jueves, 26 de mayo de 2016

BARRANCO DE SAN MARTÍN + BARRANCO FONDO

BARRANQUISMO EN LAS GARGANTAS DEL RÍO SIESTE


El 07 de mayo participé en la Maratón de Montaña de Boltaña, una carrera preciosa que hace un recorrido circular por todos los despoblados del entorno de esta localidad, subiendo al Pico Navaín y atravesando numerosos cauces y barrancos. Me planté en la línea de salida muy cargado físicamente, sin haber recuperado de la Jorgeada, recorrida con muchas molestias físicas dos semanas antes. El resultado fue que tuve que utilizar el "comodín del público" y retirarme en la localidad de Campodarve, con 24km y unos 1.600m d+ en las piernas. Esta prueba la recordaré siempre por ser la primera carrera de montaña en la que me he retirado.
Ese día me percaté que todos los cauces por los que pasamos (Barranco de Ascaso, el río Ará y un sinfin de torrentes más) iban muy cargados de agua. Más allá de Campodarve me quedaba la parte más bonita del recorrido que era la que pasaba por las Gargantas del río Sieste, así que decidí que en cuanto la meteo nos diese tregua, cambiaría las zapas de trail por el neopreno y me vendría a conocer este sitio del que tanto había oido hablar.


 La Cascada del Coño del Mundo, el rincón más sobresaliente y conocido de este barranco.


Hace unos años estas gargantas eran un sitio muy tranquilo y desconocidas para el gran público, a excepción de los habitantes de Boltaña que las frecuentaban en verano para bañarse en las piscinas naturales del barranco. Pero con la reciente publicación de la guía de barrancos de Senderos de agua del río Ara, este barranco se ha hecho relativamente conocido, entre otras cosas por que en la portada de este libro sale una fotografía muy llamativa de la preciosa cascada de la cabecera del barranco.
Para acceder a las gargantas tendremos que ir a Boltaña y desviarnos a la población de Sieste. Desde aquí, por pista asfaltada siempre paralela al cauce del río, llegaremos a una explanada señalizada dónde dejaremos el coche. Es el parking habilitado para las Pozas de San Martín.

 Las Pozas de San Martín, fin de nuestro descenso, vistas desde la senda de aproximación.


Desde aquí, cruzaremos el río y siguiendo las indicaciones de los carteles, llegaremos hasta las famosas pozas que serán el final de nuestro descenso. Continuamos remontando el río por senda perfectamente marcada hasta llegar a un cruce de sendas dónde nos liamos. Un cartel que indica cascada del Confesionario, que nos lleva por el cauce del río y que no tenemos que seguir, y que está al lado del cartel de la siguiente fotografía, el cuál nos desvía hacia la izquierda hacia el despoblado de Morcat. Nuestra reseña decía que nos teníamos que desviar en este punto hacia la izquierda y comenzar a subir, pero tanto subimos que al final casi nos plantamos en el pueblo.  


 Por aquí no.


Cuando nos dimos cuenta del error, ya era tarde y tuvimos que bajar otra vez al río, y es que más adelante de ese cartel, había otra senda con un cartel que marcaba cascada del Confesionario por senda. Esta era la buena, mientras tanto, casi 40min de subida extra que nos hemos hincado y en el camino nos ha adelantado otro grupo de barranquistas. Informo de esto por que la reseña no decía que había más sendas en esta bifurcación y es fácil confundirse si no te acercas a ver este cartel, el más alejado de los 3. 


 Por aquí sí, es el camino correcto.



A partir de aquí, sólo es seguir la senda que va todo el rato por la derecha orográfica del río Sieste con unas vistas magníficas del cañón y del barranco Fondo, un afluente del río principal que también vamos a descender.
En cuanto la senda cruce el cauce del Sieste, entraremos en el barranco. En seguida nos pondremos en faena. Un primer rapel de unos 22m al lado de una formación de toba muy chula que recibe tanto el nombre del Confesionario como del Coño del Mundo. El segundo nombre puede sorprender pero en cuanto estás en frente de él, te das cuenta de lo acertado del nombre......je,je,je. No hay fotos de este primer rapel por que tenía el sol justo encima.


 Frente a la toba del Coño del Mundo tras descender el primer rapel.



Tras este primer rapel, cruzaremos por el cauce a la otra orilla orográfica (ojo con este cruce si llevase mucho caudal por que el lecho es muy resbaladizo) para pillar otra instalación que en un rapel de  volado de 13m sobre una gran cueva nos depositará en una preciosa poza de agua verde cristilina. 
Estos dos rápeles sobre la cascada del Coño del Mundo son muy estéticos y la imágen más conocida de este barranco. Por aquí baja agua en primavera, en invierno o después de fuertes lluvias, asi que es muy importante  acertar con el caudal ya que con agua es mucho más espectácular. Nosotros lo hemos pillado en unas condiciones excepcionales, en la carrera, hace dos semanas, ya me había fijado en los cauces de los barrancos, y mi ojo no me había fallado. 



 Menudo espectáculo para el espectador: en el segundo rapel del CoñodelMundo, qué sitio más guapo!!!.


En las dos siguientes fotografías, podéis ver el rincón tan maravilloso que forma la cascada volada sobre el porche de la cueva con las aguas verdes cristalinas de la poza de recepción como telón de fondo.
Un rincón de gran calidad estética, sólo por esto ya ha merecido la pena venir hasta aquí.



  Iniciando el rapel volado..........


 ......sobre el porche de la gran cueva del segundo rapel del Coñodelmundo, es casi  imposible no hacer postureo en este sitio!!!!.



Y en la siguiente fotografía, tomada desde lejos y sin el sol encima, podéis ver la curiosa formación de  toba del Coño del Mundo, normalmente seco pero hoy con un buen caudal de agua. Un sitio muy guapo.


