domingo, 6 de abril de 2014

CRONICA DE LA KDRTRAIL.

UNA BONITA CARRERA DE MONTAÑA EN LOS ALREDORES DE ZARAGOZA 


El equipo de "historiantes" vestido de romanos y posando antes de la carrera.


Este domingo ha nacido una nueva carrera de trail running en los alrededores de Zaragoza: la KDRTRAIL y por lo bonita que es, la aceptación que ha tenido (se agotaron los dorsales un mes antes de que comenzara), el cariño y el mimo que ha puesto la organización en esta carrera, espero que sea para quedarse durante muchos años.
En este blog he colgado muchas rutas de trail running por las Planas, de hecho es un sitio dónde entreno frecuentemente. Zaragoza, en medio de la Depresión del Ebro, es un territorio llano dónde apenas tenemos desniveles dónde poder entrenar. Pero esta zona de las Planas ofrece un magnífico escenario dónde poder entrenar cuestas y pegar unos buenos calentones a las piernas por los barrancos y cresteos que configuran este entorno natural semi-desértico.
La carrera tenía una longitud (20km) y unos desniveles positivos (550m) y acumulados (1.100m) muy asequibles, pero detrás de estos números se escondía prueba muy rápida y muy técnica que ha exigido un esfuerzo notable a sus participantes.
De hecho esta prueba la podemos considerar como una carrera de montaña pura y dura. Y es una carrera de montaña diferente a la que estamos acostumbrados, ya que discurre por barrancos muy profundos y cresteos muy aéreos, todo ello por sendas técnicas y en medio de un paraje natural estepario y semi-desértico. Desde luego este circuito no pasa desapercibido.




Hoy nos hemos juntado muchas caras conocidas y muchos amigos. Prácticamente estaba congregada toda la comunidad de trail running de la ciudad de Zaragoza. El día ha salido muy caluroso, demasiado, hace dos semanas nos quejábamos del cierzo en la Carrera del Ebro, y nos hemos asado de calor en las Planas.


Cresteos y subidas duras en el entorno estepario de las Planas  (foto cedida por Andadaeh).


Respecto a mi, no se puede decir que haya ido muy fino. Las subidas y las sendas técnicas me favorecían y el circuito lo conocía ya que entreno por esta zona, vamos que la carrera me venía al pelo para hacer una buena participación. 
Podría poner excusas y decir que la primavera recién llegada me ha hecho estragos y que he ido muy congestionado durante toda la carrera, de hecho esta mañana me he levantado con las narices completamente taponadas y no he respirado bien durante la carrera. Pero la realidad es que no he tenido un buen día, o al menos el día que yo esperaba, en realidad yo no entreno para competir y correr deprisa y eso lo noto mucho cuando me pongo un dorsal e intento ir al máximo de revoluciones.

 Echando los higadillos en la primera subida del día (foto cedida por Andadaeh).



Ya en la primera subida no me he visto fino y tenido que utilizar la bajada de la pista de Cadrete y la zona del Molino Solitario para recuperar pulsaciones, cuando en realidad me tendría que haber tirado a tumba abierta por aquí.



Intentando recuperar pulsaciones en la Pista de Cadrete (foto cedida por Andadaeh).


En los cresteos previos al Barranco de las Almunias a la altura del molino solitario de Cadrete.


Antes de llegar al Barranco de las Almunias me ha adelantado Vanesa, la primera de las chicas en llegar a la meta y compañera de trabajo. Como sé que esta corre mucho y es de las buenas, la he pillado en el avituallamiento de las Almunias y le he dicho que a partir de ese momento se convertía en mi referencia y que mi objetivo iba a ser intentar seguirla. Sabía que si conseguía seguirla iba a hacer una buena crono y además me iba a servir para intentar recuperar, o más bien encontrar, las sensaciones que no había tenido en el primer tramo de la carrera.






