martes, 25 de febrero de 2014

PINETA Y LLANOS DE LALARRI

RAQUETAS DE NIEVE EN EL VALLE DE PINETA 




Este invierno está siendo complicado salir al monte. Los continuos frentes que han cruzado la Península Ibérica casi no han dado tregua y apenas hemos tenido fines de semana de buen tiempo. La semana pasada, Marta y yo apuramos las vacaciones que nos quedaban pendientes de gastar del año pasado y nos marchamos entre semana al Valle de Bielsa para buscar los rayos de sol anunciados para el final de la semana y realizar varias rutas invernales por la zona. 
Como vamos con las raquetas de nieve, buscamos recorridos adecuados, principalmente valles con suaves desniveles y con buenas perspectivas y paisajes. Nada de estrés y de palizas físicas, salimos con el único objetivo de disfrutar de la montaña invernal.
El primer día lo dan regular tirando a malo por la mañana y regular tirando a bueno por la tarde, asi que nos lo tomamos con la calma y aprovechamos para hacer por la mañana el viaje con traquilidad al Valle de Pineta. A media mañana aterrizamos en el Parador Nacional, hace frio y está nevando pero el día parece que tiende a abrirse.
Como la meteo no nos va a dar muchas oportunidades, decidimos subir a los Llanos de Lalarri. Desde que había estado de campamentos, allá por el lejano año 1988, no había estado en este lugar y menos en invierno. Decidimos hacer una ruta circular, para subir por la senda del bosque y bajar luego por la pista forestal.




La innivación que tiene actualmente el Valle de Pineta y todo el Pirineo en general es excelente. A ver si la meteo da tregua y nos deja hacer cosas que con lo que ha nevado la primavera promete.
El primer tramo de la excursión salva casi todo el desnivel por una senda que va por lo más espeso del bosque.




Los Llanos de Lalarri son un valle que se abre en la cara sur del Valle de Pineta unos 300 metros de desnivel por encima del valle principal. En esta imágen podéis ver como estaba la entrada de los Llanos de Lalarri vista desde el Valle de Pineta.




Un poco más arriba interceptamos la pista forestal a la par que se abren las nubes y nos permiten ver por primera vez en el día  la cara norte de Monte Perdido y el Cilindro de Marboré.




Una vista ampliada de la imponente cara norte de Monte Perdido, uno de los mejores escenarios alpinos de todos los Pirineos. Como véis la innivación que tiene actualmente es más que generosa.




Por no hablar del Valle de Pineta. Más de 1m de nieve en el fondo del valle que para estar a finales de febrero está muy, pero que muy bien.





El verdadero interés de esta agradable excursión son las vistas magníficas que disfrutaremos todo el rato del Valle de Pineta y la cara norte de Monte Perdido. Un buen telón de fondo que amenizará nuestra marcha a la vez que nos permitirá prenderle fuego a la tarjeta de memoria de nuestra cámara fotográfica.




Sin dificultades reseñables llegaremos a la entrada de los Llanos de Lalarri que como su nombre indican son unos prados inmensos que hay en este pequeño valle que se abre en la cara sur del Valle de Pineta.



Nosotros vamos a recorrerlo en toda su extensión.Como podéis ver en la siguiente fotografía es un sitio ideal para recorrerlo con raquetas por su escaso desnivel.





A nuestra espalda tendremos siempre el magnífico escenario alpino del Valle de Pineta, vestido ahora con su atuendo invernal. Sólo por estas vistas, merece la pena hacer esta excursión.





Seguimos prendiéndole fuego a la tarjeta de memoria de nuestra cámara fotográfica......y es que el sitio y las vistas lo merecen.





LLegamos hasta la cascada del final del valle y ponemos fin a nuestra excursión en horario casi vespertino. Aunque ya ha salido el sol, hace mucho frio y sopla un viento molesto asi que enseguida nos dimos la vuelta.




La vuelta la realizamos íntegramente por la pista forestal asi hacemos una pequeña circular y no volvemos por el mismo sitio. Ojo con esta ruta, en su parte final va pegada a los paredones de la cara norte del Valle de Pineta por lo que está muy expuesta a las avalanchas que bajan de las laderas de Monte Perdido y el Soum de Ramond. No es para tomarselo en broma, fijaros en el bosque y veréis los rastros que han dejado las continuas avalanchas que caen por esta zona y que bajan hasta el fondo del valle a cotas muy bajas. Raro es el invierno que esta zona no se ve afectada por las avalanchas asi que consultad los partes antes de emprender la excursión y descartad esta zona si hay riesgo de aludes, la alternativa de la senda del bosque que utilizamos nosotros en la subida está protegida de las avalanchas.




En definitiva una buena y sencilla excursión que ofrece mucha recompensa paisajística para el poco esfuerzo que hay que realizar. La vuelta se puede hacer perfectamente en 3h de coche a coche y es ideal para ir con raquetas por el poco desnivel a salvar y los suaves relieves por los que va la ruta. A nosotros nos permitió salvar el día, meteorológicamente hablando, hacer una actividad vespertina con una innivación excelente y prácticamente solos.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Todo un clásico Ruben, y lo mejor es que es perfecta para hacer en cualquier época del año. Yo hace bastante que no me acerco por Pineta, me da mucha pereza, y eso que ahora por Sabiñanigo se ganan veinte minutos. Un saludo