lunes, 4 de julio de 2011

GORGAS NEGRAS


El año pasado, cuando a primeros de julio descendimos el Mascún Superior, pusimos a las Gorgas Negras en nuestro punto de mira, de hecho era uno de los pocos grandes descensos de la Sierra de Guara que me faltaban por hacer y tenía muchas ganas de descenderlo. Estas ultimas semanas hemos publicitado entre los amigos esta actividad por que sabía que era apetecible y que muchos tenían ganas de hacerla, pero al final, tan sólo Paco, que salió el viernes de Zaragoza a las 2 de la mañana por que tenía una boda (olé tus huevos, las Gorgas Negras casi sin domir!!), se animó a acompañarnos a Marta y a mi.

Las Gorgas Negras es el descenso más largo, acuático y deportivo de toda la Sierra de Guara. Aquí nos encontraremos de todo y todo a lo grande: una larga aproximación, toboganes, cascadas de agua, rápeles, saltos (no obligados) y alguno de ellos muy técnicos, un retorno también largo y sobretodo agua, mucha agua. La suma de todos estos elementos hace que sea un barranco físicamente exigente por la cantidad de horas que se acumulan, y un descenso muy largo.

La aproximación la haremos desde Rodellar en dirección hacia al pueblo abandonado de Nasarre, pasando por lugares míticos como el "Delfín" y la "Surgencia" del Mascún para continuar por el Barranco de Andredot, pasando por el dolmen de la "Losa Mora". Una vez en Nasarre, (no os perdáis la iglesia románica que tiene, es preciosa) haremos un pronunciado descenso hasta el cauce del Alcanadre. La aproximación nos costará entre 2h30-3h, según el ritmo que llevemos y las paradas que hagamos y es muy recomendable hacerla a primeras horas de la mañana para ganar horas al día (las necesitaremos después) y no pasar mucho calor. Por ello, es recomendable salir a andar entre las 6 y las 7 de la mañana.


Una vez en el cauce del Alcanadre, nos esperan 5km de descenso por el río (lo correspondiente a las Gorgas Negras) más otros 2km y medio del Barrasil y eso son muchos kilómetros y muchas horas en el río, asi que antes de ponerse el neopreno hay que coger fuerzas, hidratarse bien y pegarse un buen almuerzo.

La primera parte del descenso, justo hasta que el río hace el gran giro a la derecha, fue la que más nos gustó. Se pasa por los Bozos de Lañas y los Estrechos de Tedero y es la parte más encajonada del descenso. Además, aquí el agua está muy fria, en los Estrechos de Tedero hay una larga garganta muy acuática alimentada por una surgencia cuya temperatura del agua se mantiene constantemente en los 8º, aun así, no nos pareció que estuviese excesivamente fria el agua.

A partir de aquí el descenso se hace largo por las interminables badinas que tendremos que atravesar nadando, rotas en algunas ocasiones por resaltes y cascadas que tendremos que rapelar o, si somos atrevidos, saltar. Las primeras badinas hasta te hacen gracia pero cuando ya llevas unas cuantas y el cansancio se empieza a acumular, lo único que deseas es que se acaben y lo malo es que algunas de ellas figuran entre las más largas de la Sierra de Guara.

Tras unas 6h de descenso, el río se abre en los Llanos de Chasa. Es el final de las Gorgas Negras y el inicio del Barrasil. Toca descansar, hidratarse bien y comer algo por que en este punto tenemos dos opciones: 1. Escapar andando a Rodellar por una senda muy empinada y larga (poco recomendable) o continuar descendiendo por el río hacia Rodellar. Si tomamos la segunda opcion, descenderemos otro tramo del Alcandre que se denomina "Barranco Barrasil" asi que nos apuntaremos otro barranco más.

Sinceramente, no me gustó nada el descenso del Barrasil. Desde un punto de vista paisajístico es un barranco precioso pero el descenso en sí no vale mucho, se trata de hacer senderismo acuático y a estas alturas del día y con el cansacio acumulado lo que menos apetece es ir por el río con el agua hasta las rodillas.
Y si habíamos pensado que se habían acabado las interminables badinas, como premio el final de este descenso nos regala la piscina natural más larga de la Sierra de Guara, conocida como la "Piscineta" y que acaba más o menos en la confluencia del Mascún con el Alcanadre, nada más y nada menos que 300 metros de badina que nos costará un buen rato atravesar a nado. Es un sitio precioso, casi fue lo que más me gustó del descenso pero con las horas de río que se llevan acumuladas y lo cansado que se suele ir, uno tiene más ganas de llegar que de otra cosa.


El final lo marca el Puente de Pedruel dónde se ubica el camping dónde estamos alojados. Tras tantas horas de actividad salimos del agua victoriosos con las Gorgas Negras en el bolsillo y pensando en las jarras de cerveza y la suculenta cena que nos vamos a pegar dentro de un rato.

En definitiva un descenso que hay que hacer al menos una vez en la vida pero que en mi opinión es demasiado largo y monótono para lo que te ofrece.
Por ultimo, dar las gracias a Paquito que me sacó de un apuro en mitad del descenso. En los sitios más tontos te puedes dar un susto, asi que no bajéis la guardia en ningun momento cuando hagáis este tipo de actividades, que puede "saltar la liebre" en cualquier momento.
Y para que tengáis una idea aproximada de lo que son las Gorgas Negras, dejo colgado el montaje que he hecho de la actividad.

video

3 comentarios:

Iñaki dijo...

Pedazo de barranco que disfrustásteis!!! A ver si me puedo apuntar a otro!
un abrazo!

RUBEN dijo...

Iñaki a ver si la próxima vez te animas y te vienes con nosotros!!!!. ¿Escalastéis mucho por Rodellar?

Iñaki dijo...

Todo lo q los desplomes, el calor y la pereza me permitieron!!!