domingo, 5 de octubre de 2014

POR LAS FAJAS DEL MASCUN.

LAS SENDAS IMPOSIBLES DE LA SIERRA DE GUARA (LAS FAJAS DEL MASCUN). 


La Senda d´as Zinglas discurre colgada literalmente sobre el vacio.


Otro capítulo más de las "sendas imposibles de la Sierra de Guara" , y tengo que reconocer que estamos enganchados. Empezamos el año pasado por el "Paso Len" y el "Paso de los Articazos" (para ver reseña pinchad aquí) como ruta de aproximación para descender el barranco de Chimiachas; este año recorrimos la "Senda de las Escaleretas"  (para ver reseña pinchad aquí) como retorno del Barranco del Basender. Ambos recorridos los realizamos en el Barranco del Vero. Seguí investigando y vi que la Sierra de Guara guardaba más secretos escondidos, esta vez nos dirigimos al Barranco del Mascún para recorrerlo por sus cornisas superiores, un recorrido grandioso y sorprendente, por sendas de vértigo y muy espectácular en paisajes.
Empezaremos el recorrido en Rodellar, por el archiconocido camino que sube hasta el despoblado de Otín. El primer tramo nos desciende hasta el lecho seco del Mascún (en estiaje, claro) pasando por parajes míticos superconocidos como el Delfín, la Surgencia y las Ventanas. En fin de semana, podréis observar a decenas de escaladores colgados como arañas en los desplomes y chorreras de las paredes del Mascún Como ha cambiado este sitio en apenas 100 años, cuando lo visitó por primera vez Lucien Briet en 1904, momento en que se toman las primeras fotografías y se divulga al exterior este cañón, esto era el culo del mundo, por aquí no pasaba prácticamente nadie salvo los habitantes de los pueblos del entorno que conseguían sobrevivir a duras penas en un entorno tan duro y salvaje. Actualmente, la escuela de Rodellar es la escuela que concentra la mayor cantidad de vías de octavo grado del mundo, un sitio mundialmente famoso entre los escaladores  frikis que sueñan por cabalgar por sus difíciles desplomes.



A la altura de la Cuca de Bellostas y de la Ciudadela, también de sobra conocidas por nosotros, tomaremos el desvío que nos permitirá remontar la dura subida de la Costera de Otín. Siempre que hemos subido por aquí, hemos venido con pesadas sacas de barrancos con la intención de descender el Mascún o alguno de sus afluentes, hoy vamos en formato senderistas, sin apenas peso y disfrutando como nunca de este entorno, y eso que hemos pasado por aquí unas cuántas veces.


La Ciudadela y la Cuca de Bellostas.



El paisaje que nos rodea compensa con creces el esfuerzo de esta subida.


En lo alto del barranco, el paisaje cambia y nos encontramos con el magnífico "Caxigar de Otín", preludio de la zona más humanizada de esta vertiente del Mascún, hasta llegar hasta los dos enormes Caxigos (carrascos en aragonés), cuyo porte, tamaño y sombra seguro que nos llamará la atención. Es un punto que siempre se utiliza para reponer fuerzas después de la subida de la Costera de Otín.



Los grandes caxigos de Otín.


Desde estos 2 caxigos tenemos a un paso las casas de Otín. Sitio emblemático de la Sierra de Guara, despoblado totalmente desde los años 50-60 del pasado siglo. Visto el aislamiento severo que tenía este pueblo, y la vida tan dura que tenían que vivir sus habitantes, uno puede entender fácilmente por que se quedó abandonado. De nuevo la Sierra de Guara ha cambiado mucho, hasta los años en que se quedó despoblado este pueblo por aquí prácticamente no pasaba ningun foráneo y, ahora, sobretodo en primavera y a principios de verano, por las sendas que rodean al pueblo pasan cientos de barranquistas para hacer la aproximación al Mascún Superior, la joya de la corona de la Sierra de Guara, considerado como uno de los barrancos más bonitos de Europa.
Nosotros dejaremos atrás del despoblado de Otín y continuaremos por el camino de aproximación al Mascún Superior, hasta llegar a una chopera y a un cartel indicativo del Barranco de Raisén. A partir de aquí vamos a ser originales y a transitar por sendas y parajes solitarios que todavía están poco divulgados. La recompensa que vamos a tener va a ser muy grande.




