lunes, 30 de marzo de 2015

DÁNDOLE CERA A LAS ZAPATILLAS.

A finales del 2014 había decidido cerrar este blog, falta de motivación, y sobretodo falta de tiempo para actualizar, hacía tiempo que este espacio había dejado de tener sentido para mi. Pero llegó el 2015 y no cerré el blog, en realidad me daba pena, mucha información publicada y muchas vivencias contadas en todos estos años. Pero sí que ha cambiado algo, ya no tengo la intención de publicar todas o la mayoria de las actividades que haga, ahora voy a escribir lo que me apetezca y cuando me apetezca, sin que sea una obligación, siemplemente tengo que tener ganas de escribir y ahora, 3 meses después de mi última actualización, me apetece volver a escribir.
En todo este tiempo, blog e internet no ha habido, pero actividad deportiva sí, y mucha. Desde que ha empezado el 2015 le he estado dando cera a las zapatillas y han salido entrenos muy buenos. Hoy me apetece contaros algunos de estos "paseos":

*ENTRENANDO POR LA SIERRA DE GUARA.

A principios de año y antes de que llegasen los temporales de nieve, me di un par de garbeos por la Sierra de Guara. Comencé el 2015 con la clásica Travesía de las cumbres del Circo de Arguis (Peiró-Gratas-Calmas), pero ésta vez y como novedad, la hice en sentido contrario, empezando por el Pico de las Calmas, al que subí por la senda directa que sale desde la presa del embalse, pasando después por el Gratal y terminando en el Peiró pero sin bajar al hayedo, directamente desde el Collado de Sarramiana, curiosa esta variante pero sin senda y bien de pinchos para las piernas. Buen día para hacer 22km y unos 1.440 metros de desnivel positivo.

En la cumbre del Pico de las Calmas (al fondo el Peiró, última cumbre de la travesía).


El Peiró desde la arista que sale del Collado de Sarramina.


Como no acabé muy cansado, 2 días después volví a la Sierra de Guara con la intención de subir al Pico Gabardiella desde el Salto de Roldán. El año pasado (ver reseña aquí) un fuerte temporal de nieve me impidió coronar la cumbre principal y como soy maño, otra vez estaba de vuelta. Salió el típico día anticiclónico de invierno, con sol y buena temperatura en las zonas altas y el termómetro desplomado en el fondo de los valles. Al pasar por el Embalse de Belsué menudo fresquiviris, -4º y el la salida de los Estrechos de la Carruaca, a la altura del puente de Lúsea, completamente congelada.

Los Estrechos de la Carruaca congelados a la altura del Puente de Lúsera.


En la cima del Gabardiella, un solazo estupendo y en camiseta, con unas vistas preciosas como telón de fondo de unos Pirineos que todavía no habían recibido las fuertes nevadas del invierno.

Terminando los deberes pendientes del año pasado: cima del Gabardiella desde el Salto de Roldán.



A la bajada hice la circular que pasa por el Embalse de Cienfuens, con unas vistas muy guapas de los acantilados de Cienfuens. Al final salió una preciosa y exigente ruta de unos 30km y 1.300 metros de desnivel positivo.



*MIS PASEOS POR ZARAGOZA.

A mitad de enero llegan los temporales de nieve y tengo que refugiarme en Zaragoza para seguir entrenando. Los entrenamientos se van sucediendo y va mejorando mi forma física, asi que me decido a alargar las tiradas habituales y a conocer nuevas zonas del entorno de mi ciudad. Como novedad, retomo la costumbre que tenía en los años que corría en asfalto de empezar y terminar las tiradas largas en la puerta de mi casa.

Este año, las tiradas largas por el Ebro han empezado y acabado en la puerta de mi casa.



El Camino de la Alfranca es todo un clásico en las tiradas largas de los alredores de Zaragoza, este año he vuelto a realizarlo, en medio de las primeras riadas del Ebro. Un sitio muy conocido para mi que siempre se me hace largo. El paseico, ida y vuelta desde la puerta de mi casa, salió de 35km totalmente llanos.