Hacemos las Almunias a un ritmo llevadero no demasiado rápido. Tampoco me preocupa ya que sabía que la subida de los Fantasmas es dura y había que guardar fuerzas. La llegada a la cima de las Planas la hago a tope de pulsaciones y me cuesta adaptarme un poco al cambio de terreno ya que se pasa en muy poco tiempo de una subida potente, a una pista llana y enseguida el segundo de los descensos.
La bajada a Cadrete desde las Planas prometía. Era la clave de la carrera. La zona de las crestas muy chulas, con sendas vertiginosas, aéreas y técnicas dónde poder volar y disfrutar del paisaje. A esto me refiero cuando digo que es una carrera de montaña diferente.

El perfil del famoso "tobogán", último y técnico tramo antes de llegar a Cadrete. La foto la tomé este martes pasado.



La guinda del pastel estaba en el denominado "tobogán". La organización había avisado de este tramo, justo al final del descenso, una caída vertical por una senda muy empinada de unos 50 metros de desnivel justo antes de entrar en el pueblo.

Bajando el "tobogán" (foto cedida por Andadaeh).



El martes pasado vine a reconocer este descenso y ya estaba preparado, la verdad es que, aunque duro y técnico, disfruté mucho bajándolo. Como iba justo detrás de la primera clasificada, me han hecho un buen "book" de fotografías de esta parte del descenso.


Más imágenes de mi descenso del "tobogán" (foto cedida por Andadaeh).



Detrás de Vanesa, la primera clasificada, en el tramo final del "tobogán", antes de llegar a Cadrete (foto cedida por Andadaeh).


Una vez en Cadrete, un par de kilómetros de asfalto y en llano, que se me han hecho eternos. Como siempre, mi asignatura pendiente en este tipo de carreras pero que esta vez, al igual que en la Carrera del Ebro, he pretado los dientes e intentando hacerlo más rápido posible.
He cruzado la meta en 1h50min59seg (tiempo no oficial es el que ha marcado mi cronómetro) y si no he mirado mal el 40 de la clasificación de los 300 participantes que había. Todavía no han publicado las clasificaciones oficiales.

Mi llegada a meta.



Tras la carrera la organización nos ha deleitado con un "picoteo" (por llamarlo de alguna manera) espectácular y, lo más importante, bien regado de cerveza. Sólo en las carreras pequeñas se vive este ambiente, todo ello por un módico precio de 15€ la inscripción, con una organización compuesta por voluntarios aficionados al trail running en Cadrete, que nos ha incluido entrenamientos gratuitos previos a la carrera por el circuito, camiseta, medalla, este pedazo de almuerzo que nos han dado y sobretodo el buen rollo que nos han regalado. ¿Aún os preguntáis por qué se agotaron las inscripciones un mes antes de la carrera?.


Pedazo de picoteo que nos ha regalado la organización. Con una cerveza en la mano se ve todo de otra manera.


Y ahora se acabaron los dorsales por un tiempo. Necesito volver a mi rutina de entrenamientos, horas de monte a mi bola y a ritmos tranquilos, acumular kilómetros y metros de desnivel en las piernas y centrarme en los verdaderos objetivos de este año. Qué correr tan rápido no es lo mío y entre la Carrera del Ebro y la KDRTRAIL he ido pasado de revoluciones!!!!!.

3 comentarios:

José Miguel González dijo...

Muy buena carrera, y un tiempazo. Encantado de conocerte, seguro que nos vemos muchas veces por estos caminos.
Un saludo.

Eduardo dijo...

Pues será una carrera reducida, pero por lo visto estabais todos los blogeros, porque he visto muchísimas entradas de este trail. Enhorabuena por la carrera, si llegas a estar a tope, igual ganas, jja. Yo como han subido el track, me lo guardo para hacerla caminando, ya que con la bici es muy complicado. Saludos

Christian Pau dijo...

Buena Carrera!!! Buenas piernas!!