal que separaba la Punta Mallafré de esta aguja y ascendieron a cima por un corto muro de roca descompuesta. Bautizaron esta cima virgen como Punta Montolar , que era el nombre de otra centuria del Frente de Juventudes de Zaragoza.


Las Puntas del Firé vistas desde el Pisón.




LA TRAVESIA DE LA PUNTAS DEL FIRE EN LA ACTUALIDAD


Os voy a contar como fue nuestra travesía que no fue completa ya que nos dejamos la Punta Mallafré y os voy a dar algunos consejos por si queréis repetirla. La aproximación la tendréis que hacer desde el pueblo de Riglos por la pista forestal que pasa por debajo del Pisón y del Puro y asciende por el Circo de Verano al collado del Firé. Antes de llegar al collado y justo cuando estéis más o menos por encima de la gran glera que domina el Firé, una senda más o menos marcada os llevará al collado correcto dónde empieza la vía. En el pequeño collado nos ataremos las cuerdas y subiremos con cuidado por un muro tumbado de IIIº sin seguros hasta un árbol con una instalación de rapel que utilizaremos como reunión.
De esta manera alcanzaremos el "Jardín" dónde nos podremos quitar las cuerdas y decidir qué agujas coronar y en qué orden. A mano izquierda un canalón de roca descompuesta y con bastante vegetación nos permitirá llegar al collado que separa la Montolar de la Mallafré (1 largo de IVº con un parabol pero con muchas posibilidades de lazar a los árboles y arbustos de la canal). Desde el collado se puede coronar la Montolar en un largo de IV+ de roca descompuesta, rapelar otra vez al collado y ascender en 2 largos de Vº a la Mallafré. Ojo con esta vía de ascenso a la Mallafré, la roca está muy descompuesta, hay pocos seguros y es un Vº de los picantes de esos que tanto nos hacen "disfrutar" en Riglos.



Eduardo en el primer largo que da acceso al "Jardín".



Sin embargo nosotros optamos por ir en primer lugar a por las puntas No Importa y Mateo. Para ello, ascendimos hasta el final del  "Jardín" y nos volvimos a poner las cuerdas para escalar un murete más vertical de IV+ de roca algo más decente y bastante bien protegido con parabols.


Escalando el muro de IV+ que hay por encima del "Jardín".



Montamos reunión y nos volvemos a quitar las cuerdas para trepar con cuidado entre raices por una canal vertical que nos llevará al collado que separa la Mallafré de la Punta Mateo. Antes de meternos de nuevo en faena, aprovechamos para tocar chufa en la "Punta Buzón" que está a la derecha de la Mateo conforme subimos por la canal. Otra vez en en el collado, nos ponemos las cuerdas y nos preparamos para afrontar el paso clave de la ruta.

En la cima de la Punta Buzón, la primera que fue conquistada en Riglos.


La Punta Mateo vista desde la Punta Buzón.


En lo que llevamos de ruta tan sólo hemos hecho trepadas y hemos escalado algun muro de IVº más o menos vertical, todo ello entre canales y jardines que rompen la verticalidad de la vía. El siguiente largo, muy corto por cierto, enseñará a los que no lo conozcan y nos recordará a los que sí que lo conocemos lo que es Riglos. Es el famoso "Paso de la Vía", un corto flanqueo técnico de Vº perfectamente protegido con 2 parabols que se realiza con un patio considerable. Bajo nuestros pies, 300 metros de caida verticales y las vías del canfranero muy pequeñitas desde aquí arriba. Este aéreo paso impresionará a los escaladores nóbeles pero hay que reconocer que es muy espectacular y fotogénico. Es uno de los pasos de escalada más conocidos de Riglos.



El aéreo "Paso de la Vía" con todo el patio bajo tus pies.


