lunes, 16 de noviembre de 2015

UNAS VECES SE PUEDE Y OTRAS NO

INTENTO A LA GRUTA DEVAUX (CIRCO DE GAVARNIE-PIRINEO FRANCÉS).


*Nota: esta entrada es muy atrasada, corresponde a una actividad realizada a mediados de agosto, pero no hay tiempo para tener al día el blog, asi que actualizo lo que puedo y cuando puedo, aunque se queden en el tintero muchas actividades, más vale tarde que nunca.


David contempla el enorme karts ubicado en las cercanías del Cuello de los Sarrios.


Me gustan las apuestas fuertes y las actividades exigentes, te obligan a esforzarte al máximo, a estudiar minuciosamente todos los detalles y a entrenar duro para sacarlas adelante. No son para hacerlas todos los días, pero si las consigues son las que mayor satisfacción te dejan,además de permitirte llegar a sitios dónde la mayoria de la gente no llega y contemplar cosas que normalmente no se pueden ver con frecuencia. Las apuestas fuertes en la montaña tienen un grado de riesgo importante y la posiblidad de fracasar es elevada; además de estar a la altura de la actividad, las condiciones  y la suerte tienen que acompañar, pero si no existiera ese riesgo y esa incertidumbre y si no tuvieran ese nivel de exigencia, seguramente no serían lo mismo.


Allá arriba, en la base de los Picos de la Cascada, se encuentra la boca de nuestra cueva, casi nada el sitio al que nos dirigimos!!!.


El caso es que para mediados de  este mes de agosto "David Malabarista" y yo apostamos por una actividad potente en los Pirineos. Se trataba de intentar localizar la GRUTA DEVAUX y, si la encontrábamos, explorar su interior hasta dónde pudiésemos. Muchos no conoceréis la Gruta Devaux, pero para los que además de montañeros también somos espelólogos o para los montañeros veteranos de ambas vertientes de los Pirineos, esta gruta es todo un mito, del que todos hemos oido hablar alguna vez de las maravillas que esconde en su interior pero que nadie sabe a ciencia cierta dónde está ni cómo se llega a ella.


Frente la Brecha de Rolando, la tercera vez que estoy aquí y la primera sin nieve (foto de David).


La Gruta Devaux es la cavidad helada de mayor desarrollo de los Pirineos, su boca figura entre las de mayor altitud de toda la cordillera, sus accesos son muy complejos y requieren un nivel de esfuerzo físico importante y además existe muy poca información sobre ella. Vamos, que reune unos ingredientes que echarían atrás a la mayoria de la gente pero que para David y a mi se nos antojaban ideales para intentar hacer una actividad de alpinismo/espeleología guapa en los Pirineos.
Hacía un par de años que iba detrás de esta cavidad y de las maravillas que esconde pero hay tan poca información sobre esta cueva y tiene unos accesos tan complejos que hasta este verano no me había decidido a intentarlo en serio. Ya le había hablado a David sobre esta cueva y sabía que en cuanto se lo propusiera "picaría" a la primera como así fue. Esta actividad combinaba el alpinismo con la espeleología por lo que, además de gustarte las cuevas, hacía falta una sólida experiencia en alta montaña y una forma física elevada. Y no sólo eso, sino que además había muchas posibilidades de pegarse semejante paliza para nada, ya que no sabíamos a ciencia cierta dónde se ubicaba la cueva. David era el compañero perfecto para intentar esta actividad, reunía todos los requisitos anteriores y, sobretodo, estaba dispuesto a intentar este viaje a ninguna parte a uno de los sitios más recónditos y complejos de los Pirineos.



La Torre de Marboré (en su base se pueden ver las bocas de las grutas heladas de los Sarrios, sin hielo en verano).


La Gruta Devaux lleva el nombre de su descubridor, M.Devaux, el cuál la localizó en 1928 con un teleobjetivo desde el observatorio meteorológico de la cima del Midi de Bigorre. No sólo eso, sino que fue el mismo el que encontró su ruta de acceso y el primero en explorarla, casi nada con los medios y las técnicas que había en aquel tiempo. En su interior, descubrieron la gruta helada de mayor desarrollo de todos los Pirineos, de unos 3km, con un río subterráneo cuyas aguas se filtran en el Lago Helado de Monte Perdido y alimentan la "Surgencia Brulle", de dónde nace la Gran Cascada de Gavarnie. Lo más destacable y lo que la hace muy famosa son sus espelotemas helados, algunos de ellos excepcionales, ya que el interior de esta cueva está completamente congelado. Desde que se descubrió a primeros del S.XX su temperatura ha permanecido constantemente por debajo de los cero grados (unos -2º), favoreciendo la conservación de sus formaciones helada. Lo más complicado, además de dar con su localizacion exacta, es su acceso ya que se ubica a una elevada altitud (unos 2.800m) en la base de la cara norte de los Picos de la Cascada, en las murallas superiores del Circo de Gavarnie, lo que se conoce en el argot de los alpinistas como el "cuarto muro".