Desde la chopera citada anteriormente nos internaremos en la cabecera del Barranco del Raisén, uno de los afluentes de esta vertiente del Mascún. Este barranco lo descendidimos el año pasado, como una forma original y diferente de acceder al Mascún Superior (para ver reseña pinchad aquí). Ese día ya nos fijamos en las cornisas señalizadas que volaban sobre la vertiente izquierda del Raisén y se nos quedó como actividad pendiente a realizar. Un año después, estamos otra vez aquí, para disfrutar de estos parajes de una forma diferente.


El Saltador del Raisén, rapel volado de 30m, principal atractivo de este barranco, vistos de la Senda d´as Zinglas.


El Barranco Raisén y su confluencia con el Mascún Superior, visto desde la Senda d´as Zinglas.



Desde la misma chopera sale una senda señalizada, denominada como "Cornisas del Raisén" que discurre colgada literalmente sobre el vacío atravesando las paredes y el precipio de esta vertiente del barranco.
Quiero hacer una apreciación ya que esta senda  imposible comparte unas característica común con  el resto de sendas imposibles que hemos recorrido en la cuenca del Vero. No son sendas abiertas por montañeros o escaladores, ni itinerarios equipados para practicar deportes de aventura, aunque nos parezca imposible, son sendas históricas utilizadas en el pasado por los habitantes de Otín para descender al fondo del Mascún. Nosotros pasamos por aquí para evadirnos de la ciudad y contemplar la naturaleza, ellos utilizaban estos recorridos para sobrevivir en el medio tan duro en el que vivían. Para mi este es el verdadero valor de esta ruta, una prueba más de la perfecta adaptación al entorno que tenían en el pasado los habitantes de la Sierra de Guara.


Es increible que se pueda transitar por aquí.



La senda no es difícil, de hecho no es necesario utilizar las manos en ningún momento, pero exige un paso firme y cuidadoso, ya que discurre volada en medio de un gran precipicio.



El paisaje aéreo de la Senda d´as Zinglas.



Una ruta preciosa y muy inteligente que nos permitirá descender de forma increible al fondo del cauce del Mascún. Por cierto, ahora se denomina esta senda como "Cornisas del Raisén" pero los habitantes de Otín la denominaban de otra forma: Senda d´as Zinglas. Zingla se denomina a las correas que se utilizan para amarrar a los caballos (la cornisa que recorremos parece desde lejos la zingla de un caballo) pero también se utliza en el alto aragón para referirse a lugares escarpados. Mejor utilizar la toponimía original, no os parece?.


Aquí la senda es más horizontal aunque no ha perdido su carácter aéreo.



En poco tiempo tocaremos el fondo del Mascún Superior y lo haremos en uno de los parajes más conocidos por los barranquistas: en el Saltador de las Lañas. Para los que no lo conozcáis, es un conjunto de cascadas que se despeñan en una vertical semivolada de unos 25m. Esta cascada marca el inicio del descenso del Mascún Superior.


Paraje top-ten de este recorrido: el Saltador de las Lañas del Mascún Superior.



Desde la base de la cascada nos podremos dar la vuelta y ver la senda colgada por la que hemos accedido a este lugar. Lo dicho, un recorrido sorprendente y, si eres barranquista, una forma diferente de acceder al Mascún Superior.



Ya hemos tocado el fondo del Mascún Superior, detrás nuestro la faja de la Senda d´as Zinglas por dónde hemos venido.


Hoy el Mascún Superior lleva bastante agua pero lo que más nos llamó la atención es que estábamos totalmente solos. El Mascun es barranco kárstico lo que quiere decir que sólo lleva agua después de fuertes tormentas o en época de lluvias. Normalmente, para pillarlo con agua se suele descender en primaver o a principios de verano; y es un barranco muy masificado estas fechas. Ese día aprendimos una nueva lección, en otoño por aquí no viene nadie y es fácil pillar el Mascún en las condiciones de agua que encontramos ese día, asi que si repetimos alguna vez este barranco (que seguro que sí) "nunca mais" a las masificaciones de la primavera y principios de verano. Es lo único que nos falta para disfrutar del verdad el Mascún, ya que siempre lo he pillado petado de gente.


