domingo, 30 de agosto de 2015

AMANECER EN LA CIMA DEL MONCAYO.

ASCENSIÓN NOCTURNA CON LUNA LLENA AL MONCAYO POR LA VERTIENTE SORIANA




Los vivacs en las cumbres, las marchas y las ascensiones nocturnas con luna llena, y los amaneceres y las puestas de sol desde la cima de una montaña, ofrecen momentos mágicos, casi místicos, únicos e irrepetibles.
Para ello, sólo hace falta un poco de imaginación, una meteo asegurada, controlar el calendario lunar, las horas de salida y puesta de sol, y una montaña prominente, no necesariamente muy alta, que destaque sobre las demás, y que esté bien posicionada para que nos permita ver la salida y la puesta del sol sin que nos lo tapen otras montañas.
Este finde coincidía con luna llena y además lo daban muy bueno. Ni nos lo pensamaos, era una oportunidad de oro para disfrutar de estos momentos. Nos apetecía andar con la luna llena, asi que decidimos hacer una ascensión nocturna para llegar a cumbre al amanecer y contemplar desde la cima la salida del sol.
No nos complicamos la vida y nos fuimos al Moncayo, es una montaña idónea para hacer estas actividades. En noviembre del 2006 ya dormí en su cima y disfruté de un espectáculo maravilloso, puesta y salida del sol, con mar de nubes y coincidiendo también con luna llena, asi que sabía que esta montaña no nos iba a decepcionar:

 
Este semana, cuando íbamos a currar, veíamos el amanecer en el Moncayo y nos dimos cuenta que la luna estaba posicionada en la vertiente castellana de la montaña, asi que decidimos ascender a su cumbre por el lado soriano, desde Cueva de Agreda. Otra novedad más, por que hasta ahora nunca había subido al Moncayo por la vertiente soriana. Más larga y de más desnivel que la vertiente aragonesa, es una ruta mucho más variada que la aragonesa, y aunque salva más desnivel (1.000m aproximados), la subida se hace mucho más tendida. 
Pero no voy a describir la ruta, que es la vía normal al Moncayo por la vertiente soriana y es muy conocida, y voy a dar paso a las imágenes ya que describirán mucho mejor la noche y el amanecer mágico que pudimos disfrutar el sábado pasado.
Ya estamos pensando en la siguiente..............











viernes, 21 de agosto de 2015

VACACIONES DE VERANO 2015.

MULTIACTIVIDAD EN ASTURIAS.........Y ALGUNAS ACTIVIDADES MÁS.


Voy a hacer una entrada extensa resumiendo todo lo que nos ha dado las recientes vacaciones de verano en previsión más que probable de que alguna o muchas de estas actividades no las reseñe en el blog tanto por falta de tiempo como de ganas.
Siguiendo la dinámica de los últimos veranos, hemos buscado un destino de playa-montaña que nos dé juego para realizar múltiples actividades en la naturaleza. Hace dos años nos fuimos al Pirineo Oriental Francés, el año pasado a los Alpes Marítimos, y este año nos decantamos por Asturias, con la localidad costera de Ribadesella como campo base. En 30km se pasa de las playas del Cantábrico a los Picos de Europa, con las posibilidades de monte-playa que se nos abrían, a lo que había que sumar barrancos y sobretodo cuevas, la Cordillera Cantábrica es el paraiso de la espeleología en España.
Asturias Paraíso Natural asi es como definen las guías turísticas a esta comunidad autónoma. Y qué verdad más cierta, que variedad y qué calidad de entornos naturales que atesora esta tierra, pero no nos engañemos, aquí está todo masificado de turistas, sobretodo en agosto, da igual a dónde vayas, está todo petado de gente, sobreexplotado en algunas zonas, creo que nunca había visto tanta masificación, y en mi opinión esto le ha quitado puntos a la zona y ha sido el punto-el único por cierto-negativo del viaje. 
Este es el resumen muy resumido de nuestro periplo por las tierras asturianas:

*DESCENSO INTEGRAL DEL SELLA EN CANOA.

