lunes, 26 de julio de 2010

BARRANCO DE SAN MARTIN DE LA VAL D´ONSERA



El sábado sólo disponíamos de una mañana y media tarde libres para poder hacer algo en el finde asi que buscamos una actividad rápida y cerquita de casa. Por ello, de nuevo volvemos a la Sierra de Guara y nos marcamos como objetivo la Ferrata de la Canal del Palomo en Guara. La Canal del Palomo es el único barranco de Guara que se hace al revés; es decir, se sube en vez de bajarlo a través de un sistema de clavijas instaladas en los años 50 y que, tras su reciente reequipamiento con un cable de seguridad, la han convertido en una ferrata, posiblemente la más dificil de Aragón. Sin embargo, la tromba de agua caida el miércoles pasado en la Hoya de Huesca nos ha dejado impracticable la ferrata ya que corre mucha agua por las pequeñas cascadas y, tras forzar los primeros y muy resbaladizos pasos y mojarnos bastante, decidimos abortar el plan a la espera de mejores condiciones.

Son las 11 de la mañana, estamos en el aparcamiento de Vadiello y queremos aprovechar el día asi que valoramos nuestras opciones. Estamos en una de las principales escuelas de escalada de la provincia de Huesca, pero las reseñas las tengo en mi ordenador y la cuerda de deportiva y las cintas en el armario de mi casa. Sin embargo, tenemos 30 metros de cuerda que he traido "por si aca" a la ferrata y la mochila de barrancos, asi que decidimos cambiar las ferratas por el barranquismo y probar suerte en algun barranco, que necesariamente tendrá que ser seco por que tampoco llevamos el neopreno. De esta manera, improvisamos del todo y nos marchamos a probar condiciones al cercano Barranco de San Martín de la Val d´Onsera.

Una vista diferente del Salto de Roldán desde el inicio de la senda de aproximación


La improvisación tiene sus "peros" y uno de ellos es que no llevamos reseña ni el material idóneo para la actividad. Lo primero lo solucionaremos con mi memoria ya que he bajado este barranco hace muchos años y más o menos recuerdo la aproximación y el descenso. Lo segundo será más complicado de solucionar y nos tendremos que adaptar a las condiciones del descenso.

La curiosa placa que encontramos en la senda de aproximación justo antes del paso equipado con siergas


La aproximación al barranco es algo larga pero es una auténtica maravilla. Un paisaje mineral y vertical que en mi opinión tan sólo es superado en toda la Sierra de Guara por el Barranco del Mascún. Y como guinda, la preciosa e increible ubicación de la Ermita de San Martín de la Val d´Onsera bajo un abrigo rocoso y protegida de la cascada de agua que cae de la parte de arriba del cañón. Esta ermita es un ejemplo extremo de aislamiento monástico en la Edad Media.

Las vistas en la aproximación son increibles


El espectácular paisaje vertical del Cañón de San Martín de la Val d´Onsera


La ermita rupestre de San Martín de la Val d´Onsera......


......y justo al lado de ella la cascada que se desploma desde lo alto del cañón.

El descenso del cañón se inicia desde la misma ermita. Tiene un primer tramo vegetal que es algo incómodo pero enseguida se encañona y gana en interés. Estamos fuera de temporada para hacer este descenso ya que es un barranco seco y nos arriesgamos a que las pozas estén en pleno estiaje y tengan agua estancada. Sin embargo, la tromba de agua de esta semana ha dejado cargadito el barranco tanto que todas sus pozas están llenas y por casi todos los rapeles baja una cascada de agua..........y nosotros sin el neopreno.......... !!!!!!!. Para terminar de hacer un poco más diferente el descenso, delante tenemos un grupo numeroso de franceses..........¿pero si nadie baja este barranco en verano?.........


Descenso sinuoso y estrecho típico de los barrancos de conglomerado


En los rapeles nos damos varias duchas inevitables con el agua que baja en forma de pequeñas cascadas y en alguna de las pozas de recepción de las cascadas llegamos incluso a brazear ya que son algo profundas. Menos mal que el agua no está muy fria y que hace calor pero no nos podemos permitir el lujo de quedarnos atascados en los rapeles asi que pedimos vez a los franceses y los adelantamos para no pasar frio.


Esto es lo que tiene la improvisación: el barranco cargado de agua y nosotros sin el neopreno, menos mal que el agua no está muy fria.
En definitiva una improvisada y aprovechada jornada en un barranco de conglomerado que, sin ser uno de los mejores descensos de la Sierra en este tipo de roca, tiene mucho interés paisajístico. Hemos tenido suerte ya que hemos hecho el descenso con agua y en pleno verano pero con el neopreno lo hubiésemos disfrutado mucho más.........






















No hay comentarios: