lunes, 14 de diciembre de 2015

LA VUELTA AL COLE.

ENTRENAR, CORRER Y SOBRETODO DISFRUTAR CON LO QUE HACES.


*Hay que intentar mantener con vida el blog y como hace mucho que no escribo sobre carreras y entrenamientos, aquí va un monográfico muy resumido con algunas de las actividades más destacadas de las últimas semanas.

A finales del mes de junio necesitaba darme un descanso y decidí colgar las zapatillas durante todo el verano, la verdad es que lo necesitaba. En 2 meses y medio aproximados no hice ninguna salida (miento, alguna hice pero poca cosa), el tiempo suficiente para cargar las pilas y volver con la motivación necesaria. A mediados de septiembre volví a los entrenamientos. La vuelta al cole siempre se hace dura, se pierde en poco tiempo la forma física que tardas mucho tiempo en alcanzar, pero cada año la base previa de la que parto es más sólida y me permite estar a pleno rendimiento en un plazo cada vez más corto. Esto es lo que han dado de sí los entrenamientos y las salidas más destacadas de estos últimos dos meses y medios.

*VUELTA AL ASFALTO Y A LA VELOCIDAD: SANITAS MARCA SERIES ZARAGOZA. 

Con la vuelta de los entrenamientos decidí romper con la monotonía de los planes de los meses anteriores y probar cosas nuevas, entre ellas, intentar recuperar la velocidad perdida de mis tiempos de corredor de asfalto. No es que antes fuera veloz ni mucho menos, pero en todos estos años de corredor de montaña y de ultras he perdido la poca velocidad que tenía.
Mi planing pasaba por intentar bajar de los 40minutos en una 10k y me fijé como objetivo la Sanitas Marca Series de finales de noviembre. Llano + velocidad + asfalto = entrenamiento de series. Buf, las series, cuánto las odio, esos ritmos brutales en distancias cortas en los que vas dándolo todo con el corazón asomándote por la boca. Sí, no puedo con ellas, pero aún así conseguí sacar antes de la carrera 8 sesiones dedicadas exclusivamente a este tipo de entrenamiento. Pese a todo, los entrenos salieron y las cuentas también, si todo iba bien bajaría sin problemas de los 40min.


 Intentando volar por el asfalto.


Qué sensaciones más extrañas que tuve el día de la carrera. Desde mayo del 2009 no me pinchaba un dorsal de asfalto y la verdad,  me encontraba muy desorientado. Corrí con la sección de running de mi curro y ellos se encargaron de toda la logística previa a la carrera lo que hizo que me relajara mucho más.
¿Y el resultado?. Un auténtico desastre, crucé la meta con una crono de 40min11seg que es como suspender un exámen con un 4,9. Pero la motivación es el motor que me mueve con fuerza en todas las actividades que hago y ese día, intentando volar en el asfalto, no hice más que preguntarme qué coño hacía corriendo esta carrera.  La velocidad es para los runners y el asfalto para los coches, para días me ven a mi en una de estas carreras........o sí, tengo pendiente bajar de los 40min y ese día no lo hice por que no quise..........Pese a todo supercontento, si me dicen antes del verano que iba a correr una 10k a 4,01/km seguro que hubiera firmado "ipso facto".


*CANAL IMPERIAL Y BALSA DE LARRALDE.

Evidentemente las series y el asfalto no dejaron atrás las largas distancias y las largas cabalgadas por el monte que tanto me gustan. Este año he volcado mis tiradas largas en el entorno de Zaragoza y antes de finalizar el año quería tachar algunos deberes que tenía pendientes.
El primero de ellos, visitar los humedales de la zona de Garrapinillos, entre ellos la Balsa de Larralde, un humedal poco conocido entre los Zaragozanos. Había que ir a pata asi que dejé el coche en el Parque de PLAZA y accedí corriendo por el camino de sierga del Canal Imperial y luego desvíandome en las urbanizaciones de Garrapinillos. El sitio muy chulo, merece la pena conocerlo. Primer "paseo" de 30 km (ida y vuelta) que me dí tras las vuelta de las vacaciones y la verdad, me dejó en su sitio.


