domingo, 16 de febrero de 2014

LA CUEVA DE SAN CLIMENT (ARGUIS) EN CARGA.



Hoy domingo 16/02/2014 hemos ido a dar una vuelta por la Sierra de Guara ya que los continuos temporales que están azotando la Península Ibérica desde el inicio de año no nos están permitiendo hacer muchas cosas. Lo que se suponía que iba a ser una mañaneta tranquila y sin muchas pretensiones nos ha deparado una agradable sorpresa.
Cuando hemos pasado el Monrepós, desde el mismo coche hemos echado un vistazo a la Cueva de San Climent y nos hemos encontrado con que estaba en carga. Asi que a parar de inmediato en la presa de Arguis, a pillar la cámara y bajar por la carretera hasta la boca de la cueva para poder disfrutar un rato de este espectáculo de la naturaleza.




Durante la mayor parte del año la Cueva de San Climent ofrece el aspecto que se puede ver en la siguiente fotografía. Una grieta vertical que da acceso a una gran sala sin aparente continuidad. En realidad el verdadero desarrollo de esta cavidad se encuentra a 25 metros sobre el suelo, a través de dos bocas colgadas que hay en el techo de esta gran sala.




Sin embargo, en periodos de fuertes lluvias la cueva ofrece el aspecto que podéis ver en el siguiente vídeo que hemos grabado esta mañana. Poco hace pensar que la cueva de la anterior fotografía se pueda transformar en semejante fuerza de la naturaleza.


video


Sergio y yo visitamos hace apenas 2 meses  la boca superior de esta cavidad entrando en el interior de la misma precisamente por el agujero por dónde esta mañana salía semejante mangazo de agua. La actividad la podéis consultar en el siguiente enlace: 



En la siguiente foto podéis ver a mi compañero superarando ese día el pasamanos colgado que da acceso a la boca superior de la cavidad que es el agujero con la chorrera de agua que se ve en la parte izquierda de la imágen.





Ese día conseguimos llegar al  primero de los sifones terminales de la cavidad. En ese momento el sifón aparentemente inofensivo que se puede ver en la siguiente fotografía era una bestia dormida pero cuando despierta, y lo hace con cierta frecuencia, puede desatar una gran fuerza de la naturaleza.





Y es que la Cueva de San Climen funciona como  un top-plein capaz de acumular toda el agua filtrada que en forma de nieve o de lluvia se precipita sobre la Sierra de Gratal. Cuando el sistema subterráneo se llena y se satura, escupe por la boca superior del techo de la gran sala de la entrada de la cueva una impresionante cascada de agua que expulsa el agua del interior de la cavidad con gran virulencia.
En estos momentos y a modo comparativo, los datos que da el SAIH en la estación hidrológica de Arguis, es una precipitación acumulada de 50l  en lo que va del mes de febrero, que sumado a los casi 100l del mes anterior suman una cantidad importante de precipitación acumulada en un mes y medio.  A esto se suma que los temporales de esta semana han ido acompañados por una subida de temperaturas que provocado el deshielo de la nieve acumulada en los últimos días en la parte superior de la sierra.
Aunque el siguiente vídeo no es de gran calidad ya que en cuanto intentaba asomar la cámara por la gran sala de la entrada de la cavidad esta se empañaba al instante por la gran cantidad de agua en suspensión que dejaba la cascada, me ha parecido interesante publicarlo para que veáis que espectáculo tan impresionante de la naturaleza que ofrece la Cueva de San Climen cuando ésta entra en carga:


video



Por último, y tras observar estos vídeos y estas imágenes,  quiero hacer una pequeña reflexión acerca del significado del topónimo de la Cueva de San Climén. San Clemente, San Climén en aragonés, tiene una hagiografía curiosa. Además de ser el cuarto papa de la historia fue deportado a la Península de Crimea para hacer trabajos forzados en una mina de mármol. Agotado y muerto de sed, gracias a sus continuos rezos y a su fé en Dios, consiguió hacer manar agua de las rocas, con la que pudo saciar su sed y la del resto de los mineros. 
Leyendo esta historia  y viendo el funcionamiento hidrológico de esta cueva, por la que de repente  y cada cierto tiempo empieza a salir agua a borbotones de la boca superior de la cavidad, vemos que no es casualidad que las gentes del pasado denominasen a esta cueva con el nombre de esta santo,  una curiosa forma de intentar explicar y dar justificación en lo divino los fenómenos naturales como éste  que no eran capaces de explicar.

1 comentario:

Ramiro dijo...

Anda, que curioso lo de la denominación de San Climen. Cuanto discurrían estos montañeses. Un abrazo.