Esta actividad es casi obligada para todos los amantes de la naturaleza que visiten Asturias, y alojados en Ribadesella en la primera semana de agosto, con la fiesta grande de las piraguas apunto de celebrarse, con mucho más motivo.
Contratamos el alquiler de dos canoas individuales para hacer el descenso integral del Sella entre Arriondas y Llovío. A nosotros lo que nos motivaba era la longitud del recorrido y las horas que se invertían en él, ideales para practicar las maniobras con la piragua. En total 17km de río y unas 4h30min de descenso incluyendo paradas.

Si hasta parezco bueno con la piragua.


Bueno qué decir, es una actividad divertida pero no es una maravilla, el descenso del Ebro que hicimos el año pasado le daba mil vueltas a éste. Lo que sí que no nos gustó es la sobrexplotación y la masificación que tiene este río en verano, por decir un número puede que ese día hiciéramos el descenso unas 1.000 personas, un caos total de piraguas en la zona de rápidos del río. Pero lo peor fue la cantidad de garitos y barras de bar con la música a tope que han ubicado en los márgenes del río, buf, todo lo contrario al paraiso natural que te venden las oficinas del turismo. 
Ojo, no nos malinterpretéis, nos lo pasamos bien, y la actividad fue muy chula, pero esperábamos otra cosa.............

El tramo inferior del Sella, mucho más tranquilo  ya que la gente se sale del río mucho antes.



*LAS PLAYAS INTERIORES Y LOS FENÓMENOS KÁRSTICOS MARINOS DEL ENTORNO DE LLANES-RIBADESELLA.


Uno de los puntos fuertes de esta zona son sus playas naturales, con fenómenos kársticos marinos muy curiosos que centraron mucho nuestra atención. Hicimos labor de investigación en casa, pero a casi todas estas playas se llega muy cerca con el coche, asi que masificación de nuevo, para estar más tranquilos, aprovechamos los días de lluvia y de descanso para visitarlas.
Son muy curiosas las playas interiores. Son unas playas que están separadas del mar por una colina o montaña pero que por fenómenos kársticos (normalmente por estar ubicadas en una dolina), se filtra el agua del mar en pleamar formando una playa interior en medio de prados y montañas. Esto implica que para visitarlas hay que estar atentos a la tabla de mareas. La que más nos gustó fue la del Cobireju con su cueva asociada que se puede visitar (ojo con frontal) en bajamar.


Playa del Cobireju en el cambio de mareas, de pleamar a bajamar.


Contraluz y claraboya del luz en la cueva de la playa  del Cobireju.



Otra playa interior muy famosa en la zona es la de Gulpiyuri pero está mucho más masificada que la del Cobireju, al menos a nosotros nos gustó menos.


Fijaros como cambian estas playas: Gulpiyuri en bajamar.......
 
..............y Gulpiyuri en pleamar.


Los fenómeos kársticos marinos han dejado playas naturales muy chulas en esta zona, sólo es cuestión de buscarlas y jugar con las mareas para visitarlas, en unas es mejor la pleamar y en otras hay que verlas en bajamar:


Playa de la Canal en pleamar.


 Playa de Guadamía (desembocadura del río Guadamía) en bajamar.


Pero lo que nos dejó fascinados y con la boca abierta fue el karts marino de la zona de Pría. Menudo sitio, menudos paisajes, pedazo de playas y acantilados, una lección de geología kárstica marina de primer orden:

Los bufones de Pria, se convierten en geiseres por los que sale expulsada el agua del mar cuando hay grandes temporales marinos.



Dolina perforada con el agua marina formando un lago en el fondo de la misma.


Otra gran dolina perforada con el agua marina formando un gran lago interior en medio de la montaña, buah  pero qué sitio tan guapo!!!.



*BARRANQUISMO EN ASTURIAS.

