jueves, 14 de agosto de 2008

"LA GRAN DIAGONAL" A LA PUNTA ARMEÑA (MACIZO DEL COTIELLA)

¿Aún quedan en los Pirineos lugares que descubrir en donde nos veamos inmersos en una auténtica aventura?. ¿Quedan sitios sin reseñar en las guias de montaña en los que no tengamos que hacer fila para entrar a las vías?. ¿Podemos practicar alpinismo en algun lugar de nuestra cordillera sin encontrarnos con gente en varios días?.Aunque ya quedan pocos, la respuesta es que sí. La clave radica en buscar, ser original y en salirse de los itinerarios más accesibles o de aquellos que marcan las modas.

Mediados de noviembre de 2004. Ha nevado a principios de otoño y las ganas de hacer la primera salida invernal del año pueden más que nosotros. Nos juntamos entre semana para ver que se puede hacer. Nico ha traido una fotografía aérea publicada en la Revista Desnivel en un artículo monográfico sobre el Cotiella. En tres líneas se reseña un corredor (el que vemos en la fotografía) que surca la cara norte de la Punta Armeña. Parece que la dificultad ronda sobre el A.D, pero tampoco estamos seguros, y la reseña no nos dice nada acerca de cómo hacer la aproximación. No sé por qué, pero esa fotografía nos engancha y nos decidimos a hacer esa vía.

Ese sábado comienza la aventura. Aproximación desde Saravillo con pesadas mochilas para ir a dormir al Ibón de Plan o Basa d´a Mora. Teníamos pensado montar tienda en las orillas del ibón, pero media hora antes de llegar al mismo, pasamos por una cabaña en buen estado en la que decidimos quedarnos. Todo un lujo para nosotros, aunque con el incoveniente de que la cabaña no tiene agua en las cercanías, asi que tenemos que fundir nieve para obtener el preciado líquido.



Hoguerica que nos encendemos para calentar la cabaña y hacer más agradable la estancia.

La noche es muy fria pero aún asi madrugamos mucho al día siguiente y salimos con la luz de nuestras frontales. La escueta reseña que tenemos no da pistas acerca de como acercarnos a la pared asi que tenemos que tirar de mapa para franquear la orilla derecha del Ibón de Plan y subir un pequeño corredor para alcanzar la plataforma de un circo escondido.



El Ibón de Plan helado desde el corredor de acceso al circo superior.


Llevamos una hora y media de marcha penosa y aún no hemos localizado la pared, pero una vez alcanzada la base del circo, podemos admirar por primera vez el objetivo que nos hemos marcado.

Cara norte de la Punta Armeña. En el centro la "Gran Diagonal".



A pesar de medir escasos 2700 m y de estar a mediados de noviembre, la orientación norte tan rigurosa, hace que se encuentre en buenas condiciones a principios del otoño. Continuamos la marcha de aproximación, que se nos está haciendo muy larga. Comprobamos que no hay ni un sólo mojón. Está claro que por aquí no pasa nadie. Normal, es un circo muy escondido y nos estamos dando un palizón para remontarlo. En las rampas de inicio, nos cargamos todo el material y comenzamos a abrir huella en el embudo de acceso al corredor. Ni lo sé la cantidad de rato que llevamos subiendo desde que hemos salido de la cabaña.


En el embudo de acceso al corredor nos hundimos mucho en la nieve.


El inicio del corredor es muy sencillo y la nieve está asentada. Por fin estamos disfrutando del esfuerzo realizado para llegar hasta aquí.



Nico en las primeras rampas del corredor.

Más arriba la cosa cambia. Estamos a principios de temporada y la nieve no está lo suficientemente asentada. En el tramo superior la nieve está suelta y, aunque no encontramos grandes dificultades, decidimos sacar la cuerda por seguridad.


Asegurando la progresión en algunos tramos.


En la salida nos encontramos con el "pastel" de la ascención. Hay que hacer una travesía muy expuesta hacia la derecha para encontrar la vertical del corredor que da acceso a la brecha de salida. La nieve apenas cubre tres dedos la roca y el patio que tenemos debajo es considerable. Con cuidado pasamos este tramo y enfilamos la salida del corredor.



Angel en la salida del corredor.



Pero lo mejor estaba por llegar. El descenso fue mucho más duro y largo que el ascenso. Habíamos subido por la cara norte del Macizo del Cotiella y ahora había que bajar hasta la base de su cara sur para volver a remontar otra vez otro collado que nos depositase en el circo del Ibón de Plan.

El descenso fue durísimo por el agotamiento y la cantidad de horas que acumulamos. Además nos quedamos sin agua y de todos es sabido que el Cotiella es un macizo karstico por lo que es muy difícil encontrar agua en superficie. Mis compis llegan a beber agua de un charco en la desesperación de su deshidratación.

Agotados alcanzamos la cabaña a las 7´30 de la tarde. Nos hacemos unas infusiones y emprendemos el largo descenso a Saravillo. Hemos salido a las 6 de la mañana y regresamos a las 11 de la noche. Una de las mayores palizas que me he pegado en mi vida.

Esta vía es no es lo suficientemente dificil como para que los "frikis" que solo salen al monte a hacer M.D se fijen en ella. Y es lo suficientemente complicada y compleja como para alejar a la marabunta de montañeros. Para nosotros, que nos consideramos montañeros todoterreno, esta vía supuso una experiencia alucinante que nos transportó a los tiempos del pirineismo de exploración. Si repeteis la vía, es dificil que encontreis a gente y posiblemente accedais por un sitio diferente al nuestro por que llegar hasta su base es toda una aventura. No voy a dar más datos para que podais disfrutar como lo hicimos nosotros.




1 comentario:

iK dijo...

Actividad muy interesante, de las que me gusta hacer con mis amigos montañeros. Te querría hacer una pregunta: ¿La aproximación en coche desde Saravillo es viable? ¿Por quá la hicisteis andando?
Gracias de antemano.
Iñaki.