jueves, 21 de julio de 2016

LAS MARAVILLAS DEL INTERIOR DE LA TIERRA: EL RÍO SUBTERRÁNEO DE MOONMILK DE LA SIMA-MINA DE ALZOLA

UNA RAREZA GEOLÓGICA ÚNICA EN EL MUNDO.


Fijaros en en color del río subterráneo que tenemos bajo nuestros pies.


MOONMILK (LECHE DE LUNA). Curiosa y extraña palabra que  para muchos de vosotros seguramente será la primera vez que la oigáis. Designa a uno de los espeleotemas más raros y extraños que podemos encontrar dentro de las cuevas. Según la Wikipedia, es una sustancia blanca y cremosa constituida por un precipitado a partir de piedra caliza que comprende agregados de cristales finos de composicion variable, normalmente materiales carbonatados como la calcita, la hidromagnesita o monohidrocalcita. 
Para que sea más comprensible, el agua que se filtra por dentro de la tierra normalmente va cargada de carbonato cálcico y, al entrar en contacto con el aire en alguna galeria, precipita y forma una concrección sólida en forma de piedra que puede formar los diferentes espeleotemas que encontramos en las cuevas (estalactitas, estalagmitas, gourgs, banderas....etc). En el caso del Moonmilk, la precipitación no acaba en una concrección sólida sino que forma una pasta blanquecina que podemos encontrar adherida a las paredes o en el suelo de la cavidad.
Este raro espeleotema lleva el nombre de la cueva suiza dónde se encontró por primera vez en el S.XVI: Höhle Mondmilchloch o Caverna de la Leche de Luna y en el imaginario popular se pensaba que podía ser usado con fines cosméticos.
En las cavidades dónde hay Moonmilk normalmente lo encontramos en pequeños corros o manchas de unos escasos centímetros cuadrados. Esto es  lo normal en las escasas cavidades dónde hay Leche de Luna. 
Cerca de Zumaia se encuentra la Sima-Mina de Alzola. La sima apenas tiene 400 metros de desarrollo y unos escasos 70 metros de profundidad. Junto a la sima hay vetas de lignito que fueron explotadas como minas hasta finales del S.XIX y que interceptan la sima en varios niveles y a diferentes cotas. Las galerias de la sima junto con la mina hacen un total de unos 700 metros de desarrollo.
En sí, esta cavidad no tendría mucho interés, salvo por un fenómeno geológico que la convierte en una rareza única en el mundo. En su interior hay Moonmilk, pero no es como en otras cavidades que se manifiesta en estado pastoso, adherido a paredes o al suelo y de un tamaño de unos pocos centímetros cuadrados. En esta cavidad lo encontramos en estado líquido y formado, en alguna de las galerias de la mina abandonada, un auténtico río subterráneo, el único río de Moonmilk que se conoce hasta ahora en el mundo. A diferencia de otras cavidades, el Moonmilk de la Sima-Mina de Alzola está constituido por Gibbisita, un hidróxido de aluminio formado por cristales muy pequeños que, en contacto con el agua, hace que se manifieste en estado líquido.
El contraste del negro del lignito de las paredes de la mina con el color blanco inmáculado del río de Moonmilk es de una belleza indescriptible, al igual que el propio río de Leche de Luna, de un tacto cremoso que parece que sea yogur. Es increible que este río sea piedra líquida.
A veces naturaleza es tan caprichosa que desafía sus propias reglas y nos regala cosas que nunca podríamos pensar que podrían existir. Ese día salimos de la sima con una sonrisa de oreja a oreja, cosas como ésta no se ven todos los días.
Y hasta aquí puedo y debo hablar. Dejo paso a las fotografías que tomamos en el interior de la sima para que podáis ver el fenómeno geológico tan excepcional y raro que hay en su interior, el único río de leche de luna conocido en el mundo.
Ah se me olvidaba, la conservación de este sitio tan frágil es responsabilidad de todos los espeleólogos que visiten esta sima, eso es en todas las cuevas pero en ésta aún más si cabe.