Montamos de nuevo reunión y nos acercamos sin las cuerdas a coronar la cercana Punta No Importa que no es la más alta del Firé aunque sí que es la principal y la única que se contempla desde el pueblo de Riglos. El paisaje desde aquí es espectacular.  Una cumbre muy aérea desde la ue podremos contemplar el paisaje vertical del Circo del Verano, con los tremendos murallones del Pisón y la espectácular cumbre del Puro. Nos quedamos un rato en la cima por que estos paisajes no se contemplan todos los días.........


Tras el "Paso de la Vía" coronaremos andando la Punta No Importa.


Quique y Eduardo en la cima de la Punta No Importa, la cima principal del Firé.




Paisaje vertical y muy aéreo desde la cima de la Punta No Importa.



Desde la cumbre de la No Importa volvemos a la reunión del "Paso de la Vía" y montamos el siguiente largo para ascender a la Punta Mateo. Es un pequeño largo de IVº con apenas 2 seguros y con roca muy descompuesta. No es nada dificil pero hay que ir con cuidado y prestar mucha atención a la roca.



Escalando hacia la Punta Mateo, roca mala y pocos seguros.





Ya estamos en la diminuta cima de la Punta Mateo. Debajo nuestro la salida de la profunda chimenea de la "Galletas", el paisaje continua siendo muy aéreo, vamos no apto para personas con vértigo.


Autofoto en la diminuta y aérea cima de la Punta Mateo



Rapelamos de nuevo al collado que separa la Mallafré de la Mateo. Desde este collado también se podría subir a estas  2 agujas, ambas con 1 largo de escalada de V+ que no lo regalan pero por lo menos la roca es más o menos buena y están bien protegidos, algo a tener muy en cuenta.


Rapelando la Punta Mateo.



Nosotros vamos a por todas la agujas y decidimos rapelar de nuevo hasta el "Jardín" con la intención de subir por la canal hasta el collado que separa la "Montolar" de la "Mallafré" y desde aquí escalar las 2 agujas. Un error por que la vía que sube a la "Mallafré", nos pareció muy expuesta ya que a pesar de ser 2 largos de Vº, los seguros brillaban por su ausencia y la roca parecía mala. Además, creemos que desde la Mallafré no se puede rapelar de nuevo hasta este collado. En definitiva, que teníamos que haber coronado la Mallafré desde el collado que la separaba de la Punta Mateo, algo que suposo que nos fueramos a casa sin esta aguja.
Para escalar la Montolar, subimos por la susodicha canal que sale del "Jardín" mediante un largo de IVº protegido con un solo parabol. Mucha vegetación y roca descompuesta, fácil pero no te caigas.



 Escalando la canal que da acceso al collado entre la Montolar y la Mallafré.




Desde el collado alcanceros la cima a través de un largo corto de IV+ con 2 paraboles,  fácil pero de roca delicada en la que tendremos que prestar atención por que después de chapar el primer seguro es mejor que no nos caigamos.


El ultimo largo que da acceso a la Montolar.



La cima de la Montorlar es diferente a la de las otras agujas que hemos coronado. Domina el collado norte y nos es tan aérea como las otras. El paisaje de esta cima poco frecuentada de Riglos, de nuevo, es soberbio.


En lo más alto de la Montolar, una cumbre poco frecuentada de Riglos.



 La Montolar proyectando su sombra sobre el collado norte.




En la cima hay 2 instalaciones de rápel, en una podremos bajar hasta el collado que separa la Punta Sally de la Montolar y desde aquí coronar la Sally (rápel volado, obligatorio 2 cuerdas de 60m) o utilizar la instalación de subida y baja de nuevo por la canal que hemos subido.




Rapelando la Montolar, nos esperan las cervezas abajo.




Y con esto termina nuestra última aventura en Riglos. No creo la repita pero en mi opinión, por su historia y pasado, es una vía que tendriamos que hacer al menos una vez en la vida, sobretodo los que somos de esta tierra.


