domingo, 4 de septiembre de 2011

COVA PAS DE LA VALLGORNERA (MALLORCA)


Nunca había preparado una salida con un año de antelación. Nunca había tenido que hacer tanta burocracia para realizar una de nuestras actividades. Nunca se me hubiera ocurrido volar a Mallorca en el mes de agosto. Nunca había hecho un viaje tan "ajustado" de tiempo y "estresante". Pero sobretodo, nunca pensé que todo esto iba a merecer tanto la pena, por que nuestra corta estancia en la isla nos deparó la que ha sido sin dudarlo la mejor actividad del 2011: la Cova Pas de la Vallgornera.
Nuestra aventura empieza en el aeropuerto de Barcelona. Para poder coincidir los tres con las vacaciones de trabajo y podernos ajustar a las normas y peculiaridades que tiene la visita de esta cueva, tenemos que volar a Mallorca en pleno Puente de la Virgen de Agosto, casi nada.
Al día siguiente hemos quedado con nuestro particular guía a las 08:30 de la mañana y en menos de 12 horas tenemos que ir con el coche a Barcelona, facturar en el Prat, volar a Mallorca, recuperar las maletas en el aeropuerto de Son Sant Joan (por supuesto los dos aeropuertos son pequeños y manejables), alquilar un coche a media noche, cruzarse la isla, alojarse, levantarse a punto de la mañana y desahacer con el coche parte del camino realizado horas antes. Milagrosamente todo nos sale a las mil maravillas y conseguimos llegar puntuales a la cita, aunque esto nos cuesta una buena dosis de estrés y dormir muy pocas horas.


Puntual también a su cita, Manolo Luque, nuestro guía en la aventura de ese día, nos lleva a la urbanización de la Vallgornera, junto con dos chicos de Mallorca, que nos acompañarán a la visita de la cavidad.
Hoy todo va a ser exótico y diferente a lo que estamos acostumbrados. Nos ponemos los cascos y las frontales en medio de una calle de una urbanización, cargamos las sacas con el equipo personal y nos dirigimos a los restos abandonados de un hotel. Enfrente nuestro hay una caseta con una puerta que permite acceder a la cavidad. Esta puerta, único acceso a a esta cavidad, está protegida con una alarma con red inalámbrica que permite poner en aviso a la Guardia Civil en el caso de que alguien intente forzarla. La Vallgornera no tiene accesos naturales y esta entrada artificial fue descubierta hace años cuando se realizó una fosa séptica para las obras de un hotel, las cuales fueron paralizadas en cuanto se descubrió lo que había en el subsuelo de esta urbanización.


Actualmente y debido a la fragilidad, rareza y excepcionalidad de los espeleotemas que tiene esta cueva, el acceso libre a la misma está completamente prohibido y, fuera de los equipos de investigación que trabajan regularmente en la cavidad, sólo pueden entrar 6 personas al mes acompañados de un guía, tras conseguir previamente el permiso de la Consejería de Medioambiente del Gobierno Balear e invitación de la Federación Balear de Espeleología, a la que representa este día nuestro guía Manolo Luque.


Tras entrar por la susodicha caseta y bajar un pozo por unas escaleras de mano verticales, llegamos a la primera sala de la cueva, donde Manolo Luque nos explica en la topo que hay en una pizarra en grande las salas y galerias que vamos a visitar. También anotamos en un cuaderno el recorrido que tenemos pensado hacer y las horas que estaremos, en la actualidad la Vallgornera tiene 70 kilómetros de desarrollo subterráneo, lo que la convierte en una de las cuevas más grandes de España, con una planta muy laberíntica, por lo que es obligatorio registrarse antes de proceder a su visita con el fin de que los equipos de rescate nos pudieran localizar con relativa facilidad en el caso de hubiera algun contratiempo. Tras las explicaciones oportunas, nos terminamos de poner el equipo y procedemos al inicio de nuestra visita.

Topografía de la Vallgornera obtenida de la siguiente página web


Mientras nos equipamos en esta primera sala, la primera que fue descubierta tras perforar con las máquinas la fosa del hotel, no puedo dejar de mirar hacia todos los lados la cantidad de espeleotemas que tiene. De hecho, ya estoy flipando en colores, es muy dificil ver una sala con tantas formaciones y ésta pasa desapercibida ya que marca el inicio del recorrido de la cueva. Si esto es lo más feo de la cueva y lo menos interesante, cómo será el resto?.