 Frente a la Balsa de Larralde, un humedal desconocido del entorno de Zaragoza.



*BARRANCO DE LOS LECHEROS (ALFOCEA).

Como no, el día a día, el grueso de mis entrenos, lo desarrollo en los montes de Juslibol y Alfocea. Antes de que llegara el horario de noche y tuviera que entrenar con frontal acortando la distancia y duración de estos entrenenos, decidí darme una vuelta maja de unos 20km por el entorno del Barranco de los Lecheros y visitar sus fotogénicos tollos. ¿Qué no sabéis lo que son?. Pues ya estáis tardando en visitarlos, es una zona muy chula para hacer el cabra con las zapatillas aunque está dentro del Campo de Maniobras de San Gregorio.........

Los secretos de la estepa: los Tollos del Barranco de los Lecheros (Alfocea).


*ANILLO VERDE DE ZARAGOZA

Esta sí que era una de mis grandes asignaturas pendientes. El Anillo Verde de Zaragoza (AVZ) es una red de caminos y senderos en parte urbanos en parte rurales que rodea completamente la ciudad de Zaragoza. Fueron señalizados con la Expo y, como había dinero por aquel entonces, se habilitaron paraselas estratégicas para cruzar los ríos y se marcó el trazado. La vuelta entera brinca de los 50km y me apetecía hacerla como despedida de fin de año, pero primeramente había que prospectar los dos anillos y así ponerse en forma, que el anillo completo era una buena soba.
Empezé por el Anillo Verde Norte, el más trialero de los dos. En realidad ya conocía los tramos más trialeros de los dos anillos, de hecho el anillo pasa por cerca de mi casa. El Anillo Norte tiene como protagonista el río Gállego, poco conocido también entre los Zaragozanos. La margen izquierda, hasta San Juan de Monzarrifar, la tengo trilladísima, la derecha, más allá de la pasarela del Gállego no la conocía.


 El trazado del Anillo Verde Norte (30km).


Tras cruzar las vías del tren, el anillo norte pasa por zonas rurales y fincas agricolas. Se cruzan dos pasos a nivel que son inevitables y que estaban inundados de agua por las últimas lluvias, del primero me libré de mojarme haciendo funambulismos, en el segundo el agua me llegó hasta las pantorrillas..........buf, pero es que en las fincas me salieron dos pedazos de perros que menos mal que estaban las verjas cerradas, sino me destrozan............buf........y luego, el tramo de polígonos industriales a la llegada a Zaragoza.......buf, me parece a mi que el Anillo Norte no lo repito. Menos mal que el trazado mejora en el Parque del Agua y las riberas del Ebro. Al final salió otro "paseo"  majo de 30km.
 

A la semana siguiente me lanzo a completar el anillo y me hago el Anillo Verde Sur, el más urbano de los dos pero que tiene como protagonista el tramo urbano del Canal Imperial. Casi me gustó más éste que el anillo norte aunque la zona de asfalto de Vía Hispanidad...........uffff, que larga se me hizo. Otro "paseo" más de 30km y los dos anillos completados en menos de una semana, aunque el anillo completo lo dejo para otra vez, son muchos kilómetros para un trazado que me desmotiva mucho, y sin motivación a ver quién se pega semejante pechada......!!!!!!.

 El trazado del Anillo Verde Sur (30km).



 *ATARDECER Y PUESTA DE SOL EN EL CABEZO LAS ZORRAS (MONTES DE TORRERO).