Los 3 Mosqueteros en una de las reuniones de la vía., la única foto que tenemos juntos de ese día.

domingo, 16 de septiembre de 2012

GARGANTA DEL GUATIZALEMA INFERIOR



 EN VADIELLO TAMBIEN SE PUEDEN HACER BARRANCOS ACUATICOS




Aunque aún me quedan por actualizar unas cuantas actividades realizadas este verano, antes de ponerme al día en el blog,  voy a publicar la actividad realizada este finde por que me ha llamado mucho la atención. Marta y yo queríamos cerrar este finde la temporada de barrancos y decidimos hacerlo en el mismo sitio dónde la empezamos hace 6 meses, en nuestra querida y cercana Sierra de Guara. 
No nos apetecía nada estar en medio de las aglomeraciones de los barrancos más masificados de la Sierra, que son precisamente los que en este momento llevan agua aunque tampoco mucha que este año está siendo muy seco, asi que nos decantamos por la aventura y nos vamos a descubrir uno de los muchos lugares desconocidos que aún esconde la Sierra de Guara: el Guatizalema Inferior.
Cuando había ido a Vadiello desde la carretera siempre me había llamado la atención la garganta que formaba el Guatizalema a la altura de los túneles. Seguro que esto se ha descendido alguna vez, pero la pregunta radicaba en si esa garganta será interesante desde un punto de vista barranquista. Salamero, en su famosa guía que es la biblia del barranquismo en la Sierra de Guara, alude a este tramo del Guatizalema pero habla de ella como una excursión acuática sin mucho interés. Vaya pues debe ser poco interesante, aunque la experiencia de estos ultimos años me dice que poco interesante en Guara es sinonimo de desconocimiento y olvido y normalmente las actividades "poco interesantes" que he realizado en la Sierra se han traducido en el descubrimiento de pequeñas joyas naturales en las que hemos disfrutado un montón. Sólo hace falta afinar la búsqueda y reunir las ganas necesarias para adentrarse en unos parajes a los que va muy poca gente, ingredientes que Marta y yo reunimos el sábado pasado con el resultado que veréis a continuación.
La zona de Vadiello reune bastantes descensos barranquistas en los afluentes que hay en ambos márgenes de la Garganta del Guatizalema. Son barrancos secos en conglomerado que se caracterizan por ser muy verticales y aéreos. Se hacen poco pero se hacen y están perfectamente reseñados y divulgados. Curiosamente, en esta zona de Guara nació el barranquismo en España. La garganta del Guatizalema, ubicada en un lugar de paso estratégico ya que antes de que se construyera el paso del Monrepós por aquí pasaba el camino que se utilizaba para comunicar Huesca con Sabiñanigo y el Sobrarbe, era muy conocida por los habitantes de Huesca. En este punto el Guatizalema se encaja a la altura de las paredes de conglomerado que delimitan los Mallos de Ligüerri y la Peña de San Cosme y formaba unos estrechos que eran muy frecuentados en el pasado por pescadores y excursionistas. Estamos hablando de los Estrechos del Palomar. Lucien Briet visitó este paraje en 1908 y ya hablaba de la posibilidad de poder descender estos estrechos con canoas. Más tarde en los anuarios de los años 50-60 del club Peña Guara de Huesca se alude a que era relativamente popular el descenso de la "travesía de los estrechos" que se realizaban con colchones neumáticos. Entonces no se había inventado el barranquismo como deporte, pero  sin querer estos pescadores y excursionistas que en la primera mitad del S.XX descendían este tramo del Guatizalema, estaban realizando sin saberlo uno de los primeros descensos barranquistas en España.

Los Estrechos del Palomar, foto histórica obtenida del libro "La Sierra de Guara" de P. Minivielle.