En el borde de la sima preparando el material.



Instalando en anclajes naturales el acceso a la la sima.



Precioso rapel volado de unos 15m por el interior de la sima



Desde la base de la sima,  pequeña boca de acceso al interior de las galerias.



Con la boca abierta y me quedo corto:  el río de Moonmilk de la Sima-Mina de Alzola.


De color blanco inmaculado y de tacto cremoso, parece yogur.



Al contacto, el río forma tonos rojizos y pardos muy curiosos


Bello contraste del negro del lignito de la galeria de la sima con el color blanco inmaculado del río de Moonmik.


Qué sitio tan guapo y que fenómeno tan raro, lo que es capaz de hacer la naturaleza.


Formaciones extrañas de óxidos y estalactitas con moonmilk cuelgan sobre el techo de la cavidad.


Ese día salimos de la sima con una sonrisa de oreja a oreja!!!!!

miércoles, 13 de julio de 2016

SUMMER TIME......Y A REMOJO!!!!!.

NUESTRAS ÚLTIMAS ACTIVIDADES CON EL NEOPRENO PUESTO. 


Ésta va a ser una entrada larga por el número de actividades pero a la vez concisa ya que voy a ser muy breve con las reseñas de las actividades, el tiempo es un bien muy escaso y es la única manera que tengo de mantener vivo este blog.
Estas últimas semanas hemos sacado a pasear el neopreno aunque nos ha costado sacar adelante las actividades por la gran actividad tormentosa de estos últimos fines de semana y que el mal tiempo siempre coincidía con los días que teníamos libres. Aun así, alguna cosa hemos ido haciendo:


*BARRANC DEL RÍU CANALETES (ELS PORTS-HORTA DE SAN JOAN).


La cabecera del barranco excavada en conglomerado a los pies de las Roques de Benet.


El Parque Natural de Els Ports alberga una cantidad importante de barrancos, la mayoria de ellos secos o de carácter torrencial, y la mayoria también prohibidos, salvo unos pocos que están regulados y en los que tendremos que solicitar los permisos pertinentes para poder descenderlos.


La Cascada del Ventador, un lugar idílico, inicio de nuestro descenso (la normativa impide el descenso de esta cascada).


El Barranc del Ríu Canaletes es uno de los pocos barrancos regulados que podremos descender en el Parque Natural tras recoger los permisos necesarios en la población de Horta de San Joan. Es un barranco muy trabajado por las empresas de aventura y me atrevería a decir que es uno de los cañones que más se desciende en toda Cataluña.



Es un cañón de caudal permanente y su principal característica es que está excavado en conglomerados. Los que hacéis barrancos con cierta frecuencia, sabréis lo poco frecuentes que son los cañones de caudal permanente excavados en conglomerado.


Algunos rincones no tienen nada que envidiar a la Sierra de Guara.



Es un descenso sencillo, cortito y muy divertido. Con cuidado se puede saltar todo y descenderlo sin necesidad de usar cuerdas.  Este juguetito alberga en algunos puntos rincones de gran belleza que nada tienen que envidiar a la Sierra de Guara.
¿Merece la pena venir a hacerlo de propio?. Desde Zaragoza no por que es  muy corto, pero combinándolo  con otras actividades por la zona como la escalada, la BTT, la espeología o la montaña, o como hicimos nosotros, a la vuelta de un finde playero por el Delta del Ebro, sí que es un descenso muy recomendable. No os olvidéis de respetar la normativa, estaréis o no de acuerdo, pero es un Parque Natural y, como pudimos comprobar, está todo muy regulado y vigilado.




Con cuidado se puede hacer todo el barranco saltando y sin cuerda. Ojo con el salto del último rapel por que tiene trampa.


