viernes, 17 de agosto de 2012

RESUMEN DE LAS VACACIONES DE VERANO DEL 2012.



Pronto finalizarán nuestras vacaciones estivales y es hora de hacer un balance de todo lo realizado estos días. Han sido unas vacaciones barranquistas-espeleológicas y hemos venido con el saco lleno de actividades. Entre barrancos y cuevas hemos estado todas las vacaciones con el neopreno puesto.

La primera parte de las vacaciones la hemos pasado en el Pirineo con Puyarruego, a las puertas del Cañón de Añisclo, como campo base de nuestras actividades. Camino al Pirineo hicimos escala en la Sierra de Guara para visitar y explorar el Solencio de Morrano, una pequeña, desconocida y escondida cavidad cuya dificil localización nos ha traido de craneo durante un tiempo.  Agua abundante en su entrada, salas con formaciones y bastantes arrastradas hicieron que nos lleváramos un buen sabor de boca de esta interesante cavidad que se encuentra en un estado de conservación excepcional.


Sala de los Gourgs en el Solencio de Morrano.


Ya en el Pirineo, y sin que nos lo propusieramos previamente desde Zaragoza,  nos llevamos  a la hucha la integral del río Yaga, un día, el primero, para el Barranco de Miraval y otro día, el último, para la Garganta de Escuain, entrándole por un afluente seco de su cabecera, el Barranco del Lugar
El Miraval es el ultimo tramo del río Yaga justo en su confluencia con el Cinca. Caudal abundante y pasillos estrechos con pasos delicados de mucha atención, además del agua muy fria, son las notas características de este barranco, sin duda alguna una de las joyas del Pirineo aragonés. El que quiera un descenso muy acuático, éste es su barranco.

Los interminables estrechos de agua fria y cristalina del Barranco de Miraval.


El último día, y como despedida de los Pirineos, volvimos a descender la Garganta de Escuain, esta vez entrándole por el Barranco del Lugar,  que lo encontramos muy masificado por los guías. 2 días antes había caído una gran tormenta (50 litros en Escalona) que animó mucho el caudal de este  barranco. La Garganta de Escuain es la cabecera del río Yaga, y a diferencia de las estrecheces del Miraval, es un barranco de carácter abierto de aguas muy frias y cristalinas. Otra joya natural cuyo descenso no nos debemos perder.

Caudal divertido en la Garganta de Escuain.


Como el domingo nos cayó la del Pulpo, el lunes nos volvimos a meter bajo tierra, realizando la travesía del sistema Manatuero-Malapreciata en la bonita localidad de Buerba. Fichamos esta cueva en nuestra reciente visita al Barranco de Yesa Superior en cuya aproximación se puede apreciar (más bien oir) la surgencia que mana de la boca de la Cueva de Manatuero. Bonita travesía con entrada por una boca activa y sin formaciones (la Manatuero) y salida otra boca fósil y con abundancia de formaciones y espeleotemas (la Malapreciata).


Espeleotemas abundantes en las galerias cercanas a la boca de Malapreciata.


Dejo para el final la que sin duda ha sido la mejor actividad de nuestra estancia en el Pirineo: el descenso del Barranco del Irués. Esta actividad trasciende el barranquismo propiamente dicho y nos sumerge en el corazón de uno de los lugares más salvajes, recónditos y espectaculares de toda la cordillera pirenaica: la Garganta del Irués. Y digo que trasciende al barranquismo propiamente dicho ya que, aunque sea un descenso barranquista, esta actividad está muy relacionada con la espeleología. En este punto, drenan y salen todas las aguas que se filtran en todo el sistema kárstico del Macizo del Cotiella. Las Fuentes de Fornos,  vistas desde el fondo de la Garganta del Irués, es de lo más bonito que he visto en los Pirineos y no solo a nivel de barrancos. En definitiva, un barranco espectacular, muy solitario y con una naturaleza exuberante, que está muy bien conservado. Eso sí, el agua en las Fuentes de Fornos sale a 7-8º, lo que unido al fuerte caudal que se une al barranco  a partir de las surgencias, nos asegura un descenso muy acuático con una de las aguas más frias de todos los Pirineos. Es más que recomendable que el día que eligamos para su descenso las temperaturas sean más bien altas por que saldremos del barranco completamente hipotérmicos.

Las espectaculares surgencias de las Fuentes de Fornos (Garganta del Irués) con el visor de nuestra cámara completamente empañado por la baja  temperatura del agua (7-8º).


Tras nuestras peripecias por el Pirineo, unos días en Zaragoza para limpiar el material y vuelta a la carga con la brujula rumbo a la provincia de Teruel. Nos vamos a hacer espeleología y a nostros se nos unen Sergio y David. Hace mucho tiempo que llevamos en mente la Cueva de la Ubriga, que con unos 3 km aproximados, es la cavidad de mayor desarrollo de la provincia de Teruel. Ubicada en la localidad de El Vallecillo, en plena Sierra de Albarracín, y muy cercana a los famosos Ojos del Cabriel, surgencia relacionada con la cueva, esta cavidad nos deparó una entretenida exploración ya que por el interior de la misma circula un río subterráneo de aguas muy frias que sifona algunos pasos y que nos obligó a superar el famoso Sifón Subils que como curiosidad fue el primer sifón que se buceó en España dentro de una cueva. El resto de la cueva tampoco la regalaban, progresión atlética y orientación algo compleja sobretodo en la entrada, que nos tuvo muy entretenidos todo el rato. Sin duda alguna, una actividad para recordar.



David tanteando y forzando el paso del Sifón Subils (Cueva de la Ubriga) el primero que se buceó en España dentro de una cueva.


Al día siguiente, después de vivaquear junto a otra surgencia en la bonita Fuente del Buey, en Frias de Albarracín, nos levantamos más bien tarde y, aunque llevábamos intención de  hacer más actividades de espeleo, con el calor que hacía y las horas que eran  nos dio mucha pereza patear por el monte. Y como íbamos con David, el gurú de los barrancos y de los sitios recónditos de la provincia de Teruel, decidimos ponernos a remojo y descender los Estrechos del Ebrón que, aunque aunque pertenecen al Rincón del Ademuz (Valencia), son casi un rincón de la provincia turolense. El barranco es entretenido y tiene algún rincón guapo y encajado entre paredes de toba, incluso hay alguna sección de oscuros pero vamos, que no es para ir de propio desde Zaragoza. 

Los Estrechos del Río Ebrón.


Y éste es un pequeño resumen de lo realizdo estos días. Como véis, hay mucho tajo acumulado y muchas actividades para actualizar en el blog. Y como no sé si tendré tiempo y ganas para colgarlas en esta página, os he dejado este pequeño resumen por si todas actividades se quedan en el disco duro de mi ordenador.
Y como me gusta tanto decir, para la próxima vez más y mejor.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Rubén, me alegro de que hayas disfrutado a tope de las vacaciones, hay muchas zonas que no conozco, yo mañana estaré por Guara, para hacer la Canal del Palomo y peñas juntas, y si se puede alguna cosa más. Nosotros hasta la semana que viene no nos vamos de vacaciones, eso si, a pasar calor de narices, porque nos vamos para Altea. Saludos

RUBEN dijo...

Hola Eduardo, pues ya me das envidia, yo estoy a punto de terminar las vacaciones y tú las empiezas, te lo cambiaba ahora mismo....ja,ja,ja. Nosotros tampoco conocíamos muchos de los rincones que visitamos, digamos que esta vez afinamos mucho la búsqueda, eso sí, las actividades realizadas fueron muy interesantes. Disfruta de las vacaciones, seguro que te las has ganado.
Saludos,