En nuestra carpeta de actividades que nos llevamos estas vacaciones, llevábamos reseñas de unos cuántos barrancos de Asturias ubicados relativamente cerca de Ribadesella. Con el barranquismo hay una gran contradicción, Picos de Europa es un Parque Nacional, por lo que está prohibido la práctica de este deporte dentro del parque, las zonas periféricas del Parque Nacional, con descensos interesantes, son Parques Naturales y aquí también está prohibido el barranquismo. Eso sí, el Sella, a las puertas del Parque Nacional, es la gallina de los huevos de oro en la que todo está permitido y  sin control y que es sobrexplotado por las empresas de aventura de la zona........ menuda contradiccion!!!!.
El caso es que, aunque me costó lo suyo, conseguí permisos de la Consejería de Medioambiente del Principado de Asturias, para hacer algún descenso por el Parque Natural del Ponga. Me dejaron muy limitado y con pocas opciones. pero al menos era algo y nos permitiría hacer alguno de los mejores barrancos de Asturias.
El barranco estrella de las vacaciones y uno de los que nos habían dado permiso era la Foz de Víboli, considerado uno de los mejores descensos de Asturias. Las guías decían que era técnico, muy deportivo y de aguas muy frias, asi que íbamos encendidos con este barranco. Luego, una vez dentro, no nos pareció tanto, ni tan bonito ni tan técnico, al menos con estos caudales.
Ojo, que el barranco nos gustó mucho, pero esperábamos más de él, si éste era el mejor descenso de todos lo que llevábamos reseñados, cómo serían el resto supuestamente menos interesantes.


Agua abundante y ambiente frio y encajado en la Foz de Víboli.


La cascada más chula de la Foz de Víboli en una zona muy encañonada en la que casi no entra la luz.



Por la tarde, después de hacer la Foz de Víboli, y dado que nos pillaba de paso nos fuimos al Barranco del Vallegón. está fuera del Parque Natural de Ponga asi que no hay que pedir permisos. Este barranco está muy trabajado por las empresas de aventura, de hecho es uno de los barrancos más descendido de la zona oriental de Asturias. Si vais por la tarde, estaréis más tranquilos.


Última cascada del Vallegón Superior.



Este barranco sí que nos gustó menos pero para pasar la tarde sirve. Lo que nos llamó la atención  y es algo que no tenemos en los barrancos de aquí, es el material en el que estaba excavada la garganta: cuarcita roja muy resbaladiza.





*ESPELEOBARRANQUISMO: CUEVÓN DE LA PRUNEDA.


Dado que los barrancos no era el punto fuerte de Asturias, nos decantamos por otras actividades mucho más interesantes y que no podemos hacer en Aragón. El espeleobarranquismo o los barrancos dentro de las cuevas es una de la actividades más curiosas que podemos hacer si practicamos estos deportes y en la Cordillera Cantábrica tenemos unos cuantos espeleobarrancos.
Cerca de Ribadesella teníamos un espeleobarranco muy atractivo: el Cuevón de la Pruneda. Por la boca superior del sistema subterráneo se cuela el río Purón para salir por su boca inferior después de 1km aproximado de recorrido por dentro de la tierra. Descenso disfrutón a más no poder.


Boca superior del Cuevón de la Pruneda por dónde su cuela el río Purón.


Ojo con el retorno, nosotros no hicimos el barranco exterior por que la reseña nos indicaba un cascada de roca muy suelta. Nosotros hicimos la travesía exterior que iba por la parte superior de la boca inferior de la cueva, uf, qué miedo pasamos, expuesto no lo siguiente, y más con lo mojado que estaba el terreno de las lluvias del día anterior. Evitad este retorno a toda costa.





*LA MONTAÑA DE LOS PICOS DE EUROPA: LA GARGANTA DEL CARES.


Esta zona de Asturias nos permite combinar la playa y montaña en muy pocos kilómetros.Teníamos reservadas varias actividades en Picos de Europa pero como también queríamos hacer cuevas y barrancos y hubo unos cuántos días que nos llovió (esto limitó nuestro planning de actividades), al final sólo nos quedó un día que reservamos para hacer el pateo de la Garganta del Cares.


El Naranjo de Bulnes, la montaña emblemática que representa al alpinismo español.


La Garganta del Cares atraviesa el corazón de la zona más agreste de los Picos de Europa, a los pies del Naranjo de Bulnes, entre las localidades de Poncebos (Asturias) y Caín (León). Es una senda espectácular excavada literalmente en la roca del Garganta del Cares al estilo del Congosto de Montrebei o del Chemin de la Mature pero mucho más larga, el recorrido entre ambas localidades es de 11km que a la vuelta serán 22 por lo que echaremos todo el día.

 Camino espectacular y aéreo excavado literalmente en la roca.