 El objetivo cuando salgo a entrenar y me calzo las zapatillas no es correr más rápido ni ponerme más fuerte, sino disfrutar intensamente de todo lo que hago. Hay días que me da la vena sibarita y me pongo las zapatillas con la única intención de darme un homenaje y disfrutar con mucha más intensidad de lo que lo hago normalmente.
Sólo hace falta imaginación y controlar el entorno natural por el que te mueves diariamente. A veces no hace falta viajar a sitios lejanos para disfrutar de momentos intensos en la naturaleza. Venga os lo chivo, en el  Cabezo las Zorras, en los Montes de Torrero, encima del Ikea, una de las mejores zonas de nuestra ciudad para hacer el cabra por el monte,  se puede disfrutar de atardeceres de ensueño sobre la ciudad de Zaragoza. Pedazo de homenaje que me dí ese día, así da gusto salir a entrenar!!!!!!!.


Puesta de sol desde el Cabezo las Zorres (love trail running).



*VUELTA A LOS MALLOS DE RIGLOS Y BAJADA POR LA FERRATA CUBILILLO.

 Correr bajo la silueta de los Mallos, todo un placer para los sentidos.


Quedada de blogueros con Carmar de Zancadas Ligeras (pinchad aquí para visitar el blog) y Eduardo de Diario de un Caminante (pinchad aquí para visitar el blog), con la intención de hacer alguna ruta maja de montaña corriendo. Anda que no nos costó ponernos de acuerdo, al final nos decantamos por darle una vuelta corriendo a los Mallos de Riglos, todo un clásico del montañismo aragonés que a mis años todavía no había hecho.

Disfrutando de la Foz de Escalete.


Los Mallos de Riglos son unos viejos conocidos para mi pero esta vez vamos a cambiar el plano vertical por el horizontal y los vamos a visitar de una forma diferente. La vuelta que hicimos fue la clásica que va desde Riglos al Embalse de la Peña, para pasar por la preciosa Foz de Escalete y subir hasta el Mirador de los Buitres. 
Sí hay algo que nos une a los tres, además de escribir mentiras en los blogs, es que nos gustan las actividades originales y diferentes, asi como transitar por sitios poco pisados por la gente. Sí, esta vuelta se ha puesto de moda hacerla corriendo, sobretodo desde que se celebra el Trail de los Mallos de Riglos, pero al amigo Eduardo se le ocurrió volver a Riglos desde el Mirador de los Buitres por la Ferrata de Culibillo que bordea el Mallo Tornillo.
Cómo nos va el barro, a la entrada de la ferrata un cartel nos recuerda que hay que llevar casco, arnés, disipadoras y cuerda, nosotros sólo llevamos nuestras zapatillas y nuestro equipo ultraligero de correr, aunque improvisamos un arnés de fortuna minimalista con cinta plana y una baga con un pequeño mosquetón para pasar el puente tibetano........desde luego a las ferratas hay que ir con el material adecuado asi que no pretendo crear escuela, pero hay que reconocer que este descenso le puso el punto emocionante y original a la actividad. Al final, salió un "paseo" de unos 22km y 850m de desnivel, pero lo mejor fue la compañia y el entorno dónde estuvimos, correr bajo la sombra de los Mallos de Riglos no tiene precio.


 Practicando una nueva modalidad de trail running por las ferratas, anda que no nos va el barro!!!!!.


*GRISÉN-ZARAGOZA POR EL CANAL IMPERIAL Y EL CAMINO DE LA ALFRANCA.


Y después de todos estos entrenos y otros muchos más por las Planas que no voy a añadir para no aburrir más al personal, tocaba hacer una actividad potente, un test de esfuerzo para comprobar si llegaba a final de año en la forma física que estaba buscando. 
El Anillo Verde de Zaragoza integral fue la actividad inicial que me plantée, 50km largos por el entorno de Zaragoza, poco compromiso al discurrir gran parte de la ruta por la ciudad y la distancia suficiente para darme un buen atracón de correr. Como no me motivó el recorrido cuando prospecté los dos anillos, decidí cambiar de planes y no se me ocurrió otra cosa que pillar el tren hasta Grisén con billete de ida pero no de vuelta. El retorno lo haría corriendo por el camino de sierga de la márgen izquierda del Canal Imperial hasta la Fuente de los Incrédulos en el Barrio de Casablanca (Zaragoza). Hasta aquí 30km y con la posibilidad de utilizar el "comodín del público" y volver a mi casa en el tranvía. Luego si llegaba fuerte, alargaría la tirada por el tramo urbano del canal hasta la Cartuja Baja para volver a mi casa utilizando el eje del Ebro a través del Camino del Alfranca. La suma de todo 50km en total autosufiencia, casi nada.

