martes, 30 de agosto de 2016

LA FAJA DE LAS FLORES.

RECORRIDO AÉREO POR LAS CORNISAS SUPERIORES DEL VALLE DE ORDESA


A mis años y con la cantidad de Pirineo que llevo recorrido y todavía no había hecho esta ruta. Por fin le he puesto remedio estas vacaciones y me he decidido a realizarla. Está considerada una de las mejores rutas que se pueden hacer en el Parque Nacional de Ordesa y la verdad es que para nada defrauda.
Es una ruta circular que va por las cornisas superiores de los Circos de Carriata y Cotatuero, aprovechando las fajas y cornisas naturales colgadas en la pared en medio de un impresionante vacío y que tan típicas son de esta parte de Ordesa.

La flor de Edelweis abundante en esta ruta y que da nombre a la Faja de las Flores.



Para empezar decido subir por Carriata, hacer la Faja de las Flores y luego descender por Cotatuero. Para ello, pillo el "timo-bus" de Ordesa y en la pradera retrocedo unos metros por la carretera hasta la Casa Oliván. Desde aquí, tomamos el camino perfectamente marcado que sube por el Circo de Carriata.

Casa Oliván, inicio de nuestra ruta.



La subida tiene fuerte pendiente y es que el desnivel a salvar es algo a tener muy en cuenta en esta ruta. En este primer tramo vamos todo el rato por bosque bajo la imponente silueta de la cara sur del Tozal del Mallo, también conocido como el "Retablo de Ordesa".



Imponente visión del Tozal del Mallo durante la subida al Circo de Carriata.




En cuanto el bosque se acaba, llegamos a una zona abierta, dejamos a la derecha el desvio de la Faja de Racón y continuamos subiendo un poco más hasta otro desvío. Aquí podemos elegir entre subir por las Clavijas de Carriata o, por el contrario, por la Fajeta. Como las Clavijas de Carriata ya las conocía, decidí optar por la opción de la Fajeta, en internet no había encontrado mucha información sobre la misma, tan sólo sabía que era una opción más complicada con trepadas en la parte superior de la misma.




Voy a colgar unas cuántas fotografías de la Fajeta por si alguno tiene curiosidad. Es más corta que la Faja de las Flores y no está a tanta altura pero es mucho más estrecha y espectácular a mi me gustó casi más que la propia Faja de las Flores.

El inicio de la Fajeta ya promete emociones fuertes.



La senda de la Fajeta está colgada literalmente en el vacio.



El tramo más expuesto, apenas una repisa de 60 cm colgada literalmente en el vacío, está equipado con un cable que da cierta sensación de seguridad.



Los tramos más expuestos están protegidos con cable de acero a modo de pasamanos.



Y en efecto, la parte superior de la misma, hasta conectar con la senda de las Clavijas de Carriata, tiene trepadas por un terreno un poco difuso. No son dificiles pero sí que son entretenidas por ello es mejor afrontar la Fajeta de subida que de bajada.



Trepadas para salir de la Fajeta.


Tras conectar con la senda de las Clavijas de Carriata, tendremos que afrontar otro fuerte repecho hasta la entrada de las Faja de la Flores.


Hacia el arranque de la Faja de las Flores.


Tras entrar en la Faja de las Flores, tan sólo nos queda recorrer esta impresionante cornisa aérea  de unos 3km de longitud que recorre los precipios de la parte superior de los Circos de Carriata y Cotatuero, por encima de la pared del Gallinero.


Aunque la Faja de las Flores está colgada en el vacío, el camino es ancho y no reviste ningún problema.



En la siguiente foto se puede ver en toda su extensión parte del trazado de la Faja de las Flores:






Aunque es la cornisa aérea más conocida y divulgada del Parque Nacional de Ordesa, tengo que decir que me la esperaba más vertiginosa y espectácular. Como he dicho antes, la propia Fajeta que había recorrido antes me pareció más bonita e impresionante o la Faja de la Pardina que recorrimos el año pasado, de menos altura que la Faja de las Flores pero con tramos mucho más estrechos colgados en el vacío. Lo que sí que no hay que negar a esta faja es su continuidad, estaremos un buen rato recorriéndola y nos permitirá darnos un "buen paseo" por el tejado de las cornisas superiores del Valle de Ordesa.