Este año me he dedicado a coleccionar los pueblos de los alrededores de Zaragoza.


Las riberas del Gállego han sido la gran novedad de este año y las he explotado mucho, sobretodo cuando el Ebro se ha salido de su cauce en las continúas riadas de este año. Siguiendo el recorrido del Anillo Verde Norte, se puede llegar fácilmente a San Juán de Monzarrifar y desde aquí, por un sendero precioso, hasta el Azud de Urdán , ubicado justo enfrente de la Cartuja del Aula Dei y lugar de nacimiento de la famosa Urdana, la huerta que riega toda la margen izquierda aguas abajo de Zaragoza. Este "paseico" lo he hecho un par de veces, ida y vuelta, desde la puerta de mi casa, salían 31km totalmente llanos.



Frente al Azud de Urdán, premio a la tirada larga de ese día.


Cuando me vi lo suficientemente fuerte y antes de que las riadas del Ebro me impidiesen hacerlo, me animé a ir un poco más allá de dónde había llegado. Siguiendo primeramente el Camino de la Alfranca hasta la Cartuja Baja, y después del GR99, me fuí hasta el Burgo de Ebro por la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro. Una de las mejores rutas de este año, un oasis de lagunas y sotos de ribera en medio de la Depresión del Ebro que pasa por los Galachos de la Cartuja y el Burgo del Ebro. Primer entreno serio del 2015: ida y vuelta desde la puerta de mi casa en el que salieron 41 km llanos.



El Galacho de la Cartuja.

Seguimos coleccionando pueblos: frente al Burgo de Ebro.



Este año el Ebro nos ha enseñado los dientes. Como corredor de ribera, las continuas riadas han afectado a los circuitos por dónde entreno habitualmente. La de finales de febrero fue excepcional, asi estaban los caminos y campos entre el Galacho de Juslibol y Alfocea vistos desde el Castillo de Miranda (por aquí entreno entre semana),  el Ebro con más de 4km de anchura, no se distingue el relieve del terreno por que estaba todo bajo el agua, aun flipo cuando veo estas fotografías, lo que puede hacer la fuerza de  la naturaleza. Fue un desastre natural y tocó adaptarse para seguir entrenando.




Mi forma física seguía mejorando, lo que seguía permitiendo alargar las tiradas y conocer nuevos sitios. Con el Ebro desbordado por las riadas, me decido a conocer nuevas zonas. A principios de febrero cae la segunda tirada seria del año: Zaragoza-Torrecilla de Valmadrid por el CR41 o Camino de la Estepa.  El paseo, ida y vuelta, me salió de 31km, pero que duros se me hicieron.



La ruta sale desde el Cementerio de Torrero y sigue la Cañada Real de Torrero hasta Torrecilla de Valmadrid. Tenía ganas de conocer este sitio, algunos de los corredores ultrafondistas de Zaragoza entrenan por estos montes, es lo que se conoce popularmente como el Horizonte.





La ida la hice más o menos bien, pero la vuelta, con cierzo huracanado de frente, se me hizo muy dura, un comecocos perfecto que me vino muy bien para entrenar el aspecto psicológico. Estepa, Cierzo, caminos polvorientos, horizontes infinitos y mucha soledad, el DESIERTO siempre te pone a prueba.


¿Adivináis por qué a estos montes les llaman el Horizonte?



Otro cromo más para la colección de pueblos de los alredores de Zaragoza.


Finales de febrero, se acercaba el momento clave. Me había marcado esta fecha en el calendario para hacer un test de esfuerzo y comprobar si mi forma física y la cabeza estaba a la altura de los objetivos planteados para este año. Siempre había querido hacer esta ruta, andando me parecía muy larga, y corriendo era muy exigente y había que estar muy fuerte, por eso no me había atrevido hasta ahora. Estoy hablando de ir a de Zaragoza a Fuendetodos por el PR-Z23 o el Camino de Goya,  , atravesando las Planas de punta a punta, un paseo de 43km y 500m de desnivel positivo.