*CUEVA DE LOS ARNALES (GARGANTA DE ESCUAIN).

Contraluz en el porche de entrada a la cavidad.


Esta cavidad se encuentra en la Garganta de Escuain, cerca de Revilla, concretamente en la base de la última cascada del Barranco del Trásito Superior. Forma parte del complejo entramado kárstico de la Garganta de Escuain en la que el agua aparece y desaparece por arte de mágia y está directamente relacionada con el Barranco del Trásito  Superior, del que hace la función de surgencia.


El pequeño río subterráneo que recorre el interior de la cueva.



Es una cavidad horizontal, sencilla de recorrer, de ámplias galerias, con su río subterráneo, aunque es de poca entidad y la podremos visitar sin el neopreno (te mojas como mucho hasta las pantorrillas, en estiaje claro).


Las cuevas, si tienen agua, son mucho más bonitas.



Ámplias galerias cómodas de recorrer.


La galeria y la sala principal se puede recorrer tranquilamente andando; no obstante, si llevamos equipo de progresión vertical y 12 metros de cuerda, podremos enredar un rato hacer un recorrido circular por las cornisas y las galerias superiores de la gran sala.


Con material de progresión vertical podremos enredar un rato por las galerias superiores.


Cavidad fuertemente concreccionada........


Sin bien la cueva no tiene gran interés deportivo, sí que se caracteriza por estar fuertemente concreccionada, con rincones preciosos en los que disfrutaremos un montón. La verdad es que es un cavidad de gran interés estético.
A combinar con otras actividades de la zona, nosotros aprovechamos para visitarla un día de mal tiempo en un finde barranquista por la Garganta de Escuain. De hecho, cuando salimos tuvimos que estar refugiados un rato en el porche de la cavidad por que afuera estaba lloviendo.



.......y rinconces de gran calidad estética.



*BARRANCO DEL PUERTO. RÍO SÍA.

Entorno de alta montaña en la cabecera del barranco.


El Sobrepuerto probablemente sea la zona de Europa que albergue la mayor cantidad de barrancos excavados en flysch. En el entorno del Cotefablo hay unos cuántos descensos de este tipo y de todos ellos destaca el Barranco del Puerto o del Río Sía.
Este barranco se ubica cerca de Yésero y no es tan conocido y frecuentado como otros barrancos en flysch del Sobrepuerto. Tiene una primera parte de carácter más abierto y en un entorno de alta montaña y una segunda parte, a la que se puede acceder directamente, más encajonada y  excavada en el flysch.


Carlos en los primeros rapeles abiertos y en rampa del descenso.


Nosotros le entramos por arriba, puestos a hacer el barranco, lo haríamos entero. Alli coincidimos con Carlos y Alicia, dos barranquistas cántabros que son unas auténticas machines y con los que hicimos equipo y compartimos descenso. Os dejo por si os apetece alparcear el enlace del blog de Carlos, toda una referencia en lo que respecta a los barrancos de la cornisa cantábrica: http://caimanejo.blogspot.com.es/ 



Aunque enseguida se engorda el barranco (foto de Carlos).



Poco a poco entramos en la zona más encajada y excavada en el flysch (foto de Carlos).



Este barranco podrá gustar más o podrá gustar menos. Desde luego no es tan divertido como el Furco ni llega a tener la estética del Forcos. Es de carácter más bien abierto y es cierto que le falta continuidad.


 En el tramo más encajado y estético del descenso (foto de Carlos).



Pero hay un punto concreto que justifica por sí solo este descenso. Estoy hablando de la gran cascada de 36m, que se desciende mediante un enorme rapel volado bajo una cortina de agua que rompe contra un espolón rocoso de la parte inferior del salto. Rincón 5 estrellas y rapel de los que se quedan grabado en la retina.


Alicia iniciando el gran rapel volado de 36m.....a disfrutar!!!!!!!!.