 Estación de tren de Grisén con billete de ida pero no de vuelta.


A diferencia del Anillo Verde, el recorrido va por el Canal Imperial y, aunque pasa cerca de poblaciones, en sus primeros 30km no tengo ninguna posibilidad de pillar agua y ni de hacer avituallamientos, lo que implica entrenar el tema de la autosuficiencia y llevar todo lo que necesites a cuestas; además, nadie me va a venir a buscar, asi que tenía que llegar como fuera hasta Zaragoza, luego ya se vería.


 Retorno a Zaragoza corriendo por el camino de sierga del Canal Imperial, empiezo en el km. 52.


Para los que nos enfrentamos con la Ultradistancia, 50km llanos puede parecer un "paseo sencillo"; sin embargo, éste "paseo"  me ponía el culo preto y para nada me parecía fácil. Cuando corres largas distancias en el monte, el terreno te impone los ritmos, cuando hay cuestas subes andando, cuando desciendes corres, y cuando es llano, trotas/corres si puedes. 

 Frente a las Murallas de Grisén (el Caracol): el acueducto contruido para salvar el río Jalón.


Esta ruta es completamente llana y muy monótona. Se puede hacer corriendo íntegramente pero os recuerdo que esto es un entrenamiento y que salían 50km asi que mantener el equilibrio entre correr y llevar ritmos asumibles, luchando con la monotonía del mismo tipo de pisada y todo en larga distancia, era un ejercicio nada fácil de superar.  Había un handicap más, el camino de sierga de la márgen izquierda del canal tiene mojones cada kilómetro........y también cada 100m.......buf, cuando estás inflado, y os puedo asegurar que yo lo estaba, estos mojones eran una tortura, madre que "comecocos" que era esta tirada.


 Puente de Clavería a la altura de Pinseque.


Aquí, como siempre, el coco es el que tira del carro, asi que me lo plantée como una tirada para entrenar estrategias psicológicas para grandes distancias. El objetivo era intentar hacer fluir mi cuerpo y mi mente con las aguas del canal y seguirlas primeramente hasta Zaragoza y luego hasta mi casa por el Camino de la Alfranca. Para ello, me imaginé que era una de las barcas que el S.XVIII discurrían por el canal, asi conseguí distraerme y vencer primeramente al cansancio y luego a la distancia.



 Un incrédulo en la Fuente de los Incrédulos (Casablanca), km. 30 de la ruta.


El planteamiento fue muy sencillo: ritmo de 10km a la hora (6min/km) y 3 paradas planificadas de 5minutos cada una en la que relajar un poco las piernas y aprovechar para comer y avituallarse; de esta forma conseguí hacer el trayecto íntegramente corriendo Me salió un día de niebla con un frio del carajo que endureció mucho más el entrenamiento, la cara de frio que tengo en las fotos creo que es muy ilustrativa de las condiciones que me encontré.

 
 Frente a las Exclusas de Valdegurriana.


Salvo el tramo comprendido entre el Puente de Clavería (Pinseque) y el Aeropuerto-PLAZA, se me hizo muy llevadero hasta Zaragoza. En la Fuente de los Incredulos, como iba como un tiro, decidí no utilizar el "comodín del público" y continuar por el tramo urbano del canal, coincidente con el Anillo Verde Sur, recientemente recorrido, hasta el barrio rural de la Cartuja Baja.

