miércoles, 29 de agosto de 2012

ASCENSION AL CASTILLO MAYOR



EL CENTINELA DE LA GARGANTA DE ESCUAIN.



La cara norte del  Castillo Mayor visto desde la Garganta de Miraval.


Tras un montón de días a remojo en aguas muy frias y con el neopreno puesto todo el rato apetecía cambiar de actividad y sacar la vena montañera que siempre sale cuando estoy rodeado de tantas y tantas montañas. Este verano ha sido un monográfico del Cañón de Añisclo y de la Garganta de Escuain asi que para continuar con el guión me planteo realizar una ascensión mañanera a la que podemos considerar como la gran atalaya de la Garganta de Escuain: el Castillo Mayor.
A pesar de su escasa altitud (poco más de 2.000 m) en comparación con los gigantes que la rodean (Macizo Monte Perdido-Suca-Tres Marías), es una montaña de gran entidad que domina de forma muy característica el paisaje de la Garganta de Escuain. ¿Quién no se ha fotografiado alguna vez en el Dolmen de Tella con la esbelta figura del Castillo Mayor al fondo?. 
En realidad es una montaña de grandes contrastes según desde dónde la miremos. Vista desde la Garganta de Escuain, es un murallón de roca gigantesco que cae en picado sobre los acantilados que forma el río Yaga en su base. De ahí el nombre de Castillo Mayor. Pero si la miramos desde el sur, en la vertiente que da a la Montaña de Sensa, es una cumbre de bosques y pastizales y de laderas de inclinación más o menos moderada.


La cara sur del Castillo Mayor vista desde los Sestrales.


Sin ser una cumbre solitaria, tampoco se puede decir que sea un montaña a la que suba mucha gente. No obstante, desde la vertiente sur hay accesos fáciles que con un desnivel de unos 900 metros aproximados nos depositarán en unas 2h30min en la cima. El coche lo dejaremos nada más pasar la localidad de Puértolas, en el cruce que nos lleva a Bestué. Desde allí podremos distinguir fácilmente el itinerario a seguir.


Itinerario de ascenso desde el aparcamiento.


No voy a describir la ruta de acceso por que hay mucha información disponible al respecto. Tan sólo señalar que pese a tener tan solo 900 metros de desnivel, el camino es muy empinado y algunos tramos nos pondrá a tono. También indicar que la ruta de ascenso va por una cara sur muy marcada y que es imposible encontrar agua en todo el trayecto, por lo que hay que evitar realizar el ascenso en verano o en días de mucho calor, cosa que yo no hice y de la que me arrepentí, menos mal que salió algo nublado por que sino hubiera pillado una insolación importante.


El gran lapiaz visto desde los pastizales de la parte superior de la montaña.


Si hay algo que destacar de esta montaña es el gran lapiaz cimero que hay a pocos metros de su cumbre, uno de los más extensos y mejor configurados que podremos encontrar en los Pirineos. Un desierto de roca fracturada por la que filtra enseguida todo el agua de lluvia y de nieve que cae sobre las laderas de la montaña lo que explica la ausencia total del líquido elemente que hay en la misma. Sólo por ver este lapiaz, merece la pena subir a esta cumbre. A continuación os muestro unas fotos de las curiosas y espectaculares formas rocosas que podréis encontrar en el lapiaz cimero:


Un gran árbol cimero crece en medio de este lapiaz inmenso.








Y la segunda característica de esta montaña son las extensas vistas que hay desde la cumbre, especialmente de la Garganta de Escuain, cuyos acantilados domina desde lo alto. Si además de montañero eres barranquista, disfrutarás un montón con la vista aeréa de todos los barrancos de la Garganta de Escuain.


Los contrafuertes y paredones de la cara norte caen en picado sobre la Garganta de Escuain..



Foto de cima.



Vista aérea de la Garganta de Escuain desde la cima del Castillo Mayor.



La parte superior de Ordesa-Monte Perdido desde la cima del Castillo Mayor.



En definitiva, una fácil y relativamente solitaria cumbre cuya ascensión no os tenéis que perder.
 

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Lo malo de esta montaña es que es algo corta y dista muy lejos de Zaragoza, nosotros en un par de veces, la hemos tenido en mente realizar, pero por el largo viaje, siempre nos ha hecho buscar otras alternativas más cercanas, saludos

RUBEN dijo...

Hola Eduardo,
Animaté algun día a hacer esta ascensión, seguro que te gustará.
Salud(os)