jueves, 3 de septiembre de 2015

CUEVÓN DE LA PRUNEDA.


ESPELEOBARRANQUISMO EN ASTURIAS. 




Podríamos definir el espeleobarranquismo como aquella actividad consistente en seguir el curso subterráneo de un río cuyas aguas se filtran en el interior de una cueva. No se trata de hacer cavidades en las que hay un río subterráneo, sino de un curso de aguas exterior que en un tramo concreto se adentra en el interior de una cueva para volver a salir al exterior después de un recorrido por dentro de la tierra. 
El espeleobarranquismo es una actividad en la que el barranquista realiza un descenso de un barranco por dentro de la tierra, en completa oscuridad, es algo así como un barranco con techo.
Tras la Cueva de la Leze y la Source de la Bidouze , realizadas el año pasado, estábamos muy enganchados a esto del espeleobarranquismo y en Asturias, muy cerca de dónde estábamos alojados, teníamos algún espeleobarranco interesante. Como de esto carecemos en Aragón, preferimos centrarnos en este tipo de actividades.



 Ubicación de la boca inferior de la travesía desde la pista de acceso. El camino de retorno que hicimos nosotros va por el bosque que hay a la derecha de la cueva y que permite acceder al collado que hay encima de la misma. Este retorno es muy expuesto y totalmente desaconsejado si está mojado.



El día anterior a nuestro descenso fue el de peor meteorología de nuestras vacaciones. Se pegó lloviendo todo el día y a ratos con ganas. Aunque no teníamos referencias recientes, sabíamos que la cueva tendría que estar muy de estiaje, ya que este verano ha sido muy escaso de precipitaciones en esta zona (ha llovido, que esto es el norte, pero mucho menos de lo que tendría que haber llovido en estas fechas), pero aún así, antes de entrar, teníamos alguna duda con los caudales, ya que no sabíamos a ciencia cierta cómo habría respondido a las lluvias del día anterior.



 Entorno idílico en el acceso a la boca superior.


La travesía se encuentra ubicada en la localidad de Purón, muy cercana a LLanes. Antes de llegar al núcleo principal de esta población sale una pista hormigonada muy, pero que muy empinada, y también muy estrecha, asi que mejor que no nos encontremos con nadie de frente sobretodo en el primer tramo. Nosotros nos liamos y nos costó un poco encontrar esta pista  hormigonada pero gracias a la ayuda de un paisano que iba en BTT y que se conocía la cueva, encontramos el camino correcto.
Como sólo íbamos con un coche y no íbamos a hacer el barranco exterior, dejamos el vehículo en el collado de acceso a la boca superior del sistema. También nos liamos con esto ya que dejamos el coche un poco antes de dónde había que dejarlo, pero el amigo de la BTT nos volvió a llevar por el camino correcto.


 Boca superior de la travesía por dónde se interna el río exterior.



Desde aquí a la boca de la cueva apenas unos 100 metros campo a través en medio de pastos y vacas, y con unas vistas al Cantábrico muy chulas, vaya sitio más bucólico. Hay que encontrar el arroyo exterior y seguirlo ya que se cuela directamente sobre la boca superior del sistema, dónde ya tendremos que progresar con la frontal y con el neopreno completo.





Nuestros temores se disiparon en la entrada, las lluvias del día anterior apenas habían afectado al caudal por lo que entramos sin problemas.




La travesía subterránea sigue el curso de aguas de este río por el interior de la tierra, tiene 1km aproximado de longitud y es muy bonita y asequible, al menos con los caudales normales que encontramos. Tendremos que instalar la cuerda en 2 pozos, uno de unos 7-8 metros cuya recepción debe ser delicada con caudales altos y otra vez en el pozo-rampa de 30m justos antes de alcanzar la boca de salida. No es necesario llevar 60metros de cuerda como hicimos nosotros, ya que este pozo-rampa se encuentra fraccionado en su mitad con un cómodo pasamanos y aunque no lo medimos, creemos que con una cuerda de 30m se puede hacer sin problemas.
El resto, son resaltes y marmitas-trampa (en estiaje claro) que están equipados con cuerdas fijas, algunas de ellas en mal estado.  



La travesía nos gustó un montón, nada de estrés y  disfrute total, sin imaginarnos el marrón en el que nos íbamos a meter al salir. Para el retorno, como sólo íbamos con un coche y así nos lo indicaba la reseña, optamos por no hacer el barranco exterior y pillar una sendeta que hay a la izquierda nada más sales de la cueva y que remonta una pedrera para flaquear por arriba la boca inferior del sistema y llegar a un collado que nos permitiría acceder fácilmente a nuestro coche. La reseña ponía que era algo expuesta, buf, buf, no sé si hicimos el retorno correcto, pero tampoco había muchas opciones y antes de avanzar en cada paso lo miramos varias veces. El caso es que después de la pedrera la senda se perdía justo a la entrada de un bosque. Por intuición y siempre buscando lo más lógico y sencillo, hayé trazas de senda y restos de cuerdas fijas que subían de forma salvaje por la vertical del bosque. Al principio bien, pero luego se puso muy vertical y como había llovido el día anterior y estaba todo mojado y embarrado, hubo algún tramo que nos sacó de vueltas y que tuve que asegurar a Marta con nuestra cuerda ya que estaba prohibido caerse. Buf que estrés, esto no era expuesto, lo siguiente. Y después, en el collado ese, no había senda y tocó pincharse bastante hasta llegar al coche. Vamos este retorno no lo aconsejamos para nada, sobretodo si está mojado, mejor hacer el barranco exterior ,aunque luego haya que subir a patita el tramo de pista hormigonada y llevar más metros de cuerda para los rápeles exteriores.
Pese a todo, nos gustó mucho esta travesía, muy recomendable si estáis por la zona.
Y como es habitual en este tipo de actividades, os dejo el montaje que he realizado con los vídeos que grabamos en el interior de la cueva.


video

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Ruben.

Pues si en Aragón no hay este tipo de actividades, hay que aprovechar cuando se sale fuera. A mi me ha gustado mucho, y viendo las fotografías y el vídeo no parece muy complicado (siempre que se tengan unas mínimas nociones).

Por cierto, las aproximaciones y regresos, utilizáis gps,o simplemente leéis reseñas, y tiráis de ellas, e intuición...

Un saludo.

carmar dijo...

Bonita, sí, pero a mí las oscuridades subterráneas me dan algo de repelús. Prefiero verlo a través de las fotos y el vídeo. Un saludo.