Celebrando mi llegada a las Planas desde Zaragoza a través del Barranco del Montañés


Es una ruta histórica que utilizaron en el pasado los habitantes de Fuendetodos para ir a Zaragoza, aunque era conocida por su dificultad y menos utilizada que la ruta que iba por la Huerva. Alejada de núcleos de población, sin posibilidad alguna de encontrar agua en toda la ruta, con una climatología muy severa durante todo el año, y retiradas complicadas y muy largas en algunos puntos de la travesía, la actividad exigia ser completamente autosuficiente y llevar encima todo lo que pudiera necesitar.


Valmadrid visto desde las Planas


Sin duda alguna ha sido hasta ahora la actividad del año. Es difícil explicar las sensaciones que experimenté realizando en solitario y en autonomía esta larga travesía a través del desierto. Pero además es una ruta muy bonita y variada, cuando llegas al extremo de las Planas, a la altura de Valmadrid, la estepa se convierte en un espeso pinar, con una orografía muy compleja alternada por pequeños focinos (cañones kársticos). En este tramo me encontré con un zorro, 3 corzos y una cabra montesa......a tan sólo 30km en línea recta de Zaragoza!!!!!. En este punto entendí por que este camino era tan temido en el pasado por los habitantes de Fuendetodos, a la complejidad  y distancia de la ruta y la lejanía de núcleos de población, se unía la posiblidad de encontrar lobos, sí habéis leido bien, lobos, asi lo indicaban las fuentes escritas que describían este camino histórico.





La actividad tuvo su anécdota. Cuando estaba cruzando las Planas me encontré con un ciclista que venía de Jaulín. Le pregunté qué tal estaba el camino y le dije que iba a Fuendetodos. El ciclista me dio a entender que era un insconciente y me invitó a darme la vuelta ya que quedaba mucho hasta Fuendetodos. Evidentemente no le hice caso pero cuando llegué al extremo de las Planas, a la altura del Bosque Alto, me interceptó por detrás otro ciclista y me preguntó si era yo el corredor que iba en solitario hasta Fuendetodos, por lo visto el anterior ciclista se lo había encontrado y le había hablado de mi. Momento surrealista en medio del monte, miré a mi alrededor y al no haber más corredores, tuve que confesar mi delito. El ciclista, que se llamaba Gustavo, decidió acompañarme unos cuántos kilómetros, menudo fichaje el amigo, de mi estilo o incluso peor, los dos en solitario por medio del monte, él en bicicleta y yo corriendo, cuántas cosas teníamos en común. Esto fue la inyección de gasolina definitiva que me transportó directamente a Fuendetodos.


Con Gustavo, menudo fichaje, muchas gracias por acompañarme unos kilómetros ese día.



Ese día salió todo perfecto, la verdad es que me daba mucho respeto esta actividad y me quité un peso de encima. Buenas sensaciones y buena planificación de la actividad, funcionaron las piernas y sobretodo la cabeza, una inmejorable inyección de moral para los retos de este año.
La estepa y el desierto dan paso al monte y a los pinos, naturaleza salvaje desconocida a las puertas de Zaragoza



En Fuendetodos me estaba esperando Marta con la furgo (no os penséis que quería volver a Zaragoza otra vez corriendo, que algo de talento tengo, eh?), bueno, mejor dicho, tuve que esperar yo a Marta, llegué al pueblo por debajo de mi hora prevista, lo dicho, ese día fue todo sobre ruedas.



Seguimos coleccionando pueblos, pero este cromo vale por dos.


