domingo, 23 de junio de 2013

TOZAL DE CUBILARS+TOZAL DE GUARA.

TRAIL RUNNING POR LA SIERRA DE GUARA 


La ruta de el sábado pasado: la cara sur del Tozal de Cubilars + el Tozal de Guara y la larga arista que las une.


Sabado por la mañana, conduzco tranquilamente hacia la localidad de Santa Zilia con la intención de calzarme un entrenamiento mañanero por la Sierra de Guara. La intención es subir el Tozal de Cubilars, segunda altura de la Sierra de Guara, en formato de Trail Running. ¿Entrenamiento?. No sé si llamarlo de esta manera, saldrán 1.100m de desnivel positivos, 2.200m acumulados y unos 20km recorridos. Al menos esa mi intención inicial, luego la realidad superó con creces la ficción.


El Tozal de Cubilars desde Santa Zilia, solo me quedan 1.100 metros de desnivel.



No voy a describir la ascensión al Tozal de Cubilars desde Santa Zilia ya que está muy reseñada y hay información más que suficiente reseñada en guías e internet. La ascensión es muy sencilla y evidente y se realiza primeramente por una pista forestal y luego por sendas perfectamente señalizadas. Lugares como la "Cuesta del Pajarico", los "Manantiales de Fondarrés" o el "Collado de Ballemona" serán nuestras etapas previas que nos llevarán a esta curiosa cima.

Los manantiales de Fondarrés.


A pesar de ser una cumbre muy sencilla, no nos tiene que llevar a engaño. El desnivel a salvar desde Santa Zilia hasta la cima es salvaje, 1.100 metros de desnivel positivo que no nos darán ni un minuto de tregua en toda la ascensión  y que nos exigirán llevar buenas piernas. No os llevéis a engaño, aunque estemos en la Sierra de Guara estos desniveles son tanto o más exigentes como los que tenemos que realizar en muchos de los tresmiles pirenaicos.


Cuello de Ballemona, al fondo el Tozal de Cubilars.



La cumbre está coronada por una antena visible desde el pueblo de Santa Zilia. A pesar de ser la segunda cumbre de toda la Sierra de Guara, es una cumbre solitaria y poco frecuentada en comparación con el Tozal de Guara, cuya vecindad eclipsa totalmente a esta montaña. 


La antena cimera del Tozal de Cubilars.


La cumbre me recibe con movimientos de nubes que se desarrollan por debajo mío y con toda la Hoya de Huesca como telón de fondo. Muy guapo, estoy disfrutando a saco de la experiencia y probablemente sea la cumbre de la Sierra de Guara que más haya disfrutado hasta ahora haciendo Trail Running.

Cima del Tozal de Cubilars (1.945m).


El Tozal de Cubilars ofrece unas vistas muy extensas de los LLANOS DE CUPIERLO, también conocidos como los Hoyos de Guara, en la cara norte de la Sierra de Guara, una zona bastante desconocida y poco frecuentada por los montañeros.
Desde aquí arriba podremos observar una gran llanura ubicada en torno a los 1.700 metros de altitud y salpicada de numerosos fenómenos exokarsticos. En esta zona hay unas 250 dolinas en un área de 3,5 kilómetros cuadrados, además de varias simas entre las que se encuentran la Grallera de Guara, que con su vertical de 270m es una de las verticales subterráneas más grandes de Europa, o la Sima de Cubilars de unos 90m de profundidad. A destacar también el enorme Poljé de los Abeles, una enorme depresión kárstica constituida por la unión de varias dolinas, cuyo fondo es aprovechado por el ganado para alimentarse de la gran cantidad de vegetación que crece debido a la enorme cantidad de humedad que acumula. Este Polje es uno de los fenómeos kársticos más espectáculares que podemos ver en la Sierra de Guara.

Los Llanos de Cupierlo.


