sábado, 19 de diciembre de 2015

EL CAMINO DE LOS GRADONES Y LA FAJANA DEL ORDIO

LAS SENDAS IMPOSIBLES DE LA SIERRA DE GUARA: LA PEONERA SUPERIOR (ALCANADRE).


Volvemos a apostar por las sendas imposibles y los caminos inverosímiles de la Sierra de Guara, tengo que reconocer que nos encantan. Empezamos con el Paso Len y la Faja de los Articazos en el Vero; después con la Senda de las Escalaretas en el mismo cañón del Vero y el útlimo itinerario de este tipo que habíamos realizado fue la Senda d´as Zinglas y la Senda d´as Peñas Altas en el Mascún Superior. Todos estos itinerarios son muy aéreos y espectáculares, de hecho parece imposible que se pueda pasar por estos sitios sin tener que escalar y utilizar las cuerdas, pero tienen todos en común que son sendas históricas utilizadas en el pasado por los habitantes de la Sierra de Guara para acceder a los diferentes puntos de estos cañones y explotar los recursos naturales que en ellos encontraban. Para mi es el verdadero valor de estas rutas.
En esta ocasión vamos a ir a otro sitio recóndito y poco conocido de la Sierra de Guara, en el corazón de la Peonera. Los que conocéis la Sierra de Guara y me estéis leyendo ahora mismo, estaréis pensando que se me está yendo la pinza al afirmar que la Peonera es un sitio poco conocido de la Sierra de Guara. Claro, la Peonera Inferior, que es el tramo del Alcanadre comprendido aproximadamente entre el Estrecho de los Fornazos y el Salto de Bierge, seguramente sea el barranco más frecuentado (por no decir masificado) y conocido de la Sierra de Guara. 
Pero aguas arriba de este punto, en el tramo del río comprendido entre la Badina Cebollero y la Codera Naya, lo que se conoce como la Peonera Superior, es un sector del Alcanadre muy poco conocido, tanto por arriba como por abajo, y eso es lo que vamos a descubrir en esta entrada.


 La Piedra de San Martín. En su base y a la derecha de la fotografía se ubica la Ermita de San Martín.


Empezaremos a visitar la Peonera Superior por arriba y para ello dejaremos el coche en el parking del Cueva Cabrito. Remontaremos un poco la carretera de Bierge a Rodellar y en el siguiente punto kilométrico pillaremos una pista a la izquierda. 
Antes de nada quiero decir que el inicio de esta ruta pasa por una finca privada. De momento, el dueño no pone problemas a los montañeros y senderistas que pasen por ella, siempre y cuando seamos respetuosos con la propiedad particular. 
La ruta estaba señalizada pero en el tramo de la finca privada, han desaparecido todos los postes indicativos asi que tendremos que navegar en los cruces de pistas hasta llegar a unas ruinas ubicadas sobre el borde del cañón, denominadas los Corrales de San Juan. A partir de aquí, está todo señalizado y no tiene perdida. La senda perderá altura y nos llevará a un mirador sobre el Alcanadre, con unas vistas espectáculares y aéreas de este tramo de la Peonera Superior. En frente nuestro veremos un paredón anaranjado que tenemos en frente, y que se denomina la PIEDRA DE SAN MARTIN,  en la base del mismo, fijaros que hay una pequeña ermita. Hasta allí tendremos que bajar, y la verdad, desde aquí arriba, parece imposible que se pueda bajar hasta el río por semejantes acantilados.


 El vertiginoso descenso del Camino de los Gradones. En el fondo, el río Alcanadre, el Puente d´o Caxico al que nos dirigimos, y la Ermita de San Martín en la base de la pared.


Nosotros para descender al fondo del río decidimos utilizar el CAMINO DE LOS GRADONES, para volver luego hasta el mirador por la FAJANA DEL ORDIO, pero esta ruta se podría hacer al revés perfectamente.
Empieza la fiesta. El Camino de los Gradones es una de las sendas imposibles de la Sierra de Guara  que baja hasta el cauce del Alcanadre, justo en frente de la ermita a la que nos dirijimos, por el medio de los vertiginosos acantilados de esta vertiente del cañón. 


 Los escalones rocosos equipados del Camino de los Gradones.


Como su nombre indica, el camino salva de forma muy inteligente una serie de escalones rocosos o gradones por los puntos débiles del acantilado. En la actualidad los destrepes más complejos de esta senda están equipados con siergas y clavijas, la verdad es que ayudan pero creo que se han pasado con tanto equipamiento. Recordad que en el pasado bajaban por aquí los lugareños de la Sierra de Guara "a pelo". 


 Otro "gradón" más del Camino de los Gradones, aquí la sierga ayuda.


Es increible la inteligencia del trazado de esta senda, desde el borde del cañón parecía imposible que pudiésemos bajar de forma relativamente sencilla. Un ejemplo más del perfecto conocimiento del medio natural que tenían en el pasado los habitantes de la Sierra de Guara.
Advetir también que el trazado de esta senda pasa por una zona de nidificación de alimoches por lo que tendremos que evitar pasar por la misma durante la época de cria de estas aves.