 Esta senda fue excavada por el hombre a principios del S.XX para construir un canal de aguas para aprovechamiento hidroeléctrico por la zona alta de la Garganta del Cares. Por lo tanto es un camino artificial pero tenemos que dar las gracias al esfuerzo de estos hombres ya que su resultado nos permite recorrer de forma fácil el que probablemente sea la ruta más recorrida y bonita de los Picos de Europa.
Parque Nacional + mes de agosto = muchos turistas pero esto no nos pareció tan masificado como otras zonas, aunque puede que sea una impresión errónea, y eso hizo que nos gustase bastante la ruta.


La Garganta del Cares vista desde los Collados.
 

La historia del alpinismo español: mojón conmemorativo en Caín (provincia de León) de la primera ascensión al Naranjo de Bulnes.



*UNA DE ESPELEOLOGÍA: TRAVESÍA SIL DE PERLAS-VALPORQUERO-CUEVONA.


Esta actividad estaba marcada en rojo en nuestro planning para estas vacaciones. La travesía subterránea que queríamos hacer estaba ubicada en la provincia  de León, a los pies del Puerto de Pajares, unas 2h de coche desde Ribadesella, lejos pero desde luego más cerca que si estuviéramos en Zaragoza. Nosotros no lo dudamos y como sabíamos que la actividad era muy atractiva, lo difundimos por si alguien más quería venirse. Sergio picó a la primera, éste no se perdía Valporquero bajo ningún concepto, aunque le costó 5h de coche desde Zaragoza, lo que hace la afición y la droga por estas actividades, sobretodo cuando son tan bonitas, eh?.


Preparativos previos antes de entrar a la travesía: armados hasta los dientes.


Y por qué plantear semejante paliza de viaje. Por que la travesía de Sil de Perlas-Valporquero-Covona es una de las mejores travesías subterráneas que se pueden hacer en España. La boca de la Sil de Perjas te introduce en una sima vertical y técnica de unos 160 metros de profundidad de una belleza indescriptible para pichar el río subterráneo que viene de la boca de Valporquero y realizar un espeleobarranco, el más bonito que también se puede hacer en España, con rincones muy  espectáculares, que nos permitirá salir por la boca inferior del sistema, la Covona, y terminar con un barranco exterior que desemboca en el río Torio. En total entre la Sil de Perlas y la Covona una travesía de 220 metros de desnivel. Esta travesía nos dejó sin palabras, menuda pasada!!!!!!!.
¿A qué ahora entendéis por que realizamos el esfuerzo de venir hasta aquí, unos desde Ribadesella y otro desde Zaragoza. Sin duda alguna fue la mejor actividad de estas vacaciones.


Boca de la Sil de Perlas, en la parte superior del sistema.


Esta actividad sí que prometo reseñarla próximamente en el blog.

Contentos a más no poder en la Covona (final de la travesía subterránea), con la Sil de Perlas-Valporquero-Covona en la saca.



*VUELTA A ZARAGOZA PERO CONTINUA LA ACTIVIDAD EN LOS PIRINEOS: ASCENSIÓN AL PICO ANIE.


Frente a la pirámide cimera del  Pico Anie.


Pues eso que en casa nos aburrimos y como aún tenemos unos días antes de volver al curro, en cuanto descansamos del viaje de Asturias, aprovechamos un par de días de buen tiempo para subir al Pirineo. Hemos vuelto de Asturias un poco saturados del neopreno y del agua, asi que nos planteamos hacer monte y subir al Anie desde la preciosa localidad francesa de Lescún.

Progresión compleja por el karst de alta montaña del Pico Anie.


La tarde de nuestra llegada nos recibe con frio y lluvia, esta noche tuvimos 6º dentro de la furgoneta. Pero el día siguiente sale radiante y nos permite subir a la pirámide el Anie por una ruta mucho más solitaria, bonita, variada y también más larga, que la que viene por Belagua.



Marta superando por terreno duro de alta montaña los últimos metros de desnivel antes de coronar cumbre.


Hicimos una pequeña circular subiendo por un collado y bajando por otro. Bravo por Marta, se portó como una campeona, al final salió una actividad larga y relativamente exigente, 1.100 de desnivel positivo y un terreno complicado de moverse por el enorme caos del karst de alta montaña del Pico Anie.


