domingo, 17 de mayo de 2015

BARRANCO CAUTIECHO Y BARRANCO DE ALBORCERAL


DOS AFLUENTES EN CONGLOMERADO DE LA CUENCA DEL BALCES.


La cuenca del Balcés es la más grande y extensa de toda la Sierra de Guara y alberga un buen número de descensos barranquistas tanto en su cauce principal como en sus afluentes. Curiosamente, a pesar de esta gran densidad de barrancos, hasta ahora hemos hecho pocos descensos en esta zona: varias veces los Oscuros del Balcés (el barranco estrella de esta cuenca), el Barranco Fondo y un par de veces el Cueva Cabrito. Mucho tajo por hacer y mucha curiosidad por conocer esta cuenca, en algunas ocasiones poco conocida y divulgada.


*BARRANCO CAUTIECHO.


El Cautiecho y Capillas, las reconocibles agujas del tramo medio del barranco.


La "otra orilla del Balcés", asi es como se denomina a la margen izquierda de esta cuenca, una zona solitaria, bastante salvaje y muy poco conocida. El Cautiecho es el barranco de más envergadura de esta orilla del Balcés y tenía muchas ganas de venir a conocerlo. Muy reconocible desde la carretera que lleva de Bierge a Rodellar por unas agujas muy características que hay en la zona media del barranco denominadas las Capillas.
Es un descenso poco frecuentado por los siguientes motivos:
-1. Aproximación y retorno largos que implican deshacer el camino de retorno del Cueva Cabrito, vadear el Balcés y remontar por una senda poco definida hasta el Puente deras Bruixas , si queremos hacer el tramo inferior, o las Capillas, si queremos hacer también el tramo medio, o hasta su cabecera si queremos hacer el tramo superior. Después, tras descenderlo, otra vez a vadear el Balcés para tomar de nuevo el camino de retorno del Cueva Cabrito, esta vez cuesta arriba.
-2. Es un barranco seco que sólo lleva agua después de lluvias pero entoncés el Balcés seguramente estará intratable y como hay que vadearlo tanto a la ida como a la vuelta, pues mejor que el Cautiecho lleve poca agua, aunque a ser preferible con las pozas limpias.
-3. El tramo interesante desde el punto de vista deportivo está por debajo del Puente deras Bruixas, lo que hace que sea un descenso corto muy descompensado con la larga aproximación y retorno.


Aproximación por senda poco definida.



Pero lo que nosotros buscábamos de este barranco iba más allá del punto de vista deportivo. Conocer la "otra orilla" del Balcés y admirar sus curiosidades geológicas y paisajísticas, además de lo solitaria que es esta zona, eran ingredientes más que suficientes para que nos compensara el esfuerzo de venir hasta aquí.
Lo normal es entrar por el Puente deras Bruixas pero entonces nos perderemos el espectáculo de las agujas de las Capillas asi que con un poco más de esfuerzo remontarmos hasta la entrada del tramo medio de este barranco. Total, no se nos ha hecho tan largo como pensábamos.
La aberración del Camino Natural de la Hoya de Huesca pasa por este punto y justo en el mirador dónde se inicia la entrada al barranco han colocado una barandilla y un banco de madera......!!!!!????.....Qué despilfarro de dinero, cómo se le va la olla a los políticos y también a los gestores del parque natural por permitir hacer esto.......supongo que la empresa adjudicataria de esta obra chupó todo lo que tenía que chupar........y por cierto, esto se ha hecho con dinero público.....me pregunto cuánto gente vendrá a este sitio por que está muy alejado de todo........sigo hablando?.

El espectáculo geológico de las Capillas.



La mala ostia que se me puso no me impidió contemplar el espectáculo que había venido a ver: las Capillas, una curiosa formación kárstica formada por numerosas agujas de roca caliza que el Cautiecho atraviesa en su tramo medio.

Qué ganas tenía de conocer este sitio!!!.


En efecto, el tramo medio de este barranco carece de interés deportivo.Tan sólo tiene un par de rápeles y además está algo vestido pero el interés de este tramo no es deportivo, sino estético, pasar por debajo de las Capillas era algo que quería hacer hace tiempo.


Las Capillas vistas desde el fondo del Cautiecho.



Pero este tramo tiene más curiosidades. A partir de las Capillas el barranco pasa a ser de caliza a conglomerado y la zona de transición dónde se da se ve perfectamente. De hecho, es la zona de la Sierra de Guara que he visto hasta ahora dónde mejor se ve este cambio de materiales.


Zona de transición de la caliza al conglomerado.


Enseguida llegamos al Puente deras Bruixas. A partir de aquí el barranco pasa a ser definitivamente en conglomerado y gana en interés deportivo. Es el tramo que hace casi todo el mundo que viene a descenderlo.



LLegando al Puente deras Bruixas.



Inicio de la zona deportiva.





Tras varios rápeles llegamos al punto fuerte del descenso: el gran salto de 40 metros. Las guías dicen que es el rapel más bonito de toda la Sierra de Guara. Yo no he bajado todos los barrancos de Guara pero sí que puedo decir que de todos los que he hecho (y ya llevo unos cuántos), es el rapel más chulo que he hecho. Vaya, parece que esta birria de barranco que nadie quiere hacer es más interesante de lo que parecía. No os voy a contar más de este lugar, el que tenga curiosidad, qué venga a conocerlo.