La primera sala de la cueva, y se supone qué es una de las más feas, pero si está plagada de formaciones!!!!!!


Pas de la Vallgornera tiene 3 niveles o pisos. Hay un nivel totalmente sumergido, solamente accesible con técnicas de espeleobuceo; otro nivel parcialmente sumergido que se tiene que atravesar nadando, y un nivel emergido o seco que se puede recorrer a pie.
Tras la primera sala, dónde nos hemos cambiado, realizamos unos destrepes y entramos en contacto con el agua, estamos en la entrada del nivel parcialmente sumergido y a partir de aquí tendremos que progresar con los neopreonos y las aletas de buceo. Estamos en la entrada del Lago Gemma. A partir de este punto progresaremos nadando.

Entrada a Lago Gemma


Esta zona la constituye un gran lago de agua dulce mezclada con agua salada de unos 3 metros de profundidad máxima. Y este lago es uno de los platos fuertes de la cueva. Tiene salas de las que cuelgan decenas de estalactitas y fístulas, muchas de ellas en contacto con el agua o incluso sumergidas. Es muy espectacular nadar bajo semejante bosque de formaciones que, además de ser muy bonitas, presentan la excepcionalidad de ser muy abundantes.


Nadando bajo un inmenso bosque de formaciones


Esta es una de las zonas más frágiles de la cueva. Muchas de esas estalactitas y fístulas son muy finas y frágiles y además se encuentran en contacto con el agua, por lo que cualquier ola u ondulación que hagamos en la superficie del lago mientras nadamos, puede provocar la ruptura masiva de estas formaciones, por lo que pasamos por esta zona con mucho cuidado, aleteando muy despacio y aprovechando la flotabilidad del neopreno y de los botes estancos que llevamos.

Hay que nadar con mucho cuidado para no romper las formaciones


Yo nunca me había puesto unas aletas y además, mi forma de nadar se asemeja más al tsunami que arrasó este año las costas de Japón que al aleteo de una sirena, por lo que tengo que ponerme las pilas para que mi paso por esta sala no provoqué un maremoto que arrase con parte de las formaciones de estas salas. La verdad es que fui un poco tenso, me veo muy torpe con las aletas y la natación no es mi plato fuerte.

Bajo el agua también hay formaciones sumergidas


Sólo por esto, merece la pena venir a esta cueva, es un espectáculo natural impresionante, de los que te dejan con la boca abierta.


El lago Gemma es un sitio espectacular......y esto no ha hecho más que empezar


Conseguimos llegar al nivel emergido tras un buen rato nadando con las aletas. Hemos superado la prueba con éxito y no hemos roto nada. Nos quitamos los neoprenos y las aletas y, tras atravesar un par de "gateras" nos dirigimos a una sala enorme que dejó sin palabras a sus descubridores y que decidieron denominar "Sala que no te nom" (sala sin nombre). Desde esta sala, equipada con hamacas , una mesa y puntos calientes para descanso de las agotadoras jornadas de exploración de la cueva, parten los diferentes recorridos de la zona emergida.
Manolo, buen conocedor de la cavidad, nos lleva por el laberinto del Séctor F. Aquí, debido al gran desarrollo de la cueva (son 70 km, casi nada), a su constitución laberíntica, los recorridos están marcados con cintas de colores, lo que permite llegar a las puntas de exploración en un tiempo relativamente rápido.

Destrepando a los niveles inferiores desde la Sala Que no ten Nom


Para acceder a las primeras galerias del laberinto del Sector F tenemos que hacer algunos destrepes sin los aparatos pero tampoco es complicado y progresamos con rapidez. Estas primeras galerias carecen de formaciones y de interés, aun asi son muy bonitas.



Un aspecto curioso de ese día, es que no llevamos nada de agua a la cueva. Es una cavidad cálida, de unos 20º de temperatura, la zona emergida la visitamos en bañador y manga corta, pero se pasa calor y se suda mucho. Sin embargo, el recorrido está tapizado de "gourgs" de agua cristalina dónde han dejado cazos para beber agua.

Hidratándonos en los Gourgs, estamos en una de las salas de menor interés de la cueva y sin embargo fijaros lo que tenemos encima de nuestras cabezas.


