sábado, 1 de marzo de 2014

PICO GABARBIELLA DESDE EL SALTO DE ROLDAN (TRAIL RUNNING).

ENTRENAMIENTO DURO, APUESTA ARRIESGADA.



Empiezo la tirada con todo el equipo de guerra puesto.


Estoy apurando los días de vacaciones que me quedan del año pasado y otro día entre semanana que tengo libre. Con una meteo regular tirando a mala conduzco prontico por la mañana hacia la Sierra de Guara con la intención de hacer una "tirada" larga. Los picos altos de la sierra los descarto por que el día anterior desde el curro los he visto cubiertos de nieve hasta cotas bajas asi que decido subir a una cumbre que todavía me falta por hacer en la sierra: el Pico Gabardiella.
La subida normal parte desde el despoblado de Lusera pero como me parece corta y hoy quiero acumular horas de monte, decido alargarla y salir desde el Salto de Roldán. En el aparcamiento del Salto de Roldán hace un frio que pela, 2-3º de temperatura y brisa marina de esa que te corta la cara. La meto no es regular, es más bien mala pero por lo menos no llueve-aún-asi que empiezo a trotar con todo el equipo de guerra puesto y las reservas suficientes en la mochila (agua, isotónica y comida) para estar unas cuantas horas trotando por el monte.
Salgo por la pista del Salto de Roldán para dejarla más adelante en el desvío del Dolmen de Belsué. Enseguida la pista se convierte en una senda descendente, a tramos bastante empinada, que baja por un precioso bosque. La senda es muy corrible y bastante disfrutona.




En esta primera parte de la "excursión" tedremos unas vistas muy chulas del Salto de Roldán,

Preciosas vistas del Salto de Roldán, no me canso de fotografiarlo.



y de la cara norte del Picón del Mediodía, con su famoso sinclinal que mira hacia la vertiente del Flumén.


La cara norte del Picón del Mediodía y su sinclinal.



Enseguida y por una senda totalmente corrible y en este sentido descendente, me planto en el Dolmen de Belsué. Un sitio muy chulo de la Sierra de Guara que no os tenéis que perder si todavía no lo conocéis y con unas vistas magníficas del Valle del Flumén.



El Dolmen de Belsué.



Por que lo que voy a hacer en esta tirada larga es recorrerme  íntegramente el Valle del Flumen en toda su extensión y coronar una de las cimas que lo configura: el Pico Gabardiella.


El Valle del Flumén y su pórtico hacia la Hoya de Huesca: el Salto de Roldán.



Desde el Dolmen de Belsué pillo la senda perfectamente marcada que nos lleva a los Acantilados de Cienfuens y la presa del embalse. A partir de este punto me empieza a llover, no mucho, pero si lo suficiente para calarme entero.



La presa y los acantilados de Cienfuens.



Los Acantilados de Cienfuens son otro punto de interés paisajístico de la ruta que estoy realizando. Hay quienes los han denominado como el "Pequeño Montrebei". Comparaciones aparte, son unos paredones de unos 200 metros de altura surcados por vías de escalada de gran dificultad. Por ser un sitio de nificación de aves, principalmente buitres y algun que otro quebrantahuesos, su escalada esta prohibida durante gran parte del año, coincidiendo con el periodo de nidificación de estas aves.





Desde los Acantalidados de Cienfuens pillaremos una pista forestal que va por el fondo del valle. Casi sin desnivel, esta pista comunica las presas de los embalses de Cienfuens y Belsué, atravesando túneles artificiales excavados por el hombre para la construcción de ambas presas.



Menudos paredones.



Por alguno de los túneles sopla un fresquiviris interesante.........y yo ya voy totalmente calado. A la salida de uno de estos túneles pasaremos frente a la boca de la Cueva del Toro, que visitamos hace unas semanas y que tengo pendiente reseñarla en este blog.



La Cueva del Toro.



Ya estoy en la presa del Embalse de Belsué. La cruzo y continuo por la orilla contraria a través de una senda que me lleva hasta un puente que cruza el río Flumen y que marca el inicio de la subida al Pico Gabardiella.



Otra etapa más en mi ruta de hoy: el Embalse de Belsué.



Hasta aquí me ha costado una 1h30min llegar, es un tramo totalmente corrible que va sendas y pistas con buen piso y que en este sentido es descendente. Las vistas inmejorables y el interés paisajístico de la ruta excepcional. He ido tranquilo, parando para hacer fotos y sin quemarme, que sé que el día va a ser largo.
A partir de aquí, empieza el tomate de verdad.




Desde el puente continuo la senda en dirección al despoblado de Lusera hasta que un mojón nos indique el inicio de la subida. Menuda pechugada tiene esta senda, no hay ni un sólo momento de tregua y a ratos es muy empinada. El inicio de la subida lo hago bajo una cortina de agua.......


El despoblado de Lusera en medio de la tempesatad.



