martes, 1 de julio de 2014

RESUMEN DEL MES DE JUNIO


Los blogs son una soba y llevan mucho, demasiado tiempo, tanto que cuando crees que han dejado de tener sentido, como me está pasando ahora, decides que tarde o temprano lo vas a tener que cerrar. Este blog no va a pasar de finales de año, lo he decidido, asi que poco a poco iré reduciendo su actividad. Es la explicación a un mes largo de inactividad en la red, que no en la naturaleza, la verdad es que no hemos parado:

-CANOAS EN LA RIBERA ALTA DEL EBRO.


Quedada con los amigos a principios del mes de junio para bajar con Ebronautas el tramo del río de unos 10 km comprendido entre Alcalá y Cabañas de Ebro, 2 localidades que distan en línea recta entre sí unos 3km, asi que haceros una idea del tramo de meandros que tiene aquí el río.
Con un caudal bastante alegre de 100 m3/seg, nos pudimos hacer una idea aproximada de la fuerza que tiene el río padre de la Península Ibérica, no os podeis imaginar las velocidades que se pueden alcanzar con las canoas en el centro del río cuando lleva estos caudales.

El grupo preparandose para echarse a navegar por el Ebro.


Pedazo de experiencia con la gente de Ebronautas, una empresa que organiza descensos por el Ebro a precios muy asequibles y con un marcado carácter didáctico. Este tramo del río es precioso: mejanas, galachos, una vegetación exhuberante y numerosa fauna, os puedo asegurar que cambia mucho la visión de este río cuando lo ves por dentro.
Es nuestra segunda experiencia con las canoas y estamos super enganchados, si tuviésemos dónde meterla, fijo que nos comprábamos una.


Disfrutando de la naturaleza y de los caudales altos que ofrecía el Ebro ese día.


-LLEGA EL CALOR Y CONTINUAN LOS ENTRENAMIENTOS.

Desde mediados de mayo arrastro una lumbalgia consecuencia del año tan fuerte de entrenamientos que me he pegado. He hecho mucho el burro y llevo muchos esfuerzos acumulados. Aunque estoy en mano de los fisios, no acabo de recuperarme del todo. Es una sensación rara, me encuentro en un estado de forma muy bueno, por no decir fuertísimo, pero a la vez los dolores de espalda me dejan baldado. No obstante, no he dejado de entrenar, aunque he tenido que bajar el ritmo.
El verano ha llegado y con él los calores que pegan con fuerza en el desierto del Valle del Ebro. Toca salir a entrenar con el modo "desértico" actividado, buf, qué duro es pegarte sobas bajo un sol abrasador, es lo que tiene esta tierra tan dura, se pasa en poco tiempo del cierzo y el frio helador, al calor y al sol abrasador.

"Disfrutando" del sol y la calor en el paisaje desértico de las Planas.


Será el calor, será que tenemos objetivos distintos, el caso es que este último mes he vuelto a salir a entrenar solo, casi me había acostumbrado a salir acompañado. He aprovechado para explotar mi espíritu aventurero y prospectar nuevas rutas por las Planas (menudos senderos y cresteos duros que he descubierto) y por los alrededores de Zaragoza. Recientemente remonté el cauce del Gállego desde su desembocadura al Azud de Urdán, un recorrido de ida-vuelta de unos 25km. Qué chulada el Azud de Urdán, me dejó con la boca abierta, cuántos sitios de Zaragoza me quedan por conocer!!!!.


El Azud de Urdán, en el río Gállego, qué sitio tan chulo a las puertas de Zaragoza.



-SOLENCIO DE SANTA CILIA, ASIGNATURA PENDIENTE.