Los Llanos de Cupierlo es la gran zona de captación de aguas de toda la Sierra de Guara y responsable de casi todos los fenómenos kársticos de la sierra. A la alta pluviometría que hay en la cara norte de la Sierra de Guara, se une este enorme karst de 3,5 kilómetros cuadrados por el que se filtra todo el agua que cae en forma de lluvia y de nieve. Para que os hagáis una idea, toda el agua filtrada en esta zona alimenta las Fuentes de la Tamara en la Peonera Inferior, las fuentes del Formiga Superior, las Surgencias de Balaguer en las Gorgas Negras, las Fuentes de Cajigo y Covacha en el Formiga justo antes de entrar en el Gorgonchón,  y también son responsables de la formación de las 3 grandes surgencias temporales de la Cara Sur de la Sierra de Guara, que aquí se llaman Solencios (Solencio de Bastarás, Solencio de Santa Cilia y Solencio de Morrano), y que entran en carga tras periodos de fuertes lluvias. Muchos barranquistas desconocen que gracias a este lugar muchos de los barrancos de la cara sur de la Sierra de Guara, sobretodo los ubicados en el eje Formiga-Alcandre, se pueden descender debido a las surgencias que los alimentan.  Es dificil ver un karts de estas dimensiones y con semejante densidad de fenómenos exokársticos por lo que he creido conveniente detenerme y dedicar unas palabras al mismo.

El Poljé de Abelés.



Tras disfrutar de las extensas vistas de los Llanos de Cupierlo que hay en la cima del Tozal de Cubilars, decido que no he tenido suficiente con los 1.100 metros de desnivel positivo que llevan hasta ahora mis piernas y decido alargar el entrenamiento hasta la cima del Tozal de Guara siguiendo el largo cordal que comunica el Tozal de Cubilars con el Tozal de Guara.

A por el Tozal de Guara.


Enseguida conecto con la senda que por la que sube la vía normal que viene desde Santa Zilia y afronto las ultimas y largas cuestas que me llevarán hasta la cima del Tozal de Guara.


El Cabezo de Guara, el Tozal de Cubilars y la larga arista recorrida hasta el momento.



Un año más y otra vez más que corono esta cima emblemática de la Sierra de Guara. La vía que sube por Santa Zilia, que podemos considerar como la cara sur pura y dura, me faltaba por ascender por lo que ya puedo decir que he subido al Tozal de Guara por prácticamente todas sus vías en formato Trail Running. Esta de Santa Zilia es la ruta de ascenso más larga y de mayor desnivel de todas las que suben al Tozal pero creo también que es la más variada en paisajes.
En total, las 2 cumbres y el cresteo que las une me han supuesto unos 1.500 metros de desnivel positivos y otros tantos más acumulados, asi como unos 25km recorridos. De coche a coche me ha costado 3h50min y me he plantado en la cima de Tozal de Guara, incluyendo la ascensión del Tozal de Cubilars y la arista que las une, en 2h30min. Si tenemos en cuenta que las guías dan 4h de ascensión (y otras tantas para el descenso) únicamente para la cumbre del Tozal de Guara, las ventajas del Trail Running son más que evidentes.

Otra vez estoy aquí: la cima del Tozal de Guara.


A ver qué hago en las próximas semanas. En el mes de julio me gustaría hacer alguna carrera más pero de momento no he encontrado ninguna que me motive lo suficiente. Tengo en mente alguna en la cabeza pero no si saldrá adelante, sino me clavaré alguna ruta "freelance" por el Pirineo en autonomía plena como despedida de fin de curso, aunque preferiría que fuera con dorsal y más tranquilita,  que mis salidas "freelance"  siempre son para echarse a temblar.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Para mí que tu trabajas de probador del colchones en Pikolín, porque con esas sobas que te metes, yo mañana no iba a trabajar. La verdad que el Tozal de Cubilars nunca lo he subido, me llama la atención, pero desconocía que tenía más de mil metros de desnivel, que no es moco de pavo, y el Tozal de Guara, para un dos mil, tiene más dificultad que algunos tres miles. Si el fin de semana que viene no me voy a Boltaña, seguramente me haré una ruta por Guara, saludos