Las Planas también las he visitado pero menos que otros años, me ha apetecido más hacer rutas nuevas y descubrir nuevos rincones de Zaragoza. Como había que hacer kilómetros y metros de desnivel, a mediados de enero se me ocurrió subir 4 veces consecutivas a las Planas por la Pista de Cadrete, un paseo de 36km y 1.200m de desnivel positivo, hasta ahora mi record estaba en 3 subidas a las Planas. Y una semana después de Fuendetodos, fui un poco más allá, e hice 5 subidas consecutivas a las Planas, 4 por la pista de Cadrete y una más por el Muro de la KDRTRAIL, en total 45km y 1.500 metros de desnivel positivo.


Dándolo todo en la subida de las Planas.


¿Y todo esto para qué?. Lo primero y por encima de todo, para disfrutar, de eso se trata cada vez que me calzo las zapas de trail y me echo al monte. Pero en medio del horizonte de todas estas tiradas largas había unas buenas calentadas de cabeza. La primera de ellas, este sábado pasado, la II ULTRATRAIL DE NOGUERUELAS, una ultramaratón de montaña de 70km y  3.500m de desnivel positivo por la Sierra de Gudar-Javalambre. Al final fueron 60 km y pico por que tuvieron que recortar por tema de seguridad. Si correr una ultramaratón de montaña ya es lo suficientemente duro, encontrarse la mitad de circuito cubierto de una gruesa capa de nieve y la otra mitad embarrado y capuzado de agua por los deshielos, fue un "plus" que me ha dejado las piernas a gusto durante unos cuántos días. Buena curtida y carrera para recordar, pero eso, si tengo ganas y tiempo, os lo contaré otro día. Hoy me apetecía más contaros los entrenos de este año.

 Correr una ultramaratón de montaña con tanta nieve tuvo su guasa.


 30 km largos sobre la nieve, duro, duro...(foto cedida por Monrasin).


 Los barrancos de la parte inferior del circuito en carga por los deshielos, hay que cruzar por dónde se pueda (foto cedida por Monrasin).


Finisher en la Ultratrail de Nogueruelas, apurando pero conseguí bajar de las 10h.



P.D: cuando estaba escribiendo esta larga entrada, se me ha venido abajo la señal de internet y he tenido que volver a escribir de nuevo casi todo....ha sido una señal por querer  volver a escribir en el blog?.

lunes, 22 de diciembre de 2014

FINDE PRENAVIDEÑO

TURRON SKYRACE 2014 Y ASCENSION INVERNAL AL MONCAYO 


La semana de antes de las Navidades se presentaba movida. Estaba apuntado a unas cuantas actividades y entre medio las cenas, comidas, celebraciones y todos los eventos que acumulamos Marta y yo en este mes. Había que estar a pleno rendimiento para aguntar este tute, pero nada más lejos de la realidad, desde finales del mes de noviembre no levanto cabeza, arrastro un eterno catarro que no consigo curar del todo y encima el miércoles pasado estaba crujido de nuevo, lo peor de todo es que no estoy acostumbrado a esto.
A pesar de estar físicamente bastante mermado, no renuncio a ninguna de las actividades planteadas, pero esta vez me reservo, si el finde no estoy en condiciones aceptables me daré de baja, no estoy dispuesto a arrastrarme de la misma manera que en Mularroya, de eso apenas habían pasado dos semanas y lo tenía muy reciente.
Comienzo el maratón de actividades con la San Silvestre que se organiza en mi curro. 5 km más o menos llanos pero con alguna subida puñetera, en un terreno más parecido a un circuito de cross en el que se alternaban tramos de asfalto con tierra y cesped. Es el día que peor estaba y lo consigo capear de la mejor manera posible, crono de 20min 15seg a 4:03/km


En plena ascensión, al fondo el Embalse de Arguis (foto cedida por Monrasin).


