domingo, 26 de mayo de 2013

PICO PEIRO


TRAIL RUNNING EN EL ENTORNO DE ARGUIS


El Pico Peiró visto desde la Presa de Arguis.


Estoy en cuenta atrás. El 1 de junio, es decir dentro de 6 días, estaré en la línea de salida de la TMT, qué rapido pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando empecé a planificar la preparación de esta carrera y casi sin darme cuenta han pasado a toda velocidad estos 5 meses de preparación.
El finde previo a la carrera me han llovido ofertas muy tentantivas de hacer alpinismo en los Pirineos y con buenos amigos, pero en estos momentos la sombra de la TMT es muy alargada y a menos de una semana de la carrera no quería gastar unas fuerzas que seguro que necesitaré para cruzar la meta. Tras pensármelo mucho y decir que no, el sábado por la mañana decidí realizar un último y tranquilo entrenamiento previo a la carrera.
Me apetecía descansar de la estepa y de los desiertos del Valle del Ebro asi que puse rumbo a Arguís con la intención de ascender corriendo la ultima cumbre que me quedaba por subir de esta zona: el Pico Peiró. El entorno del Embalse de Arguis, por su cercanía a Zaragoza, y ya no digamos con la ciudad de Huesca, y por su geografía tan montañosa, es un excelente escenario para realizar entrenamientos de carreras de montaña.
La subida clásica al Pico Peiró sale de la presa de Arguis por una pista forestal que en ascenso continuo y tras pasar varias bifurcaciones, nos llevará directos hasta las faldas del Pico Peiró. Hoy hace mucho frio, demasiado, joder, dentro de 7 días tengo una carrera desertica y ahora mismo estoy entrenando abrigado hasta las trancas, menuda contradicción!!!!.

Los primeros kilómetros van por una pista forestal ascendente, ideal para calentar.


En las faldas del Peiró, y perfectamente señalizado con carteles indicadores, sale la senda de ascenso a la cumbre. Los casi 5 km de pista forestal previos nos habrán servido para calentar los musculos y mentalizarnos para lo que nos queda, por que esta senda, sobretodo su arranque, es una pechugada que pondrá a prueba nuestra forma física.


La senda es muy empinada, imposible correr, pero incluso andando rápido iremos con las pulsaciones a mil. Con el corazón asomando por la boca, subo este tramo a fuego, sé que no es muy largo y quiero medir mis fuerzas.

Buf, qué calentón, esta foto refleja muy bien lo empinada que es la senda del Peiró.


Tras la pechugada del principio, viene un tramo más suave que coincide con el plato fuerte de esta ascensión: el Bosque de Hayas del Peiró.  Atravesaremos el bosque de hayas más meriodional de la provincia de Huesca. Es pequeñito pero no deja de ser una curiosidad botánica ya que las hayas necesitan unas condiciones de humedad más propias de latitudes más altas que por conjunción de casualidades se dan esta ladera de la montaña ubicada tan solo a unos 20km de la ciudad de Huesca. Es  muy curioso el contraste que hay en la parte alta del bosque entre los erizones y las hayas. Habrá que venir en otoño, tiene que ser un sitio muy chulo.

El Bosque de Hayas, visto desde la cumbre, destaca entre los erizones de la zona alta de la montaña.


El Bosque de Hayas del Peiró, una reliquia botánica y un rincón traido del Pirineo a escasos 20km de la ciudad de Huesca.


A la salida del bosque de hayas, la senda se vuelve otra vez muy empinada. Otra vez a andar y otra vez el corazón asomando por la boca, joder con el Peiró, es un monte pequeño pero peleón. La cumbre me saluda con fuertes ráfagas de viento, hace un frio del copón, asi que 4 fotos, a disfrutar del paisaje y de las vistas inéditas que hay desde aquí del Circo de Arguis y a bajar corriendo al coche que hace mucho frio aquí arriba.

La cumbre del Peiró (1.586m), menudo calentón que  llevo a pesar del frio que hace, he subido a saco.

La Pared de Bones vista desde la cumbre, el año pasado estuvimos escalando en estas curiosas paredes de arenisca (para ver reseña de la actividad pinchad aquí).


La bajadita, hasta la pista, se las trae también, es muy empinada y muy técnica. Yo me desenvuelvo muy bien en este terreno, pero a 7 días de la TMT no quiero arriesgarme a besar el suelo y llegar a casa con un desconchón en las piernas, asi hago una bajada conservadora, aun así, los tramos menos técnicos los hago a fuego. Estos descensos tan prolongados no los  tenemos en Zaragoza, asi que aprovecho para entrenarlos y depurar mi técnica.

Vistas del Pico Gratal.


Al final ha salido un entrenamiento corto, aunque ahora mismo los entrenamientos cortos como éste son de 14 km, 740 metros de desnivel positivo, y 1400 metros de desnivel acumulado. Me ha costado 1h32min de coche a coche, en la cumbre del Peiró he tocado chufa en 54min22seg, unas cifras que me han permitido comprobar que estoy en buen estado de forma y acabar mis entrenamientos con unas sensaciones inmejorabales. El 1 de junio ya veremos si todo esto será suficiente para cruzar la línea de meta.


El Circo de Arguis visto desde la cumbre del Peiró, un excelente escenario para entrenar carreras de montaña.

5 comentarios:

luis dijo...

Ya lo creo que estás fuerte, no está nada mal el tiempo que has hecho.
Espero que te vaya muy bien en la carrera y la disfrutes todo lo que puedas!

Un saludo
Luis

RUBEN dijo...

Hola Luis, ayer me quería probar, me quedo con las sensaciones, la crono, cuando corres por montaña, siempre es secundaria. Y el 1 de junio, ya veremos lo que pasará.....
Tenemos que montar otra quedada, tú no has parado este año de correr por el monte.
Salud(os)

Eduardo dijo...

Hola Rubén, casi coincidimos, porque la idea era subir el sábado con la familia al hayedo de Peiro, pero al final me fui el domingo solo con la bici por la Muela. Haber si el día de la carrera, sale todo bien, saludos

RUBEN dijo...

Hola Eduardo, aunque salió el día completamente despejado, hacía mucho frio para estar en el mes de mayo, sobretodo por el viento que soplaba en altura.
Salud(os)

carmar dijo...

¡Menudo tiempo, Rubén! El próximo sábado iré yo, aunque algo más calmadico, supongo. El hayedo en otoño es un atractivo innegable. Salud y Montaña.