martes, 7 de mayo de 2013

FIN DE SEMANA VARIADO

Queda menos de un mes para la Transmontes Blancos del 2013 y ya estoy a tope, con todos los motores encendidos y en el momento de más exigencia física de mis entrenamientos. Desde el miércoles pasado he acumulado 6 días de actividad ininterrumpida, sin duda un buen test para saber en qué estado de forma estaba y hasta cuanto podía aguantar físicamente. La fiesta empezó el miércoles pasado, con una tirada de 31km, antaño estas tiradas me dejaban K.O varios días, pero esta ocasión ha ido acompañada de 3 días más de entrenamientos, esta vez de menos kilómetros pero de más calidad, introduciendo cuestas y más cuestas hasta no poder más. En medio de todo esto, un finde loco, loco, de no parar,  combinando el alpinismo invernal un día con el barranquismo al día siguiente. Como tengo poco tiempo, voy a hacer 2 actualizaciones en 1, para no dejar abandonado el blog muchos días.

UN ASPE INVERNAL CON TEMPERATURAS PRIMAVERALES

La cara norte del Aspe vista desde Candanchú.


El sábado he quedado con Carlos Mur para hacer monte. Como siempre cada vez que nos juntamos, calentada de cabeza, nos hemos propuesto hacer corredores en el Valle del Aragón, opción que descartamos nada más llegar a Candanchú, hace mucha calor y barruntamos malas condiciones. Enseguida deshojamos la margarita para ver que se puede hacer. Carlos me propone hacer el Aspe que él todavía no lo ha subido. Ummmm, el Aspe, lo he subido varias veces, por varias vías y  también en invierno, pero este monte tan alpino siempre es una opción muy apeticible y más con nieve.

La cabecera de Rioseta con una innivación excepcional para ser el mes de mayo.


El problema es que esta vez no sé si seré capaz de llegar a la cima. Carlos ha sido más previsor y se ha traido sus ski pero yo tendré que subir a patita ya que no he traido ni skis ni raquetas. Me veo nadando en la nieve nada más salgamos del trazado de las pistas de ski de Candachú, pero bueno, me lo tomo como un entrenamiento (¿otro más?) y hasta dónde llegue, llegaré.

El monte está que se cae. Grandes bloques caidos testigos de avalanchas recientes.


El caso es que a la charreta con Carlos y chino-chano, nos plantamos en la cima del Aspe en 4h, aunque habría que descontar la media hora larga que tuvimos que parar para hidratarnos, ponernos una manta de crema en la cara y descansar de la sofoquina de calor que nos estaba cayendo encima. Toma ya, 1.100m de desnivel para mis piernas, y encima abriendo huella a tramos, quién me lo iba a decir a mi con la soba de entrenamientos que llevo esta semana,  y otra ascensión invernal más al Aspe para la buchaca, vaya paseo que nos ha salido, si hasta nos hemos ganado la cerveza.


La ultima parte de la ascensión al Aspe tiene bastante ambiente alpino, y más con la cantidad de nieve que había ese día.


Este día lo recordaremos por el calor que pasamos. El sol no tuvo piedad con nosotros. Además,casi toda la ruta discurre por cara sur, por lo que tuvimos garantizada la insolación. Si hasta me tuve que poner crema de sol para no quemarme los brazos por que fuimos de manga corta durante gran parte del día.


Carlos saliendo a la arista cimera.


A destacar la gran cantidad de nieve que hay acumulada en estos momentos. La capa de nieve continua empezada desde el aparcamiento de Candanchú, y hacia los 2.000 metros aproximados, unos compañeros franceses que llevaban sondas, midieron 4 metros de espesor y no llegaron a tocar el suelo. Como curiosidad, en la Tuca Blanca la nieve llegaba hasta las ruedas de los motores de los remontes.....y eso que estamos en el mes de mayo y en cara sur!!!!!!. Me parece a mi que es dificil que mis ojos vuelvan a ver esto.
En consecuencia y con el calor que está haciendo, el riesgo de aludes, al menos en esta zona, es muy elevado, sobretodo en las horas centrales del día. En las aristas cimeras y en las salidas de los corredores hay cornisas gigantes que están a punto de caer, y hay muchas laderas sin purgar. A nosotros ese día nos cayó un pequeño alud, pero suficiente para enterrarnos, en la huella de subida, que dejó desestabilizada la ladera por dónde había que bajar y nos hizo pasar un rato entretenido.

Carlos y yo en la cima del Aspe.


En definitiva un día completo que pasamos mano a mano Carlos y yo, tenemos que repetir más de éstas que ya las echaba de menos.

Foto para el recuerdo: mes de mayo, cara sur, y los remontes de Candanchú (Tuca Blanca) sepultados por la nieve.