Las sorpresas y excepcionalidades de esta cueva no tardan en llegar. La cueva está cosida a formaciones, da igual a dónde vayas, que te las encuentras por todos sitios y a cientos. Esta sobreabundancia de espeleotemas y la rareza y excepcionalidad de algunos de ellos, convierten a la Vallgornera en una de las cuevas más bonitas de Europa. Aquí todos los sitios son un espectáculo que no dejan de sorprenderte.


Aquí todo es muy raro y bonito


Fijaros en la siguiente fotografía (si pincháis encima podéis ampliarla), en la parte inferior derecha se han formado unos filos hilos de calcita espectáculares. ¿Cómo habrá podido formar esto la naturaleza?. Son tan frágiles que se mueven con nuestra respiración. Ahora nos explicamos el grado de proteccción de esta cueva, además de la excepcionalidad y abundancia de espeleotemas que tiene, aquí todo es tan frágil que si no se protegiera se degradaría en pocos días, sólo basta con rozar a las formaciones para arrasarlas de por vida.


Es tal el cuidado que ponemos en la visita, que si quisiéramos cagar nos tendriamos que llevar nuestras necesidades en un bidón, sólo meamos en puntos muy concretos, la comida la hacemos en una sala que han destinado para eso y ponemos mucho cuidado en recoger las migas que se nos caen ya que enseguida son colonizadas por bacterias. Se trata, en definitiva, de intentar dejar intacta la cueva, tal y como nos la encontramos.


Tal vez el punto fuerte de la visita sea la zona de los grandes platos, unas formaciones preciosas que son muy abundantes en una galeria de la cueva y en las que pasamos un buen rato haciendo fotografias con nuestros compañeros de Mallorca.





Y otra de las cosas a destacar de esta cueva, son las Helictitas, estalactitas excéntricas muy finas que parecen pelos y que se retuercen sobre sí mismas desafiando a la gravedad. Es una formación muy rara y dificil de encontrar pero en Vallgornera las hay a cientos y por todas partes, alguna de ellas muy espectáculares.

Helictitas, una formación muy rara de encontrar


El recorrido del resto de la cueva nos sigue deparando rincones memorables. Cuando creemos que ya lo hemos visto todo, vas a la siguiente sala o galeria y te encuentras formaciones como las de las dos siguientes fotos:



Y lo dicho, las Helictitas abundan por todas partes. Fijaros como se retuerce y desafía a la gravedad la helictita de la siguiente foto:


Tras nueve horas haciendo malabarismos y funambulismos para no romper formaciones por las interminables salas de la Vallgornera, salimos al exterior tras atravesar de nuevo el Lago Gemma.


Esta cueva es increible, no tengo palabras para definirla por que supera con creces todo lo que he visto y he hecho hasta ahora. Dar las gracias a Manolo Luque por su amabilidad, por haber sido nuestro guía en la Vallgornera y por habernos dado la oportunidad de vivir esta experiencia. Y también a Xisco, nuestro compañero mallorquín en la Vallgornera, que ha cedido parte de este reportaje fotográfico para que lo pudiese publicar en este blog (si pincháis encima de las fotos, las podéis ampliar y ver en mejor resolución).

7 comentarios:

David Serrano dijo...

La cueva es realmente guapa!! Vaya foticos!! La apuntaremos a la lista!!

RUBEN dijo...

David, las fotos no reflejan ni la mitad de lo que vimos. Tienes que ir a esta cueva, te puedo asegurar que no hay nada que se le parezca.
Saludos,

Iñaki dijo...

joder, hasta yo me apuntaría a esa cueva!!!

Isabel Cáceres dijo...

Pues yo pienso que hasta debemos dar las gracias al hotel, pues si no hubiese estado ahí, con lo cafre que era la peña en los 80´s y 90´s, igual se hubiera destruido gran parte de ese patrimonio natural que habeis podido disfrutar.
Buenas fotos y buena crónica.

Ana Lopez dijo...

Buenos días
Alguien me podría decir cómo puedo hacer esta cueva?

Ana Lopez dijo...

Buenos días
Alguien me podría decir cómo puedo hacer esta cueva?

RUBEN dijo...

Hola Ana, nosotros pedimos los permisos a la Federación Balear de Espeología.
Saludos,