domingo, 23 de noviembre de 2014

OTOÑADA EN EL PIRINEO: CHEMIN DE LA MATURE-COLL D´ARRAS.


EL OTOÑO EN EL VALLE DEL ASPE



Entrada atrasada de hace 2 semanas que aprovecho para actualizar en un día de catarrazo y cama. El otoño se ha retrasado mucho este año y, aunque hemos ido a buscarlo, apenas lo hemos podido disfrutar. Ese sábado lo dan medio bueno hasta mitad de tarde, después parece que llegará la nieve y entrará el invierno, asi que nos lanzamos a buscar nuestra última oportunidad del año para disfrutar de la otoñada en el Pirineo. De nuevo apostamos por la vertiente francesa del Pirineo, cruzamos el Túnel del Somport hasta la localidad de Etsaut y dejamos alli el coche con la intención de hacer una bonita circular por el Chemin de la Mature y el Coll d´Arras.



Nada más dejar el coche tomaremos una senda perfectamente señalizada que pasa por el encima del Fuerte del Portalet, construido por los franceses en el S.XIX para proteger la frontera española a través del Valle del Aspe; en la vertiente española, su homólogo es el Coll de Ladrones.




Nada más dejar el fuerte, entraremos en un profundo desfiladero y comenzará el plato fuerte de la excursión: el CHEMIN DE LA MATURE.




El Chemin de la Mature (Camino de la Madera en castellano) es un camino artificial que los franceses construyeron para sacar los troncos de abeto de la parte superior de la montaña con el fin de destinarlos a la industria naval como mástiles para los barcos. Fue construido en el S.XVIII y en su tramo más espectácular tuvieron que horadar en la pared una senda de unos 3-4 metros de ancho que va suspendida en el vacío unos 400 metros sobre el fondo del barranco.




Es un sitio muy conocido de los Pirineos Franceses y muy visitado. A pesar de la aparente exposición que tiene la senda, se pasa sin apenas peligro, no olvidemos que en su momento por aquí transportaban troncos de abeto.
También es un sitio muy famoso por sus vías de escalada. El Chemin de la Mature es una cicatriz artificial que corta a cuchillo una enorme pared famosa por sus placas de adherencia y la excelente calidad de su roca caliza. Eso sí, son vías severas que exigen un buen nivel de escalada.



Aunque el tramo anterior es el más famoso y fotogénico de la ruta, el Chemin de la Mature sigue mostrando más arriba tramos audaces y sorprendentes excavados también en la roca. Sin duda alguna, para los ingenieros franceses del S.XVIII la construcción de esta senda tuvo que ser todo un desafío.



Conforme ganamos altura, se muestra ante nosotros la silueta de una de las montañas más estéticas del Valle del Aspe y apenas conocida en España: el PENE D´UDAPET. De apenas 1.913m, esta montaña tan escarpada alberga itinerarios de escalada de bastante envergadura.




Tras alcazar unas cabañas, el sendero se adentra en un profundo bosque de hayas que esta vez sí, conseguimos pillar en explosión de colores, pudiendo disfrutar de rincones de gran calidad.





Especialmente bonito estaba el rincón que rodeada al Pont de Trungas, un puente en estado ruinoso que podemos visitar si nos desviamos unos 150 metros de nuestra senda. Muy chulo.




A partir del desvío del puente la senda se empina bastante y sube de forma pronunciada hasta los pastos que preceden al Coll d´ Arras (1.280m). Desde este punto podemos contemplar las primeras nieves del año que ya han caido sobre las cotas más altas de la montaña.
Desde el Coll d´Arras podremos completar una bonita circular bajando a Etsaut por la vertiene contraria de la montaña a través de un bosque de hayas. El sendero es muy empinado y tiene mucho desnivel asi que mejor hacer la circular en este sentido y pasar por aquí de bajada. A diferencia del bosque anterior, éste no está en explosión de colores, suponemos que es por la diferente orientación, el caso es que chino-chano bajamos hasta el coche y completamos en 3 horas largas esta bonita circular de unos 700 metros de desnivel. Totalmente recomendable.



Nos quedan unas pocas horas de luz y parece que la meteo aguanta asi que tras comer un poco nos acercamos con el coche hasta Lescun para disfrutar antes de que se haga de noche de uno de los mejores sitios del Pirineo para ver los colores otoñales. Como siempre, el Circo de Lescun es una estampa preciosa, un rincón sacado de los Alpes, da igual que vayas en otoño, en invierno, o en verano, nunca decepciona.



Y aquí sí, el otoño estaba en su máximo esplendor, unas pocas imágenes de muestra para que veáis lo bonito que estaba.




3 comentarios:

carmar dijo...

¡Lescun, Oh Lescún! Maravilla de las maravillas. Lugar de encantos inacabables que en otoño "se sale" y en verano está "para perderse en él". Bellos rincones que, tras las descarnadas rocas de la Mature, os acogieron ¡Ánimo, que aún queda otoño en el pre-Pirineo! Ya después haremos travesía con los esquíes. Salud y Montaña, Rubén y compañía.

RUBEN dijo...

Lescún es un sitio maravilloso que todavía no lo conozco lo suficiente. Habrá que ponerle remedio.
Salud(os) y a disfrutar todavía de este otoño tardío.

Eduardo dijo...

Hola Rubén, que poco visitada tengo esa zona de la France. Veo que Chemín de la Mature, es un lugar con mucho encanto, con esos bosques de hayas, y el tramo de sendero escabado en la roca. Un saludo