PRIMER JACUZZI DEL AÑO: BARRANCO DE LA VIRGEN+ PETIT MASCUN


El domingo cambio la nieve del Pirineo y los crampones y el piolet por el neopreno y el agua fresquita de la Sierra de Guara. Con la sofoquina de calor con la que llegué del Pirineo, sólo me apetecía estar a remojo. En estos momentos los barrancos de la Sierra de Guara están muy cargados de agua. Cotejamos la idea de hacer algun descenso potente, pero con la soba que llevo de estos días, nos tendremos que decantar por algo más tranquilo y disfrutón. Para ello, decidimos ir a Rodellar y encadenar 2 barrancos cortos y sencillitos que aún no habíamos descendido: el Barranco de la Virgen y el Petit Mascun. En realidad vamos a por el Petit Mascun, sabemos que es un descenso acuático ideal para hacer cuando en Guara está todo disparado pero como es corto, decidimos encadenarlo con el Barranco de la Virgen, un afluente seco del Mascún, y asi completar el día.


Estrechos en el tramo superior del Barranco de la Virgen.


Siguiendo la Guía de Salamero, que a este paso me la voy a saber de memoria, le entramos al Barranco de la Virgen desde arriba. Un error, la parte superior no tiene interés, hay algun rapel corto, un estrecho muy breve y varios resaltes desequipados, alguno de ellos guarrete y con la roca en el que tuvimos que echar la cuerda. Salvo esto, el resto de este tramo tiene bastante vegetación y encima, después de época de lluvias como ésta, encontraremos pozas de agua en la que tendremos que hacer malabarismos para  no mojarnos.
Os recomiendo entrar directamente al tramo final, que es el más bonito y dónde se encuentran los rápeles más chulos. Por cierto, el ultimo, de unos 12m y con una pequeña marmita-trampa a mitad, es bastante incómodo.

Ultimo rapel del Barranco de la Virgen, casi en su confluencia con el Mascún Inferior.


El Barranco de la Virgen desemboca en el Mascún a escasos metros aguas abajo de la Surgencia. Desde aquí hay que seguir la evidente senda que, pasando por toda la zona de escalada y dejando atrás el pueblo de Rodellar, nos lleva hasta el inicio del Petit Mascun, lugar dónde nos paramos para comer un poco, ponernos los neoprenos y valorar la situación. En el Barranco de la Virgen hemos adelanto a un grupo que también iba al Petit Mascun. El guia, bastante majo por cierto, nos confirma que el Mascún baja fuerte y que seguramente estaremos solos por que las empresas de momento no lo están trabajando.


El inicio de los Bozos de la Palomera, entramos en el Petit Mascún.


El inicio de las dificultades que coincide con el inicio de este tramo del Mascún, se encuentra en los Bozos de la Palomera, un gran caos que forma un laberinto de rocas ciclópeas dónde hay que buscar el mejor itinerario. Y en efecto, el Mascún va fuerte, asi que tendremos que ir con cuidado.









                                         

Lo bueno de este descenso es que los pasos más complicados entre los bloques, en algunos casos exigentes con este caudal, se pueden escaquear fácilmente por lo que es un barranco ideal para hacer cuando loscaudales altos nos impidan hacer otros descensos en la Sierra de Guara.


El Petit Mascún a tope de agua, a disfrutarlo!!!!!!.


En teoría y si te lo conoces bien, no es necesario utilizar la cuerda en este descenso. Sin embargo, nosotros la utilizamos en un resalte equipado en medio del caos de rocas. Vimos la opción de saltar por otro lado, pero la recepción estaba muy agitada, con mucha espuma y no nos permitía valorar con total seguridad el salto. Como estoy a menos de un mes de la Transmontes Blancos y no me puedo permitir el lujo de hacerme un desconchón en mis piernas, decidimos rapelar y optar por la opción más segura.

Rapelamos este pequeño resalte por que no vemos clara la recepción del salto.



Más adelante pasamos por grandes piscinas naturales de agua cristalina dónde esta vez sí, pudimos disfrutar de nuestro primer jacuzzi del año y enredar un rato con los saltos.


Primeros brincos y primeros chapuzones del año.


La verdad es que fue un lujo hacer el Petit Mascún en estas condiciones. Completamente solos y con este caudal, este descenso gana muchos enteros. De lujo!!!!!!.


Agua, luz y color en el Petit Mascun y encima estamos completamente solos.


En el ultimo tramo el Mascún vuelve a encajonarse de nuevo hasta llegar a su confluencia con el Alcanadre. Este tramo se denomina el "Ajuntadero" y nos deposita de lleno en la "Piscineta", la badina de mayor longitud de la Sierra de Guara que hay que atravesar entera nadando hasta llegar al Camping "El Puente", final de nuestro descenso. Por cierto, el Alcanadre iba bastante alegre de caudal, cuando salimos de la Piscineta comprobamos que el agua empujaba bastante, que diferencia de cuando hicimos las Gorgas Negras hace dos veranos.

En el Ajuntadero, confluencia del Mascún con el Alcanadre.


Y el lunes, aprovechando que daban temperaturas altas, otra vez a entrenar para aclimatarse a la Transmontes Blancos. En definitiva, 6 días de no parar y de acumular actividades y entrenamientos que han supuesto un buen test de cara al próximo 1 de junio. Hoy, me he tomado un merecido descanso que estoy aprovechando para actualizar el blog.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Hola Rubén, buenas y numerosas actividades, veo que no paras. Este año en cuanto a nieves es difícil que vuelva a repetirse en muchos años, aunque con estos calores y caras sur hay que tener mucho cuidado, saludos