 La senda busca los puntos débiles del acantilado por fajas y repisas, increible que se pueda bajar por aquí.



Conforme descendemos, tendremos una maravillosa vista aérea de este tramo de la Peonera Superior, en concreto, el comprendido entre la Piedra de San Martín y la Fajana del Ordio. 


 La Peonera Superior desde el Camino de los Gradones.



La Peonera Superior es un largo descenso barranquista poco frecuentado en la Sierra de Guara. Si buscáis en internet, encontraréis pocas reseñas, y las pocas que encontréis estarán en francés, manda huevos que sea la gente de fuera la que se conozca nuestra tierra mejor que nosotros.
Como esta entrada va a ser un mongráfico de la Peonera Superior, tanto por arriba como por abajo, voy a publicar unas cuántas imágenes del descenso que realizamos de este barranco en junio del año pasado con caudales altos, el cuál lo encadenamos con la Peonera Inferior, saliendo una larga y maratoniana jornada barranquista.  En su momento hice en el blog una pequeña referencia de este descenso, hoy, aunque no voy a describirlo pormenorizadamente, sí que voy a dar algo más de información.

 Peonera  Superior: caos de los Bozos de Telito (junio 2014).


 Peonera Superior: tramos de natación con caudales altos en la garganta estrecha que sigue a los Bozos de Telito (junio de 2014).
 


Dejamos el coche en la pista de San Saturnino para acceder al Barranco de los Arenales, un corto barranquito afluente del Alcanadre por el que entramos a la Peonera Superior. Ojo, por que este año la normativa del Parque Natural  ha cambiado y  se ha puesto muy estricta con el tema de los aparcamientos fuera de las zonas habilitadas por el parque, por lo que ya no podremos dejar el coche dónde nosotros lo dejamos, a riesgo de que nos caiga una multa.


 Peonera Superior (junio de 2014). Foto de Nacho.



En pleno estiaje, el primer tramo de la Peonera Superior incluso nos lo podemos llegar a encontrar seco. No fue nuestro caso, ese día el Alcandre iba bastante alto, por un lado bien, ya que es un barranco muy largo de andar y con estos caudales pudimos dejarnos llevar por  la corriente y avanzar más rápido, pero por otro lado no pudimos disfrutar de los rincones que hay en el interior de los diferentes caos del descenso, especialmente en los Bozos de Telito.




 Peonera Superior. Fuentes de Conciatas, las principales surgencias de este tramo del río. Aporte importante de caudal (agua fria). Junio de 2014.



A grosso modo, podemos decir que la Peonera Superior es un largo descenso en el que estaremos mayoritariamente andando por el río. A pesar de estar muy encañonado, el fondo del barranco es ancho, por lo que podremos esquivar las dificultades en caso de caudales altos.  En este descenso prima lo paisajístico sobre lo deportivo y seguramente lo disfrutaremos en soledad, ya que es un descenso muy poco frecuentado. Además del paisaje y de los enormes paredones por los que pasaremos, destacan las numerosas fuentes y surgencias que dan un aporte de caudal importante al río y que notaremos enseguida cuando pasemos al lado de ellas por el descenso de la temperatura del agua.


 Peonera Superior. Disfrutando de los caudales altos de ese día (junio de 2014).



Aproximadamente, la Peonera Superior acaba en el Puente d´o Caxigo, a los pies de la Piedra de San Martín, al que esta vez hemos accedido a patita y sin mojarnos, y no por el agua y con el neopreno puesto, dos formas y dos planteamientos deportivos diferentes de contemplar y disfrutar este paraje natural con un año aproximado de diferencia.


 Peonera Superior.  El mendas llegando al Puente d´o Caxico (junio de 2014). Foto de Nacho.


Dejamos el barranquismo en este punto y volvemos a nuestra ruta senderista. El Puente d´o Caxigo es el final del Camino de los Gradones, es un puente moderno que debió sustituir a uno de madera en el pasado y cuyos estribos de piedra aún se conservan. Recibe este nombre por el enorme Caxigo (Quejigo en castellano) que hay en uno de los márgenes del puente.


 Cruzando el mismo puente de la foto anterior (Puente d´o Caxico) al que hemos accedido por el Camino de los Gradones.


Esta vez, y sin mojarnos, cruzamos la enorme badina de aguas transparentes y, en fuerte subida, pillamos la senda que nos lleva a la ERMITA DE SAN MARTIN. La ermita fue construida entre los S.XVI y XVII por los habitantes de Rodellar, aunque actualmente se encuentra en el término municipal de Morrano. ¿Pero, qué narices hace una ermita construida en un sitio de acceso tan complejo?. En primer lugar, esta ermita es la explicación de la existencia del Camino de los Gradones; sí, además de ser una senda imposible, es una senda trazada por los habitantes de Rodellar para acceder a esta ermita. Y para ello construyeron el puente que hemos cruzado hace un rato.Increible. 
Pero el emplazamiento de esta ermita no es casual. Fijaros cuando bajéis por el Camino de los Gradones y veréis que está ubicada a los pies del enorme paredón de la Piedra de San Martín, justo en frente de una cavidad que en un pasado geológico no muy lejano debió funcionar como surgencia.