El sábado, tras trasnochar el viernes, conducimos dirección a Arguis para correr la Turron Skyrace 2014, segundo año consecutivo que participo en esta carrera de montaña.Este nombre tan curioso esconde una cronoescalada de 4,6km y 721 metros de desnivel positivo que sube al conocido Pico del Águila.
El año pasado un frio del carajo, -3º en Arguis y salí de los últimos. Este año, aunque la temperatura abajo era fria, se hacía llevadero y además salía más o menos en el medio de la lista de participantes asi que me tocó esperar menos. 
En la salida muchas caras conocidas, entre ellos Cristian Pau, conocido bloguero con el que coincidí en julio de 2013 en el Doble Kilómetro Vertical de Collarada. Charradica con unos, charradicas con otros, lo de siempre, aquí nadie entrena y todos estamos muy flojos, luego todos a fuego, anda que no me conozco estas conversaciones previas a las carreras. 
En mi caso personal, esta vez sí que estoy especialmente flojo. Un mes arrastrando un fuerte resfriado que me ha dejado tocado, pero a pesar de todo lo tengo claro, lo haré mejor o lo haré peor, pero voy a salir a darlo todo.
En la subida parecía un oso respirando. Con los orificios nasales completamente anulados por la congestión nasal del resfriado, sólo podía respirar por la boca, pero claro, esto es una carrera en formato de kilómetro vertical, asi que iban las pulsaciones a mil, vamos que yo mismo me asustaba cuando me oía los jadeos que estaba pegando en la subida intentando respirar......ja,ja,ja.

A darlo todo: con las pulsaciones a mil y a tope!!!!.


Este año voy más reservón, y en vez de darlo todo en el primer tramo de la subida y desinflarme después, hago una subida a un ritmo más constante y sin desfallecer en ningún momento. En la cima paré el crono en 37min56seg, asi que mejoro mi tiempo del año pasado. Puesto 54 de 102 participantes. Si os dijera que las sensaciones en la  subida fueron buenas os mentiría, lo de no poder respirar correctamente me dejaba bastante limitado pero lo di absolutamente todo en todos en cada uno de los metros de esta subida y eso era lo que contaba, al menos para mi. Y sí, hacer 700 metros de desnivel en 38min en el estado físico en el que estoy ahora mismo está muy, pero que muy bien.



El tramo de bosque es muy chulo pero vas tan al límite que a penas levantas la cabeza del suelo.


Arriba me reencuentro con Marta que ha subido andando a la cumbre. La temperatura es estupenda, hay un anticiclón potente y tenemos mar de nubes instalado sobre la Hoya de Huesca. ¿Qué por qué me gusta correr por la montaña?. Pues en la siguiente fotografía está la respuesta .Desciendo con Marta andando a Arguis donde nos tomamos con el resto de participantes el aperitivo que nos da la organización. 
Ah, se me olvidaba, es una carrera solidaria, 3€ de nuestra inscripción van para el Banco de Alimentos de Huesca, asi que día redondo, qué más se puede pedir?.

Cima del Pico del Aguila y mar de nubes sobre la Hoya de Huesca, el mejor premio que me podían dar por terminar la carrera.


Pues sí, se puede pedir más, al día siguiente una ascensión invernal al Moncayo. Es una tradición que tengo con los compañeros de trabajo de mi padre desde hace muchos años. Creo que son más de 20  los años initerrumpidos en los que se sube al Moncayo el sábado antes de la Navidad, nunca se mira el tiempo, se sube sí o sí, haga bueno o haga malo. En todos estos años nos hemos encontrado de todo, peliculas de miedo para subir con los coches hasta arriba, mucha nieve, poca nieve, sin nieve, sol, inversión térmica, mares de nubes, pero también ventisca y aunténticos huracanes en la cima, es con mucha diferencia la montaña más fria a la que he subido. Son fechas muy malas para mi y no siempre he podido acompañarles, pero si puedo organizarme, como este año, hago todo lo posible para acompañarles.


Vista invernal del Moncayo y del Circo de San Miguel.


Este año tenemos un día anticiclónico; es decir, sol en la cima y mar de nubes (nieblas) en los valles. Lo mejor es que no hará viento, algo temible, muy temible,  en esta montaña en invierno. Nos sorprende el Moncayo por que tenía más nieve de lo que nos pensábamos, y además está muy dura, ideal para progresar. Nos calzamos los crampones nada más salir del bosque y enfilamos la cumbre por su ruta más directa: el Cucharón, hacía años que no subía por aquí.