¿El rapel más bonito de la Sierra de Guara?. Tan espectácular como dificil de fotografiar.



A partir de este punto, el barranco adquiere la típica configuración estrecha de los barrancos de conglomerado y desemboca en el Balcés justo en frente de la desembocadura del Juncar.



Confluencia del Cautiecho con el Balcés.



Nada más tocar el Balcés, tendremos que nadar una profunda badina de unos 15 metros que totalmente inevitable. Al loro con el caudal del Balcés, si va crecido, podemos tener problemas en este punto.


A vadear y nadar en el Balcés.



*BARRANCO DE ALBORCERAL.

El Alborceral visto desde la carretera.



Ahora vamos a pasar a la orilla derecha del Balcés, mucho más conocida por los barranquistas, sobretodo por la facilidad de sus accesos, ya que la carretera que va de Bierge a Rodellar pasa cerca de la cabecera de estos afluentes del Balcés.
El Alborceral está considerado el hermano menor del Cueva Cabrito, el barranco estrella de esta zona y sin duda alguna uno de los mejores barrancos en conglomerado de toda la Sierra de Guara. Pero no hay que menospreciarlo, es muy más bonito e interesante de lo que dicen las guías. A nosotros nos faltaba y también teníamos ganas de conocerlo.A diferencia del Cautiecho, de este barranco hay mucha más información disponible, asi que  voy a describirlo brevemente.
Empieza con un tramo abierto que encadena de forma ininterrumpida un buen número de rápeles, vamos que en este primer tramo estaremos entretenidos con las cuerdas.



Un bonito rapel volado de 20m dará final al primer tramo para continuar por un segundo tramo de caminar y más o menos horizontal que nos permitirá avanzar fácilmente un buen trecho.


Rapel volado de 20m.


Tras este segundo tramo, llegaremos al inicio del tercer tramo, el más interesante y el que más nos gustó. Poco a poco el barranco irá estrechándose hasta convertirse en una fisura en la roca por la que tendremos que progresar de forma muy trabajosa.



De esta manera llegaremos a unos bonitos oscuros, para nosotros una sorpresa ya que no esperábamos encontrar un tramo tan estético. Se le compara a este barranco con el Cueva Cabrito pero a nosotros se nos antojó que este tramo se parecía más a las secciones más bonitas de la Palomeras del Fornocal, un afluente en conglomerado del Fornocal, en la cuenca del Vero.Un tramo muy chulo.


La zona de oscuros.


Lo de las estrecheces si que guardan similitud con el Cueva Cabrito. En algunos rápeles hay que menguar para poder pasar. Divertido, pero de progresión muy física y trabajosa.





Y por fin llegamos a los dos últimos rápeles. El primero nos deposita en una marmita trampa que, mediante un acceso expuesto que ahora está instalado con un pasamanos, nos permite montar el último rápel que cae directamente sobre el pasillo de los Estrechos del Balcés. Un final precioso, que justifica por sí sólo este descenso.



El último rapel del Alborceral cae directamente sobre los Estrechos del Balcés.



Para volver tenemos 2 opciones: o descendemos los Estrechos del Balcés (necesario 2 coches) o remontamos este primer pasillo de los Estrechos hasta llegar a la desembocadura del Cueva Cabrito para hacer el camino de retorno de este barranco hasta el coche. Fue la opción que nosotros utilizamos.
En ambas opciones el caudal del Balcés limitará nuestro descenso. Si está en carga, nos quedaremos atrapados en el último rapel y si va alto, el remonte de este primer pasillo puede ser bastante trabajoso o incluso imposible, asi que sed consecuentes.
Ah, el Alborceral tiene pozas profundas e inevitables, asi que buscad bien la fecha para que el descenso tenga el agua limpia y el Balcéd os permita retornar al coche a través de las 2 opciones antes descritas.

Remontando el primer pasillo de los Esrechos del Balcés.


Aún nos queda mucho tajo en la cuenca del Balcés pero poco a poco la iremos conociendo, hasta ahora todo lo que hemos hecho no nos ha decepcionado.

La publicación de esta entrada no corresponde con las condiciones actuales de estos dos barrancos, ambos descensos los hicimos hace un mes largo.

4 comentarios:

Christian Pau dijo...

Qué casualidad!!!! el jueves pasado hice con un amigo Oscuros de Balcez!! A ver si un día podemos hacer un barranco super cabra de monte!!!

carmar dijo...

¡Vaya entrada buena, Rubén! Lo tuyo con Guara es una relación profunda, y más cuando vais de barrancos ;)
Hay un compendio de excursiones muy interesantes en tu blog por esta sierra tan a la mano. Salud y Montaña, amigo.

David dijo...

Tomo nota del Cautiecho!!

Eduardo dijo...

Pues no se si será el más bonito, porque eso siempre es complicado saberlo, pero si que te puedo decir que en la fotos se ve espectacular, y seguro que in situ, aun más. Un saludo