jueves, 28 de julio de 2016

CANYON DE CAP DE POUNT


BARRANCO DE ALTA MONTAÑA A LOS PIES DEL MIDI D´OSSAU.


 Frente a la entrada del cañón, mucho calor no es que hiciera......


Hemos vuelto a apostar por hacer barrancos al otro lado de la frontera, en el Valle de la Gave d´Osseau.El Cap de Pount es un descenso poco conocido, sobretodo para los barranquistas del lado español, que cuando pasamos la frontera siempre nos decantamos por el Bitet o por el Soussouéou.
Es un cañón alpino, de alta montaña, de caudal no regulado, rodeado de prados alpinos y a los pies del majestuoso Midi d´Osseau. Para su aproximación dejaremos el coche en el parking de Bious-Artigues, junto a la presa del lago, o más abajo, como suele ser normal en épocas de mayor afluencia de turistas.


Iniciamos la aproximación en el lago de Bious-Artigues, a la sombra del Midi d´Ossau.


Desde aquí, seguiremos la pista hasta el gran prado, la cuál la tendremos que seguir hasta el final del valle, justo hasta un puente que cruza el río. Este es el punto final de nuestro descenso. Antes del puente, a mano izquierda sale una senda que remonta todo el barranco que vamos a hacer por su orilla derecha orográfica, hasta llegar a una cabaña de pastores que es la que da el nombre al barranco. En este punto nos equiparemos e iniciaremos el descenso.
Parte de esta aproximación coincide con el Tour de los Lagos de Ayous (hasta llegar al prado) y con el Tour del Midi d´Osseau (hasta el final del prado), rutas de montaña muy conocidas en esta zona del Parque Nacional de los Pirineos. La aproximación es preciosa, bosque de hayas en la parte inferior y prados alpinos repletos de ovejas y caballos en la parte superior, todo ello bajo la sombra majestuosa de la cara norte del Midi d´Osseau. Nos costará 1h desde la presa del lago o 1:30h si hemos dejado el coche más abajo. 

La aproximación va por lugares idílicos: prados alpinos con ovejas y caballos.


La entrada del Cap de Pount se ubica a unos 1.700m de altitud por lo que es un barranco alpino de alta montaña. Esto determina mucho la época en la que podremos afrontar el descenso, tanto por caudales como por temperatura (exterior y del agua). Esto limita su descenso a los meses estivales, fuera de estas fechas, lo normal es encontrar un caudal elevado o pasar mucho frio. Y es que el agua del Cap de Pount está más que fria, helada, si el día no os sale soleado (esa boira preta tan característica de la France.....!!!) o no hace calor, pasaréis mucho frio en el barranco.

Entalladura del barranco vista desde la aproximación a casi 1.700 metros de altitud.


A su elevada altitud y a su carácter alpino, hay que sumar que es un barranco muy resbaladizo, algo muy típico de los barrancos de los Pirineos Atlánticos pero a lo que no estamos acostumbrados los barranquistas del lado español.
Y por último, decir que es un barranco engordado y muy bien configurado, sin tiempos muertos, con alguna parte abierta pero que se hace corta. La geología de este cañón y sus formas erosivas lo convierten en un barranco diferente, de gran calidad estética, es alucinante lo que puede llegar a hacer la fuerza del agua. Hacía tiempo que un barranco no me sorprendía tanto. Voy a hacer una pequeña descripción del descenso acompañada en imágenes.



La entrada del barranco nos recibe con una cascada de 6m que podremos saltar o rapelar al gusto. Primer contacto con las aguas heladas de este barranco:

Primera cascada: salto o rapel.


Estamos ante un barranco acuático y ante una garganta muy bien configurada:


Garganta acuática, bien configurada y de aguas muy frias.


Aunque el caudal era correcto, encontramos algunos puntos de prestar atención, suponemos que debido a las fuertes lluvias que cayeron dos días antes:


En algunos puntos el caudal obligaba a prestar atención, como en la badina de recepción de este rapel.......


    .......aunque el agua empuja con fuerza contra la pared, se podía salir sin problemas de la badina.


La cascada de la siguiente fotografía está equipada para ser descendida mediante un rapel e incluso hay una instalación previa que te permite acercarte asegurado a la cabecera de la cascada en caso de caudales altos. La base de esta cascada forma un pequeño rebufo que ese día chupaba un poco, el paso se resuelve fácilmente con un salto.