Esas rampas del Cucharón, cómo cuestan de subir!!!!.



Buah, qué vistas, ya sabía yo que no me tenía que quedar hoy en casa.


El día y las condiciones de la nieve no es que sean buenas, son espectáculares, llego a la cima con una camiseta térmica y un chaleco.........y se está tan bien que ni siquiera tengo ponerme más ropa de abrigo. Otras ocasiones, en pleno verano, he pasado más frio en esta cima.



Segunda cumbre del fin de semana, otra vez más en la cumbre del Moncayo.


Sol y mar de nubes instalado en los valles, mucho más formado en el lado soriano que en el aragonés, me recuerda a aquel lejano noviembre de 2007 en el que subí en solitario al Moncayo para dormir en la cumbre, creo que desde entonces no había disfrutado de unas vistas tan bonitas en esta cima:

http://lacabrademonte.blogspot.com.es/2008/08/vivac-en-solitario-en-la-cumbre-del.html


Anticiclón y mar de nubes instalado sobre la vertiente soriana del Moncayo.



Y una vez abajo, a meternos la tradicional comilona de grupo  en Agramonte, un sitio del todo recomendable.


Foto de grupo en la cumbre.


Y como veis, pese al resfriado, he aguantado 4 días muy intensos. Eso sí, ayer llegué a Zaragoza baldado, físicamente estoy flojico y los esfuerzos me han pasado factura........pero que me quiten lo bailado
Y ahora a curar de una vez por todas el resfriado que empiezo a estar  un poco harto.

lunes, 8 de diciembre de 2014

PUESTA DE SOL INVERNAL DESDE LA CIMA DEL TOZAL DE GUARA.


MUCHO FRIO, VIENTO Y ESPECTÁCULO DE LUCES Y SOMBRAS EN LA CIMA DEL TOZAL DE GUARA.
 
Puesta de sol en la cima del Tozal de Guara.


Mes de diciembre, nuestro mes de locura de cumpleaños, fiestas y celebraciones, es lo de todos los años, asi que es un mes en el que normalmente tenemos muy poco tiempo disponible para salir al monte. En este Puente de la Inmaculada sólo disponemos del domingo, asi que nos lanzamos a probar suerte con una actividad cercana a Zaragoza en coche y que hacía tiempo que perseguía: ver la puesta de sol desde la cima del Tozal de Guara. ¿Y por qué en invierno?. Por que el viernes disfruté entrenando en Juslibol de noche de una preciosa luna llena y como el domingo lo daban despejado en Guara, pensé que podría ser una buena opción: ver el ocaso del sol desde la cima del Tozal y bajar al coche con la luna llena iluminando nuestras cabezas.
La ruta elegida fue la normal de la cara sur desde Santa Cilia de Panzano, o sea la más larga y la de más desnivel (1.300m) de todas las que suben al tozal. Pero también la más soleada, algo necesario para el día tan frio que daban, y la más despejada (sin árboles ni bosque) lo que nos permitiría disfrutar mejor de la luna llena.Además, Marta no había subido por el sur, asi que también era una ruta nueva para ella.




El domingo no madrugamos, no es necesario, con tal de llegar a la cima del tozal a las 17:25min, que es cuando estaba previsto el ocaso del sol, suficiente. A las 10:00 salimos de Zaragoza con 6º y un cierzo de la leche. ¿Pues igual tenemos condiciones "interesantes" en la cima del Tozal?.
En Santa Cilia, el sol nos calienta y estamos resguardados del viento, nos frotamos las manos por que podemos estar en camiseta, qué ilusos, no sabíamos lo que nos esperaba arriba.