Precioso atardecer sobre la Brecha de Rolando y el Taillón.


Accesos largos y complejos, ubicación imprecisa y a una altitud elevada, para llegar a esta cueva se necesitaban 2 días y un vivac en altura. Podíamos utilizar los refugios de Goriz, en la cara sur, o de Sarradets, en la vertiente norte, pero decidimos llevar nuestra casa a cuestas e improvisar sobre la marcha el emplazamiento y la altitud del vivac. Además, debido a las dificultades que entrañaba su acceso, nos llevamos 2 cuerdas de 60m, más crampones y piolet para los neveros de la parte alta del circo, friends, bagas y cintas, casco y frontales gordas, que con el material de vivac hacía que la mochila pesara un quintal.


Esta es la recompensa que te dan los vivacs en altura (foto de David).



Accedimos al cordal superior de los tresmiles de Ordesa y el Circo de Gavarnie por la Brecha de Rolando, a través del Refugio de Sarradets al que accedimos desde el Valle y el Collado de Bujaruelo. Una vez en la cara sur, a deshojar la margarita: dormimos a cubierto en los múltiples abrigos de la Brecha de Rolando y de la base del Casco o al aire libre lo más cerca posible de nuestro objetivo?. Miramos la meteo y vemos que aguanta asi que decidimos vivaquear en el Cuello de los Sarrios, junto a unos neveros que nos deberían proporcionar agua, pero los neveros no escurrían agua y no llevábamos hornillo para fundir nieve, asi que a pasar sed esa noche, en Sarradets, y para ahorrar peso, sólo hemos cogido 1 litro y medio de agua cada uno, insufienciente para un vivac en altura, esa noche aguantaremos pero si al día siguiente no encontramos agua, no podríamos afrontar la actividad. La zona alta de Ordesa es un inmenso karts y encontrar agua en verano no es nada fácil asi que mañana tendremos más incertidumbres.
Lo bueno de los vivacs en altura es que disfrutas de un espectáculo increible en la montaña, esos cielos estrellados y esos amaneceres y atardeceres no se pueden comprar con todo el dinero del mundo, fue la recompensa al esfuerzo realizado ese día por portear tanto peso en la mochila


Nuestro "hotel mil estrellas" en el Cuello de los Sarrios, mejor imposible (foto de David).




Al día siguiente nos encaramamos al cordal del Circo de Gavarnie a través de la Torre de Marboré, cuya cima coronamos tanto a la ida como a la vuelta, pero antes nos detuvimos a llenar las botellas en un pequeño hilo de agua que escurria de la parte alta del corredor de acceso a la cumbre. Buf, esto de fuente no tiene nada, asi que a potabilizar el agua y engañar el sabor a hierro con tang.........y aun así, que rica me supo el agua,  menuda deshidratación que llevaba desde el día anterior!!!!!!!!!!.


No es broma, de aquí tuvimos que pillar agua, lo que hace la necesidad (foto de David).


David en la cima de la Torre de Marboré.



A partir de aquí "terra incognita", nuestra intuición, conocimiento del terreno (los dos hemos coronado varias veces todos los tresmiles del Circo de Gavarnie)  y experiencia en alta montaña, nos permitió trazar hasta el inicio de la vira de acceso a la cueva un recorrido relativamente fácil en el que tan sólo había que trepar un poco aunque tan bien es verdad que  era expuesto en algunos tramos.


Trazando por intuición el mejor itinerario hacia el cordal cimero del Circo de Gavarnie por terreno expuesto (foto de David).


Ya estamos en el inicio de la vira de acceso a la cueva, empieza el percal de verdad, nos asomamos a la cara norte y sólo hay "patio" y "vacio", el pueblo de Gavarnie asoma a unos 1.000 de desnivel por debajo de nosotros El inicio de la vira pone los pelos de punta, una faja estrecha, inclinada y de roca suelta.La calidad de la roca no nos permite asegurar el paso con seguros flotantes asi que hay que pasar a pelo.

Empieza el tomate, contemplando el inicio de la vira, mucho "patio" y Gavarnie muy pequeñito por debajo nuestro (foto de David).


