lunes, 14 de abril de 2014

3 EN 1: MONDINERO-FRAGINETO-TOZAL DE GUARA (TRAIL RUNNING).

UNA NUEVA CALBAGADA POR LA SIERRA DE GUARA.


Este domingo pasado tocaba entrenamiento cañero. Tras un mes cargado de dorsales, necesitaba volver a la dinámica de mis entrenamientos y eso que ese día se corría la Osan Cross Mountain, una carrera muy apetecible de la que salí encantado el año pasado.
Como quería acumular horas de monte y metros de desnivel, no me lo pensé y me lancé a por el Tozal de Guara, pero antes calbalgaría por la cresta del Fragineto y de paso también me haría el Mondinero.
Mi punto de partida es en Vadiello, lo normal sería salir de la Tejería, pero hay que conducir más (la gasolina está muy cara y no perdono ni un céntimo) y asi alargo la excursión.....je,je,je. Es llegar a Vadiello y disparse la motivación, con semejantes paisajes es imposible no motivarse.


El Borón y el Embalse de Vadiello. Con estos paisajes imposible no motivarse.


Pillo la pista forestal que rodea al pantano en dirección a la Ermita de San Cosme y San Damián. La pista es ideal para entrar en calor. Cuando llego al Esconjuradero (que curiosos son siempre los esconjuraderos, desde estas construcciones los curas en el pasado rezaban y se encomendaban al cielo para evitar las tormentas), dejo la pista forestal y me dirijo hacia San Cosme y San Damián.

El Esconjuradero de San Cosme y San Damián.


Tras pasar este impresionante santuario rupestre, que actualmente no es visitable por estar en manos privadas), tomo otra pista forestal ascendente que me lleva hacia la Tejería. Esta pista tiene unas vistas acojonantes, sobretodo cuando ganamos altura, ya que desde ella podremos contemplar el Valle de las Ermitas y los pequeños oratorios colgados en el vacio que forman parte del complejo eremítico de San Cosme y San Damián.

Preciosas vistas del Valle de las Ermitas y de sus oratorios colgados en el vacío.


Tras superar un fuerte repecho, me desvío justo a la altura de un pequeño cartel que indica "Ermita de la Fabana". Por aquí volveré luego pero ahora continuo por otra pista en dirección a unas peñas denominadas la Predicadera. En frente nuestro, ya tenemos al Mondinero y  perfectamente visible la ruta que vamos a seguir.


La Predicadera, el Mondinero y la dura subida que tendremos que salvar para alcanzar su cumbre.



La imponente silueta de la Predicadera nos amenizará esta parte de la ruta. Estas paredes, poco conocidas en la Sierra de Guara, albergan interesantes vías de escalada y algun que otro barranco seco en conglomerado. Tengo fichado este sitio pero todavía no me he decido a "catarlo", y no será por falta de ganas......


Frente a la Predicadera, mentalizándome para la dura subida que me espera.


Qué decir de la subida del Mondinero. Buf, menuda costera, es de esas subidas que te saca de rosca a la primera. Se sube de forma salvaje por una senda que va a tramos por glera (un paso hacia adelante y dos hacia atrás) y después entre los erizones en la zona superior. Serán unos 400 metros de desnivel pero vaya subida!!!!.
A pesar de la sudada que llevo, estoy contento, voy bien de fuerzas y he dosificado bien el esfuerzo, que hoy la tirada va a ser larga.

Cima del Mondinero (1.467m).


Desde la cumbre, puedo ver en frente mío la cima de Fragineto, segundo objetivo del día y la cresta que recorreré a continuación.


Ahora a por el Fragineto!!!!.


Y al fondo, la silueta del Tozal de Guara, la última de las cumbres que quiero subir hoy, todavía muy lejano desde esta posición. 


El Tozal de Guara aún queda muy lejos.


Pero antes tendré que bajar hasta el Collado de Lizana, el punto problemático de esta ruta. Hasta hace poco este descenso era más bien complicado, ya que no estaba señalizado y había que orientarse bien en medio de la vegetación selvática de la Sierra de Guara para salvar las franjas rocosas que tiene esta vertiente de la montaña. Actualmente, hay una senda perfectamente marcada que baja hasta el collado y que salva fácilmente dichos escalones rocosos.


Descenso trabajoso desde el Mondinero al Collado de Lizana visto desde el Fragineto.



Me acompañó un mozo que quería reconocer este descenso y del que me despedí en el Collado de Lizana. Actualmente, este descenso es muy asequible y los destrepes que hay que realizar se salvan fácilmente. No me  quiero ni imaginar cómo sería este descenso antes.......


Pequeños destrepes en el descenso a Cuello Lizana.



En Cuello Lizana afronto la segunda costera dura del día que me depositará en la cresta cimera del Fragineto. Desde la cresta puedo contemplar un paisaje grandioso, especialmente de la zona del Pico Borón y del embalse de Vadiello, lugar desde dónde he iniciado la ruta que estoy realizando hoy.


El Borón y el Embalse de Vadiello, punto de partida de la ruta de hoy.


