martes, 4 de febrero de 2014

TRAIL RUNNING CON LOS AMIGOS.

LAS PLANAS SE HAN PUESTO DE MODA.



Seguimos entrenando, más o menos, o al menos todo lo que podemos, y seguimos con la novedad de los entrenamientos en grupo. El finde pasado nos juntamos Iván, Toño, Raúl y yo para hacer una ruta de trail running por las Planas de María. Mis compañeros no conocían la zona asi que me tocó hacer de improvisado guía.
Salimos de María de Huerva y entramos por el barranco principal hacia las Planas. Antes de llegar al Bisonte nos desvíamos por el Barranco de la Sal. A partir de aquí, empieza la aventura, estos barrancos son muy poco transitados, asi que a disfrutar del entrenamiento.


Tras pasar la cueva de este barranco, salimos del fondo del mismo y  remontamos hacia la parte superior de las Planas por sendas empinadas. Empiezan los primeros bufidos de mis compañeros.........




Más arriba enlazamos con la senda cabecera de barrancos que recorremos en dirección hacia el Collado de los Lobos para enlazar por una corta pero empinada subida con la parte superior de la pista de Cadrete.


Desde aquí enfilamos la parte superior de la pista de Cadrete y coronamos las Planas. Fin de la primera subida del día.




Ahora toca descender al fondo del barranco y lo vamos a hacer por el descenso más técnico y vertiginoso de esta vertiente de las  Planas: el NISUPU. Iván y Toño, que están dando sus primeros pasos en el trail running, sufren un poco en este descenso. Y es que, aunque pueda parecer lo contrario, cuando corres por el monte, bajar es mucho más dificil, físico y técnico que subir, asi que a mis amigos no les va a venir mal un poco de técnica que Raul y yo les intentamos transmitir lo mejor que podemos y sabemos. Descenso del NISUPU y segundos bufidos del día...........


El descenso del NISUPU lo hacemos en su tramo final por una variante que nos deja en el fondo del barranco un poco por encima del descenso normal. Descendemos unos metros y pillamos a la izquierda una nueva senda ascendente. Empieza la segunda subida del día.


A través de alguna fuerte subida, cresteos y varios descensos técnicos, alguno de ellos con "ambiente" (vamos que no te puedes caer) conectamos con la senda cabecera de barrancos en dirección al Cabezo Sillón. Estos descensos con ambiente se atragantan a mis compañeros. Continuan los bufidos.....



Decae un poco la moral en el grupo, igual me estoy sobrando un poco con la ruta que me he planteado hacer. Sin perder el buen humor y sin dejar a nadie atrás, Raul y yo continuamos motivando al resto y enfilamos la dura subida al Cabezo Sillón. Bufidos y más bufidos, pero finalmente el grupo consigue coronar a la vez la cima del Cabezo Sillón. Fin de la segunda subida del día.



Ahora toca bajar a María de Huerva y lo vamos a hacer por la Arista del Sillón y el Castillo. Primeramente descenderemos al collado por dónde hemos subido, con cuidado, la senda es técnica y está muy empinado.


Y después recorreremos la larga Arista del Sillón. Descenso precioso, mucho más suave que el NISUPU y que nos permitirá bajar al fondo del valle cómodamente y con mucha rapidez.




Al final salió una tirada de 2h, unos 14km y cerca de 700 metros de desnivel positivo, un recorrido cañero "no apto para todos los públicos" por barrancos, cresteos y sendas técnicas que nos pusieron las piernas a tono. Olé por mis compañeros, a pesar de la paliza que les dimos, aguantaron el tipo como campeones, con motivación y ganas de aprender y sin perder en ningun momento el buen humor. Con esta salida han visto de verdad lo que es el trail running y han tenido la oportunidad de aprender a llevar ritmos de carrera cuesta arriba y sobretodo, la forma de afrontar descensos técnicos y vertiginosos.




4 días después y para San Valero, día festivo en Zaragoza, nos volvimos a calzar las zapatillas en las Planas. Esta vez sólo me acompaña Toño. Cambiamos de zona y de tipo de entrenamiento, nos vamos a la vertiente de Cadrete-Santa Fé, y hacemos una ruta por el Barranco de las Almunias. A diferencia del entrenamiento anterior, hacemos toda la ruta corriendo ya que los suaves desniveles del barranco lo permiten. 
El día sale muy frio y lluvioso pero aún asi no nos amedrentan las condiciones y tiramos de nuevo para arriba. 



La idea inicial era subir y bajar por las Almunias pero una vez en las Planas y dado que Toño no se conoce esta zona, decidimos cruzarlas hasta el final de la Pista de Cadrete, descender un tramo de esta pista y enlazar de nuevo con las Almunias a través de los Fantasmas.
Otra tirada más de 2h para hacer 20km y nos 300 metros de desnivel positivo. Llegamos al coche empapados y llenos de barro pero bastante contentos con el entrenamiento.




Y ya ha pasado el mes de enero. Este mes he modificado mis rutinas de entrenamiento. Como se hace de noche muy pronto y no me gusta correr con frontal, entre semana he salido poco, y los días que he salido han sido para hacer tiradas muy cortas con alguna que otra serie y sesiones de subir y bajar escaleras en los Galachos de Juslibol, esto último con el fin de coger volumen y acumular metros de desnivel. Por contra, han caído unas cuantas tiradas largas de 2h por el monte, a ritmos tranquilos y muy lentos que me están viniendo muy bien para acumular volumen.
Pronto empezarán las primeras carreras. El 23 de marzo la VIII Carrera del Ebro, un clásico del trail running en Zaragoza que ya he corrido en tres ocasiones. Sin embargao,  este año me da pereza esta carrera, sé que es multitudinaria (el año pasado cerca de 2.000 inscritos) y yo estoy acostumbrado a carreras pequeñas de no más de 300 corredores y encima la opción larga, de 30km, este año vale 25 uracos, un precio que me parece abusivo. Pero bueno, sé que al fnal me apuntaré, nos vamos a juntar varios amigos y esto son risas aseguradas, además parte del circuito pasa por los escarpes de los Galachos de Juslibol, la zona dónde entreno habitualmente, y encima está muy bien organizada;  casi es como si estuviese obligado a correrla.



Y para primeros de abril, la KDRTRAIL. Esta carrera sí que me apetece mucho, de hecho ya estoy inscrito. 20km, 450metros de desnivel positivo y unos 900m de desnivel acumulado. Es la primera carrera de trail running que se hace en las Planas y encima es de las que me gustan, precio asequible y un máximo de 300 corredores.
Lo dicho, este año las Planas están de moda y gracias a esta carrera muchos corredores podrán conocer por primera vez  la que es la mejor zona de los alrededores de Zaragoza para hacer trail running.




Nos vemos por los montes.

1 comentario:

Eduardo dijo...

El primer día los dejaste destrozados, y el segundo no han querido saber nada, jaja. Yo en vez de correr prefiero caminando, que mis rodillas, ya no están para muchos trotes. Un saludo