Disfrutando del Saltador de las Lañas en completa soledad un domingo de finales de septiembre con una temperatura estupenda............y sin ningún barranquista!!!!!!!.



Se está bien aquí abajo, la temperatura es buena y estamos solos disfrutando de uno de los parajes más bellos de la Sierra de Guara, pero tenemos que continuar. Deshacemos el camino de la Senda d´as Zinglas y volvemos hasta la cabecerea del Raisén. En vez de volver por el camino de ida lo vamos a hacer por otro camino aparentemente imposible: las "Cornisas del Mascún". Desde la chopera de la cabecera del barranco cruzaremos el cauce del mismo y nos internaremos en otra senda marcada que se dirige a otra faja colgada literalmente sobre los abismos del Mascún Superior. De nuevo la toponimía actual de esta senda es incorrecta, este camino también lo utilizaban los habitantes de Otín y lo denominaban como la "Senda d´as Peñas Altas"
.

La entrada de la Senda d´as Peñas Altas.



Desde el inicio de esta senda podremos contemplar el trazado de la Senda d´as Zinglas que hemos recorrido hace un rato. Visto desde aquí, es increible que se pueda transitar por semejante precicipio sin apenas dificultades.



La Senda d´as Zinglas colgada en el vacío sobre el Barranco del Raisén vista desde la Senda d´as Peñas Altas.



La Senda d´as Peñas Altas no es tan escarpada ni tan aérea como la Senda d´as Zinglas pero al contrario que ésta, tiene unas vistas espectáculares de todo el  Mascún Superior.


Vistas de la cabecera del Mascún Superior.



Aquí podéis ver como la faja es ancha y no tiene ninguna dificultad técnica. Eso sí, no deja de ser un recorrido inteligente y sorprendente, ya que es el único punto débil que permite transitar por toda esta vertiente del Mascún.






El corte del Mascún por debajo de los Oscuros de Otín desde la Senda d´as Peñas Altas.



Las vistas aéreas que nos ofrece la senda sobre el Mascún Superior nos pemitirán contemplar la arquitectura barroca tan compleja que tiene el barranco, constituidas por un conjunto de agujas, ventanas y pináculos de formas inverosímiles que desafían constantemente al vacío. Estas son las formaciones kársticas que podremos contemplar a la salida de los Oscuros de Otín, desde el fondo del barranco, cuando lo estamos descendiendo, no te puedes ni imaginar lo que tienes encima tuyo.



Las fantasticas agujas y formaciones kársticas colgadas sobre el Mascún a la altura de la salida de los Oscuros de Otín.



La Senda d´as Peñas Altas nos devuelve otra vez a la planicie de Otín, muy cerca del pueblo. Desde aquí sólo nos queda retornar por el camino que hemos recorrido horas antes.

 

Tras recorrer las Cornisas del Mascún ya puedo decir que he recorrido íntegramente todo este cañón. La vertiente contraria la recorrimos casi en su totalidad en junio del 2012 como aproximación al Barranco d´as Cochas (para ver reseña de la actividad pinchad aquí). Las Cornisas del Mascún es de lo mejorcico, por no decir lo mejor, que hemos recorrido en la Sierra de Guara. El Mascún Superior es la joya de la corona de toda sierra, por el fondo del cañón o por arriba, ofrece parajes increibles, de una belleza sobresaliente. Tras recorrer las cornisas del Mascún, nos hemos hecho la pregunta de por dónde es más bonito este barranco, por arriba o por debajo. Sinceramente, me cuesta responder esta pregunta.

2 comentarios:

David dijo...

Que bonitos recorridos!! Algún día de este invierno habrá que ir a recorrerlos!! Avísame la próxima!!

Eduardo dijo...

Anda que recorrido más majo, veo que se puede hacer en circular, así que en cuanto bajen las temperaturas, ya se por donde acercarme, un saludo