En noviembre del 2012 hicimos una visita a esta cavidad poco conocida y divulgada de la Sierra de Guara. El agua detuvo nuestro avance en la bifurcación de galerias, ya que es una cueva activa, muy activa, y se inunda a poco que llueve un poco. 
Con el verano a las puertas, volvimos recientemente a esta cavidad con el fin de visitarla en plena temporada estival y poder avanzar lo máximo posible por las galerias activas de la cueva. Esta vez conseguimos avanzar mucho más, a partir de la bifurcación, la galeria de la derecha, que da el máximo desarrollo a la cueva, pasa de ser un meandro más o menos cómodo a convertirse en un estrecho tubo de presión lleno de barro que obliga a avanzar reptando. El agua volvió a detener nuestro avance, ya que en un marcado giro de la galeria, nos la encontramos anegada de agua, había que nadar un buen trecho, y sin los neoprenos decidimos darnos la vuelta. No sabemos cuánto nos quedaba, superamos el tramo topografiado por el G.E.B en los años 70, igual quedaba poco, igual tenía mucho más desarrollo, habrá que volver para comprobarlo. Lo dicho, es una cueva muy, pero que muy activa, ojito con visitarla con riesgo de tormentas en el exterior.

En la boca del Solencio de Santa Cilia, después de nuestra exploración.



Pese a todo, pudimos comprobar que es una cavidad muy incómoda. Casi todo el rato arrastras o reptando, el tubo de presión hasta las cejas de barro, fruto de la continua y frecuente actividad de la cueva, estas condiciones nos impidieron tomar fotos decentes. Eso sí, salimos hechos unos cristos, mirad cómo estaba el material de barro cuando salimos al exterior, estaba para prenderle fuego directamente.

Salimos llenos de mierda, para prenderle fuego directamente al material.



-UNAS VECES SE PUEDE, OTRAS NO.

El mes de junio estaba señalado en rojo. Todos los entrenamientos del año estaban destinados para estar al máximo rendimiento en este mes. Mi mente inquieta diseñó una ruta compleja y dura que quería intentar recorrerla en formato trail running,  "non stop" (antes se decía del tirón), en solitario y en autonomía. Este año el objetivo del 2014 iba a ser sin dorsal, una vuelta a los orígenes, aventura en estado puro y un camino hacia lo desconocido. Un proyecto duro, complejo y ambicioso en el que me he volcado los últimos 6 meses, tanto en los entrenamientos como en la preparación de la ruta.
Decidí intentarlo en el mes de junio para tener las máximas horas de luz posible, aunque esto supuso quedar muy expuesto a los rigores del calor y a la falta de agua. Esto último fue determinante, hasta el punto de que tuve que abandonar tras 9 horas de travesía. Una pena por que me encontraba super fuerte, esta esta locura era posible,  pero asi es el juego en la naturaleza cuando te enfrentas a este tipo de actividades y a proyectos de esta dificultad y envergadura. Unas veces se puede y otras no. Esta vez ha sido una cura de humildad total y absoluta.
He salido muy reforzado de esta actividad y he aprendido muchísimo, ha sido una derrota con sabor a victoria, seguro que volveré a intentarlo. Permitidme que sea egoista y que no comparta con vosotros la ruta, la quiero volver a repetir con nuevos planteamientos y para que siga siendo original y diferente, tiene que continuar en el anonimato. 
Por último muchas gracias a Marta por acompañarme en esta locura y darme la cobertura logística y de seguridad necesaria para afrontar esta actividad. Muchas veces las grandes actividades dependen de pequeños detalles, y en este caso su ayuda fue determinante, sin ella no lo habría podido intentar. La verdad es que ese día todo funcionó a la perfección.


Llegando al primer avituallamiento, durante el intento de la travesía, buf qué calor pasé!!!!!.




-ESTAMOS DE LLENO EN LA TEMPORADA DE BARRANCOS.


-BARRANCO DE CONSUSA INFERIOR:

Con el calor apetece estar a remojo y con el neopreno puesto. La  verdad es que a estas alturas llevamos menos barrancos que otros años pero también es verdad que estamos siendo muy selectivos y los pocos descensos que hemos hecho han sido muy buenos.
Hace unas semanas nos fuimos al CONSUSA INFERIOR, un barranco considerado como uno de los mejores de los Pirineos, una de las joyas de la Garganta de Escuain. Es un barranco de fuertes implicaciones kársticas que provocan que el barranco pueda tener avenidas súbitas de agua o que en poco tiempo se filtre. Esto último fue lo que nos paso a nosotros, una semana antes lo estaban bajando con agua corriendo por todas las cascadas y una semana después nos lo encontramos semi-filtrado, aunque con agua en las pozas de recepción que obligaba al uso del neopreno. Es dificil pillarle el punto a este barranco.

El rapel de 30 metros de entrada a la cueva, una maravilla.