 La Ermita de San Martín, en la base del enorme acantilado de la Piedra de San Martín y a los pies de la boca de una cueva.


Esta cueva y el enorme paredón que protege a la ermita, nos da muchas pistas sobre la ubicación de la misma. Este es un ejemplo más de cristianización de lugares de cultos paganos, en este sitio en el pasado, antes de la llegada del cristianismo, se realizarían ritos paganos relacionados con la naturaleza y seguramente estos ritos, o lo que quedaban de ellos, llegaron intactos hasta el S.XVII. La Iglesia no podia suplantarlos o erradicarlos, la solución: cristianizar el sitio mediante la construcción de una ermita. 
Este sitio es una pasada, os recomiendo que os detengáis un rato a contemplarlo, aquí la naturaleza ha creado un lugar mágico. La cueveta es una pequeña cavidad que hay detrás de la ermita y a la que se accede mediante una trepada resbaladiza. No tiene desarrollo y sus paredes están ennegrecidas por el fuego de las hogueras.

 Contraluz desde el interior de la cavidad.



Tras disfrutar al solecico del invierno de este sitio, volvemos otra vez al puente para continuar nuestra ruta y remontar aguas arriba el Alcanadre en busca de la entrada de la Fajana del Ordio que nos devolverá hasta el mirador del que venimos. Este es el único "pero" de esta excursión circular, desde el puente hasta la entrada de la faja hay que vadear-y mojarse-el río 4 veces. Por ello, es imprescindible que el Alcanadre lleve caudal bajo si no nos queremos mojar demasiado, en estiaje, como lo encontramos nosotros, ya te mojas obligatoriamente hasta las rodillas y el agua de diciembre no es que esté caliente, aunque tampoco fue traumático el frio ni se nos cayeron los pies.



 Es diciembre y toca vadear el Alcanadre cuatro veces, menos mal que iba en estiaje y que el anticiclón ayudaba con las buenas temperaturas.



A la altura de un paraje denominado Cado Carrilla, y señalizado con un poste de madera, encontraremos el arranque de la FAJANA DEL ORDIO. Es una faja oblicua ascendente que nos permite remontar  el cañón de forma muy espectácular hasta las cornisas de la parte superior dónde se ubica el mirador de dónde venimos.


 Arranque de la Fajana del Ordio, a disfrutar de nuevo.



Ordio en aragonés significa cebada, vamos que esta senda era utilizada por los habitantes de la Sierra para bajar al río Alcandre y acceder a unos pequeños campos que había justo en el arranque de la faja dónde cultivaban este cereral y aprovechaban el agua del río para aumentar la producción de las cosechas. De nuevo una senda imposible utilizada el pasado por los lugareños para aprovechar y explotar los recursos naturales de los cañones. Qué dura tenía que ser la vida en aquel entonces y que ejemplo de adaptación al medio natural. Increible.



 La Fajana del Ordio recuerda a las Fajas del Mascún.


Conforme subamos las vistas del cañon se irán haciendo más aéreas y extensas, una pasada de sitio que merece la pena venir a conocer.

 Hay que reconocer que es un sitio muy chulo.



En poco tiempo, la senda nos llevará al mirador y desde aquí retornaremos al coche. Una vuelta curiosa que nos ha permitido conocer desde arriba la Peonera Superior y que nos ha permitido contemplar este cañón de una forma diferente a la que pudimos disfrutar el año pasado con el neopreno puesto y desde el cauce del río.

Asi de espectáculares son los  acantilados de la Peonera Superior desde la parte superior de la Fajana del Ordio, una visión diferente de este barranco.


En resúmen, el Camino de los Gradones y la Fajana del Ordio son dos sendas imposibles y dos itinerarios inverosímiles que nos permiten contemplar y tener una visión aérea y diferente de la Peonera Superior. Son una versión en pequeño del Camino de la Escaleretas del Vero y de las Cornisas del Mascún Superior, tienen los mismos ingredientes que éstas aunque más condensados y en pequeño. 
A nosotros nos ha encantado esta circular, es para recomendar.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Ruben.

Recorrido muy interesante, no solo por la ubicación, y sus usos en el pasado, sino también por las vistas tan espectaculares que hay de la peonera superior.

Está me la apunto, pero para hacer de cara al verano, que a mi el agua fría, me tira para atrás, por cierto, ¿cuanto os costo hacer este recorrido? y como se hace mejor, descendiendo los gradones, o subiendo ...

Un saludo, y felices fiestas, nos vemos en el 2016!!!

carmar dijo...

Gradones y ordio que con baño incluido me inducen a sumarme a la opinión de Eduardo: sólo los muy osados la realizan con tiempo más bien frío. En verano, con el calorcito, también me apunto yo.
Muy atractivos los recorridos y buenas fotos.
Salud, Montaña, felices fiestas y nos vemos ya pronto, supongo, para la próxima quedada de "Los Tres Blogueros".