Ojo por que este rapel tiene fama de devorar cuerdas. La cuerda roza  fuertemente en varios puntos y nos obligará a gestionar muy bien la maniobra del descenso para garantizar la seguridad de todos los componentes del grupo y evitar tener que tirar la cuerda a la basura después de su descenso. Recomendable el uso de protectores de cuerda.


Sobran las palabras, menuda pasada de cascada y qué rincón tan estético.



Más allá la mencionada cascada que es una pasada, a nosotros nos gustó este barranco, tiene rinconces chulos  y lo podéis comprobar por las fotos que pongo del descenso. Además es un rincón solitario, algo a valorar para los que no nos gustan los barrancos masificados.


Marta en los últimos rápeles del descenso.


*CUEVA DE SANTA ELENA (BIESCAS).

La surgencia y la boca de la cavidad ubicada junto a los muros de la Ermita de Santa Elena.


La Ermita de Santa Elena domina desde un alto el estrechamiento que forma el río Gállego justo poco antes de llegar a Biescas. Tradicionalmente se considera este punto como el inicio del Valle de Tena. La ermita está ubicada junto a una cueva de la que sale una surgencia que alimenta más abajo una vistosa cascada de tobas y travertinos bien visible desde la carretera y que en invierno llega a congelarse por completo. Evidentemente, el motivo de la ubicación de esta ermita se debe a la cueva y al manantial junto a la que está construida.


Desde la entrada el contacto con el agua es constante.


Dicha surgencia está alimentada por un río subterráneo al que podemos acceder por la cueva que está justo a la derecha de la ermita. La visita de esta cueva consiste simple y llanamente en remontar el río subterráneo que circula por su interior. El contacto con el agua es constante ya desde su entrada por lo que estaremos obligados a llevar el neopreno completo.



Primer tramo del río subterráneo junto a los muros de la ermita.


Tras pasar los muros de la ermita que se prolongan por el interior de la cueva junto al río subterráneo, tendremos que superar un paso estrecho algo incómodo que nos dejará en la parte natural y sin alterar de la cavidad.


Superando la estrechez incómoda para acceder a la parte no alterada de la cueva.



Será necesario que llevemos también equipo de progresión vertical ya que tendremos que remontar con la cuerda una pequeña cascada y un pasamanos ascendente en el tramo final de la cavidad.


Instalación para ascender-y descender después-la cascada de 6m del inicio.





Esta cueva tiene de todo pero en pequeño, sería un pequeño resumen de lo que nos podemos encontrar en las grandes cavidades pirenaicas. Un río subterráneo, un lago, pequeñas cascadas; sin duda alguna es el agua la que le da un encanto especial a esta cavidad. 
Recomendamos visitarla en días de poca afluencia de turistas, os puedo asegurar que ese día fuimos la sensanción cuando salimos con el neopreno puesto por la boca de la cavidad ubicada junto a la ermita.


Luces y sombras y reflejos en el río subterráneo, como molan las cavidades con agua!!!!.
 


El lago del final de la cavidad.



*BARRANCO DEL TRASITO INFERIOR.


El Trásito Inferior era uno de los descensos que todavía nos faltaba por hacer en la Garganta de Escuain. Cuando dejamos el coche en Estaronillo y remontamos la senda de retorno (preferimos hacerlo al principio que no al final con todo el equipo mojado), vimos que el barranco llevaba agua en su confluencia con el río Yaga. En el inicio, junto a la granja que hay al lado de la carretera, también llevaba agua, pero fue cruzar por debajo el puente y por arte de mágia, el caudal se filtró por completo.


Inicio bajo el puente con agua.



Por arte de mágia no, se debe al funcionamiento kárstico de la Garganta de Escuain, aquí el agua aparece y desaparece a su antojo, pero joder, vaya faena, nos quedamos perplejos cuando vimos desaparecer el agua bajo nuestros pies.....y además íbamos equipados con el neopreno completo.Desde luego nuestras espectátivas para ese día eran diferentes.