En la cima del Pico Anie (2.504m).


Y esto es todo los que nos han dado de sí estos días. Bueno no, aún hubo más tralla,  ayer bajé otra vez del Pirineo con una paliza severa después de una actividad bastante dura pero esto esperaré a que lo cuente primeramente mi compi de aventuras. Ahora estoy aprovechando para descansar del palizón en el último día de vacaciones y actualizar el blog en previsión de que a la vuelta de vacaciones se me acabe el tiempo para escribir.
Y como siempre digo en estas fechas, que bien se está de vacaciones y que dura es la vuelta al curro!!!!!!.

martes, 28 de julio de 2015

BARRANCO DE LAPAZOSA.

UN DESCENSO IMPRESCINDIBLE EN EL PIRINEO ARAGONES 


Que sí, que ya lo sé, que no tengo perdón, a mis años y a estas alturas del telediario y todavía no había bajado el Barranco de Lapazosa. Este cañón de alta montaña, afluente del río Ara y ubicado en el Valle de Bujaruelo, está considerado por las Guías de Barrancos como un descenso imprescindible y uno de los mejores barrancos de la cara sur de los Pirineos.





El caso es que a mi este barranco nunca me había hecho ni fu, ni fá, no sé por qué pero no me llamaba mucho la atención. Además, sabía que era un barranco masificado, tanto por su fama como por que en él trabajan en verano las Empresas de Aventura del Parque Nacional de Ordesa, lo que unido al gran número de rápeles que tiene, garantizaba unos atascos importantes en las cabeceras de las cascadas.
Pero también sabíamos que era un descenso a programar, por eso figuraba en nuestra interminable lista de actividades pendientes e incluso ya le habíamos puesto fecha de realización otras veces, aunque ésta ha sido una actividad que siempre se nos ha resistido, siempre que la programábamos pasaba algo, o meteo adversa, o caudales altos o imprevistos de última hora...............y así hasta el  sábado pasado.
En un verano en el que no estamos disponiendo de todo el tiempo que quisiéramos para salir al monte, esta actividad se nos planteaba perfecta para cubrir el único día disponible del finde. Pero tampoco las teníamos todas con nosotros, la meteo daba una mañana bastante fresca, y en el Valle de Bujaruelo ya sabemos como son las mañanas frescas, incluso en verano, pero por suerte, a las 10:00 de la mañana la temperatura en Torla era de 17º. Y tampoco sabíamos como iban a estar los caudales después de las tormentas de la última semana.........y de nuevo se disiparon nuestras dudas al entrar en el Valle de Bujaruelo y ver el caudal del Salto del Carpín, parece que esta vez por fin íbamos a poder bajar el Lapazosa y lo haríamos con un caudal más bien bajo.
No voy a hacer una descripción pormenorizada de este barranco ya que es muy conocido. La aproximación de 45min se hace desde San Nicolás de Bujaruelo, siguiendo la senda que sube al Puerto de Bujaruelo para desviarnos en la tercera torreta de luz (es el camino hacia el Ibón de Bernatuara) y cruzar al poco rato por el cauce de nuestro barranco, punto dónde nos equiparemos.
Haciendo fama a su masificación, coincidimos en la entrada del barranco 4 grupos a la vez y un total de 11 personas, al menos no había ningún grupo guiado, pero gracias a la indecisión del resto de personas conseguimos entrar los primeros. Luego, como nos dimos algo de vidilla (sin prisas pero sin pausas) conseguimos hacer la totalidad del descenso relativamente sólos, algo impensable en un fin de semana de julio.

Barranco de alta montaña: vistas preciosas del Valle de Bujaruelo y de Otal durante la aproximación.



La primera parte esta muy engordada y es una sucesión ininterrumpida de cascadas que se resuelve en 11 rápeles. El barranco salva bastante desnivel en este tramo pero no da la sensación de verticalidad. Desde luego hay que reconocer que esta primera parte es entretenida y muy deportiva. También tiene algunos saltos y toboganes (que hacen famoso a este barranco) pero nos parecieron muy forzados y decidimos progresar todo el rato con la cuerda.


Numerosos rápeles..........