Sin más contratiempos, alcanzo la cumbre del Fragineto. Detrás mío, la silueta del Tozal de Guara se alza de forma prominente sobre el Collado de Petreñales, el siguiente punto a dónde me voy a dirigir.


Cima del Fragineto (1.734m). Al fondo el Tozal de Guara, último objetivo del día.



Pero antes recorreremos la Cresta de la Ronera, una arista aérea que cabalga entre los valles del río Guatizalema y el Barranco de los Valles, con los Pirineos nevados como telón de fondo. Aunque ya lo he dicho en anteriores ocasiones, esta cresta es uno de los rincones más chulos de la Sierra de Guara.


La Cresta de la Ronera y al fondo los Pirineos nevados.



En el Collado de Petreñales hago una parada obligatoria para comer algo e hidratarme. Al fondo puedo contemplar las siluetas del Mondinero y el Fragineto y la cresta que he las comunica y que he recorrido hace un rato. Desde luego, hoy las distancias a recorrer son considerables.

Collado de Petreñales. Al fondo las dos cumbres que he ascendido hace un rato y la cresta por la que he cabalgado.



Se está muy bien en los prados del Collado de Petreñaes, asi que me tengo que convencer para levantarme y continuar con el plan establecido. Me dirijo al Tozal de Guara y me espera la tercera costera dura del día.




Afixiado por el calor y cansado por el esfuerzo acumulado, alcanzo la cumbre del Tozal de Guara. A pesar de tener unos modestos 2.000 metros de altura, esta cumbre no la regalan nunca, superar el fuerte desnivel que tienen cada una de las rutas que suben a esta montaña, siempre es un esfuerzo a tener en cuenta.
Como siempre, las vistas desde aquí arriba son excepcionales, pocas montañas tienen una panorámica como ésta.


Cima del Tozal de Guara (2.077m).



El descenso al Collado de Petreñales lo hago por la Gravera. Me tiro a tumba abierta en un plis-plas me planto en el collado. Qué descenso más disfrutón, me encanta bajar por aquí corriendo.
Desde el collado, toca el largo descenso por el Barranco de los Valles, por una senda perfectamente marcada y corrible hasta las Gargantas del Calcón. En las gargantas, y como me esperaba, agua hasta las trancas, asi que cambio el oficio de corredor de montaña por el de funambulista e intento no mojarme los pies demasiado saltando de piedra en piedra. En primavera, esta ruta está parcialmente sumergida por las surgencias y el agua de deshielo de la parte alta de la montaña asi que hay que tenerlo en cuenta. Eso sí, el sitio es chulísimo y merece la pena conocérselo.
Tras el incómodo paso de las Gargantas de Calcón, conecto con la pista ascendente que sube a la Ermita de la Fabana y desde aquí continuo por la senda que lleva hasta la Tejería. Sin embargo, me desvío antes por una senda que al principio pasa muy desapercida, pero que luego está perfectamente marcada, y que sube hasta la pista que viene de San Cosme y San Damián, justo en el punto dónde nos he desviado para hacer el Mondinero. Podía haber continuado por la Tejería y desde aquí conectar con Vadiello por pista forestal, pero de esta manera volveré a pasar por los pequeños oratorios y, lo más importante, podré saciar mi sed en la surgencia de la Fuensanta.



 La Ermita de la Fabana. Venga que ya queda menos!!!!.


Benditas las ermitas y bendita la Fuensanta, llegué con un reseco que no veas. Ayer hizo mucho calor y agoté todas mis existencias de agua. Menudo oasis en medio del monte cuando vas tan deshidratado y llevas semejante paliza.  Además de saciar mi sed, aproveché para refrescarme un poco y de paso, disfrutar de la colonia de tritones que tiene esta fuente.
Sin más contratiempos, deshice el camino realizado horas antes para conectar con la pista forestal de Vadiello a través del Esconjuradero. 

La Fuensanta, llegué tan deshidratado y con tanto calor que casi me baño dentro de la fuente.


Ayer salió un entrenamiento potente. Unos 30km y unos 2.000m de desnivel positivo y otros tantos acumulados, con las cimas del Mondinero, Fragineto y Tozal de Guara. Todo ello en 6h30min contando los descansos obligados que me tomé en las cumbres, en el Collado de Petreñales y en la Fuensanta.
A pesar del cansancio, acabé bastante entero. La semana pasada estaba marcada en rojo en mi calendario y me la había tomado como un importe test para conocer mi estado de forma a estas alturas de la temporada. Acabo la semana con 110 km acumulados en mis piernas y rematándola con esta larga tirada en la Sierra de Guara. 
Parece que la cosa va marchando, de momento no me puedo quejar, pero hay que seguir entrenando......

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Menudo triplete más majete que te has marcado. Yo me quede con las ganas de hacer el Mondinero cuando hicimos el Fragineto. La zona de Vadiello para mi, es una de las más bonita que hay en Aragón, haber si me acerco al Tozal de Guara, antes de que sea imposible ir por el calor, un saludo

Kari velez dijo...

Hola!! tu site está muy bueno, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de turismo, por mi parte te pediría un enlace hacia mi web de pasajes aereos y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu sitio web.
karivelezs@gmail.com