Bufff, un poco más adelante, nos encontramos el barranco completamente filtrado.......


Menos mal que las pozas todavía tienen agua.




Por suerte, las pozas todavía estaban llenas de agua y, lo más importante de todo, estaban limpias, menos mal por que sino hubiese sido ruina total.


Tramo engordado en la parte central del descenso.



El afluente por la izquierda que hay a mitad del descenso le volvió a dar caudal al barranco, el mismo caudal que nosotros habíamos visto antes en Estaronillo y que nos había dejado mosqueados al principio , asi que, aunque con poca agua, o menos de la deseada, aún pudimos disfrutar del descenso y mojar el neopreno.


Aunque lleva poca agua, por lo menos está muy  limpia.



Las guías de barrancos consideran este cañón como uno de los mejores descensos del Pirineo Aragonés. Igual con más agua sí, pero a nosotros no nos lo pareció, aunque con más caudal seguro que nuestra perspectiva hubiese sido diferente. Desde luego es dificil atinar con los caudales en los barrancos afluentes del Yaga. Pese a todo, es un descenso bonito, con tramos muy engordados, sobretodo en la parte central del barranco, a recomendar si lo pillamos agua suficiente.



El gran rapel en rampa de 30m en el tramo final del descenso.

martes, 31 de mayo de 2016

EL SALTO DE TRESUNS.

DESCENSO DEL TRAMO INTERMEDIO DEL BARRANCO FONCINA (AFLUENTE DE LA PEONERA SUPERIOR). 


Afinando la búsqueda en la Sierra de Guara: frente al escondido y muy poco conocido Salto de Tresuns.


Esta actividad sólo la puedo definir como una frikada. Mira que he pisado en estos últimos años sitios recónditos, salvajes y poco conocidos de la Sierra de Guara, pero éste se lleva la palma, al menos en lo que a barranquismo se refiere.
Todo empezó en el mes de agosto de 2011 cuando estábamos prospectando el Solencio de Morrano en lo que se conoce como la Solana de la Peonera. En las múltiples vueltas que dimos por la zona buscando la susodicha cavidad encontramos un cartel con una senda que señalizaba este salto Ahora ese cartel ya no existe pero en su momento consiguió llamar mi atención. Salía en mi plano topográfico pero había muy poca información sobre él.
Y es que en la Sierra de Arangol, en la márgen derecha del tramo del Alcanadre conocido como Peonera Superior, nace un discreto barranco denominado FONCINA. El tramo superior está alimentado por una pequeña surgencia, casi seca todo el año, y, aunque está engordado en algunos sitios, por la poca información que he podido encontrar, debe estar comido por la vegetación, vamos que promete. El tramo medio del Barranco Foncina es el de mayor desarrollo, y se caracteriza por una vistosa cascada, casi siempre seca, que se desploma 45m al vacio en un circo rocoso muy chulo y escondido. Es el Salto de Tresuns y el sitio al que nos dirigimos.
Más adelante, cuando llega a la Solana de la Peonera, se abre completamente y se convierte en una regata poco desarrollada que discurre por un denso pinar, hasta volver a excavarse de nuevo, ya con más entidad, cuando llega a su confluencia en el Alcanadre. Estrictamente este tramo sería el Foncina Inferior, pero se conoce como BARRANCO DE LA PEONERA, un topónimo que erróneamente se aplica actualmente al tramo del Alcanadre que está por debajo de la confluencia de este barranco, pero que nunca se ha denominado así.
Como hay poca información de este barranco, voy a ser un poco generoso con la descripción del mismo:
El coche lo dejaremos en el parking clásico que se utilizaba hace años para acceder a la Peonera Inferior y que ahora sirve para hacer la caminata al Huevo de Morrano. Está pasando Morrano en dirección a Santa Cilia.