Este primer tramo es bastante bonito y mantenido pero no nos pareció que fuera de 5 estrellas como lo definen algunas guías.



........en el tramo más deportivo y encañonado del barranco.



Tras el R11 el barranco se abre y toca un tramo de andar por bloques algo resbaladizos. El cañón pierde algo su interés pero hay que ser pacientes por que enseguida llegaremos al que, bajo nuestro punto de vista, es el punto de mayor interés de este descenso: la gran cascada-rampa de 70 metros. Las vistas del Valle de Bujaruelo y del Valle de Otal desde el umbral de esta cascada son muy bonitas, barranco de alta montaña al 100%. 
Este es un punto del barranco de colapso total y absoluto en caso de masificación, si hay mucha gente os tocará esperar un montón de rato (me han contado que hasta 1h en verano) y esto le puede quitar mucho encanto a este descenso. Nosotros, como nos dimos vidilla, bajamos la cascada prácticamente solos y sólo vimos a los grupos de detrás cuando ya estábamos bajando el segundo rapel de la gran cascada.


La gran cascada de 70 metros, la estampa más conocida de este barranco.



Tras esta vertical, otro rapel muy chulo sobre otra cascada más de 30 metros pone el broche final (al falta de un corto rapel más) al tramo más bonito de este barranco que para nosotros fue  el de las grandes cascadas finales aunque éstas fueran abiertas y poco encajadas.


Este precioso rapél de 30 metros pone el broche final al último tramo abierto del descenso.



Por fin ha caido el Lapazosa. Tras descenderlo puedo afirmar que es un barranco recomendable pero que en nuestra opinión esta sobrevalorado por las Guías de Barrancos, nos pareció bonito pero no tanto como para considerarlo 5 estrellas........y eso de que esté tan masificado en verano, con la cantidad de rápeles que tiene y el consiguiente atasco de los grupos, le tiene que hacer perder mucho su interés. 
A pesar de todo es un descenso a programar y sí, como he dicho al principio de esta entrada, era imperdonable que hasta ahora no lo hubiéramos descendido..........

lunes, 13 de julio de 2015

PICO ANETO, 20 AÑOS DESPUÉS.

20 AÑOS DE ACTIVIDAD EN LA MONTAÑA.


La cara sur del Aneto (junio de 2015).


14 de julio de 1995. Estamos acampados en las praderas de los Baños de Benasque, por aquel entonces se podía hacer esto. Mi padre se le ha metido en la cabeza la idea de subir al Aneto y lo vamos a intentar al día siguiente. Nuestra experiencia en la alta montaña es prácticamente nula, no sabemos dónde nos metemos pero estamos ilusionados. Previamente hemos parado en Benasque para alquilar crampones, si no recuerdo mal en la Casa de los Guías, no los hemos usado nunca pero nos han dicho que son necesarios para progresar por el glaciar. Que si la Besurta, la Renclusa, el Portillón Superior, el glaciar, el Collado de Coronas, que si el Paso de Mahoma, son etapas y nombres que resuenan en nuestra cabeza pero seguimos sin saber dónde nos metemos.



Con mi padre en el glaciar del Aneto (julio de 1995).