David no lo ve claro y se lo piensa, yo voy enchufado y me lanzo a descender este primer tramo de la vira a ver si consigo animar a mi compañero. Bajo concentrado al máximo, no es dificil pero se mueve todo lo que piso e impresiona mucho el trampolín de 1.000m que tengo debajo mío, a partir de aquí no puedo cometer errores. David sigue sin verlo claro y toma la decisión de darse la vuelta, hay demasiada exposición. Es una decisión correcta ya que este paso necesita templar bien los nervios y no cometer errores, y si uno no está seguro..........

Vira estrecha e inclinada con roca suelta y terreno inestable, debajo mío un trampolín de 1000m, prohibido cometer errores.


Yo voy con la cabeza caliente y decido continuar. Tras esta primera vira, la faja gana en anchura y pierde por momentos esa sensación de vacio tan intensa que hay al principio. LLego al nevero que habíamos visto desde Sarradets y que nos quitaba el sueño, llevo crampones y piolet y tengo soltura y experiencia en estos terrenos pero prefiero evitar la nieve.......y lo hago por la izquierda del nevero pegado al vacio, inicialmente teníamos pensado hacerlo por arriba y pegados a la pared. 
Sigo enchufado y estoy bajando con bastante seguridad. Por fin puedo ver un poco más abajo la boca de Gruta Devaux, menudo subidón, pero la faja gana en verticalidad en este tramo y la roca sigue siendo muy descompuesta. Por el centro hay que bajar con cuerda para asegurar el paso aunque creo que pegado a la pared podría haber destrepado sin la cuerda.

Superando el nevero principal de la faja sobre la base de la pared de la cara norte de los Picos de la Cascada, casi nada el sitio dónde estoy.


En este punto me paro a hacer balance la situación. Por debajo, a escasos 80 metros de desnivel tengo la boca de una de las cuevas más bonitas de los Pirineos. El tramo que me separa de la entrada exige asegurarlo pero llevo 60 metros de cuerda en la mochila y material suficiente para instalar cuerda fija, de hecho ya he seleccionado el bloque dónde podría fijar la cuerda. 
Sin embargo, se me plantea un dilema. Por un lado, los "cantos de sirena" que salen de dentro de la cueva me dicen que instale la cuerda y que entre a visitarla pero por otro lado el sentido común y el talento me dicen que entraría sólo dentro de una cueva, y eso siempre es una mala opción, que además está en "casa dios" y en uno de los sitios más inaccesibles de los Pirineos. Cualquier problema que tuviese, por pequeño que fuera, se haría muy grande, asi que tomo la decisión de darme la vuelta y de volver con mi compañero.......con lo que me ha costado llegar hasta aquí, pero en la montaña el sentido común y la seguridad tiene que primar por encima de todo.

A escasos 80 metros de desnivel de la boca decido darme la vuelta,  pero antes me hago una autofoto de recuerdo frente la Gruta Devaux, ha costado mucho pero la hemos encontrado.


A la vuelta, otra vez los mochilones y otra vez el largo descenso a San Nicolás de Bujaruelo, menuda vuelta que nos hemos dado por Ordesa y el Circo de Gavarnie. Llegué al coche muy cansado, hacía tiempo que no me daba una soba como ésta.


David y yo cargados con los mochilones frente al Circo de Gavarnie, allí arriba hemos estado hace unas horas.


Así son los actividades potentes y las apuestas fuertes, unas veces se puede, y otras no. Tanto yo como mi compañero tomamos ese día las decisiones correctas, pese a todo considero esta actividad una gran victoria, con la poca información que teníamos, localizamos a la primera una de las cuevas más inaccesibles de los Pirineos.
Volveré.

3 comentarios:

Christian Pau dijo...

Increíble!!!!!!!

David dijo...

Ya repetiremos! Que se me ha pasado la "flojera" de piernas je je!! Aunque par ala próxima engañamos a otro por si acaso...

Eduardo dijo...

Hola Rubén,

Guau, pedazo de actividad, aunque os faltara visitar la cueva. Por lo menos pudisteis disfrutar de unas jornadas con buen tiempo, que nosotros estuvimos por la zona, unos días más tarde, y nos hizo un día muy asqueroso.

Lo del echarle Tang al agua, todo un acierto, yo suelo llevar un sobre en la mochila, y le da algo de gracia al agua, y más aún cuando la cogisteis de esa "fuente":)

Ahora que ya sabéis su ubicación, y el material necesario, ya tenéis actividad para el año que viene.

Un saludo.