Aunque todavía estaban llenas de agua, tuvimos que utilizar las instalaciones para salir de las marmitas-trampa.



La fama de este barranco es justa y merecida. Descenso muy deportivo y mantenido, con unos 15 rápeles, 3 de ellos de 30m de altura, que exige pericia y soltura con las cuerdas. A partir de la cueva el barranco pasa de ser bonito a ser espectácular, sólo por el rapel de entrada a la cueva merece la pena hacer este barranco.


Último rapel semi-volado de 35m, fin del descenso.



-PEONERA SUPERIOR +  PEONERA INFERIOR:

Este año tenemos un poco abandonada a la Sierra de Guara en lo que a barrancos se refiere. No obstante, este finde se juntó Nacho con nosotros y nos fuimos a realizar una de las actividades barranquistas que hacía tiempo que perseguía en la Sierra de Guara. El objetivo era encadenar en un día las 2 Peoneras, tanto la Superior como la Inferior.
La Peonera Superior es uno de los secretos que guarda la Sierra de Guara. Descenso muy poco conocido y divulgado, la Peonera Inferior le quita protagonismo y hace que muy poca gente se aventure con este descenso.
Nosotros le entramos por el Barranco de los Arenales, un barranquito seco que te permite acortar la primera parte abierta de este tramo del Alcanadre. Emprendimos el descenso con un caudal bastante alegre, indispensable para hacer la Peonera Superior aunque nos impidió disfrutar algo de los caos o bozos característicos de este tramo del río.


Estrecho de los Arenales, inicio de la Peonera Superior.



La Peonera Superior es un descenso en el que sobretodo prima lo estético sobre lo deportivo. A mi me recordó al Barrasil, tanto por los paisajes y acantilados como por los caos que nos encontramos en el río. Pese a que es un descenso bonito y solitario, se nos hizo un poco largo y monótono.
Con la Peonera Superior ya podemos decir que hemos decendido todos los tramos barranqueables del Alcanadre.


Caudal abundante en los Bozos de Telito (Peonera Superior).



El agua empujaba bastante en la Peonera Superior, esto implicaba que la Peonera Inferior estaría potente. El juguetito de verano que es la Peonera Inferior, se convierte en un barranco técnico y exigente, sólo apto para personas experimentadas, cuando lleva caudales altos como los del sábado pasado.
Todas las dificultades se concentran en el caos que precede a los Estrechos de la Tamara y en los propios Estrechos de la Tamara. El tramo del caos no es obligado y, aunque exige el uso de la cuerda en estas condiciones, permite escaquear más o menos las dificultades por encima de los bloques.


Peonera Inferior con caudales altos: asegurando un paso muy agitado en el caos precedente a los Estrechos de la Tamara.



El tomate se concentra en los Estrechos de la Tamara. El pasillo estrecho de este tramo del barranco genera rebufos, remolinos y drosages, cuando los caudales son elevados, dificultades además que son obligadas y que tendremos que afrontar mediante saltos técnicos y/o el uso de la cuerda. 



Rebufo en los Estrechos de la Tamara, toca saltar en plancha para superarlo.



Este tramo nos puso las pilas y nos sirvió para romper la monotonía de la Peonera Superior de andar y nadar por el río. Al loro también con el percal que nos encontramos en este tramo, un grupo inexperto de franceses sin la equipación suficiente que acabó con una fractura en el tobillo de uno de sus miembros, cuyo rescate tuvimos que gestionar con la Guardia Civil en la Fuente de la Tamara. Si no nos llegan a encontrar, y no llegamos a abrir nosotros el paso en este tramo del barranco, me pregunto yo que más podría haber pasado.

Pasos obligados, movimientos de agua a evitar con saltos técnicos y caudal abundante en los Estrechos de la Tamara.



Y esto es todo, creo que el mes de junio ha cundido bastante, a ver que nos depara el verano, ya tenemos ganas de las vacaciones.


1 comentario:

Eduardo dijo...

Hola Rubén, pues la verdad que los blogs llevan mucho trabajo, es una pena que vayas a cerrarlo. Menudo mes más movidito que has tenido, y variado en actividades, lo de Ebronautas le tengo que echar un vistazo, que me parece muy interesante la opción de descender el Ebro, un saludo