Desde aquí sólo tenemos que seguir  todo el rato por pista los carteles que nos dirigen al Castillo Naya y a la Ermita San Martín. Nada más pasar una barrera, veremos a nuestra izquierda una tímida pista que más adelante se convierte en senda, aquí estaba antes el cartel que marcaba el Salto de Tresuns, y por aquí haremos el camino de retorno. En este primer tramo, podremos ver a nuestra izquierda el barranco al que nos dirigimos y a la derecha la pista empinadísima que tendremos que subir.




Cuando la piste termine de bajar y en medio de un gran pinar tomaremos de nuevo otro desvío señalizado hasta el Castillo Naya. A partir de aquí, la pista sube a cuchillo, no es empinada, es empinadísima y el calentón es de los buenos, menos mal que no es mucho rato.Tras un rato subiendo, dejaremos a la derecha la senda que baja a la Ermita de San Martín. 


Buf, qué empinada está esta pista!!!!.



Conforme ganamos altura, las vistas de la Solana de la Peonera y de este tramo del Alcanadre, son magníficas. Por encima del pinar veremos emerger el monolito del Huevo de Morrano.



El Huevo de Morrano emerge entre el denso pinar de la Solana de la Peonera.


Y por debajo nuestro, el enorme tajo que ha formado el Alcandre y su confluencia con el Barranco de la Peonera, afluente seco por la derecha, y que da nombre al tramo del río que está por debajo de su confluencia. Un topónimo erróneo (el de este tramo del Alcanadre) tal y como he explicado antes.



Vistas magníficas del cañón que ha excavado el Alcandre y de la confluencia del Barranco de la Peonera (Foncina Inferior) con el cauce principal.



Cuando la pista deje de subir, tendremos que estar atentos a unos enormes cajigos ya que a la izquierda sale una tímida senda que tendremos que tomar. Como referencia, para saber si nos hemos perdido, si la pista vuelve a bajar, es que nos hemos pasado.
La sendeta existe y está marcada pero no es muy transitada y nos tocará lidiar un poco con la vegetación lacerante de la Sierra de Guara, es decir, toca pincharse.




Poco a poco, llegaremos por arriba a la divisoria del Barranco de Foncina, el cuál veremos por primera vez en la marcha de aproximación, y el enorme Salto de Tresuns, que con sus 45m de caída, es uno de los más grandes de toda la Sierra de Guara. Casi se puede decir, que sólo se puede contemplar este salto desde este sitio, y la senda por la que vamos no es que sea muy conocida, asi que estamos ante uno de los parajes menos divulgados de toda la Sierra de Guara. 


El Salto de Tresuns y el tramo intermedio del Barranco de Foncina.



El circo dónde se ubica el salto es muy guapo y tiene formaciones rocosas muy chulas que luego transitaremos por su base.






En teoría esta senda nos llevaría directamente al cauce seco del barranco pero nosotros nos debimos salir en algun punto y acabamos en unos campos de cultivo que hay debajo del Castillo Naya, que manda narices que aquí arriba la gente trabaje la tierra. . Asi que tocó tirar un poco de intuición y atravesar alguna terraza cultivada (por la orilla y con cuidado), hasta alcanzar una especie de pista de tierra que nos llevó hasta el puesto de observación de la siguiente fotografía:



Esta torre de madera es clave en nuestra ruta y hay que encontrarla o sí o sí. Está justo en la entrada del cauce del barranco, cuyo lecho vegetal-y aparentemente muy lacerante, se muestra muy escondido desde nuestra posición, de hecho no lo hemos visto hasta que hemos llegado hasta aquí, hay que reconocer que  es un barranco bastante difícil de localizar. Nos costó casi 2h llegar a la entrada pero si no os perdéis por los campos de cultivo como hicimos nosotros se puede hacer perfectamente la aproximación en 1h30min


El tímido cauce muy escondido de la entrada del Barranco de Foncina.