 
 Abandono el canal en el km. 92, empecé en Grisén en el km. 52 asi que echad cuentas.


En el mojón del km. 92 abandono el canal, empecé en Grisén en el km 52 asi que echad cuentas de la cabalgada que me pegué a orillas del Canal Imperial.  En este punto me desvío hacia la Cartuja Baja para pillar el eje del Ebro a través del Camino de la Alfranca que en 10km me devolvería a mi casa.


 Frente a la Cartuja Baja, a punto de conectar con el eje del Ebro a través del Camino de la Alfranca, "sólo" quedan 10km


 Por fin conecto con el río Ebro qué pasada lo que estoy haciendo!!!!!!!!.


En total 50km clavados desde la estación de tren de Grisén hasta el Puente de Piedra, fin de mi trayecto, menuda inflada pero salió la tiraba muy bien, acabé cansado pero no destruido y creo que planteé muy bien los ritmos y la estrategia a seguir en un entrenamiento tan exigente. Tengo que decir que no se me hizo pesada  la ruta y que el canal me regaló momentos inolvidables, sin duda alguna uno de los mejores entrenos de este año.

 Desembocadura del río Huerva, 2km más y en casa.


Y con esto despido el año 2015 aunque seguro que en las Navidades haremos algún otro "paseo" antes de que acabe el año. A ver si el 2016 es propicio conmigo y me deja intentar cosas chulas, de momento el cohete va con todos los motores engrasados, nunca había llegado a final de año con este estado de forma tan bueno.

5 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Rubén.

Tienes más moral que el Alcoyano, esas tiradas largas por el canal, yo las he realizado en bici, y se hacen muy monótonas, así que corriendo tienen que ser la leche.

Yo la balsa de Larralde si que la conozco, y la verdad que es un sitio bien chulo, y como bien dices poco conocido. Para otra vez puedes unir la balsa de Larralde con el Ojo del Cura en casetas, la Charca Consejera y el Ojo del Fraile, todo prácticamente por pista.

Veo que al final subiste al cabezo las zorras sin mi, hay pillín, eso no me lo contaste el otro día :).

Y de los Mallos que decir, los había recorrido en un par de ocasiones, pero está vuelta me gusto mucho, y eso que hicimos algún metro de más, la bajada por la Peña Don Justo muy entretenida.

Pues nada, haber si coincidimos en otra, Un saludo.

RUBEN dijo...

Hola Eduardo:
Lo del Cabezo las Zorras fue a finales de octubre, ya ni me acordaba. El sol se pone todos los días sobre el cabezo, esperamos unas semanas más a que alargue el día, y vamos cuando quieras a ver la puesta de sol (y de paso trotamos un rato por los Montes de Torrero.....ja,ja,ja).
Nos vemos en la siguiente.
Salud(os)

carmar dijo...

La vuelta a los Mallos fue una quedada bien chula de tres empedernidos amantes de la montaña y de la naturaleza. El descenso por la ferrata de Cubilillo y las tortas de Ayerbe fueron una buena guinda.
La siguiente ya está seleccionada, de nuevo Eduardo aportando buenas ideas, así que en nuestra mano, piernas más bien, está el realizarla.
Atención a las kilometradas por el asfalto, ¡que es muy duro!
Salud y Montaña y nos vemos en la siguiente.

Adolfo Castán dijo...

Los datos de las cuevas de la Reina no son de Eduardo Castán son de Adolfo Castán.
Ruego realices la corrección

RUBEN dijo...

Hola Adolfo:
Ya está corregido, es cierto que estaba mal puesto el nombre en el texto, no así en el pie de fotos dónde cito la procedencia de las imágenes. Si no me equivoco, por el nombre con el que has firmado el comentario, eres el autor de todas las imágenes que cito en la entrada, si hay algun error más o algo que no esté bien, te ruego que me lo indiques y así corrijo el error.
Muchas gracias por el comentario y bienvenido a mi blog.
Salud(os),
Rubén