martes, 2 de diciembre de 2014

IX CARRERA DE MONTAÑA DE MULARROYA

CRONICA DE LA CARRERA.


 Mi llegada a meta.


Buf, cuánto sufrí el domingo pasado, este podría ser el resúmen en pocas palabras de mi paso por la IX Carrera de Montaña de Mularroya (La Almunia de Doña Godina). Crucé el arco de meta completamente desfondado, con unas sensaciones muy malas durante toda la carrera y con un nivel de destrucción física importante. Rendí muy por debajo del nivel que me correspondía, sin duda alguna la peor carrera que he realizado en mucho tiempo.
Los días previos a la carrera habían sido moviditos. Llevaba 10 días arrastrando un fuerte catarro que no se quería ir del todo, otros tantos sin entrenar, con un día de baja laboral incluido esa semana, y una dieta muy sana basada en antibióticos, jarabe para la tos y paracetamol. Cuando llegó el fin de semana lo peor del catarro había pasado pero no había conseguido quitarme la congestión nasal y la fuerte tos, que además me atacaba por las noches, asi que a todo esto se sumaba el sueño acumulado de no haber podido dormir casi los últimos días, de hecho la noche previa a la carrera, a las 3 de la mañana estaba sentado en el salón de mi casa intentando que se me pasara el ataque de tos. Tampoco ayudó mucho la humedad y la lluvia de esos días y además, para el día de la carrera estaba previsto que cayera la mundial.






Pero el sábado por la mañana ya había decidido que al día siguiente iba a correr la carrera. Evidentemente, ante este estado tan calamitoso, mis objetivos para ese día cambiaron radicalmente. Pese a ser un carrera relativamente corta (25 km) con un desnivel asequible (600 m D+) y un circuito corrible en su mayor parte (si tenías la suficiente pitera claro está), mi objetivo pasaba únicamente terminar y llegar a la meta con la SUPERVIVENCIA como estrategia a aplicar ese día en la carrera. ¿Sería capaz de acabar?. La única manera de saberlo era intentar correr la carrera.
Antes de salir muchas caras conocidas, me cambio de ropa 2 veces, la verdad no sé cómo vestirme, tengo mucho calor y de momento no llueve, asi que decido correr en mallas y manga corta, pero si llueve seguro que me acordaré de la térmica y del chuvasquero finito que se han quedado en la mochila.
Pese a no estar en condiciones, decido salir más o menos con el ritmo normal que llevaría en la carrera si estuviese bien. Aguanto así los primeros 10 km en los que calculo que estoy situado entre los 60-70 primeros de la clasificación. A partir de ahí me desinflé como un globo y viví, mejor dicho, sobreviví, de las rentas y de la ventaja tomada en la primera parte de la carrera.

 

Paso por el km. 5 (foto cedida por la organización).


Como llevaba la garganta tocada y me picaba mucho, me tomé muy en serio el tema de los avituallamientos..........y me tuve que parar completamente en 4 de ellos ya que al no poder respirar correctamente  era incapaz de correr y beber al mismo tiempo. Pero aún hubo 2 paradas más en las que me tuve que detener a respirar y a sonarme los mocos.....ja,ja, ja, menudo cuadro.
El haber descuidado la alimentación los días previos a la carrera también me pasó factura. Ese día desayuné paracetamol, jarabe para la tos y un zumo de naranja con miel, asi que el desfallecimiento físico también hizo su aparición y, pese a meterme un trozo de plátano y gominolas en dos de los avituallamientos, no conseguí frenar el desfallecimiento.
Los últimos 7-8 kilómetros de la carrera se me hicieron eternos, iba completamente clavado y con el modo de supervivencia activado y trabajando a pleno rendimiento, qué largo se me hizo el tramo de asfalto previo a la Almunia, si dura un poco más igual me tengo que echar a andar para llegar a la meta.
¿Y por qué me pinché ese día el dorsal pese al catarro que arrastraba y la predicción meteorológica anunciada?. Por que cuando estás físicamente bien y todo saliéndote a las mil maravillas, correr es muy fácil, pero cuando no te encuentras bien y las cosas se tuercen, es muy fácil también darse la vuelta y quedarse en casa. No sabía si iba a ser capaz de acabar la carrera, pero para saberlo tenía que intentarlo. Decisión errónea o acertada, el caso es que me pinché el dorsal y acabé la carrera, y por suerte sólo nos chispeó y no nos cayó la mundial hasta que volvíamos a Zaragoza con los coches.
Y si lo miro en perspectiva, tampoco salió tan mal la carrera. Hice una crono clavada de 2h30min y el puesto 167 de los 427 participantes que tomaron la salida ese día.



Paso por el km. 20 (foto cedida por la organización).


Respecto a la carrera tengo que decir que era nueva para mi. De todos los grandes circuitos de trail de la provincia de Zaragoza era el único que me faltaba por conocer. El circuito me pareció precioso y paisajísticamente muy bonito a pesar de  la niebla que había, pistas y sendas que iban mayormente por pinar, en un continuo sube y baja que permitía disfrutar y darle cera a las zapatillas. Estos montes de la Almunia han sido todo un descubrimiento para mi..........y están tan sólo a media hora en coche desde Zaragoza.
Tendré que volver a repetir esta carrera para disfrutarla en condiciones.


6 comentarios:

luis dijo...

Hola Ruben, a veces las cosas no salen como uno quiere, lo importante es intentarlo y despues de la semana que habias pasado no está nada mal.
Además, has sacado algo positivo, conocer otra zona para correr cerca de casa!

un saludo

David dijo...

A veces se nos olvida lo bien que se está en casa, calentito y cómodo disfrutando de una buena lectura... en fin, estamos un poco locos!! Ir a correr tras una semana "notable"...

Me apunto lo que dices al final, un sitio para descubrir cerca de casa!! Cuando quieras vamos a darle otra vuelta al recorrido, que sin los avituallamientos, seguro que bajamos de las 2h30'

Con este frío que viene, habrá que guarecerse bajo tierra, no?

RUBEN dijo...

-Luis, como bien dices había que intentarlo y entre medio me he llevado conocer una zona nueva con muchas posibilidades.
-David, ves pensando algun cueva que tengo ganas.
Y esto os lo propongo a los dos, cuando queráis, nos vamos a Mularroya y le damos una vuelta al circuito que es muy chulo.
Salud(os)

Dr. Maño. dijo...

Yo me estrené, como trailero, en ésta carrera. Soy un corredor urbanita pero de pueblo y, como tu blog, la cabra tira al monte... así que después de un par de años haciendo populares (incluyendo dos medias maratones que mi cuerpo no da para más) me animé a la Mularroya.
¿Mi objetivo? terminarla... y lo hice, el quinto por la cola pero lo hice... ahora a por la KDTRAIL en abril.
¡LO QUE ENGANCHA ESTO!

Dr. Maño. dijo...

Y lo que engancha tu blog... te seguiré.

RUBEN dijo...

Dr. Maño, muchas gracias por tu visita. Como bien dices, esto es muy adictivo, y en cuanto pruebas el trail ya no quieres saber nada del asfalto, es mucho más bonito correr por el monte a tu ritmo en medio de la naturaleza.
Salud(os)