Desde la torre de madera entraremos al cauce seco del barranco que en 5min aproximados nos deja en la cabecera del gran salto. Por suerte no está muy vestido y se pasa bastante bien.



En la instalación de la cabecera nos encontraremos unos cordinos con un mallón oxidado que abrazan una higuera seca, vamos una maravilla, y de esto nos tendremos que colgar 45 metros en el vacio. Que por cierto es lo normal en este tipo de barrancos tan poco frecuentados. Si no me he informado mal el Salto de Tresuns fue descendido por primera vez P.Gimat en 1992 y para su descenso aprovecharon esta enorme higuera como instalación de cabecera.
Será que me estoy haciendo mayor, pero ya no me apetece colgarme de cordinos roñosos y de mallones oxidados, sobretodo cuando el rapel en cuestión tiene tanta envergadura como éste, asi que decidí reforzar la instalación con un cordino mío y un mallón nuevo, que por 5 euros no me la voy a jugar y menos en estos sitios, y eso que me esperaba encontrar en mucho peor estado los cintajos de la cabecera de este rapel.

La higuera seca con la instalación de la que nos tendremos que colgar reforzada con un cordino y un mallón mío.
 


Tras reforzar la instalación, sólo queda colgarse de las cuerdas y bajar esta bonita vertical. El rapel es cabroncete, al estar la cuerda instalada en la higuera, la vertical del rapel te lleva de forma semivolada a una cueveta llena de vegetación en la que tendremos que lidiar con los arbustos y las ramas. Después se vuelve más limpio y ya se puede bajar-y disfrutar-sin problemas.


La vertical de 45m del Salto de Tresuns.


Por ello, recomendamos bajar con las cuerdas ensacadas para no liarda parda con la vegetación y evitar enredos engorrosos de la cuerda a 35 metros aproximados del suelo.


El Salto de Tresuns, un barranco muy poco conocido de la Sierra de Guara.


Sabíamos que esta cascada baja seca la mayor parte del año, pero ilusos de nosotros pensábamos que la primavera tan lluviosa que estábamos teniendo y el tormetón que iba a caer el día anterior (el SAIH registró 30l por la noche en el Embalse de Calcón pero apenas 5l en Rodellar y puede que aquí casi no lloviese nada), nos permitiría ver el salto en actividad. Nuestro gozo en un pozo, no lleva nada de agua pero por lo menos estamos disfrutando de este impresionante rapel.


Tramo inferior de la vertical, ya más limpio y disfrutón.


En la base recogemos las cuerdas y se acaba la parte deportiva del barranco. Ya sólo nos queda andar por el fondo del mismo un tramo (tiene vegetación pero no molesta) hasta encontrar la senda marcada que viene del Solano de la Peonera y que era la que señalizaba el cartel que vimos en el 2011. No sé cuánta gente vendrá a ver el Salto de Tresuns, en todo caso desde la base no se puede apreciar la magnitud del mismo, aunque es verdad que el circo rocoso dónde se ubica es muy chulo.




Conforme sobrepasamos los farallones rocosos, podremos contemplar la magnitud del barranco, me recordó mucho al Barranco del Abadejo del Tozal de Guara.





Una vez en la pista de acceso, ya sólo nos quedará retornar al coche. En total, el retorno será de unos 40 minutos desde la base del Salto. 
¿Merece la pena venir hasta aquí?. Hombre las vistas son chulas y pasaremos por sitios poco conocidos de la Sierra de Guara, pero desde el punto de vista deportivo no compensa tanto rato de aproximación y retorno. Además, nos tocará llevar metros de cuerda y el rapel es exigente, tanto en su instalación como en la recuperación de cuerdas, vamos que aquí vendrá siempre muy poca gente, no me extraña que apenas haya información de este descenso. 
Como he dicho al principio, esta actividad fue una frikada, eso sí, ya podemos decir que hemos descendido uno de los saltos más grandes de toda la Sierra de Guara.