Al día siguiente, el 15 de julio de 1995, empieza nuestra aventura a las 05:30 de la mañana. Hemos aparcado el coche en la Besurta, entonces también se podía.......y salimos en procesión junto con otros muchos montañeros guiados por la luz de nuestras linternas.
El material que llevaba aquel día merece un comentario, bueno no, unos cuántos comentarios. En mis pies unas pesadas botas de cuero, de esas a las que había que echar grasa de caballo, compradas en el rastro de Zaragoza, por cierto, un pie era medio número más pequeño que otro. Como habíamos oido que íbamos a pisar mucha nieve y por aquel entonces éramos esquiadores de pista, llevábamos unos calcetines  de marca "Boomerang", de esos que se vendían en el Corte Inglés para esquiar, que llegaban hasta la rodilla, daban mucho calor y por supuesto no transpiraban nada. Botas de cuero y calcetines gordos de esquiar garantizaban el llegar al coche de vuelta con ampollas, más bien cráteres, en los pies.
Las linternas eran un caso aparte. En la mano y no en la cabeza, de esas rectángulares de las que se usaban en los talleres y la pila de petaca, la más pesada posible. 
La mochila era una "Serval" comprada en el año 89 en Deportes Copy como regalo de comunión para ir de campamentos, entonces a los crios nos regalaban esas cosas en nuestra primera comunión. Aún guardo esa mochila como oro en paño.............
Al principio salimos en pantalón corto, pero como hacía frio llevaba las medias de esquiar subidas hasta las rodillas. Por si acaso, un pantalón largo en la mochila que por supuesto no era de montaña, sino la parte de abajo de un chandal de tactel que aún flipo cómo podíamos llevar por aquel entonces ese tejido, y no me refiero sólo a la montaña.
Las gafas las de esquiar, el bastón el de esquiar también (nada de telescópicos como ahora), cacao de los que te dejaban los morros blancos y crema de sol de factor bajo que nos garantizó bajar con la cara y los brazos quemados.
Y como colofón, un jersey de forro polar, por aquel entonces ese tejido acababa de salir al mercado, pero nosotros aún no disponíamos de ropa técnica, cómo podéis ver todo lo que llevábamos era material de fortuna.





Frente a la Cresta del Medio en el glaciar del Aneto (julio de 1995).



No teníamos ni idea de cómo se iba, ilusos de nosotros pensábamos que habría una senda que llevaría a la cima pero en los bloques de granito no se forman sendas. Tampoco  era complicado adivinar la ruta, bastaba con seguir a la marabunta de la fila de montañeros que también iba ese día al Aneto. En eso, creo que no ha cambiado nada la ruta.
Antes de llegar al Portillón Superior los neveros estaban muy duros y tuvimos que calzar los camprones, era la primera vez que me ponía estas herramientas. De correas por supuesto, eran los únicos que alquilaban  en Benasque; desde entonces no me he vuelto a poner crampones de correas.
Al pasar el Portillón Superior la primera imágen del Aneto con el glaciar de por medio. La gente se pone polainas, nosotros es la primera vez que las vemos, a la ida la nieve estaba dura pero a la bajada era granizado, asi que a bajar con los pies chipiados, con los calcetines de esquiar que daban un calor de la ostia y las botas que nos transpiraban nada.........menudo crater en los pies.
Chino, chano llegamos al Collado de Coronas, la pendiente se acentuaba y otra vez a ponerse los crampones. Me cuesta dar un paso adelante, estoy experimentando por primera vez la extraña sensanción de tener que ir muy despacio por el esfuerzo y la altura.......y la verdad, me gusta esa sensación.
Por fin llegamos a la antecima del Aneto pero aún queda por superar el PASO DE MAHOMA. Vaya nombre que le han puesto. La cresta del Paso de Mahoma, masificada de gente ya por aquel entonces, me pone a prueba, paso mucho miedo, sobretodo a la vuelta ya que a la ida todavía no sabía lo que me iba a encontrar.


Pasando mucho miedo en el Paso de Mahoma (julio de 1995).



El 15 de julio de 1995, un crio de 15 años sin apenas experiencia en la alta montaña pisaba por primera vez  la cima del Aneto. Era mi primer tresmil y mi bautizo oficial como montañero. La sensación de tener todos los Pirineos bajo mis pies me marcó de por vida, fue el orígen de toda esta afición que a veces sí y a veces también es mucho mayor que una droga. 
Miraba a mi alrededor y veía un montón de montañas, crestas, paredes,agujas y valles. En aquel momento no sabía identificarlas, lo que no sabía ese día es que todo esto que me roedaba iba a ser el escenario en el que iba a dedicar la mayor parte de mi tiempo libre durante los siguientes 20 años.
Quería saber el nombre de todas esas montañas pero sobretodo, quería ser montañero para tener la oportunidad de poder subirlas.

Cima del Aneto (15 de julio de 1995), aquí empezó todo. Fijaros en el material que llevábamos.



El descenso fue agónico, sobretodo del Portillón Superior a Renclusa. Llegué al coche fulminado, con la cara quemada y ampollas gigantescas en los pies. Cuando llegamos al Plan de los Baños de Benasque, me tumbé en la tienda mientras mi padre bajaba a Benasque a devolver los crampones. Estaba tan cansado que me quedé dormido y no amanecí hasta el día siguiente.  
Había sido un día muy duro, pero había merecido la pena.


