jueves, 18 de septiembre de 2008

ARQUITECTURA Y PAISAJE II: EL MACIZO DEL TURBON

EN EL TURBON
TIENDEN LAS BRUJAS
SUS ROPAS AL SOL
(Dicho popular del Valle de Benasque).
En la cara norte del Macizo del Turbón, en un paraje escondido y solitario conocido como el Circo de San Adriá, se encuentran, a unos 2000 metros de altitud, las sorprendentes y misteriosas ruinas de la Ermita de San Adriá. Acceder a este paraje implica una larga caminata de 2h y media y subir un desnivel de cerca de 900 metros por una ruta de orientación algo compleja en algunos puntos. Cuando uno se topa con estos restos, las dudas surgen de inmediato. ¿Qué coño hace una ermita situada a tanta altitud?. ¿Por qué se construyó esta edificación en un punto tan alejado de la ultima población habitada?. ¿Por qué se eligió precisamente este emplazamiento, en una cara norte y por tanto con la peor orientación posible, y no otro?. Es dificil encontrar respuestas a estas preguntas en los libros, más que nada por que la ermita está sin estudiar y tan solo podremos encontrar su topónimo en mapas y guias especializadas.
El Macizo del Turbón forma parte de lo que se conocen como las Sierras Exteriores de los Pirineos. A pesar de tener una altura máxima modesta (2492m), la mole del Turbón domina un amplio paisaje desde el llano a los Pirineos y marca la puerta de entrada al Valle de Benasque, delimitando en sus extremos los profundos congostos de Ventamillo y de Obarra.
Una montaña de estas características, con una presencia física y visual tan poderosa, no pudo pasar desapercibida a las culturas y poblaciones que se asentaron en sus faldas y desde tiempos muy antiguos fue asociada con fuerzas mágicas misteriosas. En todas sus vertientes hay abundantes topónimos relacionados con el pensamiento mágico-religioso de estas gentes, alguno de ellos tan evidentes como el Coll de Fadas (collado de las Hadas) en la carretera que va de Castejón de Sos al Pont de Suert. La cultura tradicional asoció este macizo con las brujas al creer firmemente que en esta montaña se reunian para celebrar sus aquelarres.
Sólo las creencias mágicas y religiosas de estas poblaciones pueden explicar el emplazamiento tan inusual de la Ermita de San Adriá. La creencia en la existencia de brujas y de seres mágicos en esta montaña, implica levantar mecanismos de defensa contra estos seres. Por ello, los habitantes de las poblaciones de Bisaurri, San Martín de Veri o Sant Feliu de Veri, hoy en día casi despoblados, levantaron a esta ermita. La altitud a la que se encuentra y su lejanía con los núcleos antes citados, evidencia que este edificio no se utilizaba para fines litúrgicos. Su función era la de cristianizar un lugar pagano y que mejor manera que construir un templo religioso en el corazón de la montaña. En efecto, su emplazamiento no es casual, se ubica justo al lado de varias surgencias o manantiales que, como sabemos, siempre han estado asociados con seres mágicos.
Este es otro magnífico ejemplo de simbiosis entre arquitectura, montañas y creencias populares. Seria de desear que la D.G.A emprendiese una campaña arqueológica para estudiar y conservar sus restos y se pusiese en valor esta bellísima ruta que accede al Turbón por su cara norte.

La cara norte del Turbón y el Circo de San Adriá.


Restos arqueológicos de la ermita.


Muros y ornacinas

Contrafuertes en uno de los muros laterales de la ermita.

7 comentarios:

sapico dijo...

no te digo yo lo que haria contigo en esa ermita...jeje

elales dijo...

Hostias, yo no te haría nada en esa ermita :-D pero no me importaría acompañarte un día, por los viejos tiempos.
Muy interesante, chavalote.

RUBEN dijo...

sapico: No coment, pero este comentario seria más propio de mi....ja,ja,ja
Elales, cuando quieras vamos pero yo de lo de excarbar lo he dejado hace tiempo.

Artemisa dijo...

Hola Ruben!!

Me ha gustado mucho tu escrito y las fotos!! yo subí al Turbón este verano por primera vez con mi familia, pero fue por la otra cara... comenzamos a ascender por la pista que sube al refugio de la Plana... a ver si algún día lo culminamos por el camino que describes tu, parece muy bonito :)

Fue precioso... un "Ratico Inolvidable"

eláááándres dijo...

Muy interesante. Ya voy a pasar de decirte que a ver cuando quedamos para hacer una salidica.

Juan korkuerika dijo...

A pesar de semi vivir en Benasque no conozco esta zona. Desde luego que me la apunto. En cuanto a la DGA es como "el aragonés" (aunque le pese a mi orgullo baturro)abandonado por sí mismo. Si nosotros no cuidamos lo nuestro, y es evidente que no lo hacemos, nadie lo hará. Una pena todo el Patrimonio en ruinas que tenemos...
Buena entrada ;-)
Un saludo y hasta la vista alpinistaaaa

RUBEN dijo...

Pues ya sabes Juan date un garbeo por esta zona, es un sitio muy chulo.