......que un poco más arriba se transforma en una intensa nevada. Las condiciones se ponen interesantes, hace frio, está nevando un montón y el marrón que hay en el pico hacia el que me dirijo es más que importante. ¿Me tocará pringar hoy?.


Empieza a nevar, esto se pone interesante (al fondo, y en medio del marrón, el Pico Gabardiella).



Al principio me hace gracia la nieve pero conforme subo altura, está cuajando bastante y cada vez veo menos.

Y un poco más arriba empieza a cuajar.



Hasta el punto de que la senda se pierde completamente entre una espesa capa de nieve. Ahora tengo otro problema más a añadir al frio y al agotamiento que es la orientación en medio de este temporal.


La nieve borra completamente la senda. ¿Por dónde tengo que continuar?.



El tramo de senda entre los erizones lo sigo bien, pero en cuanto entra el bosque la cosa cambia, los mojones están enterrados en la nieve y tengo que dar alguna que otra vuelta. Por suerte, hay huella vieja que todavía no ha borrado la nieve y que me sirve para orientarme en los tramos más abiertos.


Abriendo huella con la nieve hasta las pantorrillas........y yo en mallas y zapatillas!!!!!.



Un poco más arriba la nevada ya es impresionante y me hundo en la nieve hasta las pantorrillas.

Preciosa estampa invernal un poco inusual para estar a finales de febrero.



Con más pena que gloria llego a la cresta cimera pero la cosa sigue empeorando, en este tramo de la ruta hay mucho viento y me encuentro una fuerte ventisca.


En la cresta del Gabardiella con un marrón importante.



No veo nada en medio de la ventisca y, a pesar de no parar ni un momento, me empiezo a quedar frio. Os recuerdo que voy en mallas y zapatillas. Me empiezo a plantear una retirada ya que estoy apurando demasiado, en estas condiciones, el más mínimo contratiempo (una caida, una torcedura de tobillo...etc), me dejará en una situación muy expuesta.
Tras crestear un rato alcanzo una cota marcada con mojones y un palo. No sé si es la cumbre principal, de hecho recuerdo haber visto en fotos que esta cumbre tiene un vértice geodésico, pero tengo claro que detengo mi avance en este punto.  El Softech que llevo puesto se me ha empezado a congelar (lo llevaba empapado por fuera en la subida y con el frio se está transformando en hielo) y no siento la cara del frio que tengo.


He apurado demasiado, aquí me doy la vuelta.



Como muestra de las condiciones tan interesantes que tuve ese día y de lo "bien" que me lo estaba pasando, fijaros en la autofoto que me tomé en la cima, os puedo asegurar que esa cara no era fingida, las estaba pasando bastante canutas.


La verdad es que un poco putas sí que las pasé ese día. Pero qué cara de frio que tengo!!!!!!!.



El descenso lo hice por el mismo sitio, super concentrado para no perder las huellas de subida y sobretodo para no darme un resbalón y tener un percance. En las condiciones de ese día no me podía permitir el lujo de cometer errores.
De vuelta a los Acantilados de Cienfuens retornó al coche por el mismo sitio, es decir, por el Dolmen de Belsué aunque ahora toda la senda es de subida. Quería haber hecho una circular pero con el castigo tan severo que lleva mi cuerpo sólo pienso en llegar al coche por el sitio más corto.
Llego al coche en 5h clavadas incluyendo paradas para hacer fotos. Es lo que me ha costado recorrerme de ida y vuelta todo el Valle de Flumén y subir y bajar el Pico Gabardiella. En total unos 30k, unos 1.300m de desnivel positivo y otros tantos acumulados. No he conseguido la cima principal pero aun asi lo considero como una victoria, tanto por las sensaciones como por las condiciones tan adversas de frio, nieve y lluvia en las que realicé la subida. 
Este entrenamiento es de los que dejan huella, aunque acabé muy cansado y con el cuerpo muy castigado, volví a Zaragoza bastante contento.
Poco a poco seguimos progresando. Qué el ritmo no pare!!!!!!!.


2 comentarios:

Eduardo dijo...

Menuda embarcada que te metiste, nada más que salió todo bien. Yo esa vuelta la tengo pendiente, ya que me quede con ganas de visitar la Cueva Artica. Según entiendo desde la presa del embalse de Belsue, continuaste seguido hacia Lusera, y cruzaste el puente y desde allí cogista la senda que sube a Gabardiella ¿no?. En cuanto al cumbre, tengo entendido que tiene dos, así que es fácil que hicieras cima en una de ellas. Un saludo

RUBEN dijo...

Hola Eduardo, fui desde la presa de Belsue hasta la senda de subida que sale desde Lusera hasta el Gabardiella. Desde el Salto de Roldán es muyyyyy largoo......Y no hice cumbre, al menos la principal, asi que ya tengo una excusa para volver.
Saludos,