La presa de Vadiello, construida en el año 1971 para abastecer de agua a toda la ciudad de Huesca y su área metropolitana, dejó sumergidos para siempre estos estrechos. En la fotografía precedente podéis ver cómo eran los Estrechos del Palomar, que debían ser muy similares en morfología por su tipo de roca y estrechez  a los Estrechos del Balced. Después, con el nacimiento del barranquismo y su proliferación en los años 80-90, la inexistencia de cauces de agua permanente en esta zona relegó a Vadiello a ser una zona periférica sin la importancia de otras zonas de la Sierra de Guara, aunque aquí se concentran una cantidad nada desdeñable de  descensos secos en conglomerado caracterizados por su verticalidad.
Toda esta historia se ha quedado sumergida bajo las aguas del pantano pero el Guatizalema aún sigue escondiendo sorpresas aguas abajo de la presa. Es el tramo denominado como Guatizalema Inferior, una garganta estrecha y sombría que se distingue de los Estrechos del Palomar por ser en caliza y no en conglomerado. Como es un descenso muy poco divulgado y conocido, voy a ser generoso con las fotos de la actividad que voy a colgar en esta entrada y voy a describir de forma un poco más pormenorizada su descenso.


Localización actual aproximada de los Estrechos del Palomar bajo las aguas del pantano de Vadiello.



Lo primero que tengo que advertir es que este tramo del Guatizalema está completamente regulado por la presa del Embalse de Vadiello por lo que antes de iniciar el descenso tendréis que asegurados que la Confederación Hidrográfica del Ebro no va a realizar niguna suelta ese día. Este el teléfono de la presa de Vadiello por si queréis informaros: 974 26 21 19. Esto también afectará al caudal de este tramo del barranco. Da igual que sea un año muy seco o que haya llovido mucho, la presa regula la cantidad de agua que baja por este tramo por lo que os podéis encontrar sorpresas con el caudal. Para que os hagáis una idea, en este verano tan seco que ha dejado en niveles muy bajos todos los ríos y barrancos del Pirineo y de la Sierra de Guara, nosotros encontramos el sábado pasado un caudal bastante alegre en el Guatizalema Inferior, una gozada por que lo disfrutamos un montón.
El Guatizalema Inferior empieza justo debajo de la Presa de Vadiello en un primer estrechamiento en conglomerado que sería el tramo final o lo que quedan de los Estrechos del Palomar. Después viene un largo tramo abierto de andar hasta un pequeño azud. Nosotros evitamos este primer tramo y decidimos entrar por el azud. Para ello, deberéis dejar el coche en el aparcamiento de la Pared del Muerto y descender al cauce por una pista cementada que después se convierte en senda. Para los que no seáis escaladores, es el parking que hay justo después del 2º túnel viniendo desde Santa Eulalia la Mayor.


El inicio del descenso lo realizamos en el Azud que hay bajo el parking de la Pared del Muerto.



El inicio ya nos anticipa la estética de la garganta.


Tras pasar el azud y ponernos el neopreno llegaremos a un tramo muy guapo y estético sobre una visera de roca caliza anaranjada.

Bajo la Gran Visera justo en el inicio del descenso.



Tras la Visera viene un tramo de grandes bloques desprendidos que nos obligará a realizar pequeños y fáciles destrepes, eso sí, en condiciones de caudal normal como lo encontramos, con caudales elevados este tramo tiene que ser exigente.


La zona de bloques vista desde la carretera.


Atravesando la zona de bloques.


La zona de los grandes bloques da comienzo al segundo gran estrecho del barranco, si hemos empezado en el azud será nuestro primer estrecho. 

La larga badina del inicio del Segundo Estrecho vista desde la carretera.


El inicio de este estrecho nos servirá para hacernos la idea de lo que es el Guatizalema Inferior: un garganta con tramos tramos estrechos y muy acuáticos que albergan badinas muy profundas de considerable longitud y con el agua bastante fria.


El inicio del Segundo Estrechamiento permite realizar pequeños saltos.


En el inicio de este gran estrechamiento se alternan tramos de nadar en lo que podremos hacer algun salto con otros en los que se hace pie. Una cosa que nos llamó la atención y que encontraremos varias veces más en el resto del descensos, fue las pequeñas cascadas que se despeñaban por el cauce. No son naturales ya que proceden de las fugas de agua que hay en la canalización que discurre varios cientos de metros más arriba, pero le daban un encanto especial al descenso y formaban rincones muy guapos.