El final de la Faja de las Flores nos permitirá contemplar la corona de tresmiles de esta zona, especialmente el Taillón y la Brecha de Rolando, de los que tendremos muy buenas vistas.

El Taillón y la Brecha de Rolando desde el final de la Faja de las Flores.




La faja nos deposita en la parte alta del  Circo de Cotatuero, al que tendremos que descencer hacia el gran salto de agua por el que se encuentra el paso de las clavijas que nos permitirá descender al valle.


Descenso hacia el Circo y la Cascada de Cotatuero.



La Cascada de Cotatuero.



Y así de esta manera, llegaremos al paso clave de esta ruta, las Clavijas de Cotatuero. Yo aún pertenezco a la generación de montañeros que pasamos por estas clavijas a "pelo" sin el cable de seguridad que hay ahora. Fue hace muchos años, yo era un crio, y las recordaba como un paso expuesto, con mucho "patio", la roca húmeda y las clavijas muy separadas e incluso alguna doblada. Ahora  ha cambiado mucho este paso, el cable de seguridad ha reducido notablemente la exposición y este paso ha perdido mucho su encanto. Con esto no quiero decir que prefería lo de antes, ni mucho menos, en la mochila llevaba mi arnés con mis bagas y no dudé ni un minuto en engancharme al cable de vida, pero nada se parece este paso a lo que era hace años.


Menudo salto al vacío que hay desde aquí arriba.



Y así, tras superar las Clavijas de Cotatuero, sólo nos queda descender por senda empinada hasta el camino de retorno del Valle de Ordesa (el que sube a la Cola de Caballo) que nos depositará sin problemas en la pradera.


Las famosas Clavijas de Cotatuero.



Unos cuántos apuntes respecto a esta ruta. Es cierto que es muy áerea y vertiginosa, no apta para personas con vértigo, con un punto clave que está en las Clavijas de Cotatuero. Sin embargo, el cable de seguridad ha reducido la exposición de este paso y, sin bien es muy impresionante, actualmente se pasa con mucha seguridad como si fuera una ferrata. Son mucho más complicadas las Clavijas de Carriata, que si bien no tienen el "patio" de las Clavijas de Cotatuero, no tienen cable de seguridad y exigen soltura en las trepadas.
Pero la verdadera dificultad de esta ruta radica en el desnivel a salvar, tanto ascendente como descendente que nos exigirá estar en una muy buena forma física. La Faja de las Flores se ubica en el vértice superior del Valle de Ordesa y subamos por dónde subamos nos tendremos que chupar 1.000d+ que además se suben de forma muy rápida y en muy poco tiempo.
En definitiva, una de las rutas imprescindibles que tenemos que realizar en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.


Siguen siendo impresionantes pero el cable de seguridad ha reducido mucho la exposición de este paso.

3 comentarios:

carmar dijo...

Un recorrido clásico que debe contar en nuestro "haber", con cuya descripción y opiniones coincido plenamente. Tiempo ha, cuando las clavijas de Cotatuero aún estaban sin tanta protección de sirga y clavijas abundantes, ya he visto yo darse la vuelta a más de un grupo ante la sola contemplación del aéreo recorrido. El áspero regusto de adrenalina en el paladar estaba garantizado. Ahora mucho menos, pero mejor más asegurado.
Salud y Montaña, Rubén.

David dijo...

Cómo es posible que aún no la hubieras hecho!!! Yo la recorro prácticamente cada dos años...me parece la Excursión de las excursiones!! La fajeta es maja, tengo descritas en el blog las dos alternativas...Ambiente magnífico por arriba, sin ser vertiginoso, pero por la zona del desprendimiento es más aérea que la faja de la Pardina en cualquier punto... Al menos, así lo veo yo... Es cierto que lo selectivo de esta ruta es el desnivel, pero compensa con creces el esfuerzo!

Eduardo dijo...

Hola Ruben.

Mecachis diez, pero como que no la habías hecho. Una rutaza en toda regla, yo subí por las clavijas de Carriata, por la fajeta se mato un vasco el año pasado haciéndola de bajada, así que como bien dices, mejor de subida que de bajada.

Un saludo.