La subida al tozal por esta ruta no la voy a reseñar por que es muy conocida; además, más o menos la he reseñado en este blog en otras ocasiones, por aquí he subido en varias ocasiones en formato trail running, esta vez iré más tranquilo y disfrutaré más del paisaje.
Hasta las inmediaciones del Collado de Ballemona, temperatura buena, pero conforme avanza la tarde, la temperatura cae en picado, y conforme ganamos altura, el viento se hace notar cada vez más.

Marta sobre el Poljé de los Abelés.



A partir del Nevero, el viento el viento es muy incómodo y nos tenemos que abrigar hasta las trancas. A partir de este punto, nos quedamos totalmente desprotegidos ya que la ruta de ascenso va por la divisoria de la línea de cumbres y el viento nos golpeaba con mucha fuerza.
Las condiciones meteorológicas pasaron a ser severas con una sensación térmica de -15º. Marta decide darse la vuelta, el frio tan intenso la ha asustado y no está disfrutando nada; además, vamos los dos con guantes de forro polar y lleva las manos entumecidas, hemos subestimado la montaña, no pensaba que iba a ser tan fria. 
Yo veo la cima del Tozal tan cerca y decido intentar la cumbre aunque no me apetece nada dejar a Marta sola descendiendo hasta el coche; además, me empiezan a preocupar los pies, al haber poca nieve he decidido subir con las zapas de trail y claro, no son adecuadas para este frio tan intenso. Quedan 40 min para la puesta de sol, asi que, como estoy tan cerca, decido tocar chufa en la cumbre y si en la cima hace tanto viento, me daré la vuelta por que el frio que tengo en los pies es muy intenso. 


Cabalgando sobre la divisoria de cumbres, frio muy intenso y fuerte viento.


Tras pasar el último collado, la propia ladera del tozal me hace de parapeto y como por arte de magia desaparece el viento. Genial, si en la cima no se puede estar, me quedaré aquí resguardado y subiré para estar el tiempo justo de ver la puesta de sol y hacer las fotografías. Pero es que en la cima del Tozal, aunque soplaba el viento y hacía mucho frio, más o menos se podía estar, lo que cambian las condiciones en la montaña en unos pocos cientos de metros.
Además, he conseguido que los pies me vuelvan a entrar en calor asi que llego con tiempo justo para disfrutar en total y absoluta soledad de una preciosa puesta de sol invernal en la cima del Tozal de Guara. Al ser la cima más alta de todo el prepirineo y al estar desplazada hacia el sur sin una sola montaña que le haga sombra entre ésta y el Pirineo, es un mirador excepcional, con unas perspectivas muy ámplias que me permitirán disfrutar de una puesta de sol maravillosa.
El ocaso de sol fue magnífico pero lo más sobresaliente fue poder contemplar la sombra del tozal proyectada hacia el macizo del Cotiella sobre todo el Valle de Nocito. Fue increible este espectáculo, duró unos pocos minutos, justo cuando se estaba ocultando el sol, solo por ver esto mereció la pena pasar tanto frio.
Una pena que Marta se diese la vuelta, pero el frio era muy intenso y había que estar muy loco para quedarse alli a echar fotografías. Y a la vuelta la luna llena iluminando nuestro descenso, a Marta la pillé en los Manantiales de Fondarriés (en cuanto pasé la zona de hielo, hice el descenso corriendo), y juntos hicimos el retorno hasta el coche.
Unas pocas fotos del espectáculo que pude disfrutar ayer en la cima. A veces las locuras tienen su recompensa:


La Sierra de Tendeñera desde el Tozal de Guara, poca innivación para estas fechas.




Se empieza a proyectar la sombra del Tozal sobre el Valle de Nocito.


El Tozal de Cubilars y la divisoria de cumbres "encendidas" por los últimos rayos de sol.


Cumbre del Tozal de Guara, estoy completamente sólo.


Hacía un frio del carajo pero mereció la pena el esfuerzo.


El sol se oculta sobre el horizonte.


El premio grande del día: la cima del Tozal de Guara proyectada  por últimos rayos del sol hacia el Cotiella sobre el Valle de Nocito, duró unos pocos minutos, qué guapo!!!!!.