Badina con pequeño rebufo en la base que se evitaba saltando.


El Cap de Pount pronto nos empezará a mostrar sus sorprendentes formas erosivas:


Las formas erosivas de este barranco son espectáculares.



Como la gran marmita perforada en una de sus paredes por la que se cuela el río y que tendremos que superar mediante un pequeño salto. Este rincón es la imágen más conocida de este barranco. Un sitio precioso!!!!!.


La imágen más característica del Cap de Pount: la gran marmita perforada, nunca había visto una formación como ésta dentro de un cañón.


Más adelante llegaremos a una zona abierta en la que nos tendremos que salir por la orilla izquierda orográfica para alcanzar un árbol desde el que rapelaremos a la badina de la siguiente fotografía y la cuál se desciende con un rapel de 5m bastante cabroncete, el agua empujaba con fuerza, resbalaba un montón y acababa en un pequeño volado.



Rapel pequeño pero cabroncete de ejecución: acababa en un pequeño volado, el agua empujaba con fuerza y resbalaba muchísimo.



Seguidamente llegaremos al siguiente punto característico del barranco: la gran marmita-trampa perforada. Una instalación de rapel nos permite descender hasta el fondo de la badina (rapel limpio) o por su exterior sorteando las ramas muy resbaladizas de un gran arbol caido en el cauce del barranco (otro rapel cabroncete) y en el que tendremos que prestar atención a la recuperación de la cuerda.

Seguimos con las formas erosivas singulares: la gran marmita-trampa perforada.


En la siguiente foto se puede observar la ventana que permitiría salir de la base de la marmita-trampa en el caso de que decidamos entrar en ella. Se aprecia como las ramas del árbol caido dificultan la salida y con caudales altos se sifonará este paso. Nosotros preferimos rapelar por fuera de la marmita-trampa (hay un pasamanos instalado que te permite acceder a la instalación de este rapel).


De la marmita-trampa de la imágen anterior, se puede salir por la ventana que se ve en esta fotografía. Cuidado con caudales altos por que sifonará y ojo también con los troncos caidos que obstaculizan la salida de la misma.


Más adelante el barranco nos permitirá realizar saltos para superar alguna cascada, aunque están instalados también para rapelar. La verdad es que es un barranco muy completo y muy divertido


Ale-hop, el barranco permite hacer varios saltos, lo dicho, es un descenso muy completo.


Y cuando pensamos que esto ya se ha acabado, llegaremos al estrecho final que superaremos mediante dos rapeles junto a dos caudalosas cascadas. Este estrecho es precioso, una gorga acuática, fría y  sombría muy bien excavada.


La entalladura del estrecho final, es un barranco muy bien excavado sin apenas tiempos muertos.




El Cap de Pount sigue dándonos lecciones de geología, fijaros en la siguiente fotografía como la erosión del agua está perforando las marmitas del fondo del barranco. Sin duda alguna, es un barranco de gran calidad estética.



Paredes estriadas y  nueva marmita perforada, toda una lección de geología.



Y como colofón, la salida al sol del estrechamiento de las anteriores fotografías se hace a través de prados alpinos de alta montaña con la cara norte del Midi d´Osseau como telón de fondo. Para flipar el entorno dónde está  ubicado este barranco!!!!.



Es lo que tienen los barrancos alpinos de alta montaña, salir al sol después de un descenso de aguas frias y encontrarte con esta imágen como telón de fondo no tiene precio.



En resumen es un descenso de alta montaña de media jornada a combinar con otros barrancos de la zona, principalmente con el Bious-Gabas por su cercanía geográfica (para ver reseña de ese barranco en este blog, pinchad aquí). Barranco a programar en los meses estivales y con caudal de estiaje, aunque está muy bien equipado, con caudales altos tiene que ser una ratonera. Agua helada y muy resbaladizo, es para tener en cuenta.
Es un descenso que nos ha sorprendido mucho,  seguro que lo repetiremos.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Hola Ruben.


Solo con dar una vuelta por ese entorno, ya merece la pena cruzar la frontera, si encima, le sumas este barranco tan chulo, sale un día redondo. Me ha gustado mucho, a ver si un día me llevas a uno que sea facilito, eh? :)

Un saludo.