 La toba del CoñodelMundo. ¿Por qué le llamará así a este sitio...je,je,je?.


Nada más guardemos las cuerdas, llegaremos al siguiente rincón conocido del barranco, una poza de agua verde cristalina denominada por los habitantes de la zona como Poza de Chinchirigoy. La poza invita al salto y a nadar en sus cristalinas aguas pero como este barranco es muy corto (en realidad, la parte deportiva acabaría con el salto de esta poza), para aprovechar el día y hacer una actividad más completa, nos vamos a salir en este punto del cauce del río Sieste y vamos a pillar una senda que remonta por encima de un afluente que viene por la margen izquierda de la garganta con el fin de descender el BARRANCO FONDO.

 La Poza de Chinchirigoy invita al baño pero de momento la dejamos de lado y nos vamos a remontar el Barranco Fondo.



La sendeta son sólo 10 minutos de subida pero es empinada y con el neopreno puesto y el calor que hace, la verdad es que se atraganta un poco. Lo bueno es que nos permite contemplar desde arriba el barranco que vamos a descender a continuación.


 Senda empinada que con el calor y el neopreno se hace algo dura, menos mal que es corta.



Nada más cruce la senda el cauce del barranco, iniciaremos el descenso con un precioso rapel volado de 13m junto a la cascada de agua que se desploma por el salto. Es un rapel muy chulo. Normalmente es un barranco seco y sin agua pierde mucho interés, asi que es prácticamente indispensable que planifiquéis su descenso en época de lluvias.


 Primer rapel volado junto a la cascada del salto de agua, muy chulo!!!!!.


Tras este rapel, llegaremos a la gran rampa de 33m que tendremos que descender mediante otro rapel. Ojo por que la parte más vertical del rapel está justo al final, asi que llevad los metros de cuerda necesarios.


 Segundo rapel en la gran rampa de 33m.


Aún hay otro rapel más de unos 6m que destrepamos y cuya instalación nos saltamos. Ojo también con la poza de recepción de este rapel, desde arriba invitaba al salto, pero abajo apenas cubría.
Y así, nos acercaremos enseguida a la confluencia del Barranco Fondo con el cauce principal. Pero antes tendremos un salto obligado de 4m que se nos antojó delicado. La poza cubría, al menos con el caudal que encontramos ese día (en estiaje no sé si cubrirá lo suficiente) pero desde arriba se veían perfectamente la silueta de las piedras amenazantes del fondo que obligaban a apuntar y a no errar en el salto.En mi opinión, no estaría de más equipar este resalte.


 
 Salto delicado de 4m, hay que apuntar, la poza no es limpia y las piedras en punta acechan.



Y ahora sí, volvemos al cauce del Sieste al que entraremos mediante un salto a la estética Poza de Chinchirigoy.  Estamos un buen rato disfrutando de este sitio, el día es caluroso y la poza invita al baño.


 De relax en la magnífica Poza de Chinchirigoy de agua verde cristalina, un sitio precioso!!!!.


A partir de aquí, sólo nos queda una excursión acuática por el fondo del río hasta las Pozas de San Martín. Este tramo se puede hacer algo pesado aunque el entorno natural en el que nos encontramos es magnífico.


 Cauce abierto del río Sieste, bonito pero se hace algo pesado.


 Menos mal que cada cierto rato nos encontramos más pozas de agua verde cristalina para mitigar el calor.




Y por fin, llegaremos a las famosas Pozas de San Martín, unas piscinas naturales de agua verde cristalina muy frecuentadas por los habitantes de Boltaña. Un sitio precioso que permite enredar un rato toboganeando en las rampas resbaladizas que comunican las pozas.


Toboganeando en las Pozas de San Martín, unas piscinas naturales muy conocidas por los habitantes de Boltaña. Este sitio marca el fin del descenso.


Las Gargantas de Sieste son un descenso en el que prima lo estético sobre lo deportivo, por eso es muy importante combinar ambos barrancos para que salga un día más completo y pillarlos con caudal para que no pierdan interés. Acertar con el caudal es lo más complicado, en la época en la que llevan agua la temperatura exterior (no olvidemos que esto es el Pirineo) y del agua, puede ser muy limitativa.
Aunque estas gargantas ya están difundidas en el mundo del barranquismo a partir de la publicación de la guía de Senderos del agua del río Ara, este barranco sigue siendo un rincón tranquilo alejado de la marabunta de los barrancos más comerciales y conocidos.
Ah, y sobran las palabras con el rincón de la Cascada del Coñodelmundo, sobretodo si la pilláis con agua abundante como lo pillamos nosotros. De hecho, el espectador desde lejos, disfrutará más viendo al barranquista descendiendo por esta espectácular cascada, que el propio barranquista colgado de la cuerda. Sólo por este sitio merece la pena venir a conocer este barranco.

2 comentarios:

carmar dijo...

Un barranco muy disfrutón, parece. En lo de poner nombres no hay duda de que la gente del lugar bautiza con lo primero que le viene a la cabeza ;-) Que no digo yo que esté desacertado, pero vamos, que .....
Salud y Montaña, amigo Rubén.

Eduardo dijo...

Hola Ruben.

Yo las veces que he leído una reseña sobre este barranco, siempre lo he visto seco o con muy poco caudal, desde luego la carrera sirvió para algo más que correr, jeje.

Por lo que te leo, se puede recorrer el barranco prácticamente por senda, no?. Yo esa zona no la conozco, y eso que hemos veraneado varias veces en el Camping de Boltaña, habrá que probar esos toboganes de las pozas de San Martín, Adrian se lo pasaría pipa, yo también.

Un saludo.