El Aragüells y los Lagos de Coronas todavía helados (junio de 2015).



20 de junio de 2015. Salimos de trabajar por la tarde y nos plantamos al anocher en el Refugio de Vallibierna, a los pies de la cara sur del Aneto. 20 años después, mi padre y yo vamos a recordar aquella ascensión de julio de 1995, aunque esta vez vamos a subir al techo de los Pirineos por la cara sur.
Esta vez hace mucho más frio y, aunque vamos por la vertiente sur, hay mucha más nieve. Esta vez llevamos el material adecuado, botas de alpinismo, polainas, crampones semiautomáticos, parkas de gore tex y piolet.  
Conforme va amaneciendo y vamos ganando altura, miro a mi alrededor y soy capaz de identificar todas las montañas, entre otras cosas por que las he ido subiendo casi todas a lo largo de todos estos años. Esa Cresta de Llosas que hice con el Chacho en un día de viento infernal, esa Canel Estasen en la que guié a un grupo de Montañeros de Aragón, ese Aragüels invernal que subí con mi padre en el 2004..........
Al otro lado del Collado de Coronas se acaba la tranquiladad de la vía y me encuentro con la marabunta de montañeros que suben por Renclusa. Esta vez las rampas del Collado de Coronas no se suponen tanto esfuerzo.


La Canal Estasen vista desde el Collado de Coronas (junio de 2015).


.
En el Paso de Mahoma el mismo atasco de gente que en el año 95. La cresta sigue siendo la misma pero yo no, en todos estos años he cabalgado por las principales crestas y aristas de los Pirineos y ahora ya no me supone ningún reto. En el 95 me ayudaban a mi mientras pasaba mucho miedo, en el 2015 soy yo el que ayudo a otras personas mientras observo sus caras de miedo.


20 años después otra vez en cima del Aneto.



El 21 de junio de 2015,  nada más y nada menos que 20 años después, vuelvo a pisar la cima del Aneto. He dejado de ser ese niño de 15 años y ahora pinto canas. El escenario virgen que hace 20 años se mostraba a mi alrededor ha sido mi campo de juego durante todos estos años, ahora reconozco todas las cimas, aristas y valles que me rodean, es la cuarta vez que piso el techo de los Pirineos, tengo unas 230 ascensiones a cimas de tresmilmetros y he subido a casi todos los tresmiles de los Pirineos.


Grandes atascos en el Paso de Mahoma, esto no ha cambiado 20 años después.



Para mi fue un momento muy emocionante, casi tanto como lo fue hace 20 años. Faltó una cosa para que fuera perfecto y es que no me pudo acompañar mi padre en la cima, tuvo problemas físicos y se tuvo que dar la vuelta. Espero que me pueda acompañar de nuevo próximamente.



El Pico Coronas y el glaciar del Aneto. ¿Todavía existirá cuando venga dentro de 20 años?.



En todos estos años las montañas me han enseñado muchas cosas. Esfuerzo, sacrificio, éxitos, fracasos, frio, calor, miedo y estrés, pero también osadía y ganas de superarnos, cumbres, vías, en invierno, en verano, con buen tiempo, con malo, andando, escalando, con esquís (sí con esquís, hace años esquiaba), corriendo, por arriba, por debajo.........he intentado practicar casi todas sus modalidades con toda la ilusión que tenía y también con la mayor humildad posible. Aprendices de todo, maestros de nada, estos 20 años en el monte me dan la categoria de "montañero veterano" pero también me sirven para darme cuenta que en esta vida se está continuamente aprendiendo. 
No me quiero olvidad también de todos los que me habéis acompañado en estos años. La montaña me ha dado muchos amigos, aunque también he perdido alguno, sin duda alguna esto ha sido lo mejor de todos estos 20 años.
Espero que los siguientes 20 años la salud me respete y me permita seguir con esta afición que tanto me ha dado.Y es que se trata sólo de esto, de disfrutar de la vida rodeado de los tuyos y haciendo lo que más te gusta.
En el 2035 tengo una nueva cita con la cima del Aneto!!!!!!.