lunes, 7 de febrero de 2011

CUEVA DEL MUERTO

La boca de entrada de la cavidad


En noviembre del 2009 nos bautizamos en el mundo de la espeleología en la Cueva del Muerto. Estábamos en un cursillo de iniciación y entre que no teníamos ni idea, los tapones y las aglomeraciones en los pasos estrechos asi como una iluminación deficiente, no pudimos disfrutar todo lo que nos hubiera gustado de esta cavidad.
Además de tener un recuerdo muy bueno, teníamos una asignatura pendiente con esta cueva cuya visita ibamos persiguiendo desde hace tiempo. Asi que el domingo pasado estábamos subiendo como unos destalentaos la empinada cuesta que da acceso a la boca de entrada. Menos mal que la pericia del conductor evitó que gripásemos el coche, por que ibamos con un turismo de bajos muy bajos (valga la redundancia) y el camino sólo era apto para todoterrenos.
Con un solecico y unas temperaturas impropias del mes de febrero almorzamos tranquilamente ya que vamos bien de hora. Tras equiparnos convenientemente entramos en la boca de la cueva para instalar el pozo de la cabecera. Tras bajar una vertical de unos 10 metros entramos en la cavidad propiamente dicha.


La vertical de 10 metros del pozo de entrada


A partir de aquí empieza la acción. Nada más quitarnos los arneses tendremos que echar la cabeza al suelo y no la levantaremos en los próximos 10 minutos, suponiendo que seamos hábiles y nos sepamos mover con soltura. Entre tanto tendremos que atravesar una serie de pasos muy angostos y estrechos conocidos como los "Guardiciviles". Ay del que tenga algo de claustrofobia por que lo puede pasar muy mal en este tramo.

Los temidos "Guardiaciviles"


El esfuerzo tiene su recompensa y nada más consigamos levantarnos (qué gusto llevar la cabeza por encima de los hombros), empezaremos a ver multitud de formaciones por todos lados. Hay quién ha definido la Cueva del Muerto como una cueva barroca y tal vez no se equivoque por que desde luego si os gustan las cuevas con formaciones aquí las vais a encontrar de todos los tamaños y colores y en gran cantidad.

Enseguida llegamos a los "Organos", uno de los platos fuertes de esta cueva. La espectacular formación es una colada de tubos huecos que suenan cuando los golpeas, como si fuera un organo natural construido por la naturaleza. Nosotros, que somos unos payasos, nos entretenemos un rato haciendo como si hacemos música.

La galeria de los "Organos"


Pero lo mejor de la cueva está por llegar. En prácticamente toda la cavidad podremos encontrar excéntricas. Para el que no lo sepa, las excéntricas son unas estalactictas que en vez de crecer en vertical y hacia abajo, desafían a las leyes de la gravedad y crecen en todas las direcciones llegando en algunos casos a enrollarse sobre si mismas. Es una formación muy rara de encontrar en una cueva.

Numerosas excéntricas en muchos rincones de la cueva


Y esta cavidad tiene una sala en la que hay cientos de ellas en el techo, es realmente espectácular y creo que este rincón justifica con creces su visita. En la siguiente foto podéis ver lo impresionante y bonita que es esta galeria.

La impresionante galeria de las excéntricas


Más imágenes de la galeria de las excéntricas en la que nos entretenemos para disfrutar de todos sus rincones:

Tras atravesar esta galeria, las formaciones continuan y se nos muestran ante nosotros en gran cantidad y variedad. Hay que reconocer que es una cueva muy chula.


Tras pasar varias galerias más llegaremos a una bonita sala que nos exigirá una curiosa trepada vertical de 3 metros por una colada vertical de formaciones. Hay que tener cuidado por que resbala mucho y no nos podemos permitir el lujo de cometer ningún error.

Trepada previa al paso de la "Bellota"


Una vez superada la trepada, tendremos que afrontar otro de los pasos claves de esta cueva: "la Bellota", un agujero de unos 40 cm de diametro que nos recordará que para hacer espeleo es mejor estar a dieta. Es un paso de apuntar y colocarse, menos mal que sale a una sala un poco más grande que sino sería mucho más agobiante.

En pleno parto en el paso de la "Bellota"


La "Bellota" da continuidad a la cavidad y tan sólo nos restará visitar la "Galeria de la Virgen", una preciosa galeria decorada en sus paredes con coralino blanco que lleva su nombre por la Virgen del Pilar que hay colocada al final de la misma.

La "Galeria de la Virgen"



A la vuelta visitamos la "Galeria del Barro" y damos por concluida nuestra estancia. Tan solo nos resta atravesar de nuevo las gateras de los "Guardiciviles" y remontar a base puño y croll la vertical del pozo de entrada.

Remontándo el pozo de entrada


En muchos sitios leereis que ésta es una cueva de iniciación. No os llevéis a engaño, el pozo de entrada requiere material y conocer técnicas de progresión vertical, los "Guardiciviles" son lo suficientemente angostos y estrechos como para que se le salga el truño a una persona que tenga el más mínimo arrebato de claustrofobia, el resto de la cueva es horizontal pero está salpicada de numerosas trepadas y arrastradas en las que no podemos cometer ningún error y encima es complicado orientarse en su interior.
Nos consta que tiene muchas visitas, algunas de ellas carentes de las mínimas técnicas y de los suficientes conocimientos en espeleología, por lo que si queréis visitarla deberéis tener en cuenta todos estos factores.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Hola Ruben!
Ufff, impresionante esa cueva. Gracias por mostrárnosla aquí.
Así echando un vistazo rápido a la página principal de tu blog, he visto que haces un poco a todo. Eso está bien.

Iba a haberme hecho seguidor de tu blog para no perderme ninguna publicación, pero no tienes activada la opción de seguir. A ver si la pones, que seguro que tu blog iba a tener muchos fans.

Si te apetece, puedes pasarte por el mío desde mi perfil.

Un saludo.

RUBEN dijo...

Hola Carlos,
Muchas gracias por visitar este blog. La verdad es que soy un zarpas con la informática y no sé para qué sirve ni cómo se hace lo que me comentas de activar la opción de "seguir".
He entrado en tu blog y he visto que está muy currado y que le das bastante al monte.
Saludos,

MARIA dijo...

Hola Ruben!
Somos aficionados a la espeleo y mi padre ha entrado en tu blog, se ha llevado una enorme alegría al ver el post de la sima del muerto de Ricla. Él hace muchos años me comenta tuvo la satisfacción de visitarla en numerosas ocasiones junto con sus amigos, que formaban un grupo de espeleología. Me dice que los medios no eran los mismos, para bajar los 10 metros hacían servir escala de duroaluminio y su iluminación era a base de carburo. Pero se ha quedado sorprendido cuando hablas e ilustras la gatera de la "bellota", fue este grupo el que bautizó esa gatera y todavía hoy lo recuerdan con añoranza. Mi padre y el grupo de amigos son de Calatayud, aunque ahora están dispersados. Me comenta también, esta vez con dolor, que algún amigo vio recientemente la sima y las formaciones que existían están la mayoría destrozadas; de hecho, tras la "bellota" me dice había la formación excéntrica más impresionante que ha visto nunca y si tú ya no la mencionas es que está en casa de algún coleccionista. Gracias por tu post y si quieres intercambiar experiencias, te paso mi mail y estaremos en contacto.
maria2510_89@hotmail.com