Las múltiples cascaditas que encontraremos a lo largo del descenso.





El primer estrechamiento hace una curva acusada hacia la derecha que da comienzo a una larga badina de aguas muy frias y profundas que cuesta un rato atrevesar a nado.




La badina también tiene su cascadita de rigor que le da el encanto al que he aludido anteriormente.

La larga, profunda y sombría badina del tramo central del Segundo Estrecho con su cascadita de rigor.



Nos llamó mucho la atencion la longitud de la badina. Junto con las badinas de las Gorgas Negras es la badina de mayor longitud que hemos atrevesado a nado en la Sierra de Guara. Además, el estrechamiento es muy profundo y sombrio por lo que el agua está muy fria. En definitiva un rincón muy acuático y estético. Lo que os he dicho anteriormente, en Guara lo poco interesante casi siempre es sinónimo de desconocido y poco divulgado, os puedo asegurar que este rincón es precioso. Os dejo un pequeño vídeo para que veáis el ambiente tan acuático y sombrio que tiene esta garganta.

video


Rincones muy acuáticos en el Guatizalema Inferior.



La salida de este estrechamiento nos deja en una gran badina en la que podremos entrenernos y dar saltos de mediana altura. Ah, se me había olvidado comentar que estamos completamente sólos, menudo lujo disfrutar  de esta manera un sábado de verano un descenso tan acuático como éste en la Sierra de Guara!!!!!!!.

Salida del Segundo Estrecho, volvemos a ver el sol.


En la badina de salida del Segundo Estrecho podremos enredar y  hacer saltos de mediana altura.



A partir de aquí viene un tramo abierto alternado con algún corto estrechamiento y badinas dónde progresar nadando. Nosotros pensábamos que ya se había acabado lo bueno pero aún quedaba un estrecho más........


......que está precedido por su cascadita de rigor, de nuevo un rincón muy estético y un nuevo regalo para los sentidos.

La cascadita de rigor antes de comenzar el Tercer Estrecho.


El inicio del Tercer Estrecho, el segundo si venimos desde el azud, nos anticipa que va a ser muy similar al anterior; es decir, un paso angosto muy acuático.

El inicio del Tercer Estrecho.



Toca nadar de nuevo ya que la badina que atraviesa el fondo de este Estrecho, al igual que su precedente,  es de dimensiones considerables, algo muy llamativo en este descenso, si parece que estamos en las Gorgas Negras!!!!!.

De nuevo hay que atravesar a nado la larga badina del Tercer Estrecho.



Ahora sí, lo bueno se ha acabado. El Guatizalema se abre y ya podemos ver al fondo la torre vigía de Santa Eulalia la Mayor. Toca un tramo abierto de andar por el río que se hace un poco pesado hasta que lleguemos a unas casetas dónde daremos por finalizado nuestro descenso. Desde las casetas tomaremos una pista que nos depositará en la carretera y una vez en ella, andaremos los 2km aproximados que nos separan del coche.

El cauce se abre tras el Tercer Estrecho (al fondo la torre de Santa Eulalia la Mayor).


La salida de la garganta barranco desde la carretera.



Como véis el Guatizalema Inferior es una garganta muy bien formada  y encañonada en el que la estética y lo acuático de sus estrechos predominarán sobre su caracter deportivo. En definitiva una buena excusa para darse un buen chapuzón, en el resto de los ríos de la Sierra de Guara no se disfruta de esta soledad y tranquilidad. Ah, se me olvidaba, por la tarde y aprovechando la sombra, podremos darnos unas pretadicas en las múltiples vías de la escuela de escalada deportiva de Vadiello, a nosotros nos quedó un día muy completo.
Y ahora sí, podemos decir que hemos barranqueado en todos los ríos de la Sierra de Guara........