lunes, 20 de agosto de 2012

EL SOLENCIO DE MORRANO



POR LAS ENTRAÑAS DE LA SIERRA DE GUARA



La Sala de los Gourgs del Solencio de Morrano


Tengo que reconocer que el Solencio de Morrano ha sido una apuesta personal y ello se ha debido a que el verano pasado decidimos visitar esta cavidad y no la encontramos. Y no solo que no la encontramos sino que nos pegamos una paliza importante durante su búsqueda, con pinchazos y arañazos incluidos.
Hasta ahora había sido la única cavidad que no habíamos encontrado aunque en otras actividades de espeleo habíamos estado a punto de rozar el desastre por que amigos, a veces buscar la boca de entrada de una cueva es incluso más dificil que explorarla. 
El caso es que este año, en una mañana de esas tontas que tienes libre, volví de nuevo a prospectar la zona y acabé dando con la cavidad de una forma un poco rocambolesca y con una gran dosis de suerte de por medio, pero también hay que decir que la suerte hay que ir a buscarla. Por fin había dado con la cavidad, el año anterior no la habíamos encontrado por que había un error importante en el plano topográfico que llevábamos y, a pesar de estar en el sitio correcto, no era el lugar dónde se localizaba realmente la cavidad. Y menos mal que no llevaba el material de espeleo por que sino seguro que me meto solo ese día, pero tampoco iba a demorar su visita, las vacaciones de verano estaban cercanas y tenía muchas ganas de entrar en esta cueva que tanto y tanto me había costado encontrar.


La boca de entrada el día de su localización.



El Solencio de Morrano, junto con el de Bastarás y el de Santa Cilia, es uno de los 3 solencios que hay en la Sierra de Guara y de los 3 es el más pequeño con apenas 300 metros de desarrollo. Curiosa palabra ésta del solencio que en la Sierra de Guara se utiliza para designar lo que se denomina en geología como "trop-plein" , es decir, la boca de un sistema subterráneo por la que sale agua únicamente cuando el acuífero que tiene dentro se llena y se satura y esto se produce  principalmente después de los deshielos o de fuertes lluvias. 
Desconozco si por el Solencio de Morrano aún sale agua después de fuertes lluvias. Por lo que pudimos comprobar, la gran cantidad de arbustos y de broza que hay cerca de su entrada delata que hace mucho tiempo que por aquí no ha salido agua. 
La boca es de reducidas dimensiones y a los pocos metros de la entrada hay un charco de agua. Ya lo había comprobado el día de su localización y por ello nos habíamos llevado el peto de neopreno pero el día que fuimos a explorarla nos dio mucha pereza ponernos el peto de neopreno en medio de ese secarral con todo el calor que hacía. Además, aparentemente el charco no era muy grande y no parecía que cubriese mucho y con el calor que hacía casi apetecía mojarse un poco. Asi que decidimos entrar sin el neopreno algo de lo que nos arrepentimos una vez que estábamos en el agua. Por que el charco era más largo de lo que parecía, cubría hasta el pecho y encima el agua estaba helada.......ja,ja,ja y lo mejor de todo es que los neoprenos los habíamos dejado fuera...........Os dejo un pequeño vídeo que grabamos para que veáis lo que cubría la poza de entrada:

video


La poza de entrada acaba en una pequeña trepada justo en el tramo que más cubre y que, tras un paso bajo, acaba en la preciosa Sala de los Gourgs.


 


Tras los gourgs accedemos a una pequeña sala bastante concreccionada que será el único sitio de la cavidad dónde encontremos formaciones.








Tras esta pequeña sala hay que hacer un destrepe de unos 10 metros bastante pronunciado. Desde arriba acojona un poco, pero con cuidado se puede hacer bastante bien por que hay bastantes escalones. En la base de este destrepe, otra pequeña sala en la que nos llamó la atención la abundante arena fina que había en el suelo.
A partir de aquí se acaba lo bueno, hay que echar el cuerpo al suelo y, tras pasar varias gateras, llegaremos a un laminador de unos 20 metros de progresión muy incómoda por los bloques que hay en suelo. Tras pasar el laminador podremos volver a ponernos de pie ya que alcanzaremos unas galerias bastante amplias que nos llevan al final de la cueva.


Suelo de arena fina tras el destrepe de la primera sala.


Nos llamó mucho la atención el estado de conservación de la cavidad. En el suelo de la galeria de arena fina, de paso obligado, no había marcas de pisadas. Tampoco vimos ninguna pintada, ni restos o marcas de carburo, ni ningún resto de basura, ni mojones, ni marcas de señalización, nada de nada, tan sólo un pasamos instalado en las galerias finales de la cueva. 
Desde luego esta cueva es conocida desde antaño por los lugareños de los pueblos de la zona (Morrano, Bierge) pero el hecho de que a los 10 metros de la entrada haya un pequeño lago, ha tenido que ser un obstáculo lo suficientemente fuerte como para que la gente de los pueblos no haya entrado nunca. A eso se le suma el escaso desarrollo de la cueva que ha podido suponer una supuesta falta de interés entre el colectivo de espeleológos. El caso es que hoy en día la cueva permanece en el anonimato y esto ha favorecido su excelente estado de conservación, creemos que la visita muy poca gente.


Marta y yo  en la boca de la cavidad, tras realizar la exploración de ese día.

1 comentario:

Josemi dijo...

Que pasada la sala de los gours!! y que bonito encontrar una cueva, por pequeña que sea, en ese estado de conservación. Enhorabuena!!